10 series para mejorar vuestro nivel de inglés (C2)

¡Hola, pompeynianos!

En la entrada de hoy, y tras haberos recomendado otras para los niveles B1, B2 y C1, hablaremos de las mejores series para mejorar vuestro nivel de inglés si queréis obtener un certificado C2, ya sea de Cambridge (CPE o Proficiency, del que ya hablamos en detalle en esta entrada), Trinity (ISE IV) o Escuela Oficial de Idiomas.

Para este nivel, como era de esperar, debéis sí o sí ver las series sin subtítulos. Nos encontramos en una etapa en la que deberíamos ser capaces de entender la mayor parte de lo que escuchamos, si bien es cierto que las series que os presento a continuación contienen algunos elementos que dificultan la escucha, como el acento o la velocidad de los diálogos. Ante estas posibles dificultades es importante que prime vuestra perseverancia: al principio lo normal es que no lo entendáis todo, pero poco a poco iréis mejorando. Todo depende del tiempo que le dediquéis y de la práctica. 🙂

Sin más dilación, a continuación os presento las series que, en mi opinión, merecen ser tenidas en cuenta a la hora de prepararse para un nivel tan difícil como éste. Ni que decir tiene que si sabéis de otra serie que no haya sido mencionada aquí o que creéis que debería ocupar un puesto en esta lista, hacédnoslo saber dejando un comentario en esta entrada o en nuestra página de Facebook. 😛 Y, por supuesto, si tenéis alguna duda sobre este nivel u otro en particular, no dudéis en poneros en contacto conmigo por correo electrónico.

Coronation Street

Empezamos con un buen ejemplo de soap opera al más puro estilo británico: Coronation Street. Con sus más de 50 años en antena, se trata de la telenovela más longeva de la televisión británica y forma parte de la cultura del país.

Cada ciertos años se renuevan las tramas principales de la telenovela, todas ellas tienen lugar alrededor de la ficticia Coronation Street en Manchester. En la actualidad la trama principal se centra en la vida de la malograda familia Platt, compuesta por David, Kylie y sus hijos. El drama, como es previsible, ocupa un papel central en la vida de los distintos personajes que viven en esta calle, por lo que veréis desde engaños hasta extorsiones y asesinatos.

La principal dificultad de esta serie es el acento de sus personajes, propio del norte de Inglaterra. A ello debemos sumarle la velocidad de los diálogos: no debemos olvidarnos de que se trata de una serie que no pretende ser traducida ni emitida en países en los que el inglés no es la primera lengua, por lo que la dicción no es tan cuidada como en otros casos. Por otro lado, al ser una telenovela emitida seis veces a la semana, es bastante común perder el hilo si nos descuidamos, pero no cabe duda de que Coronation Street se trata de una de las mejores opciones si queréis llegar al nivel C2. Si no os convence la trama, siempre podéis recurrir al resto de soap operas británicas populares en la actualidad: Emmerdale, Doctors, Hollyoaks, EastEnders.

Designated Survivor

Netflix sorprende una vez más con una de sus series, Designated Survivor, producida en colaboración con ABC Studios y protagonizada por Kiefer Sutherland. La trama de la serie, eminentemente centrada en la política, se desarrolla a partir de la noche del discurso del Estado de la Unión en Estados Unidos. Una explosión se cobra las vidas del presidente y de todos los miembros del gabinete del país, exceptuando la de Tom Kirkman, secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano. Kirkman es, pues, el superviviente designado que se convierte en el siguiente presidente de los Estados Unidos.

La serie no presenta problemas en cuanto al acento o pronunciación, si bien es cierto que el vocabulario podría ser una dificultad añadida si no estáis acostumbrados a ver series que traten asuntos de política o derecho.

How to Get Away with Murder

Como era de esperar, Shonda Rhimes, creadora de series tan célebres como Anatomía de Grey, no nos decepciona. Esta vez nos brinda una serie cargada de oscuridad e intensidad.

Annalise Keating es una brillante profesora de Derecho Penal en una prestigiosa universidad de Filadelfia. Excéntrica y meticulosa a partes iguales, Keating insta a sus alumnos a aplicar sus enseñanzas en la vida real cuando sean seleccionados para ayudarla en un caso de asesinato. Sin embargo, no todos sus métodos y consejos son éticos bajo el punto de vista de muchos.

La mayor dificultad que presenta esta serie es, nuevamente, el vocabulario, al igual que el acento de algunos personajes. Por lo demás, es una serie apta y muy recomendable para este nivel.

Life Sentence

Aunque está previsto que se emita en enero de 2018, Life Sentence pinta tan bien que no podía excluirla de la lista. La trama se centra en Stella Abbott, encarnada por la actriz Lucy Hale (Pretty Little Liars). Tras años luchando contra un cáncer terminal y viviendo la vida al límite, Abbott recibe una noticia inesperada: se ha curado. De vuelta en casa, se da cuenta de que no sabe cómo afrontar la vida sin contar los días que le faltan, y un cúmulo de eventos harán que se replantee si las personas con las que ha contado en estos años y que le han brindado su apoyo han sido honestas con ella o no.

A priori, la serie no presenta ningún problema en cuanto a acento o incluso construcciones gramaticales o léxicas. Se trata, simplemente, de una serie estadounidense que todo el mundo puede ver y entender.

Luther

Nos trasladamos ahora al corazón de la capital británica para conocer la historia de John Luther, un detective que trabaja para la Unidad de Delitos Graves. Su carácter obsesivo y en ocasiones peligroso le lleva a dejarse llevar por la oscuridad de los crímenes a los que se enfrenta, lo cual le jugará malas pasadas.

Sin duda alguna, lo que caracteriza a esta serie es la gran carga dramática que emana de la trama. Vemos caras conocidas, en especial la del protagonista, encarnado por el polifacético Idris Elba. La velocidad de los diálogos vuelve a constituir una de las principales dificultades a la hora de entender lo que dicen los personajes, hecho que se ve compensado por el enorme interés que engancha a la audiencia.

Poldark

Poldark es una de las series del momento en Reino Unido. La trama se desarrolla a finales del siglo XVIII en el condado de Cornualles, en el suroeste de Reino Unido. Ross Poldark, el indiscutible protagonista de esta historia, vuelve a sus minas de estaño tras pasar tres años luchando en la Guerra de Independencia de los Estados Unidos, algo que tuvo que hacer a regañadientes para evitar cargos de contrabando. A su regreso, se da cuenta de que su vida ha cambiado drásticamente: su padre ha muerto, su finca se encuentra en ruinas y su novia, Elizabeth, está comprometida con su primo Francis.

El inglés que se muestra en esta serie intenta imitar el que se hablaba en la época, con construcciones gramaticales muy formales y que, sin duda, os vendrán muy bien para este nivel, puesto que también se encuentran en los libros de preparación del Proficiency. Con el acento no tendréis ningún problema.

Suits

Suits está de moda, aunque puede que no por ser una serie emblemática. Una de sus protagonistas es encarnada por Meghan Markle, actual novia del príncipe Harry, hecho que ha subido los índices de audiencia de la serie.

La trama se centra en Mike Ross, un joven brillante que siempre ha soñado con ser abogado y que tiene la mala fortuna de ver su sueño truncado por un incidente inesperado. Desde entonces, se gana la vida suplantando a otros en los exámenes de admisión para la facultad de Derecho, pero se ve envuelto en un escándalo de tráfico de drogas y, perseguido por la policía, se cuela en una entrevista de trabajo para uno de los bufetes más importantes de Nueva York. Al final consigue ser contratado por Harvey Specter, uno de los mejores abogados de Manhattan, que se arriesga a contar con sus servicios a pesar de no tener ninguna referencia de Ross.

Puede que el vocabulario os juegue una mala pasada por lo especializado de la jerga jurídica. Por lo demás, se trata de una serie bastante fácil de entender, con diálogos fluidos que, en la mayoría de los casos, también incorporan lenguaje informal.

The Handmaid’s Tale

Esta serie basada en la homónima novela de la autora canadiense Margaret Atwood nos sitúa en la distópica república de Gilead, en el actual Massachussetts, donde el papel desempeñado por la mujer ha sufrido una involución caracterizada en parte por su organización en castas. Así se nos dan a conocer las doncellas, mujeres dedicadas exclusivamente a la labor de engendrar hijos. La historia de una de ellas, Offred, nos sumerge en esta absorbente y al mismo tiempo espeluznante sociedad que Atwood sitúa en un futuro que nos sonará aterradoramente familiar, a pesar de que la novela se publicó en 1985…

Aquí la posible dificultad que podéis encontrar se centra en el uso de neologismos, pero por lo demás no os planteará excesivas dificultades.

The Windsors

Pasamos a una de las comedias satíricas más populares del momento en el panorama británico. The Windsors ya va por su segunda temporada y promete no dejar indiferente a nadie con su característico humor que a menudo emplea la zafiedad como arma para atraer a la audiencia.

Como bien podéis adivinar, la serie se centra en la familia real británica. Curiosamente, ni la reina Isabel II ni el duque de Edimburgo hacen acto de presencia en los episodios, pero sí que podemos ver al príncipe Carlos, Camilla, Will y Kate, Harry, Pippa Middleton, Beatrice y Eugenie. Una de las principales dificultades de la serie se encuentra en la velocidad de los diálogos y, especialmente, en los juegos de palabras que emplean los personajes. El acento, sin embargo, y como se puede esperar, es característicamente «pijo», con dicciones bien marcadas.

This is US

¿Os acordáis de Milo Ventimiglia? Quizá os suene más si os digo que encarnaba al rebelde Jess en Gilmore Girls. En esta serie lo volvemos a ver, esta vez en un papel protagonista en el que se pone en la piel de Jack Pearson, que junto a su mujer, Rebecca (Mandy Moore) espera trillizos. Sin embargo, solo dos de sus hijos consiguen nacer con vida. Como esperaban traer a casa a tres bebés, deciden adoptar a Randall, que curiosamente nació el mismo día que sus hijos. La trama avanza y se centra en la vida de los tres hijos de los Pearson.

La serie, que empezó a emitirse en 2016, ha obtenido numerosos premios y nominaciones entre las cuales podemos destacar las de los Globos de Oro y los Emmy. No presenta problemas en cuanto al acento y seguro que os gustará la mezcla de comedia y drama que la caracterizan.

Y así llegamos al final de esta entrada. ¿Qué os han parecido las series que os propongo? ¿Os animaríais a empezar alguna? Dejadme un comentario y contadme. 😛

¡Hasta la próxima!

Anuncios

Festividades en Reino Unido: Poppy Day

Nos acercamos al día más terrorífico del año, Halloween, y con él, al inicio de unos de los meses preferidos para muchos: noviembre. Cada mes de noviembre es usual ver a mucha gente llevando una especie de pin en forma de amapola roja en sus camisas o abrigos. Lo mismo ocurre con los presentadores de televisión y demás personalidades que aparecen en los medios de comunicación. Pero, ¿por qué llevan esa flor? ¿Qué simboliza? ¿Por qué la llevan solo en noviembre?

La respuesta es simple: llevan la amapola como símbolo de respeto hacia tanto los caídos durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial como a aquellos que murieron sirviendo al Reino Unido desde 1945. Cada 11 de noviembre se conmemora el Día del Recuerdo o Remembrance Day, también conocido como Armistice Day (Día del Armisticio) o, simplemente, Poppy Day (en alusión a las amapolas, poppies en inglés). Por ello, en las semanas anteriores a esta fecha es común ver a un número creciente de personas llevando esta particular seña de respeto.

Britain's Prince William and his wife Catherine, Duchess of Cambridge, arrive to meet volunteers and workers during a Royal British Legion Poppy Day event at Kensington Palace in London

Los duques de Cambridge, Kate y William, llevando las amapolas rojas características del Día del Recuerdo. Foto cortesía de Metro.co.uk

En este día también se conmemora la firma del armisticio entre Alemania y los Aliados el 11 de noviembre de 1918 a las 11:00 de la mañana, un hecho que se describe en inglés como «the eleventh hour of the eleventh day of the eleventh month». Este día no debe confundirse con el Remembrance Sunday, que tiene lugar el segundo domingo de noviembre. En estos dos días se suelen guardar dos minutos de silencio en recuerdo a los caídos y llevar a cabo actos en homenaje a ellos en todo el país.

El origen del Poppy Day

¿Qué tienen que ver las amapolas con este día? Al parecer, mucho. Durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918), la mayoría de las batallas tuvieron lugar en Europa Occidental. A pesar de la belleza de los terrenos en los que se llevaban a cabo estas batallas con anterioridad a la guerra, éstos acabaron convirtiéndose en mero barro del cual se creía que nunca crecería vida alguna. Sin embargo, en medio del caos empezaron a brotar amapolas de un color rojo intenso, propias de la región de Flandes, en Bélgica. Este hecho inspiró a un médico canadiense llamado John McCrae, quien escribió un poema acerca de las amapolas milagrosas de Flandes:

In Flanders fields the poppies blow

Between the crosses, row on row,

That mark our place; and in the sky

The larks, still bravely singing, fly

Scarce heard amid the guns below.

 

We are the Dead. Short days ago

We lived, felt dawn, saw sunset glow,

Loved and were loved, and now we lie

In Flanders fields.

 

Take up our quarrel with the foe:

To you from failing hands we throw

The torch; be yours to hold it high.

If ye break faith with us who die

We shall not sleep, though poppies grow

In Flanders fields.

El poema de McCrae inspiró a la académica estadounidense Moina Michael a fabricar y vender amapolas de seda que se llevarían a Reino Unido a través de la francesa Anna Guérin. La institución benéfica llamada The Royal British Legion, creada en 1921, pidió 9 millones de amapolas de seda y las vendió el 11 de noviembre de ese mismo año. Éstas se acabaron en muy poco tiempo y con ellas se consiguió recaudar más de £106 000, una cantidad más que considerable para la época. El dinero se empleó para ayudar a los veteranos de la Primera Guerra Mundial.

Un año después, el comandante George Howson estableció la primera fábrica de amapolas, Poppy Factory, en la que contrataron a muchos militares retirados con algún tipo de minusvalía. Se vendían tantas amapolas cada año que muy pocas llegaban a Escocia. Por ello, se aprobó la construcción de otra fábrica en Edimburgo en 1926, denominada Lady Haig Poppy Factory.

Poppy Day en la actualidad

Desde entonces, millones de amapolas de seda se venden cada año desde el 27 de octubre hasta el 11 de noviembre. La venta de estas amapolas durante este periodo de tiempo recibe el nombre de Appeal, concretamente The Royal British Legion Poppy Appeal. El dinero recaudado se destina íntegramente al fondo benéfico de esta institución con el objetivo de ayudar a miembros actuales o veteranos de las fuerzas armadas británicas que sufran algún tipo de problema físico o mental.

Para conseguir una amapola basta con salir a la calle. Los voluntarios encargados de venderlas se sitúan en puntos estratégicos de cada ciudad: supermercados, estaciones, calles comerciales e incluso universidades. Si no os encontráis con ningún voluntario pero igualmente queréis contribuir, podéis hacer una donación de al menos £1 en el sitio web de la institución y recibir la amapola en poco tiempo.

Muchos actos en homenaje a las víctimas de las guerras tienen lugar en estas dos fechas tan señaladas por los británicos. El más significativo de ellos es la ceremonia celebrada en Whitehall cada Remembrance Sunday a la que acuden miembros de la familia real y de los principales partidos políticos del país. En ella, todos visitan el Cenotafio, un monumento erigido en honor a los caídos en las guerras en las que participaron los países de la Commonwealth.

Además, tanto ese día como el propio 11 de noviembre se guardan dos minutos de silencio. Esta costumbre viene del reinado de Jorge V, el padre de la actual reina, quien ordenó que se guardaran dos minutos de silencio el 11 de noviembre de 1919, un año después del fin de la guerra. Si habéis visto Downton Abbey, os acordaréis de esta escena en la que se describe este hecho:

En 2014, con el objetivo de conmemorar el centenario del inicio de la Primera Guerra Mundial, se llevó a cabo una «exposición» en la Torre de Londres en las que 888 246 amapolas rojas de cerámica, una por cada muerto en la guerra, poblaban los jardines que rodean el emblemático edificio. La reina y varios miembros de su familia visitaron dicha exposición.

tower_of_london_poppy

888 246 amapolas rojas de cerámica inundan los jardines de la Torre de Londres.

La amapola blanca

La amapola roja no es la única que veréis a partir de noviembre. Desde 1933 se distribuyen amapolas blancas que simbolizan la paz y el fin de todas las guerras. Éstas , fabricadas por la Co-operative Wholesale Society (la Royal British Legion se negó a verse asociada a la producción de estas amapolas), fueron llevadas por primera vez por el gremio cooperativo de mujeres (Co-operative Women’s Guild en inglés) durante el día del Armisticio de ese mismo año.

A pesar de que el objetivo de estas amapolas alternativas era muy distinto, muchos veteranos de la guerra sintieron que su existencia ofendía la memoria de aquellos que murieron durante la Gran Guerra. Por ello, muchas mujeres perdieron sus trabajos durante la década de 1930 por el mero hecho de llevar una amapola blanca en lugar de la distintiva roja. Hoy en día, sin embargo, no es inusual ver en la calle a muchas personas portando una amapola de color blanco, y la institución denominada Peace Pledge Union se encarga de su fabricación.

DOWNTOWN

Amapola blanca llevada junto a una roja. Foto cortesía de theprisma.co.uk

En el país hay mucho debate acerca del lado de la camisa en el que deben llevarse las amapolas. Muchos dicen que el único lado correcto es el izquierdo, dada su proximidad al corazón, pero otros tantos aseguran que lo importante es que se recuerde el 11 de noviembre y el significado que tiene. Por otro lado, también son muchos los que, con el paso de los años, se han posicionado en contra de llevar la amapola. Según ellos, la amapola glorifica el concepto de la guerra. De hecho, This Morning llevó a cabo hace poco un breve debate sobre su uso:

¡Y así terminamos la entrada! Que no os pillen por sorpresa las amapolas que lleve la gente por la calle a partir de ahora. 😛

Hoy visitamos… Arundel

¡Hola, pompeynianos!

Retomamos la sección de visitas y excursiones para hablar de una de las ciudades más bonitas (y pequeñas) del sur de Inglaterra: Arundel. La primera vez que supe de Arundel fue, curiosamente, durante mi primer viaje en tren desde el aeropuerto de Gatwick hasta Portsmouth: recuerdo que vi un gran castillo desde una de las ventanas del tren y supe que tenía que visitar esa ciudad. Sin embargo, no fue hasta mucho después que pude averiguar el nombre de la ciudad y, por tanto, visitarla.

En esta entrada os mostraré el itinerario que yo hice durante mi visita a Arundel, siguiendo la línea del resto de excursiones y visitas a otras ciudades en Reino Unido como Cardiff, ChichesterSouthampton y Newbury. 🙂

Información básica

Empecemos por el curioso nombre de la ciudad: Arundel. Para seros sincera, la primera vez que lo oí me recordó a la trilogía de El señor de los anillos. Resulta que el nombre original, Arundell, viene de la combinación de dos palabras: Arun, el nombre del río que pasa por la ciudad, y Dell, que significa «valle». Por tanto, su traducción literal sería «El valle del río Arun». Tiene sentido.

Geográficamente, Arundel se encuentra en el condado de West Sussex, cuya capital es Chichester. Es conocida en el país por su aspecto medieval tan bien conservado y por dos construcciones en concreto: por un lado, el castillo medieval de Arundel, que solía ser la residencia y sigue siendo propiedad del duque de Norfolk; por otro, la catedral de Arundel, de estilo gótico francés y posiblemente una de las más bonitas de todo el país.

Como curiosidad os diré que los habitantes de Arundel son conocidos como «lisas» (mullets en inglés) debido a la presencia de estos peces en el río Arun. 🙂

Planificación de la visita

La ciudad es pequeñita y se puede visitar sin problema en un día o incluso una mañana. El recorrido que os sugiero en esta entrada es el que yo realicé, pero no significa que sea el único que podéis hacer. Una vez sepáis los puntos de la ciudad que queréis visitar, agrupadlos por zonas y podéis crear vuestro propio itinerario de acuerdo al tiempo disponible que tengáis. 😛

arundel_castle_-_motte_and_quadrangle2c_england_2818_april_200629

Interior del castillo de Arundel.

Transporte

Al estar tan cerquita de Portsmouth, solo tardaréis media hora en llegar en tren. La compañía que debéis mirar es Southern, que en el peor de los casos pondrá a vuestra disposición uno de los trenes más incómodos y ruidosos que existen en el país: el Southern Coastway. Por lo demás, se suele tratar de la misma ruta que haríais para ir al aeropuerto de Gatwick, simplemente más corta.

El precio del transporte dependerá de tres factores: en primer lugar, de la antelación con la que hayáis comprado los billetes; en segundo lugar, de si disponéis de una railcard o no; en tercer y último lugar, de cuántas personas viajéis (recordad que si viajáis al menos cuatro personas, os hacen un descuento del 50 %). En el peor de los casos, el billete de ida y vuelta sin antelación alguna, sin railcard y para menos de cuatro personas os saldría por unas £12.

Recorrido

Lo primero que debéis saber es que la estación de Arundel no se encuentra exactamente en el pueblo. Ello implica que tengáis que andar una media de 15 minutos hasta el centro de la ciudad, pero el camino se hace ameno a pesar de estar prácticamente en medio del campo.

Cruzamos el puente del río y llegamos al centro de la ciudad. Una vez aquí tenemos dos opciones:

  • Visitar la catedral, almorzar, dar un paseo por la calle comercial y después ver el castillo.
  • Ver primero el castillo, encontrar un lugar para almorzar, visitar la catedral y dedicar el resto del día a pasear por las calles.

En esta entrada nos decantaremos por esta última opción por ser la que yo escogí en su día, pero todo depende de vosotros y de lo que os apetezca en el momento.

Arundel Medieval Castle

Duración de la visita: al menos 1 hora.

Precio: consultar 

Nos dirigimos, pues, al castillo medieval de Arundel, que cuenta con casi 1 000 años de historia (sí, habéis leído bien: el castillo empezó a construirse en 1068 bajo las órdenes de Roger de Montgomery, conde de Arundel). Desde entonces, todos los duques de Norfolk han mantenido e incluso residido en el castillo. Los lazos que unen al castillo de Arundel con la historia y realeza de Reino Unido se remontan a Guillermo el Conquistador, pasando por la Guerra de las Rosas, los Tudor, la Guerra Civil y la era victoriana. No fue hasta hace relativamente poco, concretamente en 1900, que se restauró el edificio por completo. Años más tarde el castillo se convertiría en uno de los primeros edificios en contar con electricidad, sistema anti-incendios, calefacción e incluso ascensores.

arundel-castle-857649_640

Vistas de una parte del castillo de Arundel desde los jardines de la entrada.

En la actualidad, el castillo pertenece al decimoctavo duque de Norfolk, Edward Fitzalan-Howard y puede visitarse solo de martes a domingo desde abril hasta octubre. Durante estos meses se organizan todo tipo de eventos para que el público pueda disfrutar de costumbres medievales y de la historia del castillo mientras lo visita. Por ejemplo, en él suelen tener lugar torneos de justa y «combates» entre los normandos y los cruzados como éste. La entrada al castillo, que se puede comprar en la taquilla el mismo día que queráis visitarlo sin necesidad de reservar con antelación, depende del número de edificios y salas que estéis dispuestos a ver. Tened en cuenta que si sois estudiantes recibiréis un descuento siempre que presentéis vuestra Student ID de la universidad. 😛 Podéis consultar los precios de las entradas aquí.

En mi experiencia os diré que merece mucho la pena visitar el castillo, en especial los jardines. Quizá ver todas las habitaciones y salas no es tan imprescindible, por lo que os recomendaría que comprarais la entrada Silver o incluso la Bronze en lugar de las otras dos más caras.

arundel-castle-173685_640

El castillo de arundel.

Dónde almorzar

Al salir del castillo, dependiendo de la hora, podéis buscar algún sitio para almorzar o tomar algo. En este caso no os puedo recomendar ningún sitio en especial porque me decanté por llevarme un tupper con comida de casa y tomármela cerca del castillo, en concreto en Mill Road. Sin embargo, a pesar de ser una ciudad pequeña, encontraréis distintos tipos de pubs en sus calles, aunque no los más populares o grandes cadenas. Un pub que no tenía mala pinta era The Swan, en High Street, además del típico Pizza Express en la misma calle.

Arundel Cathedral 

Ponemos rumbo a la catedral de Arundel, construida en 1868 por orden expresa del decimoquinto duque de Norfolk, cuya residencia se encontraba en el castillo de Arundel. De hecho, existe un camino que conectan estos dos edificios al que solo pueden acceder, en principio, los dueños y el personal del castillo. Su estilo es más propio del gótico francés que predominaba durante los siglos XIV y XV, época de gran esplendor para la familia del entonces duque de Norfolk, y constituye uno de los mejores ejemplares de este estilo en el país.

La entrada a la catedral es gratuita, algo bastante atípico en el resto de catedrales del país en el que se «sugiere» que se done una cantidad específica a la iglesia. A pesar de pertenecer al estilo gótico, existe una gran iluminación en su interior. No suele haber mucha gente en ella, por lo que podréis visitarla tranquilamente.

15040227380_1279a6aa9c_z

Vistas de la catedral de Arundel desde los jardines del castillo de Arundel. Foto cortesía de Leonora Enking.

Si tenéis tiempo y queréis ver más cosas en Arundel, una buena opción sería visitar la iglesia de St Nicholas, a medio camino entre la catedral y el castillo. Su construcción se inició en el año 1380 y, como podéis ver en la siguiente imagen, refleja muy bien las características más puras de la era medieval. La entrada es gratuita y merecen mucho la pena los retablos y el altar.

the_church_of_st_nicholas_at_arundel2c_west_sussex_-_geograph-org-uk_-_1650633

St Nicholas Parish Church, en Arundel.

Otra alternativa es ir a Mill Road y entrar en el museo de Arundel. La entrada cuesta 2.50 si sois estudiantes y el museo abre todos los días de 10:00 a 16:00. La colección principal del museo se divide en seis épocas distintas y cuenta la historia de la ciudad desde la prehistoria.

¿Os apetece algo distinto? Entonces id a Arundel Jailhouse, en Maltravers Street. Todo depende del evento que tengan planificado, pero suelen organizar tours en los que cuentan la historia paranormal de la ciudad de Arundel. El local, que solía ser la cárcel de la ciudad desde 1836, se transforma por la noche en un bar de copas y música en vivo. Ahora que se acerca Halloween, podría tratarse de un buen plan. 🙂 Podéis encontrar más información aquí.

¡Acabamos el recorrido! Como podéis ver, se puede adaptar al tiempo que tengáis disponible o a lo que os apetezca en el momento. Como se suele decir, es una excursión buena, bonita, barata… ¡y rápida! Espero que esta entrada os haya animado a visitar la ciudad y que me contéis qué tal os fue la visita cuando volváis. 😛

¡Hasta la próxima!

 

5 parques en Portsmouth que deberías visitar

¡Hola, pompeynianos!

Hacía mucho tiempo que me apetecía escribir esta entrada. Cuando llegué a Portsmouth, una de las cosas que más me llamaron la atención fue precisamente la cantidad y calidad de los parques que hay en la ciudad, y éstos fueron precisamente mis «salvadores»: me bastaba un paseo por cualquiera de ellos para aliviar mi creciente ansiedad. Os puedo garantizar que el aire que se respira en cada uno de ellos es el más puro que encontraréis en la ciudad.

Por ello, en esta entrada os voy a hablar de los cinco parques que deberíais visitar en Portsmouth.

Victoria Park

Nos encontramos ante el parque más famoso de Portsmouth, situado en el corazón de la ciudad: Victoria Park. Le debe su nombre a la monarca más querida del país, la reina Victoria, que visitó la ciudad en dos ocasiones: la primera, en 1842, para visitar uno de sus navíos, el HMS Queen; la segunda, ya fallecida, durante su traslado en barco desde la Isla de Wight (donde murió) hasta Gosport, desde donde sería llevada a Londres. Recordemos que también existe otro homenaje a la reina en la ciudad, esta vez en forma de estatua situada en medio de Guildhall Square.

El parque se construyó en 1878 en un terreno bastante peculiar, puesto que en él se encontraban los principales puntos de defensa de la isla de Portsea. Hoy en día, esta zona se sitúa en pleno centro de la ciudad, a escasos metros de Commercial Road y de Guildhall Square. El alcalde de la ciudad por aquel entonces, William King, inauguró el parque el 24 de abril de ese mismo año. Desde 1999 forma parte de la red nacional de parques públicos y consta de 61 000 m² de zonas verdes en las que abundan los rosales, brezos y distintas clases de árboles, tanto recientes como antiguos.

Uno de los rasgos más distintivos del parque es el pequeño «zoológico» que se encuentra en su interior: en él podemos ver desde pájaros hasta conejos e incluso cobayas. Por supuesto, éstos no son los únicos animales que vamos a vislumbrar en el parque, puesto que una gran familia de ardillas tienen su hogar en los árboles y alrededores, al igual que pasa en cualquier parque británico. Otro dato que hace de este parque un sitio muy especial y curioso se centra en los monumentos y obeliscos erigidos en honor a distintas personalidades de Portsmouth, en su mayoría relacionadas con el mundo naval. Muchos de estos monumentos siguen una línea muy curiosa, incluyendo pagodas y elementos más propios de la arquitectura oriental que de la occidental.

1424657_058f8987

Victoria Park, en el centro de Porsmouth. Foto cortesía de Geograph.org.uk

Las vistas son inmejorables: desde él podéis contemplar el Guildhall, la catedral católica de St John’s y la estación de Portsmouth & Southsea. En definitiva, se trata de un gran parque en el que pasar un buen rato después de las clases en la universidad o de camino al centro. Su gran ventaja es precisamente esta última, pues siempre podréis sacar algún hueco para visitarlo. 🙂

Canoe Lake

Nos desplazamos ahora hasta el sureste de la isla, concretamente a Eastney Esplanade. Allí encontraremos probablemente uno de los parques más bonitos de Hampshire: Canoe Lake.

Canoe Lake es algo más reciente que Victoria Park, datando el primero de 1886. Se inauguró el 17 de junio del mismo año en un acto presidido por el entonces alcalde de la ciudad, A. S. Blake, pero la mayoría de las encinas que lo pueblan fueron plantadas en 1910, por lo que se podría decir que su construcción no fue completa hasta entonces. Su nombre, que traducido literalmente significa «el lago de las canoas», hace referencia al pequeño lago que también constituye su rasgo más distintivo. En él podemos distinguir distintas especies de cisnes e incluso patos, pero lo que más os va a interesar es que podéis disfrutar de un buen paseo en barca (todas tienen forma de cisne o pato, tal y como podéis ver en la foto) en los meses más cálidos por un precio bastante económico para los estándares británicos.

dsc_0797small

Canoe Lake. Foto cortesía de Team Locals.

El parque cuenta desde 2013 con un espacio llamado Canoe Lake Leisure, una especie de club que pone a disposición de sus miembros una cafetería, zonas verdes renovadas y pistas de tenis, baloncesto y netball. Dato interesante: según su sitio web, cualquier persona puede ser miembro del club desde £5.50 al mes. Canoe Lake también es el sitio ideal para disfrutar de un picnic bajo la sombra de las encinas, con vistas al lago y en compañía de buenos amigos y familiares. 😛

Southsea Common

Southsea Common era un terreno que formaba parte de la mansión de Fratton o Froddington y llegó a pertenecer al hospital de St Nicholas the Domus Dei. En 1540 el hospital cedió este terreno a Enrique VIII, parte del cual se dedicaría cuatro años más tarde a la construcción de Southsea Castle, castillo desde el cual el monarca pudo contemplar cómo el Mary Rose se hundía en 1545. Al resto del Common no se le prestó demasiada atención hasta siglos después, concretamente hasta la década de 1780, en la que se acordó dejar un espacio libre para proteger la isla de cualquier ataque desde tierra o mar y servir de campo de batalla. En 1922 el ayuntamiento de Portsmouth adquirió Southsea Common y desde entonces pasó a considerarse como parque público.

Como veis, nos encontramos ante una zona de gran riqueza histórica, como bien nos recuerdan los monumentos construidos en Clarence Esplanade, pero también de riqueza visual: desde cualquiera de los puntos que componen Southsea Common podemos ver el mar, la Spinnaker Tower, Clarence Esplanade, Southsea Pier y muchos edificios históricos. También se encuentra cerca de muchos sitios clave, como Pie & Vynil.

2486829_1ae35595

Vistas desde un punto de Southsea Common. Foto cortesía de Geograph.co.uk

Cada año un gran número de festivales, conmemoraciones, desfiles y barbacoas tienen lugar en Southsea Common. Sin ir más lejos, hace un mes se celebraba allí uno de los festivales musicales más característicos de la ciudad, Victorious Festival, y lo mismo ocurre cada año con el festival internacional de cometas. ¡Las posibilidades para disfrutar de este gran espacio son infinitas, por lo que no dejéis pasar la oportunidad de visitar Southsea Common! 😀

Baffins Pond

Nos desplazamos un poquito al centro de la isla de Portsea para visitar el distrito de Baffins, a medio camino entre Kingston Cemetery y Milton Common, en el que se encuentra uno de los parques más bonitos de la ciudad. Baffins Pond and Tangier Field es el nombre completo del parque, que consta de 182 000 m² de extensión. El estanque del parque solía formar parte de una granja asentada en Portsmouth desde el siglo XII, pero el terreno fue adquirido por Portsmouth Corporation en 1938 con el objetivo de proteger este espacio natural de la creciente construcción de casas en toda la isla.

Desde entonces, Baffins Pond es un parque público visitado cada año por miles de personas que disfrutan del aire puro, las zonas verdes y de la posibilidad de alimentar a las especies que viven en el estanque. Además, este espacio cuenta con pistas de tenis, baloncesto y fútbol para cualquiera que quiera practicar estos deportes.

16021036278_0f678c6e20_b

Baffins Pond. Foto cortesía de Leimenide.

¿Os gusta la imagen? No dudéis en visitar Baffins Pond. Para ello, una opción sería montaros en un autobús de la línea 21 (tiene paradas en Portsmouth & Southsea, concretamente en Station Street) en sentido Havant y bajaros en la parada de Hayling Avenue.

Alexandra Park

Nos dirigimos ahora al tercio norte de la isla, en concreto a Hilsea. Aquí encontramos otro gran parque: Alexandra Park. Le debe su nombre, al igual que el hospital Queen Alexandra, a la reina Alexandra, abuela de la actual reina Isabel II.

El parque, adquirido por Portsmouth Corporation en 1888 y abierto al público en 1907, fue empleado durante la Segunda Guerra Mundial como depósito de cadáveres e incluso como batería antiaérea. En la actualidad, sin embargo, sirve de lugar de entrenamiento para el equipo de fútbol americano de la ciudad, los Portsmouth Dreadnoughts. En el interior del parque también podemos encontrar el Mountbatten Centre, un moderno club deportivo compuesto por una piscina de 50 metros, circuitos de atletismo y ciclismo y pistas de fútbol americano, cricket, fútbol, hockey y squash, entre otros.

5-alexandra-park-160-ee

Alexandra Park. Foto cortesía de Walkiees.co.uk

Estos son, en mi opinión, los cinco mejores parques que podéis encontrar en Portsmouth. Sin embargo, ¡esto no significa que no merezca la pena visitar el resto! Bransbury Park, Milton Park, Milton Common and Frog Lake, College Park y Drayton Park son algunos de los parques en los que podéis pasar un día genial en Portsmouth, así que no dudéis en visitarlos. 🙂

¿Y vosotros? ¿Habéis visitado cualquier otro parque que creáis que merece la pena incluir en esta lista? Deja un comentario en esta entrada o bien únete al debate en Facebook o Twitter. 🙂

¡Hasta la próxima!

Exámenes oficiales de inglés: ¿Cambridge o Trinity?

¡Hola, pompeynianos!

Muchos de vosotros me habéis estado preguntado desde hace unas semanas sobre los exámenes oficiales de inglés, y una de las preguntas más recurrentes a este respecto tenía que ver con la elección de un examen en concreto. Me preguntabais si era mejor presentarse a los exámenes de Cambridge o si, por el contrario, merecía más la pena probar suerte con los exámenes de Trinity College London, «que son más fáciles». Por ello, voy a dedicar esta entrada a explicar las diferencias entre estos dos exámenes y, sobre todo, a desmitificar algunas nociones sobre ellos, todo ello basado en mi experiencia impartiendo clases preparatorias para ambos certificados.

Antes de nada, nos conviene saber a qué niveles podemos presentarnos en ambas opciones, así como descubrir la estructura general de cada examen.

Exámenes Cambridge

Empecemos por los archiconocidos exámenes de Cambridge. Sin duda alguna, se trata de la opción favorita de los estudiantes que acuden a una academia para obtener un certificado de idiomas, si bien es cierto que Trinity está cobrando cada vez más importancia a este respecto. Son los más populares pero, a su vez, los más exigentes según la mayoría de sus candidatos.

Niveles y exámenes

Con Cambridge podemos presentarnos a los niveles comprendidos entre el A2 y el C2 del Marco Común Europeo de Referencia:

  • Cambridge KET – Cambridge KET for Schools (A2)*
  • Cambridge PET  – Cambridge PET for Schools (B1)*
  • Cambridge First – Cambridge First for Schools (B2)*
  • Cambridge Advanced (C1)
  • Cambridge Proficiency (C2)

La escala de Cambridge explicada por niveles y resultados obtenidos. Foto cortesía de Cambridge English.

* Los exámenes catalogados como «for Schools» requieren el mismo nivel que los «estándar», simplemente la temática de los ejercicios será más adecuada para candidatos en edad escolar. Ello no significa que no os podáis presentar a ellos, ya que no existe restricción de edad.

Estructura

Todos los exámenes de Cambridge, ya sean en formato papel u ordenador (paper-based y computer-based respectivamente), comparten la misma estructura. Se dividen en cuatro partes bien diferenciadas:

Paper 1 – Reading (and Use of English)**

Ésta es la única parte que admite una ligera variación en los niveles más bajos. De esta manera, el examen de Reading en los niveles A2 y B1 (KET y PET) comprende también el examen de Writing, mientras que en el resto de niveles (First, CAE y CPE) se le añade una nueva: la temida sección de Use of English. Esta última consiste en una serie de ejercicios que tienen como objetivo evaluar el nivel de gramática y vocabulario del candidato y constituye, sin duda alguna, una de las pruebas más difíciles. Dichos ejercicios varían de un nivel a otro, pero siguen una estructura similar: así, encontramos ejercicios de completar textos con una palabra concreta, de transformación de oraciones con palabras obligatorias y de elección de verbos normales y frasales en un texto. En la sección de Reading, por otro lado, encontraréis ejercicios de distinta índole: verdadero o falso, selección entre varias opciones, emparejar textos y extractos, etc.

reading-2557256_640

Paper 2 – Writing

Todos los exámenes de Writing están formados por dos partes, si bien lo que se pide es muy distinto en cada nivel:

  • En exámenes de nivel más bajo, como el PET, encontraremos dos partes. En la primera, tendréis que escribir una carta o correo electrónico breve en respuesta a otra, la cual se os mostrará al principio. En la segunda, podéis elegir entre dos opciones: escribir una nueva carta o correo electrónico, o bien escribir una breve historia acerca del tema que os pidan o a partir de la frase que os den.
  • En los exámenes First y Advanced, encontraremos de nuevo dos partes. En la primera, siempre se os pedirá que escribáis un ensayo o essay sobre un tema que suele ser de actualidad o tiene que ver con la tecnología y el medio ambiente. En la segunda, podréis elegir entre tres opciones distintas, que bien pueden corresponderse con los distintos tipos de writing que deberéis practicar: reseñas (reviews), artículos (articles), informes (reports), cartas o correos formales (formal letters/emails) y cartas o correos informales (informal letters/emails).
  • En el examen Proficiency, como ya os conté en esta entrada, las dos partes varían ligeramente. En la primera tendremos que escribir obligatoriamente un essay a partir de dos textos breves que tendremos que leer previamente, del cual deberemos extraer cuatro ideas principales en total. En la segunda parte, podremos elegir entre cinco opciones. Las tres primeras se corresponden con los géneros que ya hemos mencionado a excepción de las cartas o correos informales (articles, reviews, reports, formal letters y essays), mientras que las dos últimas tienen que ver con una serie de libros que Cambridge recomienda leer para este nivel y del cual os pueden pedir cualquier género anteriormente descrito.

Paper 3 – Listening

En esta parte del examen encontraremos ejercicios típicos de comprensión oral: desde los verdadero-falso hasta los de selección entre varias opciones, pasando por aquellos en los que deberéis relacionar al interlocutor de la grabación con la respuesta correcta. Por lo normal encontraremos cuatro partes en este examen, correspondientes a cuatro ejercicios concretos.

Paper 4 – Speaking

Dependiendo del nivel, nos encontraremos ante un examen de tres o cuatro partes. Todos disponen de una estructura similar:

  • Parte 1 – Breve entrevista a los candidatos, en la que se os hará preguntas sobre vuestra ciudad, vuestras aficiones y vuestra familia y amigos.
  • Partes 2, 3 y 4 – Varían en cada nivel, pero por lo general empezaréis describiendo o contrastando imágenes y hablando de varias opciones en relación con un tema concreto, ambos ejercicios de manera individual o colectiva.

Lo que se mide en esta parte es el nivel de fluidez, vocabulario, gramática, pronunciación e interacción que tenéis. Concretamente, los parámetros sobre los cuales os evaluarán son los siguientes:

  • Discourse Management
  • Grammar and Vocabulary
  • Interactive Communication
  • Pronunciation

Preparación, matriculación y resultados

Una de las ventajas que tienen estos exámenes es que la propia editorial de la Universidad de Cambridge pone a nuestra disposición una gran variedad de materiales destinados especial y únicamente a la preparación de los candidatos de cara al examen. Los materiales son caros, más aún cuando incluyen CDs o software descargable, pero al menos sabemos que lo que vamos a encontrar en cada unidad nos va a ser de mucha utilidad y no vamos a sorprendernos de manera negativa a la hora de realizar el examen, ya que conoceremos bien el vocabulario, la gramática y el formato del examen de antemano.

homepage-learning-english

El proceso de matriculación para presentarse a estos exámenes depende de cada academia o centro de estudios que los oferte, pero por lo general preparaos para empezar con el papeleo de uno a dos meses antes de la fecha del examen. La recepción de los resultados dependerá del formato que hayáis elegido: si lo hacéis por ordenador, éstos deberían estar disponibles en menos de dos semanas; por el contrario, si os decantáis por el formato papel, deberéis esperar entre cuatro y cinco semanas.

Cuando obtengáis vuestros resultados, os surgirán muchas dudas. Una de las más comunes tiene que ver con la obtención de un nivel superior a aquel al que os habéis presentado. Os pongo en situación: si habéis sacado una A en vuestro examen First (B2), en un principio se os dice que habéis logrado obtener un certificado First «con nota de C1», pero ello no significa que vayáis a recibir un certificado CAE (C1). Por el contrario, obtendréis el certificado por el que habéis pagado, el First, pero habiendo demostrado tener un nivel más cercano al C1, aunque esto último no figura como dato oficial. Esto último implica que si queréis un certificado CAE, aun habiendo superado el First con la máxima nota posible, deberéis presentaros al CAE.

Por último, si no estáis satisfechos con vuestros resultados y os preguntáis si existe la opción de reclamar o pedir una revisión del mismo, podéis hacerlo… pero para ello deberéis abonar una nueva tasa que dependerá del centro examinador. Si teníais razón y se modifica vuestra nota, Cambridge os devolverá este último importe. Por el contrario, no se os devolverá nada si vuestra nota continúa siendo la misma.

Resumen

En definitiva, podríamos decir que los exámenes que Cambridge pone a nuestra disposición son muy exigentes y miden la capacidad de exactitud de los candidatos que se presentan a ellos. Por lo general nos encontramos ante exámenes en los que se evalúa el nivel de inglés académico, y eso último es muy importante a la hora de enfrentarse a los exámenes de expresión escrita (Writing) y oral (Speaking), puesto que el vocabulario y el registro que empleemos será distinto.

Resumen de las distintas partes de los exámenes de Cambridge y su importancia en la nota total.

Exámenes Trinity

Pasemos ahora a hablar de los exámenes de moda: los ofrecidos por Trinity College London. A pesar de tener un gran rival en este ámbito, más y más alumnos se decantan cada año por esos exámenes, los cuales consideran «más fáciles» que los exámenes de Cambridge. Pero, ¿qué tiene de verdad esto último? Averigüémoslo a continuación.

Niveles y exámenes

Trinity, al igual que Cambridge, pone a nuestra disposición una buena variedad de exámenes con distintos objetivos. Así, podemos encontrar desde exámenes generales hasta aquellos centrados solo en evaluar el nivel de expresión oral de los candidatos, los GESE. Sin embargo, los que nos interesan a nosotros son los denominados Trinity Integrated Skills in English, mejor conocidos como ISE:

  • Trinity ISE Foundation (A2)
  • Trinity ISE I (B1)
  • Trinity ISE II (B2)
  • Trinity ISE III (C1)
  • Trinity ISE IV (C2)

Niveles ofertados por Trinity College London.

Una de las pegas que podemos encontrar en estos exámenes en contraposición con los de Cambridge es que, por ahora, no existe una versión a ordenador o computer-based de los exámenes.

Estructura

Si hay algo que caracteriza a los exámenes de Trinity es su estructura simple. Por lo general se trata de un examen más corto que el de Cambridge, pero también más difícil en algunos sentidos. Todos los exámenes constan de las mismas partes, si bien el tipo de ejercicios puede variar según el nivel.

Reading & Writing

En este examen se evalúa el nivel de compresión y expresión escrita de los candidatos. Se realiza de manera unitaria y siempre dura dos horas, por lo que la gestión del tiempo siempre dependerá del candidato. Las partes de las que suele constar el examen son las siguientes:

  • Task 1 – Long Reading (20 mins.): como bien indica su nombre, en este ejercicio nos encontraremos un texto largo y un total de 15 preguntas divididas en tres secciones distintas: en la primera tendremos que elegir un título para cada párrafo del texto; en la segunda, seleccionar al menos cinco frases que sean verdaderas sobre el texto; en la tercera y última, completar las frases con palabras del texto.
  • Task 2 – Multi-text Reading (20 mins.): en esta sección tendremos que leer una serie de textos y responder, de nuevo, a 15 preguntas clasificadas en tres secciones: en primera instancia, deberemos unir las preguntas con el texto que habla de ellas; seguidamente, y al igual que en el apartado anterior, seleccionaremos frases verdaderas sobre los textos; por último, completaremos las frases con palabras extraídas de cada texto.
  • Task 3 – Reading into Writing (40 mins.): los textos que leímos en la Task 2 nos servirán de nuevo en este apartado, puesto que se nos pedirá que escribamos un texto que cumpla los siguientes requisitos:

a) Se adecue al género textual requerido (essay, article, report, review, formal letter/email informal letter/email).

b) Incluya ideas extraídas de cada uno de los textos en la Task 2 pero expresadas de manera que no se empleen las mismas palabras que en el texto original.

c) Responda de manera efectiva a la pregunta que se nos plantea en el enunciado del ejercicio.

writing-933262_640

  • Task 4 – Extended Writing (40 mins.): en esta ocasión se nos pedirá que produzcamos un texto perteneciente a uno de los géneros mencionados anteriormente y sobre una temática concreta.

Speaking & Listening

El examen de comprensión y expresión oral se realiza posteriormente al primer examen y, a diferencia de los exámenes de Cambridge, se lleva a cabo de manera individual. Sin embargo, esto no significa que no se mida el nivel de interacción con el examinador, como veremos más adelante. A continuación veremos la estructura de este examen:

  • Topic Discussion: ésta es la parte que cada candidato trae preparada desde casa. Consiste en una especie de discurso que cada candidato, en teoría, elige y produce de manera individual. En otras palabras: elegís un tema, escribís sobre él incluyendo gramática y vocabulario variado y os lo aprendéis de manera que la duración del discurso no llegue al máximo (4 minutos). Obviamente, no se puede hablar de cualquier cosa: cada examen exige un mínimo de seriedad en cuanto a la temática y adecuación al nivel, por lo que si os presentáis a un ISE III (C1) no podéis hablar, por ejemplo, de vuestra comida favorita. El examinador os escuchará durante estos minutos y aquí pueden pasar dos cosas:

a) Que os interrumpan varias veces para comentar algunos de los puntos de los que habláis.

b) Que esperen a que terminéis para iniciar un debate sobre vuestro tema.

  • Collaborative Task: en este apartado el examinador os planteará una situación problemática. Deberéis estar muy atentos, puesto que a continuación deberéis pedirle más información al respecto, hacer predicciones, ofrecer vuestra opinión y, finalmente, proponer una solución al respecto. Se mide la interacción con el examinador, por lo que podéis y debéis hacerle preguntas y, por supuesto, liderar la conversación en todo momento.
  • Conversation Task: éste es el último apartado de la sección de Speaking. El examinador os hablará de un tema concreto y deberéis mantener una conversación acerca de dicha temática intentando, de nuevo, liderar la conversación.
  • Independent Listening: pasamos al Listening, que consta de dos escuchas de una misma grabación.

1) Tras la primera escucha, para la cual no podréis tomar ninguna nota, el examinador os pedirá que resumáis el contenido de la misma en una o dos frases.

2) Antes de empezar la segunda escucha, el examinador os hará una pregunta que deberéis, esta vez sí, apuntar en vuestra hoja. Seguidamente, procederéis a realizar la segunda escucha tomando notas. Finalmente, responderéis a la pregunta que el examinador os hizo en menos de un minuto.

people-2561336_640

Preparación, matriculación y resultados

La preparación para los exámenes de Trinity resulta para muchos una gran desventaja, puesto que los materiales existentes en la actualidad no han sido diseñados por la propia universidad y, por tanto, constituyen una fuente meramente aproximada a lo que se pide en el examen. Tampoco ayuda la escasez de recursos, trucos y consejos que podemos encontrar en internet, y esto es algo de lo que nos quejamos tanto profesores como alumnos. La escasez es tal que nos vemos obligados a crear nuestros propios materiales, y tenéis una muestra de los que yo diseñé para el Listening del ISE II aquí.

La matriculación también es un problema en ocasiones, puesto que debéis pagar las tasas de dos a tres meses antes de la fecha del examen. Muchos alumnos se quejan a este respecto, argumentando que el periodo de matriculación debería estar más próximo a la fecha del examen, de manera que pudieran tener una idea más concreta sobre su nivel de preparación al respecto y decidir si presentarse o no.

Por otro lado, la recepción de los resultados también es más tardía que la de Cambridge. En esta ocasión deberemos esperar entre seis y ocho semanas para saber si hemos aprobado alguna o todas las partes. ¿Alguna? Sí, alguna, puesto que Trinity nos da dos certificados si aprobamos el examen completo, o solo uno si aprobamos uno de los dos. Así, si aprobamos el módulo de Reading & Writing pero suspendemos el de Speaking & Listening, solo obtendremos esta vez el certificado del primero y tendremos que volver a presentarnos al módulo de Speaking & Listening. Esta última es una opción más costosa, pero al fin y al cabo posible, a diferencia de lo que nos ofrece Cambridge.

Ante vuestro posible descontento en cuanto a los resultados obtenidos en el examen, Trinity pone a vuestra disposición la posibilidad de reclamar si pagáis una tasa bastante más reducida que en Cambridge.

Resumen

Si en la sección anterior afirmábamos que Cambridge evalúa nuestro nivel de inglés académico, en este caso podemos decir que Trinity se centra en medir el aspecto comunicativo de la la lengua. Tiene ventajas y desventajas, como todo examen, pero podréis coincidir conmigo en que no es ni más fácil ni más difícil que Cambridge, simplemente diferente.

¿Cambridge o Trinity?

Una vez descritos los dos exámenes, barajemos las ventajas y desventajas que cada uno presenta a partir de la siguiente tabla:

Captura de pantalla 2017-08-21 19.22.59

(*) En Cambridge debemos aprobar todos los módulos para poder obtener el certificado. Sin embargo, existe una cierta flexibilidad en este sentido: si suspendéis una parte pero aprobáis otra con muy buena nota, se hará nota media. Todo depende de lo que saquéis en cada parte.

Como podéis observar, ambos exámenes disponen del mismo número de ventajas y desventajas, lo cual no los hace ni mejores ni peores. Todo depende de lo que vayáis buscando, de vuestros objetivos y del tiempo del que dispongáis. Si tenéis el nivel y necesitáis resultados rápidos, por ejemplo de cara a unas oposiciones, entonces os convendrá más presentaros a un examen de Cambridge. Por el contrario, si le tenéis fobia al Use of English y preferís estar más tranquilos sabiendo que os podéis preparar una parte del Speaking desde casa, os recomiendo los exámenes de Trinity.

¡Y hasta aquí la entrada de hoy! ¿Tenéis alguna otra duda respecto a estos dos exámenes? ¿Cuál os convence más por ahora? ¿Os habéis presentado a alguno y queréis compartir vuestra experiencia? Escribid un comentario en esta entrada o bien contactad conmigo a través de las redes sociales (Facebook y Twitter) o correo electrónico. 🙂

Y recordad…

board-928392_640

Cómo conocer gente en Portsmouth: International Café, Global Café y Host UK

¡Hola, pompeynianos!

Que levante la mano el que nunca haya pensado alguna vez en lo fácil o difícil que resultaría conocer a gente nueva durante vuestra estancia Erasmus. Son muchos los factores que debemos tener en cuenta: el país al que nos vamos, nuestra propia personalidad o incluso los programas sociales organizados por la propia universidad de destino son claves. En este sentido, ¿cuántas veces habéis escuchado eso de que los británicos son muy cerrados y cuesta conocer gente en Reino Unido?

En esta entrada vamos a conocer tres opciones con las que podréis conocer a otros estudiantes e incluso familias con las que pasar un buen rato y de las cuales aprender muchas cosas interesantes en Portsmouth.

¡Veamos cuáles son y qué nos ofrecen!

International Café

Se trata probablemente de la opción más popular en la ciudad, a la que cada año se suman muchos estudiantes tanto de nuevo ingreso como internacionales. La charity que organiza estas quedadas se llama Friends International y se encuentra presente en muchas ciudades británicas y aunque se describen como una organización cristiana, todos sois bienvenidos sin importar vuestra religión o raza.

II

Barbacoa de final de curso organizada por International Café.

En Portsmouth, la iniciativa del International Café se centra en una serie de quedadas semanales (por lo general cada lunes por la tarde-noche), temáticas y, lo más importante, en su mayoría gratuitas. En ellas los voluntarios de la charity organizan juegos, reúnen comida y ofrecen un ambiente bastante acogedor que posibilita la opción de conocer a gente nueva de manera fácil y segura. Podéis estar al tanto de los eventos y quedadas que organizan si os unís a su página en Facebook. Una buena idea para ver si os gusta o no esta opción sería ir a la comida de inauguración del curso académico que organizan cada año para estudiantes internacionales. 😛

Otra de las iniciativas de Friends International, conocida como Local Link, tiene que ver con el aspecto cultural, ya que os dan la posibilidad de ir a cenar a casa de una familia británica en la ciudad en la que os encontréis de manera gratuita y segura. Otro dato interesante es que podéis llevar a dos amigos más si no os apetece ir solos. Si os interesa, solo tenéis que rellenar el formulario que encontraréis en este enlace. En él se os pregunta acerca del tipo de comida que os gusta o no os gusta, alergias, etc., además de datos personales y de contacto.

Global Café

¡Seguimos con los cafés! Esta vez nos lo tomamos en la propia Universidad de Portsmouth, que organiza quedadas semanales dentro del programa denominado Global Café en las que todos los estudiantes internacionales de la universidad son bienvenidos. Todas ellas tienen lugar los miércoles por la tarde en Park Building, el edificio de la School of Language and Area Studies, situado junto al Guildhall.

uni_slas

School of Language and Area Studies, Universidad de Portsmouth.

En cada quedada se organizan actividades distintas en las que poder conocer a más estudiantes que, como vosotros, encuentran las mismas dificultades e inquietudes a la hora de vivir y estudiar en el Reino Unido. Si os gusta esta idea, no tenéis más que ir a la cafetería de la facultad diez minutos antes de la hora a la que empiece el evento, sin necesidad de apuntaros en ninguna lista.

Host UK

Siguiendo la misma tónica de Local Link, Host UK se encarga de poner en contacto a estudiantes internacionales y familias británicas registradas en su comunidad para organizar cenas y quedadas culturales. Las cenas son gratuitas, pero el estudiante debe hacerse cargo de los costes de transporte desde y hasta la casa de los anfitriones. Asimismo, existe una pequeña tarifa para contratar este servicio con Host UK, pero lo más seguro es que la propia universidad se encargue de pagar la mayor parte. Según he podido averiguar, los estudiantes de la Universidad de Portsmouth solo tendrían que pagar 15 libras si se trata de una visita de un día, o 30 libras si se trata de un fin de semana completo. Para ver la lista completa de universidades adheridas a este programa y el coste de la visita, haced click aquí.

Se trata de una forma segura de conocer de primera mano la cultura del país en el que os encontráis, por lo que os animo a que la probéis. 🙂 Para apuntaros, solo tenéis que rellenar este formulario con vuestros datos y pagar la tasa requerida.

Otras opciones

Como ya os conté en otra entrada, una buena alternativa si queréis conocer a gente nueva en Portsmouth viene de la mano de las societies o grupos dirigidos por los propios estudiantes de la universidad. Durante vuestra primera semana en la universidad, también llamada Freshers’ Week (tenéis toda la información que necesitáis a este respecto en esta entrada), tendréis la oportunidad de ir a la Freshers’ Fayre y conocer de primera mano todas las societies que existen en la actualidad, hablar con los integrantes de cada una e incluso uniros allí mismo. Podéis acceder a la lista completa de societies si pincháis en este enlace, e incluso podéis poneros de acuerdo con alguna de ellas si tenéis alguna duda.

En la propia Universidad de Portsmouth también se organizan diversos eventos culturales y sociales durante el año académico. Podéis acceder al calendario si hacéis click aquí.

Por último, y sin restricciones de acceso, siempre podéis pasaros por la University Chaplaincy, tomaros una buena taza de té y charlar con el resto de estudiantes o voluntarios que hacen de este servicio un gran punto de encuentro para cualquier tipo de estudiante. Organizan eventos y comidas a lo largo del curso académico, por lo que conviene estar atentos a su página en Facebook.

aaeaaqaaaaaaaaxyaaaajdljodrjmje5ltfjmwmtnge2ns1hyjg4ltjlytlmnwflotk4yg

Interior de la Chaplaincy. Foro cortesía de la Universidad de Portsmouth.

Y con esta imagen de la Chaplaincy terminamos la entrada de hoy. 🙂 Espero que os haya resultado útil y que os animéis a probar alguna (si no todas) de estas opciones. ¡Ya me contaréis!

¡Hasta la próxima!

Españoles en Portsmouth: «La gente es amable y la ciudad es bastante recomendable para trabajar»

¡Hola, pompeynianos!

Empezamos el mes con una nueva entrevista en la sección de Españoles en Portsmouth. Esta vez hablamos con Eva, filóloga inglesa natural de Málaga que vive y trabaja en la actualidad en Portsmouth. Desde aquí aprovecho para volver a agradecerle a Eva su participación en el blog. 🙂

Si queréis participar en esta sección, no tenéis más que enviarme un correo electrónico o contactar conmigo a través de Twitter o Facebook. Vuestra experiencia puede serle de mucha utilidad a otros muchos que estén pensando en dar el gran paso y buscar trabajo en Reino Unido, ¡animaos a participar! Y sin más dilación, os dejo la entrevista de Eva. 😛

¿Por qué elegiste Portsmouth?

Uno de mis mejores amigos se había venido aquí de Erasmus, encontró trabajo y se quedó. Entonces le comentó la idea de venirse a mi pareja y ayudarle el primer mes hasta que encontrase algo, y así fue como acabé aquí.

¿Cómo te documentaste sobre la ciudad y los diferentes aspectos que serían importantes para tu vida allí?

Pues la verdad es que he conseguido casi toda la información a través de gente que ha vivido aquí, de mi pareja y mi amigo que vinieron antes que yo y también gracias al grupo de Facebook de Españoles en Portsmouth. Lo más importante que me interesaba encontrar eran sitios como la biblioteca o un gimnasio o sitios para hacer deporte e ir en bici.

¿Cuáles fueron tus primeras impresiones al llegar a la ciudad? 

Pues me sorprendió ver que parece casi un pueblo en cierto modo, pero en realidad es una ciudad que se me hace súper larga a la hora de ir a cualquier sitio, también porque en estos momentos no vivo precisamente cerca del centro, pero de primeras me pareció bastante curiosa e interesante aunque, sinceramente, me gustan más otras ciudades. La verdad es que Portsmouth para vivir no está nada mal.

¿Te costó encontrar trabajo? 

La verdad es que no, me llevó menos de un mes encontrar cada uno de los trabajos en los que he estado, solo dos en realidad, pero fue fácil y fui a esos sitios sabiendo que necesitaban gente.

¿Qué te parecieron las condiciones laborales que te ofrecieron? ¿Cumplieron tus expectativas? 

Me parecieron bastante razonables y bien, pero es cierto que no me siento muy valorada en el trabajo, en ninguno de ellos, es decir, no deben decirme lo bien que lo hago siempre pero para ser sincera se aprovechan un poco de tu generosidad, sobre todo si eres extranjero, porque trabajamos y lo damos todo y creo que a veces eso no se valora, pero en su mayoría está bastante bien.

Eva, trabajadora española en Portsmouth.

¿Y las condiciones de vida? ¿Te fue difícil encontrar casa y adaptarte a tu nueva vida allí?

Pues es muy fácil encontrar habitación para compartir, siempre hay muchísimas opciones y variaciones de precios y si tienes pareja es bastante asequible, siempre y cuando trabajéis los dos. Que podáis vivir juntos solos en una casa es un poco más caro que compartir, pero vale la pena. El tiempo es bastante “corta-rollos” digamos, en un solo día puedes tener todas las estaciones de tiempo posible y hay muchos días que se tira lloviendo más de lo que debería, pero te acostumbras. Si eres muy caluroso, éste es tu sitio. Adaptarme me costó a la hora de la comida: por ejemplo, ciertos alimentos que es difícil de encontrar o que directamente aquí no existen y el hecho de que cierren tan pronto algunos sitios.

¿Cómo es tu relación con tus compañeros de trabajo? ¿Son todos británicos o de distintas nacionalidades?

En mi trabajo actual, la gran mayoría somos extranjeros de España, Polonia, Lituania, Albania, Rumanía, Grecia o Afganistán. Mi relación es buena, sobre todo con los extranjeros en su mayoría, los británicos suelen ser bastantes distantes aunque no todos ellos, he de decir.

¿Cómo ha influido en ti el Brexit? 

Por ahora, en nada. La gente me pregunta siempre eso y no tengo ni idea de qué contestar porque la verdad por ahora no me ha afectado, ya veremos en unos años.

¿Qué consejo le darías a todos los que están pensando en irse a Portsmouth a buscar trabajo?

Le diría que se buscara todo con antelación antes de subir, por lo menos la habitación y que en cuanto llegase se pusiera a buscar trabajo pero sin limitaciones y que busquen de lo que sea.

¿Querrías compartir alguna anécdota?

Bueno, no tengo muchas o no recuerdo ahora así ninguna, pero sí es verdad que he tenido momentos muy graciosos por la ignorancia de algunas expresiones que tienen aquí. Por ejemplo, cuando hacemos el gesto con la mano de decir el numero dos con los dedos, si lo haces a la persona con la palma hacia delante, no pasa nada, pero si das la vuelta a la mano y lo diriges a la persona, básicamente estás haciendo un corte de mangas. Pues yo no lo sabía y para pedirle algo a mi encargado de trabajo una vez se lo hice y me miró raro. Luego me habló y me dijo lo que significaba riéndose para mi bienestar, aún así me volvió a pasar una vez más pero ya procuro no hacerlo.

En definitiva, ¿recomendarías Portsmouth como ciudad para vivir y trabajar?

Desde luego, creo que es el mejor sitio, al menos para mí, hay muchísima gente española viviendo aquí y extranjeros y además estamos justo en el sur, con lo cual pasas frío pero es también bastante calurosa en verano. Si eres de Málaga como yo, te recordará mucho a Málaga, con mucha diferencia, pero en definitiva para vivir y trabajar, la gente es amable y es bastante recomendable para trabajar.

10 series para mejorar vuestro nivel de inglés (C1)

¡Hola a todos!

Seguimos con esta serie de entradas dedicadas al aprendizaje del inglés. Hace unos meses hablamos de las mejores series para mejorar vuestro nivel, en especial si aspirabais a un B1 o B2, así que en esta ocasión nos centraremos en el C1. Prestad especial atención si os encontráis preparándoos para la obtención de un certificado ISE III de Trinity o CAE (Advanced) de Cambridge. 🙂

Para este nivel ya deberíais ser capaces de ver las series sin subtítulo alguno. No obstante, si así lo consideráis oportuno, podéis empezar por ver un episodio sin subtítulos y verlo una segunda vez con subtítulos, pero no os acostumbréis a ellos.

Big Little Lies

Empecemos por una de las miniseries estrella del canal HBO: Big Little Lies. Quizá su éxito radica en su trama, pero si hay un aspecto que llama la atención es su elenco.

Nicole Kidman, Reese Witherspoon y Shailene Woodley encarnan a Celeste, Madeline y Jane, respectivamente: tres madres que viven en Monterrey (California). Jane es una madre soltera que llega a Monterrey en busca de una mejor vida. Celeste, por otro lado, es ama de casa, tiene dos hijos gemelos y mantiene una relación aparentemente perfecta con su marido. Por último, Madeline es una de las mujeres más populares de la localidad y a pesar de vivir felizmente con su nuevo marido y su hija pequeña, vive atormentada por la complicada relación con su ex-marido y la hija adolescente que comparten. La vida de estas tres mujeres se verán entrelazadas ante un asesinato que conmociona a toda la ciudad.

¡No os la podéis perder! Como podréis ver en el avance a continuación, los acentos no son nada complicados de entender y existe poca variedad lingüística.

Bosch

¿Todavía no conocéis al detective Bosch? Es el protagonista de una de las series más recientes de Amazon, la cual ha cosechado un éxito importante en la plataforma.

Harry Bosch trabaja como detective para el cuerpo de policías de Los Ángeles. El peor momento de su carrera viene cuando durante una persecución, Bosch dispara al sospechoso cuando cree haberle visto echarse la mano a su bolsillo. Aunque aparentemente éste no tenía nada en sus manos, el detective está convencido de que tenía algo. El caso queda finalmente tapado por el departamento de policía, a pesar del descontento de la familia del sospechoso muerto. Años después, Bosch vuelve a enfrentarse a su pasado en un caso de homicidio.

Os animo a ver esta serie y descubrir lo mucho que puede enseñaros en todos los sentidos, pero especialmente en el lingüístico. 🙂 El acento predominante en toda la serie es el estadounidense estándar y la terminología no es excesivamente difícil.

Broadchurch

Broadchurch es una serie británica que tuvo una gran acogida de principio a fin tanto en su país de origen como en el resto del mundo. Sus protagonistas son actores muy reconocidos en Reino Unido, y puede que incluso os suenen sus caras: David Tennant, por ejemplo, encarnó al décimo doctor en Doctor Who, mientras que Olivia Colman es más conocida por haber participado en la aclamada película La dama de hierro junto a Meryl Streep.

La trama se centra en la muerte en extrañas circunstancias de un niño de once años en la pequeña ciudad (ficticia) de Broadchurch, en el sur de Inglaterra. Este hecho, confirmado poco después como asesinato, conmociona a la localidad y a los detectives que investigan el caso: Alec Hardy (Tennant) y Ellie Miller (Colman).

En este caso, sí he de deciros que el ritmo de los diálogos es algo más rápido de lo que hemos visto hasta ahora. Los acentos, por otro lado, son muy variados e incluso algo complicados de comprender al principio. No cabe duda de que nos encontramos ante un reto con esta serie, pero os animo a darle una oportunidad: tras ver los primeros episodios notaréis que vuestra comprensión oral habrá mejorado bastante.

Castle

De detectives va la cosa en este caso también, pero con la diferencia de que la trama combina humor, misterio y romance. Richard Castle es un escritor de novelas de misterio al que le apasiona su profesión. Sin embargo, tras un periodo algo desafortunado en cuanto a inspiración se refiere, Castle descubre que los asesinatos descritos en sus novelas son imitados por un asesino en serie. Es entonces cuando nuestro protagonista decide acompañar a la detective Kate Beckett en sus casos con el objetivo de encontrar la inspiración que le faltaba para empezar una nueva serie de novelas.

El acento predominante en esta serie es estadounidense estándar con poca variación por lo general, por lo que no tendréis problema alguno en este aspecto. Por lo demás, se trata de una serie que tiene un ritmo fácil de seguir y con la que aprenderéis mucho vocabulario, sobre todo en el campo forense. 😛

Dark Angel

Pasemos a una serie más reciente y mucho menos conocida: Dark Angel. Fue emitida hace unos meses en el canal británico ITV y cuenta con la participación estelar de Joanne Froggatt (Anna Bates en Downton Abbey).

La protagonista de esta historia, basada en hechos reales, es Mary Ann Cotton, conocida en el Reino Unido como la primera asesina en serie del país tras matar a tres de sus maridos y once de sus hijos, entre otros. Sus métodos, sin duda alguna, os impactarán sobremanera, al igual que la facilidad con la que se entienden sus diálogos, en parte gracias a la cuidada dicción de los personajes.

Grey’s Anatomy

Hablemos ahora de una de las series estadounidenses más longevas en la actualidad: Anatomía de Grey, el drama médico que lleva enganchándonos a las pantallas desde hace más de 12 años.

(Casi) todos conocemos la historia de cómo la joven residente Meredith Grey se enamoró del doctor Derek Shepherd y acabó convirtiéndose en una reconocida cirujana; sin embargo, muy pocos prestamos atención al resto de personajes y sus complicadas tramas, entre las que destacan las del pediatra Alex Karev, las cirujanas Callie y Arizona, la tormentosa relación entre Jackson y April y la entrañable Izzie Stevens.

En definitiva, si os gusta el impredecible estilo de la creadora de esta y otras muchas series, Shonda Rhimes, os encantará Grey’s Anatomy. Reúne todos los aspectos importantes que debe tener una serie, en especial a la hora de mejorar nuestro inglés: una pronunciación clara, variedad de acentos y, a pesar de la terminología médica, un vocabulario rico y fácil de entender.

Mr Selfridge

Si habéis estado en Londres, probablemente os sonarán los grandes almacenes Selfridges, localizados en la famosa Oxford Street, cerca de Piccadilly. Se trata de los segundos grandes almacenes más prestigiosos después del celebérrimo Harrods.

Esta serie, por tanto, centra su atención en la vida del empresario estadounidense Harry Gordon Selfridge, fundador de estos almacenes. Su enfoque innovador y su afán por atraer al máximo número posible de clientes le llevó a combinar moda, perfumería y todo tipo de accesorios en el mayor establecimiento del mundo. Sin embargo, su adicción al juego y a las mujeres complicarán su existencia hasta límites insospechados.

Su mayor aliciente, más allá del interés que os pueda suscitar, viene de la mano de la facilidad de comprensión de sus diálogos. Es una serie en la que encontraréis una buena variedad de acentos y variedades lingüísticas (principalmente estadounidense y británica), una rica y variada terminología y una pronunciación bastante más clara que en otras series de la misma índole.

Parenthood

Lo primero que se suele asegurar al hablar de Parenthood es la gran similitud que guarda con una de las series más populares del panorama actual: Modern Family. Ambas series se centran en las vidas de los miembros de una gran familia, sus tramas se desarrollan en la costa oeste de Estados Unidos y tratan problemas de lo más variopintos.

La familia Braverman, formada por Zeek y Camille, reside en San Francisco. A los muchos problemas del matrimonio se les sumarán los de sus hijos (Adam, Sarah, Crosby y Julia) e incluso los de sus nietos (Haddie, Amber, Drew, Jabbar, Sydney y Max), el último de los cuales padece síndrome de Asperger. Veremos de nuevo a Lauren Graham (Lorelai en Gilmore Girls), esta vez encarnando a Sarah Braverman, divorciada y madre de dos adolescentes.

Por lo general, la serie no es difícil de entender: la terminología no es difícil, los diálogos no son demasiado rápidos y los elementos humorísticos son fáciles de entender. Es una serie muy recomendable, así que no dudéis en echarle un vistazo. 🙂

The Hollow Crown

También en The Hollow Crown vamos a ver caras conocidas, empezando por Tom Hiddleston (el famoso Loki en Thor), Michelle Dockery (Lady Mary en Downton Abbey), Hugh Bonneville (Lord Grantham en Downton Abbey), Andrew Scott y Benedict Cumberbatch (Sherlock Holmes y James Moriarty en Sherlock, respectivamente), entre otros.

La serie en sí consiste en una adaptación de los dramas históricos de Shakespeare (Richard II, Henry IV, Henry V, Henry VI y Richard III), todos ellos centrados en la figura de un monarca británico distinto. El estilo lingüístico de Shakespeare, aunque ligeramente adaptado, se mantiene a lo largo de la serie, lo cual puede llegar a entrañar una problemática bastante curiosa. Por otro lado, mejoraréis bastante vuestros riqueza y comprensión lingüísticas, por lo que merece la pena darle una oportunidad a la serie.

Sherlock

¿Qué decir de Sherlock? Además de ser una de mis series favoritas de todos los tiempos, tiene todos los elementos para engancharnos: una trama original, personajes realistas, toque humorístico, intriga, misterio, banda sonora de 10… ¡y no nos olvidemos del elenco! Sin duda alguna, Benedict Cumberbatch (Sherlock Holmes), Martin Freeman (John Watson) y Andrew Scott (James Moriarty) son los verdaderos responsables del éxito de la serie.

La trama se centra en las aventuras del detective más famoso de la historia, Sherlock Holmes. Se trata, por tanto, de una adaptación de las novelas de Sir Arthur Conan Doyle (como dato curioso os diré que empezó a escribir sobre Sherlock Holmes en Portsmouth 😛 ) al más puro estilo del siglo XXI. Por ello, la tecnología cobra una gran importancia en el desarrollo de la trama, a lo largo de la cual veremos otro lado del famoso detective y de todos los personajes que le rodean, incluyendo al malvado Jim Moriarty.

No voy a engañaros: la serie es difícil de seguir en lo concerniente al aspecto lingüístico. La terminología y la rapidez de los diálogos, en especial los pronunciados por Cumberbatch, pueden suponer un problema al principio, pero no desesperéis. Acabaréis acostumbrándoos al ritmo de la serie y aprenderéis muchísimo, en especial en pronunciación, agilidad y comprensión.

Las posibilidades son infinitas, ¡así que no dudéis en sugerir otras series en los comentarios o vía Facebook o Twitter!

El teléfono móvil en Reino Unido: roaming, compañías y primeros pasos

¡Hola, pompeynianos!

¿Cuántas veces os habéis preguntado si de verdad es necesario tener un móvil inglés cuando estéis en Reino Unido? Todos hemos tenido esa duda alguna vez y en algunas ocasiones es difícil encontrar información al respecto desde nuestro país de origen. Por tanto, en esta entrada os hablaré de lo que yo hice, así como de las principales compañías proveedoras en Reino Unido y, por supuesto, del asunto del roaming.

¿Es necesario tener un móvil inglés?

La pregunta tiene respuesta gallega: depende de vuestros objetivos y de cuánto tiempo vayáis a estar en el país. Sin embargo, ya sea como estudiantes o como trabajadores, si vais a permanecer en Reino Unido más de un mes, os recomendaría encarecidamente que adquirierais un móvil inglés. Veamos las ventajas y desventajas que ofrece esta posibilidad:

MÓVIL INGLÉS
Ventajas Desventajas
  • Necesario para contratos (tanto laborales como de servicios)
  • Difícil de memorizar
  • Gran variedad de opciones (tarjeta SIM vs. contrato)
  • Tarifas asequibles y promociones

Por un lado, si estáis pensando en vivir en Reino Unido, ya sea como estudiantes Erasmus o como trabajadores, necesitaréis un número inglés sí o sí. ¿Por qué? Simplemente porque lo necesitaréis para todos los contratos que firméis (laboral, alquiler, cuenta bancaria, internet, agua, etc.), incluso cuando creáis que no es necesario. Os pondré un ejemplo: al finalizar mi estancia Erasmus en Inglaterra, fui a darme de baja de la compañía de internet que habíamos contratado, en nuestro caso Virgin Media; en la tienda me pidieron mi número de teléfono para confirmar el fin del contrato, y no admitían que les diera ninguna dirección de correo electrónico; la casualidad quiso que me dejara el móvil en casa y, por supuesto, no me sabía el número de memoria, la única desventaja de esta posibilidad; me insistieron muchísimo en que el número de móvil era imprescindible para finalizar el contrato, tanto que casi tuve que darme media vuelta y volver otro día.

También os será muy útil tener un número inglés si queréis conseguir trabajo. No es lo mismo mandar vuestro currículum con un número extranjero que con uno del mismo país en el que estás buscando trabajo, ya que con la primera opción tendréis más posibilidades de conseguirlo.

Otra gran ventaja viene de la mano de la gran variedad de tarifas asequibles que existen en la actualidad en Reino Unido. Un dato curioso que tiene que ver con este hecho es que a los británicos les encanta mandar mensajes de texto. Hoy en día lo más común es que todos ellos dispongan de WhatsApp, pero lo cierto es que una gran parte de la población del país prefiere los mensajes de texto convencionales. Por ello, todas las compañías de servicios de telefonía móvil tienen tarifas en las que incluyen mensajes de texto ilimitados, por lo que la conexión a internet deja de ser obligatoria a la hora de escoger una tarifa. Esto vale tanto para contratos como para tarjetas de prepago. Yo me decanté por esta última opción: fui a la tienda de Vodafone en Commercial Road, compré el móvil más barato que encontré y adquirí una tarjeta SIM de prepago.

Una tarjeta SIM, tantas posibilidades de uso.

¿Roaming en Reino Unido?

Todos estamos al tanto del fin del roaming en la Unión Europea desde junio de 2017, hecho por el que muchos dimos grandes saltos de alegría al enterarnos, ya que las compañías operadoras no nos cobrarían recargos adicionales en materia de itinerancia de datos al desplazarnos a un país dentro de la Unión Europea. Suena muy bien, ¿verdad?

Sin embargo, si vais a vivir en Reino Unido como estudiantes o trabajadores durante un periodo de tiempo mayor a cuatro meses, la fantasía del roaming os servirá de bien poco. Según establece la propia Unión Europea:

De acuerdo con su política de utilización razonable, los operadores pueden controlar y comprobar tu actividad de roaming en los últimos cuatro meses. Si, durante ese periodo, has pasado más tiempo en el extranjero que en tu país y el roaming supera el uso nacional , tu operador puede ponerse en contacto contigo y pedirte que aclares tu situación. Tienes 14 días para hacerlo. Si sigues pasando más tiempo en el extranjero que en tu país y el roaming sigue superando tu consumo nacional, el operador puede empezar a aplicar un recargo a tu consumo en roaming. Los recargos (IVA no incluido) tienen los siguientes límites:

  • 3,2 céntimos por minuto de llamada de voz efectuada
  • 1 céntimo por SMS
  • 7,70 euros por GB de datos (2017)

Por todo esto, el mito del fin del roaming solo sería de utilidad a todos aquellos que estén pensando en pasar un cuatrimestre en una universidad británica o bien en visitar el país como turistas durante un periodo limitado. Para el resto de situaciones, desgraciadamente, no funcionaría.

Pasos para conseguir un móvil inglés

Bueno, no nos queda otra opción que conseguir un móvil inglés. ¿Por dónde empezamos? ¿Podemos conseguirlo antes de pisar suelo británico? ¿Qué compañías ofrecen las tarifas más asequibles? Para dar con la respuesta, deberemos seguir los siguientes pasos:

1.º Decidirnos por el tipo de servicio que queremos

¿Nos conviene más un contrato o una tarjeta de prepago? Depende. Si queréis vivir y trabajar en Reino Unido y contempláis vuestra estancia en el país como algo a largo plazo, lo más cómodo sería que os decantarais por la primera opción. Si sois estudiantes Erasmus y vuestra estancia en el país no va a superar los 10 meses, lo mejor será que os dejéis de contratos y apostéis por una tarjeta de prepago, ya que es difícil encontrar una compañía que ofrezca contratos de menos de 12 o incluso 18 meses. A este respecto os recomiendo dos opciones:

a) Que adquiráis una tarjeta de prepago de la compañía operadora preferida por los estudiantes Erasmus en Reino Unido: Giffgaff. Podéis pedirla desde España y recibirla en vuestro propio domicilio (ya sea en España o cuando lleguéis a Reino Unido), de manera que dispondréis de internet cuando piséis suelo británico. Sus tarifas son muy competitivas tanto para internet como para llamadas nacionales e internacionales.

b) Si preferís no tener que pagar nada de manera fija cada mes, lo mejor es que busquéis un servicio denominado Pay as you go, ofrecido por muchas compañías en el país. Es lo que yo hice, aunque es cierto que no es lo más cómodo, ya que tenía que desplazarme hasta un cajero determinado para poder recargar la tarjeta, pero lo cierto es que tuve que hacer esto muy pocas veces, ya que apenas utilicé mi móvil británico: si quería internet, me conectaba a la wi-fi de mi casa o de cualquier tienda o institución desde mi móvil español, y si quería realizar llamadas internacionales, recurría a Skype (os hablaré de esta opción a continuación). Podéis encontrar esta opción en la gran mayoría de los operadores.

2.º Comparar tarifas

Una vez escogido el tipo de servicio que queremos, deberemos buscar una tarifa acorde. Buscar compañías operadoras puede resultar una labor difícil y, en ocasiones, pesada, por lo que os propongo utilizar uno de los comparadores más famosos del país: MoneySuperMarket.

Comparación de tarifas de tarjeta de prepago en MoneySuperMarket

Si no os fiáis o simplemente preferís comparar vosotros mismos, os recomiendo que le echéis un vistazo a la lista de compañías operadoras que compilé en la sección de enlaces de interés.

3.º Elegir un terminal móvil

Si disponéis de un móvil libre que no vais a utilizar, además del que os traigáis desde España, ya lleváis mucho ahorrado. Si éste no es el caso, lo que os recomiendo es que compréis el más barato posible teniendo en cuenta los servicios que esperáis conseguir con él. En mi caso, como ya os he dicho, no necesitaba internet ni cámara de fotos en mi móvil inglés, así que me decanté por el siguiente:

Móvil simple que escogí durante mi estancia en Reino Unido. Foto cortesía de TechNave.

4.º Preparar el papeleo

Cuando os hayáis decidido por una tarifa, por lo general lo más recomendable es ir en persona al establecimiento de la compañía y hacer los trámites allí mismo. Lo más seguro es que os pidan vuestra dirección en el país y correo electrónico a la hora de conseguir una tarjeta de prepago que no requiera domiciliación bancaria. Para todos los demás casos, necesitaréis llevar con vosotros vuestro número de cuenta. Ojo: en algunos casos es posible que no acepten una cuenta bancaria extranjera, por lo que deberéis crear una cuenta allí. Podéis encontrar más información al respecto en esta entrada.

Skype para llamadas nacionales e internacionales

Otra opción que os recomiendo encarecidamente para llamadas tanto nacionales como internacionales consiste en contratar un plan con Skype. Me di cuenta de que era una magnífica opción para llamar a fijos en España desde donde yo me encontraba, ya que no todo el mundo tiene por qué tener una cuenta en Skype. La verdad es que fue una alternativa muy económica y que creo que os puede ser de gran utilidad a la hora de poneros en contacto con aquellos familiares con los que no podáis hablar de otra manera. Merece la pena echarle un vistazo a sus tarifas.

¡Y hasta aquí la entrada de hoy! Si tenéis alguna otra duda, comentario o sugerencia, no tenéis más que escribir un comentario en esta entrada, contactar conmigo a través de nuestra página de Facebook o Twitter, o bien enviarme un correo electrónico. 🙂

Testimonios Erasmus: «Recomendaría alquilar directamente al dueño, ya que las agencias a veces te ponen muchos problemas a la hora de devolver el depósito»

¡Hola, pompeynianos!

Volvemos con otra entrevista para la sección de Testimonios Erasmus. Esta vez hablamos con María, que tuvo la oportunidad de pasar su estancia Erasmus en Portsmouth como estudiante de Traducción e Interpretación y que, además, cuenta con un canal de YouTube en el que cuenta cosas muy interesantes. ¡No os lo podéis perder!

Recordad que si queréis participar en esta sección, no tenéis más que enviarme un correo electrónico o un mensaje a través de Twitter o Facebook. 🙂

Cuéntanos un poco acerca de ti

¡Hola a todos! Me llamo María y soy de Málaga. Estudié Traducción e Interpretación (inglés- francés- italiano) y el Máster de Profesorado en la Universidad de Málaga.

¿Por qué decidiste elegir Portsmouth como tu destino Erasmus?

Porque podía convalidar mis asignaturas muy bien con las asignaturas que ofrecía la universidad de Portsmouth.

¿Qué fue lo primero que te llamó la atención de la ciudad cuando llegaste?

La zona comercial del puerto, es muy alegre y bonita. Además, ¡hay muchísimas tiendas! Y yo adoro comprar.

¿Te resultó difícil encontrar casa? Háblanos del barrio en el que vives.

Mis tres compañeros de universidad y yo buscamos la casa a través de una agencia por internet unos meses antes de ir. Era algo arriesgado por el hecho de no poder verla en persona, pero tampoco queríamos arriesgarnos a llegar allí y que ya estuviese casi todo cogido por los estudiantes. Para otra ocasión, recomendaría quizás alquilar directamente al dueño, ya que las agencias a veces te ponen muchos problemas a la hora de devolver el depósito.

El barrio en el que viví era Southsea (Bramble Road, cerca del Lidl y del estadio de fútbol) y era una zona repleta de estudiantes y muy cerca de la estación de tren Fratton. La recomiendo completamente.

¿Vivir en Portsmouth es caro?

El alquiler sí, pero por lo demás no es demasiado caro comparado con el nivel de vida de allí.

¿Cómo es un día normal en la vida del estudiante Erasmus en Portsmouth?

Clases cortas en la universidad y mucho tiempo para hacer todo lo que quieras, ya sea ir a tomar un café, de compras, ir a bares universitarios, pasear por el paseo marítimo… Portsmouth es una ciudad universitaria y se preocupa mucho para que haya muchas cosas que hacer para los estudiantes.

María, estudiante de Traducción e Interpretación en Portsmouth.

¿Qué nos puedes contar de tu experiencia en la Universidad de Portsmouth?

Me gustó mucho la forma en la que se dan las clases allí: de manera concentrada, en un menor tiempo y más prácticas, por lo que aprendes más sin aburrirte tanto.

¿Qué te parecen los programas sociales que organiza la universidad y la Students’ Union? 

Fui a varios viajes con la universidad e iba sin falta al Student’s Union todos los viernes, donde hacían karaoke y te lo pasabas muy bien. Además, siempre podías coger el último bus gratuito de la universidad para volver a casa.

¿Podrías compartir una anécdota con nosotros?

Me sorprendió que hubiese zorros por la calle al anochecer y el hecho de que solo recojan la basura un día a la semana.

En tu opinión, ¿qué es lo mejor que tiene Portsmouth?

Que es una ciudad universitaria, el clima no es tan malo por estar al sur, tiene playa y puerto como Málaga y, además, tienes muchos sitios muy chulos cerca para visitar como la Isla de Wight, Londres, Southampton, Brighton, etc.

¿Recomendarías Portsmouth como destino Erasmus a otros compañeros?

DEFINITIVAMENTE SÍ.

¿Algo más que quieras comentar?

Algo que recomendaría y que no me arrepiento para nada es el hecho de haberme buscado un trabajo parcial mientras estudiaba allí. Hice muchos amigos, practiqué muchísimo el idioma, conseguí el NIN (el número de la Seguridad Social de allí) y me abrió muchas puertas al volver a España. Además, pude ahorrar dinero y seguía teniendo mucho tiempo libre para salir y de ocio.

Si queréis saber más anécdotas de mi experiencia o sobre algún tema en particular, podéis ver un vídeo que tengo en mi canal de YouTube donde hablo sobre el tema: