Cómo conocer gente en Portsmouth: International Café, Global Café y Host UK

¡Hola, pompeynianos!

Que levante la mano el que nunca haya pensado alguna vez en lo fácil o difícil que resultaría conocer a gente nueva durante vuestra estancia Erasmus. Son muchos los factores que debemos tener en cuenta: el país al que nos vamos, nuestra propia personalidad o incluso los programas sociales organizados por la propia universidad de destino son claves. En este sentido, ¿cuántas veces habéis escuchado eso de que los británicos son muy cerrados y cuesta conocer gente en Reino Unido?

En esta entrada vamos a conocer tres opciones con las que podréis conocer a otros estudiantes e incluso familias con las que pasar un buen rato y de las cuales aprender muchas cosas interesantes en Portsmouth.

¡Veamos cuáles son y qué nos ofrecen!

International Café

Se trata probablemente de la opción más popular en la ciudad, a la que cada año se suman muchos estudiantes tanto de nuevo ingreso como internacionales. La charity que organiza estas quedadas se llama Friends International y se encuentra presente en muchas ciudades británicas y aunque se describen como una organización cristiana, todos sois bienvenidos sin importar vuestra religión o raza.

II

Barbacoa de final de curso organizada por International Café.

En Portsmouth, la iniciativa del International Café se centra en una serie de quedadas semanales (por lo general cada lunes por la tarde-noche), temáticas y, lo más importante, en su mayoría gratuitas. En ellas los voluntarios de la charity organizan juegos, reúnen comida y ofrecen un ambiente bastante acogedor que posibilita la opción de conocer a gente nueva de manera fácil y segura. Podéis estar al tanto de los eventos y quedadas que organizan si os unís a su página en Facebook. Una buena idea para ver si os gusta o no esta opción sería ir a la comida de inauguración del curso académico que organizan cada año para estudiantes internacionales. 😛

Otra de las iniciativas de Friends International, conocida como Local Link, tiene que ver con el aspecto cultural, ya que os dan la posibilidad de ir a cenar a casa de una familia británica en la ciudad en la que os encontréis de manera gratuita y segura. Otro dato interesante es que podéis llevar a dos amigos más si no os apetece ir solos. Si os interesa, solo tenéis que rellenar el formulario que encontraréis en este enlace. En él se os pregunta acerca del tipo de comida que os gusta o no os gusta, alergias, etc., además de datos personales y de contacto.

Global Café

¡Seguimos con los cafés! Esta vez nos lo tomamos en la propia Universidad de Portsmouth, que organiza quedadas semanales dentro del programa denominado Global Café en las que todos los estudiantes internacionales de la universidad son bienvenidos. Todas ellas tienen lugar los miércoles por la tarde en Park Building, el edificio de la School of Language and Area Studies, situado junto al Guildhall.

uni_slas

School of Language and Area Studies, Universidad de Portsmouth.

En cada quedada se organizan actividades distintas en las que poder conocer a más estudiantes que, como vosotros, encuentran las mismas dificultades e inquietudes a la hora de vivir y estudiar en el Reino Unido. Si os gusta esta idea, no tenéis más que ir a la cafetería de la facultad diez minutos antes de la hora a la que empiece el evento, sin necesidad de apuntaros en ninguna lista.

Host UK

Siguiendo la misma tónica de Local Link, Host UK se encarga de poner en contacto a estudiantes internacionales y familias británicas registradas en su comunidad para organizar cenas y quedadas culturales. Las cenas son gratuitas, pero el estudiante debe hacerse cargo de los costes de transporte desde y hasta la casa de los anfitriones. Asimismo, existe una pequeña tarifa para contratar este servicio con Host UK, pero lo más seguro es que la propia universidad se encargue de pagar la mayor parte. Según he podido averiguar, los estudiantes de la Universidad de Portsmouth solo tendrían que pagar 15 libras si se trata de una visita de un día, o 30 libras si se trata de un fin de semana completo. Para ver la lista completa de universidades adheridas a este programa y el coste de la visita, haced click aquí.

Se trata de una forma segura de conocer de primera mano la cultura del país en el que os encontráis, por lo que os animo a que la probéis. 🙂 Para apuntaros, solo tenéis que rellenar este formulario con vuestros datos y pagar la tasa requerida.

Otras opciones

Como ya os conté en otra entrada, una buena alternativa si queréis conocer a gente nueva en Portsmouth viene de la mano de las societies o grupos dirigidos por los propios estudiantes de la universidad. Durante vuestra primera semana en la universidad, también llamada Freshers’ Week (tenéis toda la información que necesitáis a este respecto en esta entrada), tendréis la oportunidad de ir a la Freshers’ Fayre y conocer de primera mano todas las societies que existen en la actualidad, hablar con los integrantes de cada una e incluso uniros allí mismo. Podéis acceder a la lista completa de societies si pincháis en este enlace, e incluso podéis poneros de acuerdo con alguna de ellas si tenéis alguna duda.

En la propia Universidad de Portsmouth también se organizan diversos eventos culturales y sociales durante el año académico. Podéis acceder al calendario si hacéis click aquí.

Por último, y sin restricciones de acceso, siempre podéis pasaros por la University Chaplaincy, tomaros una buena taza de té y charlar con el resto de estudiantes o voluntarios que hacen de este servicio un gran punto de encuentro para cualquier tipo de estudiante. Organizan eventos y comidas a lo largo del curso académico, por lo que conviene estar atentos a su página en Facebook.

aaeaaqaaaaaaaaxyaaaajdljodrjmje5ltfjmwmtnge2ns1hyjg4ltjlytlmnwflotk4yg

Interior de la Chaplaincy. Foro cortesía de la Universidad de Portsmouth.

Y con esta imagen de la Chaplaincy terminamos la entrada de hoy. 🙂 Espero que os haya resultado útil y que os animéis a probar alguna (si no todas) de estas opciones. ¡Ya me contaréis!

¡Hasta la próxima!

Anuncios

Españoles en Portsmouth: «La gente es amable y la ciudad es bastante recomendable para trabajar»

¡Hola, pompeynianos!

Empezamos el mes con una nueva entrevista en la sección de Españoles en Portsmouth. Esta vez hablamos con Eva, filóloga inglesa natural de Málaga que vive y trabaja en la actualidad en Portsmouth. Desde aquí aprovecho para volver a agradecerle a Eva su participación en el blog. 🙂

Si queréis participar en esta sección, no tenéis más que enviarme un correo electrónico o contactar conmigo a través de Twitter o Facebook. Vuestra experiencia puede serle de mucha utilidad a otros muchos que estén pensando en dar el gran paso y buscar trabajo en Reino Unido, ¡animaos a participar! Y sin más dilación, os dejo la entrevista de Eva. 😛

¿Por qué elegiste Portsmouth?

Uno de mis mejores amigos se había venido aquí de Erasmus, encontró trabajo y se quedó. Entonces le comentó la idea de venirse a mi pareja y ayudarle el primer mes hasta que encontrase algo, y así fue como acabé aquí.

¿Cómo te documentaste sobre la ciudad y los diferentes aspectos que serían importantes para tu vida allí?

Pues la verdad es que he conseguido casi toda la información a través de gente que ha vivido aquí, de mi pareja y mi amigo que vinieron antes que yo y también gracias al grupo de Facebook de Españoles en Portsmouth. Lo más importante que me interesaba encontrar eran sitios como la biblioteca o un gimnasio o sitios para hacer deporte e ir en bici.

¿Cuáles fueron tus primeras impresiones al llegar a la ciudad? 

Pues me sorprendió ver que parece casi un pueblo en cierto modo, pero en realidad es una ciudad que se me hace súper larga a la hora de ir a cualquier sitio, también porque en estos momentos no vivo precisamente cerca del centro, pero de primeras me pareció bastante curiosa e interesante aunque, sinceramente, me gustan más otras ciudades. La verdad es que Portsmouth para vivir no está nada mal.

¿Te costó encontrar trabajo? 

La verdad es que no, me llevó menos de un mes encontrar cada uno de los trabajos en los que he estado, solo dos en realidad, pero fue fácil y fui a esos sitios sabiendo que necesitaban gente.

¿Qué te parecieron las condiciones laborales que te ofrecieron? ¿Cumplieron tus expectativas? 

Me parecieron bastante razonables y bien, pero es cierto que no me siento muy valorada en el trabajo, en ninguno de ellos, es decir, no deben decirme lo bien que lo hago siempre pero para ser sincera se aprovechan un poco de tu generosidad, sobre todo si eres extranjero, porque trabajamos y lo damos todo y creo que a veces eso no se valora, pero en su mayoría está bastante bien.

Eva, trabajadora española en Portsmouth.

¿Y las condiciones de vida? ¿Te fue difícil encontrar casa y adaptarte a tu nueva vida allí?

Pues es muy fácil encontrar habitación para compartir, siempre hay muchísimas opciones y variaciones de precios y si tienes pareja es bastante asequible, siempre y cuando trabajéis los dos. Que podáis vivir juntos solos en una casa es un poco más caro que compartir, pero vale la pena. El tiempo es bastante “corta-rollos” digamos, en un solo día puedes tener todas las estaciones de tiempo posible y hay muchos días que se tira lloviendo más de lo que debería, pero te acostumbras. Si eres muy caluroso, éste es tu sitio. Adaptarme me costó a la hora de la comida: por ejemplo, ciertos alimentos que es difícil de encontrar o que directamente aquí no existen y el hecho de que cierren tan pronto algunos sitios.

¿Cómo es tu relación con tus compañeros de trabajo? ¿Son todos británicos o de distintas nacionalidades?

En mi trabajo actual, la gran mayoría somos extranjeros de España, Polonia, Lituania, Albania, Rumanía, Grecia o Afganistán. Mi relación es buena, sobre todo con los extranjeros en su mayoría, los británicos suelen ser bastantes distantes aunque no todos ellos, he de decir.

¿Cómo ha influido en ti el Brexit? 

Por ahora, en nada. La gente me pregunta siempre eso y no tengo ni idea de qué contestar porque la verdad por ahora no me ha afectado, ya veremos en unos años.

¿Qué consejo le darías a todos los que están pensando en irse a Portsmouth a buscar trabajo?

Le diría que se buscara todo con antelación antes de subir, por lo menos la habitación y que en cuanto llegase se pusiera a buscar trabajo pero sin limitaciones y que busquen de lo que sea.

¿Querrías compartir alguna anécdota?

Bueno, no tengo muchas o no recuerdo ahora así ninguna, pero sí es verdad que he tenido momentos muy graciosos por la ignorancia de algunas expresiones que tienen aquí. Por ejemplo, cuando hacemos el gesto con la mano de decir el numero dos con los dedos, si lo haces a la persona con la palma hacia delante, no pasa nada, pero si das la vuelta a la mano y lo diriges a la persona, básicamente estás haciendo un corte de mangas. Pues yo no lo sabía y para pedirle algo a mi encargado de trabajo una vez se lo hice y me miró raro. Luego me habló y me dijo lo que significaba riéndose para mi bienestar, aún así me volvió a pasar una vez más pero ya procuro no hacerlo.

En definitiva, ¿recomendarías Portsmouth como ciudad para vivir y trabajar?

Desde luego, creo que es el mejor sitio, al menos para mí, hay muchísima gente española viviendo aquí y extranjeros y además estamos justo en el sur, con lo cual pasas frío pero es también bastante calurosa en verano. Si eres de Málaga como yo, te recordará mucho a Málaga, con mucha diferencia, pero en definitiva para vivir y trabajar, la gente es amable y es bastante recomendable para trabajar.

10 series para mejorar vuestro nivel de inglés (C1)

¡Hola a todos!

Seguimos con esta serie de entradas dedicadas al aprendizaje del inglés. Hace unos meses hablamos de las mejores series para mejorar vuestro nivel, en especial si aspirabais a un B1 o B2, así que en esta ocasión nos centraremos en el C1. Prestad especial atención si os encontráis preparándoos para la obtención de un certificado ISE III de Trinity o CAE (Advanced) de Cambridge. 🙂

Para este nivel ya deberíais ser capaces de ver las series sin subtítulo alguno. No obstante, si así lo consideráis oportuno, podéis empezar por ver un episodio sin subtítulos y verlo una segunda vez con subtítulos, pero no os acostumbréis a ellos.

Big Little Lies

Empecemos por una de las miniseries estrella del canal HBO: Big Little Lies. Quizá su éxito radica en su trama, pero si hay un aspecto que llama la atención es su elenco.

Nicole Kidman, Reese Witherspoon y Shailene Woodley encarnan a Celeste, Madeline y Jane, respectivamente: tres madres que viven en Monterrey (California). Jane es una madre soltera que llega a Monterrey en busca de una mejor vida. Celeste, por otro lado, es ama de casa, tiene dos hijos gemelos y mantiene una relación aparentemente perfecta con su marido. Por último, Madeline es una de las mujeres más populares de la localidad y a pesar de vivir felizmente con su nuevo marido y su hija pequeña, vive atormentada por la complicada relación con su ex-marido y la hija adolescente que comparten. La vida de estas tres mujeres se verán entrelazadas ante un asesinato que conmociona a toda la ciudad.

¡No os la podéis perder! Como podréis ver en el avance a continuación, los acentos no son nada complicados de entender y existe poca variedad lingüística.

Bosch

¿Todavía no conocéis al detective Bosch? Es el protagonista de una de las series más recientes de Amazon, la cual ha cosechado un éxito importante en la plataforma.

Harry Bosch trabaja como detective para el cuerpo de policías de Los Ángeles. El peor momento de su carrera viene cuando durante una persecución, Bosch dispara al sospechoso cuando cree haberle visto echarse la mano a su bolsillo. Aunque aparentemente éste no tenía nada en sus manos, el detective está convencido de que tenía algo. El caso queda finalmente tapado por el departamento de policía, a pesar del descontento de la familia del sospechoso muerto. Años después, Bosch vuelve a enfrentarse a su pasado en un caso de homicidio.

Os animo a ver esta serie y descubrir lo mucho que puede enseñaros en todos los sentidos, pero especialmente en el lingüístico. 🙂 El acento predominante en toda la serie es el estadounidense estándar y la terminología no es excesivamente difícil.

Broadchurch

Broadchurch es una serie británica que tuvo una gran acogida de principio a fin tanto en su país de origen como en el resto del mundo. Sus protagonistas son actores muy reconocidos en Reino Unido, y puede que incluso os suenen sus caras: David Tennant, por ejemplo, encarnó al décimo doctor en Doctor Who, mientras que Olivia Colman es más conocida por haber participado en la aclamada película La dama de hierro junto a Meryl Streep.

La trama se centra en la muerte en extrañas circunstancias de un niño de once años en la pequeña ciudad (ficticia) de Broadchurch, en el sur de Inglaterra. Este hecho, confirmado poco después como asesinato, conmociona a la localidad y a los detectives que investigan el caso: Alec Hardy (Tennant) y Ellie Miller (Colman).

En este caso, sí he de deciros que el ritmo de los diálogos es algo más rápido de lo que hemos visto hasta ahora. Los acentos, por otro lado, son muy variados e incluso algo complicados de comprender al principio. No cabe duda de que nos encontramos ante un reto con esta serie, pero os animo a darle una oportunidad: tras ver los primeros episodios notaréis que vuestra comprensión oral habrá mejorado bastante.

Castle

De detectives va la cosa en este caso también, pero con la diferencia de que la trama combina humor, misterio y romance. Richard Castle es un escritor de novelas de misterio al que le apasiona su profesión. Sin embargo, tras un periodo algo desafortunado en cuanto a inspiración se refiere, Castle descubre que los asesinatos descritos en sus novelas son imitados por un asesino en serie. Es entonces cuando nuestro protagonista decide acompañar a la detective Kate Beckett en sus casos con el objetivo de encontrar la inspiración que le faltaba para empezar una nueva serie de novelas.

El acento predominante en esta serie es estadounidense estándar con poca variación por lo general, por lo que no tendréis problema alguno en este aspecto. Por lo demás, se trata de una serie que tiene un ritmo fácil de seguir y con la que aprenderéis mucho vocabulario, sobre todo en el campo forense. 😛

Dark Angel

Pasemos a una serie más reciente y mucho menos conocida: Dark Angel. Fue emitida hace unos meses en el canal británico ITV y cuenta con la participación estelar de Joanne Froggatt (Anna Bates en Downton Abbey).

La protagonista de esta historia, basada en hechos reales, es Mary Ann Cotton, conocida en el Reino Unido como la primera asesina en serie del país tras matar a tres de sus maridos y once de sus hijos, entre otros. Sus métodos, sin duda alguna, os impactarán sobremanera, al igual que la facilidad con la que se entienden sus diálogos, en parte gracias a la cuidada dicción de los personajes.

Grey’s Anatomy

Hablemos ahora de una de las series estadounidenses más longevas en la actualidad: Anatomía de Grey, el drama médico que lleva enganchándonos a las pantallas desde hace más de 12 años.

(Casi) todos conocemos la historia de cómo la joven residente Meredith Grey se enamoró del doctor Derek Shepherd y acabó convirtiéndose en una reconocida cirujana; sin embargo, muy pocos prestamos atención al resto de personajes y sus complicadas tramas, entre las que destacan las del pediatra Alex Karev, las cirujanas Callie y Arizona, la tormentosa relación entre Jackson y April y la entrañable Izzie Stevens.

En definitiva, si os gusta el impredecible estilo de la creadora de esta y otras muchas series, Shonda Rhimes, os encantará Grey’s Anatomy. Reúne todos los aspectos importantes que debe tener una serie, en especial a la hora de mejorar nuestro inglés: una pronunciación clara, variedad de acentos y, a pesar de la terminología médica, un vocabulario rico y fácil de entender.

Mr Selfridge

Si habéis estado en Londres, probablemente os sonarán los grandes almacenes Selfridges, localizados en la famosa Oxford Street, cerca de Piccadilly. Se trata de los segundos grandes almacenes más prestigiosos después del celebérrimo Harrods.

Esta serie, por tanto, centra su atención en la vida del empresario estadounidense Harry Gordon Selfridge, fundador de estos almacenes. Su enfoque innovador y su afán por atraer al máximo número posible de clientes le llevó a combinar moda, perfumería y todo tipo de accesorios en el mayor establecimiento del mundo. Sin embargo, su adicción al juego y a las mujeres complicarán su existencia hasta límites insospechados.

Su mayor aliciente, más allá del interés que os pueda suscitar, viene de la mano de la facilidad de comprensión de sus diálogos. Es una serie en la que encontraréis una buena variedad de acentos y variedades lingüísticas (principalmente estadounidense y británica), una rica y variada terminología y una pronunciación bastante más clara que en otras series de la misma índole.

Parenthood

Lo primero que se suele asegurar al hablar de Parenthood es la gran similitud que guarda con una de las series más populares del panorama actual: Modern Family. Ambas series se centran en las vidas de los miembros de una gran familia, sus tramas se desarrollan en la costa oeste de Estados Unidos y tratan problemas de lo más variopintos.

La familia Braverman, formada por Zeek y Camille, reside en San Francisco. A los muchos problemas del matrimonio se les sumarán los de sus hijos (Adam, Sarah, Crosby y Julia) e incluso los de sus nietos (Haddie, Amber, Drew, Jabbar, Sydney y Max), el último de los cuales padece síndrome de Asperger. Veremos de nuevo a Lauren Graham (Lorelai en Gilmore Girls), esta vez encarnando a Sarah Braverman, divorciada y madre de dos adolescentes.

Por lo general, la serie no es difícil de entender: la terminología no es difícil, los diálogos no son demasiado rápidos y los elementos humorísticos son fáciles de entender. Es una serie muy recomendable, así que no dudéis en echarle un vistazo. 🙂

The Hollow Crown

También en The Hollow Crown vamos a ver caras conocidas, empezando por Tom Hiddleston (el famoso Loki en Thor), Michelle Dockery (Lady Mary en Downton Abbey), Hugh Bonneville (Lord Grantham en Downton Abbey), Andrew Scott y Benedict Cumberbatch (Sherlock Holmes y James Moriarty en Sherlock, respectivamente), entre otros.

La serie en sí consiste en una adaptación de los dramas históricos de Shakespeare (Richard II, Henry IV, Henry V, Henry VI y Richard III), todos ellos centrados en la figura de un monarca británico distinto. El estilo lingüístico de Shakespeare, aunque ligeramente adaptado, se mantiene a lo largo de la serie, lo cual puede llegar a entrañar una problemática bastante curiosa. Por otro lado, mejoraréis bastante vuestros riqueza y comprensión lingüísticas, por lo que merece la pena darle una oportunidad a la serie.

Sherlock

¿Qué decir de Sherlock? Además de ser una de mis series favoritas de todos los tiempos, tiene todos los elementos para engancharnos: una trama original, personajes realistas, toque humorístico, intriga, misterio, banda sonora de 10… ¡y no nos olvidemos del elenco! Sin duda alguna, Benedict Cumberbatch (Sherlock Holmes), Martin Freeman (John Watson) y Andrew Scott (James Moriarty) son los verdaderos responsables del éxito de la serie.

La trama se centra en las aventuras del detective más famoso de la historia, Sherlock Holmes. Se trata, por tanto, de una adaptación de las novelas de Sir Arthur Conan Doyle (como dato curioso os diré que empezó a escribir sobre Sherlock Holmes en Portsmouth 😛 ) al más puro estilo del siglo XXI. Por ello, la tecnología cobra una gran importancia en el desarrollo de la trama, a lo largo de la cual veremos otro lado del famoso detective y de todos los personajes que le rodean, incluyendo al malvado Jim Moriarty.

No voy a engañaros: la serie es difícil de seguir en lo concerniente al aspecto lingüístico. La terminología y la rapidez de los diálogos, en especial los pronunciados por Cumberbatch, pueden suponer un problema al principio, pero no desesperéis. Acabaréis acostumbrándoos al ritmo de la serie y aprenderéis muchísimo, en especial en pronunciación, agilidad y comprensión.

Las posibilidades son infinitas, ¡así que no dudéis en sugerir otras series en los comentarios o vía Facebook o Twitter!

El teléfono móvil en Reino Unido: roaming, compañías y primeros pasos

¡Hola, pompeynianos!

¿Cuántas veces os habéis preguntado si de verdad es necesario tener un móvil inglés cuando estéis en Reino Unido? Todos hemos tenido esa duda alguna vez y en algunas ocasiones es difícil encontrar información al respecto desde nuestro país de origen. Por tanto, en esta entrada os hablaré de lo que yo hice, así como de las principales compañías proveedoras en Reino Unido y, por supuesto, del asunto del roaming.

¿Es necesario tener un móvil inglés?

La pregunta tiene respuesta gallega: depende de vuestros objetivos y de cuánto tiempo vayáis a estar en el país. Sin embargo, ya sea como estudiantes o como trabajadores, si vais a permanecer en Reino Unido más de un mes, os recomendaría encarecidamente que adquirierais un móvil inglés. Veamos las ventajas y desventajas que ofrece esta posibilidad:

MÓVIL INGLÉS
Ventajas Desventajas
  • Necesario para contratos (tanto laborales como de servicios)
  • Difícil de memorizar
  • Gran variedad de opciones (tarjeta SIM vs. contrato)
  • Tarifas asequibles y promociones

Por un lado, si estáis pensando en vivir en Reino Unido, ya sea como estudiantes Erasmus o como trabajadores, necesitaréis un número inglés sí o sí. ¿Por qué? Simplemente porque lo necesitaréis para todos los contratos que firméis (laboral, alquiler, cuenta bancaria, internet, agua, etc.), incluso cuando creáis que no es necesario. Os pondré un ejemplo: al finalizar mi estancia Erasmus en Inglaterra, fui a darme de baja de la compañía de internet que habíamos contratado, en nuestro caso Virgin Media; en la tienda me pidieron mi número de teléfono para confirmar el fin del contrato, y no admitían que les diera ninguna dirección de correo electrónico; la casualidad quiso que me dejara el móvil en casa y, por supuesto, no me sabía el número de memoria, la única desventaja de esta posibilidad; me insistieron muchísimo en que el número de móvil era imprescindible para finalizar el contrato, tanto que casi tuve que darme media vuelta y volver otro día.

También os será muy útil tener un número inglés si queréis conseguir trabajo. No es lo mismo mandar vuestro currículum con un número extranjero que con uno del mismo país en el que estás buscando trabajo, ya que con la primera opción tendréis más posibilidades de conseguirlo.

Otra gran ventaja viene de la mano de la gran variedad de tarifas asequibles que existen en la actualidad en Reino Unido. Un dato curioso que tiene que ver con este hecho es que a los británicos les encanta mandar mensajes de texto. Hoy en día lo más común es que todos ellos dispongan de WhatsApp, pero lo cierto es que una gran parte de la población del país prefiere los mensajes de texto convencionales. Por ello, todas las compañías de servicios de telefonía móvil tienen tarifas en las que incluyen mensajes de texto ilimitados, por lo que la conexión a internet deja de ser obligatoria a la hora de escoger una tarifa. Esto vale tanto para contratos como para tarjetas de prepago. Yo me decanté por esta última opción: fui a la tienda de Vodafone en Commercial Road, compré el móvil más barato que encontré y adquirí una tarjeta SIM de prepago.

Una tarjeta SIM, tantas posibilidades de uso.

¿Roaming en Reino Unido?

Todos estamos al tanto del fin del roaming en la Unión Europea desde junio de 2017, hecho por el que muchos dimos grandes saltos de alegría al enterarnos, ya que las compañías operadoras no nos cobrarían recargos adicionales en materia de itinerancia de datos al desplazarnos a un país dentro de la Unión Europea. Suena muy bien, ¿verdad?

Sin embargo, si vais a vivir en Reino Unido como estudiantes o trabajadores durante un periodo de tiempo mayor a cuatro meses, la fantasía del roaming os servirá de bien poco. Según establece la propia Unión Europea:

De acuerdo con su política de utilización razonable, los operadores pueden controlar y comprobar tu actividad de roaming en los últimos cuatro meses. Si, durante ese periodo, has pasado más tiempo en el extranjero que en tu país y el roaming supera el uso nacional , tu operador puede ponerse en contacto contigo y pedirte que aclares tu situación. Tienes 14 días para hacerlo. Si sigues pasando más tiempo en el extranjero que en tu país y el roaming sigue superando tu consumo nacional, el operador puede empezar a aplicar un recargo a tu consumo en roaming. Los recargos (IVA no incluido) tienen los siguientes límites:

  • 3,2 céntimos por minuto de llamada de voz efectuada
  • 1 céntimo por SMS
  • 7,70 euros por GB de datos (2017)

Por todo esto, el mito del fin del roaming solo sería de utilidad a todos aquellos que estén pensando en pasar un cuatrimestre en una universidad británica o bien en visitar el país como turistas durante un periodo limitado. Para el resto de situaciones, desgraciadamente, no funcionaría.

Pasos para conseguir un móvil inglés

Bueno, no nos queda otra opción que conseguir un móvil inglés. ¿Por dónde empezamos? ¿Podemos conseguirlo antes de pisar suelo británico? ¿Qué compañías ofrecen las tarifas más asequibles? Para dar con la respuesta, deberemos seguir los siguientes pasos:

1.º Decidirnos por el tipo de servicio que queremos

¿Nos conviene más un contrato o una tarjeta de prepago? Depende. Si queréis vivir y trabajar en Reino Unido y contempláis vuestra estancia en el país como algo a largo plazo, lo más cómodo sería que os decantarais por la primera opción. Si sois estudiantes Erasmus y vuestra estancia en el país no va a superar los 10 meses, lo mejor será que os dejéis de contratos y apostéis por una tarjeta de prepago, ya que es difícil encontrar una compañía que ofrezca contratos de menos de 12 o incluso 18 meses. A este respecto os recomiendo dos opciones:

a) Que adquiráis una tarjeta de prepago de la compañía operadora preferida por los estudiantes Erasmus en Reino Unido: Giffgaff. Podéis pedirla desde España y recibirla en vuestro propio domicilio (ya sea en España o cuando lleguéis a Reino Unido), de manera que dispondréis de internet cuando piséis suelo británico. Sus tarifas son muy competitivas tanto para internet como para llamadas nacionales e internacionales.

b) Si preferís no tener que pagar nada de manera fija cada mes, lo mejor es que busquéis un servicio denominado Pay as you go, ofrecido por muchas compañías en el país. Es lo que yo hice, aunque es cierto que no es lo más cómodo, ya que tenía que desplazarme hasta un cajero determinado para poder recargar la tarjeta, pero lo cierto es que tuve que hacer esto muy pocas veces, ya que apenas utilicé mi móvil británico: si quería internet, me conectaba a la wi-fi de mi casa o de cualquier tienda o institución desde mi móvil español, y si quería realizar llamadas internacionales, recurría a Skype (os hablaré de esta opción a continuación). Podéis encontrar esta opción en la gran mayoría de los operadores.

2.º Comparar tarifas

Una vez escogido el tipo de servicio que queremos, deberemos buscar una tarifa acorde. Buscar compañías operadoras puede resultar una labor difícil y, en ocasiones, pesada, por lo que os propongo utilizar uno de los comparadores más famosos del país: MoneySuperMarket.

Comparación de tarifas de tarjeta de prepago en MoneySuperMarket

Si no os fiáis o simplemente preferís comparar vosotros mismos, os recomiendo que le echéis un vistazo a la lista de compañías operadoras que compilé en la sección de enlaces de interés.

3.º Elegir un terminal móvil

Si disponéis de un móvil libre que no vais a utilizar, además del que os traigáis desde España, ya lleváis mucho ahorrado. Si éste no es el caso, lo que os recomiendo es que compréis el más barato posible teniendo en cuenta los servicios que esperáis conseguir con él. En mi caso, como ya os he dicho, no necesitaba internet ni cámara de fotos en mi móvil inglés, así que me decanté por el siguiente:

Móvil simple que escogí durante mi estancia en Reino Unido. Foto cortesía de TechNave.

4.º Preparar el papeleo

Cuando os hayáis decidido por una tarifa, por lo general lo más recomendable es ir en persona al establecimiento de la compañía y hacer los trámites allí mismo. Lo más seguro es que os pidan vuestra dirección en el país y correo electrónico a la hora de conseguir una tarjeta de prepago que no requiera domiciliación bancaria. Para todos los demás casos, necesitaréis llevar con vosotros vuestro número de cuenta. Ojo: en algunos casos es posible que no acepten una cuenta bancaria extranjera, por lo que deberéis crear una cuenta allí. Podéis encontrar más información al respecto en esta entrada.

Skype para llamadas nacionales e internacionales

Otra opción que os recomiendo encarecidamente para llamadas tanto nacionales como internacionales consiste en contratar un plan con Skype. Me di cuenta de que era una magnífica opción para llamar a fijos en España desde donde yo me encontraba, ya que no todo el mundo tiene por qué tener una cuenta en Skype. La verdad es que fue una alternativa muy económica y que creo que os puede ser de gran utilidad a la hora de poneros en contacto con aquellos familiares con los que no podáis hablar de otra manera. Merece la pena echarle un vistazo a sus tarifas.

¡Y hasta aquí la entrada de hoy! Si tenéis alguna otra duda, comentario o sugerencia, no tenéis más que escribir un comentario en esta entrada, contactar conmigo a través de nuestra página de Facebook o Twitter, o bien enviarme un correo electrónico. 🙂

Testimonios Erasmus: «Recomendaría alquilar directamente al dueño, ya que las agencias a veces te ponen muchos problemas a la hora de devolver el depósito»

¡Hola, pompeynianos!

Volvemos con otra entrevista para la sección de Testimonios Erasmus. Esta vez hablamos con María, que tuvo la oportunidad de pasar su estancia Erasmus en Portsmouth como estudiante de Traducción e Interpretación y que, además, cuenta con un canal de YouTube en el que cuenta cosas muy interesantes. ¡No os lo podéis perder!

Recordad que si queréis participar en esta sección, no tenéis más que enviarme un correo electrónico o un mensaje a través de Twitter o Facebook. 🙂

Cuéntanos un poco acerca de ti

¡Hola a todos! Me llamo María y soy de Málaga. Estudié Traducción e Interpretación (inglés- francés- italiano) y el Máster de Profesorado en la Universidad de Málaga.

¿Por qué decidiste elegir Portsmouth como tu destino Erasmus?

Porque podía convalidar mis asignaturas muy bien con las asignaturas que ofrecía la universidad de Portsmouth.

¿Qué fue lo primero que te llamó la atención de la ciudad cuando llegaste?

La zona comercial del puerto, es muy alegre y bonita. Además, ¡hay muchísimas tiendas! Y yo adoro comprar.

¿Te resultó difícil encontrar casa? Háblanos del barrio en el que vives.

Mis tres compañeros de universidad y yo buscamos la casa a través de una agencia por internet unos meses antes de ir. Era algo arriesgado por el hecho de no poder verla en persona, pero tampoco queríamos arriesgarnos a llegar allí y que ya estuviese casi todo cogido por los estudiantes. Para otra ocasión, recomendaría quizás alquilar directamente al dueño, ya que las agencias a veces te ponen muchos problemas a la hora de devolver el depósito.

El barrio en el que viví era Southsea (Bramble Road, cerca del Lidl y del estadio de fútbol) y era una zona repleta de estudiantes y muy cerca de la estación de tren Fratton. La recomiendo completamente.

¿Vivir en Portsmouth es caro?

El alquiler sí, pero por lo demás no es demasiado caro comparado con el nivel de vida de allí.

¿Cómo es un día normal en la vida del estudiante Erasmus en Portsmouth?

Clases cortas en la universidad y mucho tiempo para hacer todo lo que quieras, ya sea ir a tomar un café, de compras, ir a bares universitarios, pasear por el paseo marítimo… Portsmouth es una ciudad universitaria y se preocupa mucho para que haya muchas cosas que hacer para los estudiantes.

María, estudiante de Traducción e Interpretación en Portsmouth.

¿Qué nos puedes contar de tu experiencia en la Universidad de Portsmouth?

Me gustó mucho la forma en la que se dan las clases allí: de manera concentrada, en un menor tiempo y más prácticas, por lo que aprendes más sin aburrirte tanto.

¿Qué te parecen los programas sociales que organiza la universidad y la Students’ Union? 

Fui a varios viajes con la universidad e iba sin falta al Student’s Union todos los viernes, donde hacían karaoke y te lo pasabas muy bien. Además, siempre podías coger el último bus gratuito de la universidad para volver a casa.

¿Podrías compartir una anécdota con nosotros?

Me sorprendió que hubiese zorros por la calle al anochecer y el hecho de que solo recojan la basura un día a la semana.

En tu opinión, ¿qué es lo mejor que tiene Portsmouth?

Que es una ciudad universitaria, el clima no es tan malo por estar al sur, tiene playa y puerto como Málaga y, además, tienes muchos sitios muy chulos cerca para visitar como la Isla de Wight, Londres, Southampton, Brighton, etc.

¿Recomendarías Portsmouth como destino Erasmus a otros compañeros?

DEFINITIVAMENTE SÍ.

¿Algo más que quieras comentar?

Algo que recomendaría y que no me arrepiento para nada es el hecho de haberme buscado un trabajo parcial mientras estudiaba allí. Hice muchos amigos, practiqué muchísimo el idioma, conseguí el NIN (el número de la Seguridad Social de allí) y me abrió muchas puertas al volver a España. Además, pude ahorrar dinero y seguía teniendo mucho tiempo libre para salir y de ocio.

Si queréis saber más anécdotas de mi experiencia o sobre algún tema en particular, podéis ver un vídeo que tengo en mi canal de YouTube donde hablo sobre el tema:

Mi experiencia con el CPE (C2): trucos, claves y consejos

¡Hola, pompeynianos!

Hoy os voy a hablar de mi experiencia con uno de los exámenes de inglés más difíciles a los que me he enfrentado: Cambridge Proficiency (C2). Veréis, mi idea original era presentarme al CAE (C1) o al CPE (C2) al volver de mi año Erasmus, pero la verdad es que no me dio tiempo ni a pensarlo bien, puesto que al volver tuve que terminar y presentar mi TFG en la universidad, matricularme en un nuevo máster, después estudié otro máster más, empecé a trabajar en academias… en definitiva, fue pasando el tiempo (tres años exactamente) y el gusanillo del C2 seguía ahí, no porque me lo pidieran en el trabajo o lo necesitara, sino porque siempre me ha gustado enfrentarme a retos.

Un día, pensando en todo el conocimiento de exámenes de Cambridge que había adquirido mientras preparaba a mis alumnos para el PET, First y Advanced, decidí ponerme en serio y sacarme este examen. Hace unas semanas recibí el resultado… ¡lo aprobé y con la máxima nota posible (Grade A)! Así que en esta entrada voy a compartir consejos, trucos y recursos para que vosotros también os lo podáis sacar, todo ello desde mi experiencia. Por supuesto, éste no es el único método que existe: yo solo os voy a hablar de lo que yo he hecho, de lo que me ha servido (o no) y de los trucos que he ido adquiriendo en los meses de preparación.

Tabla de equivalencia del nivel C2 de Cambridge.

Materiales

¡Vamos al lío! Empezaré por hablaros de los materiales que utilicé, además de los exámenes de prueba en formato papel o digital, para prepararme por mi cuenta. Ojo al dato: todos ellos se pueden encontrar fácilmente en Amazon y en bibliotecas en línea.

Objective Proficiency 2nd Edition Student’s Book With Answers – Cambridge University Press

Cambridge English Proficiency for Updated Exam 1 y 2 – Cambridge University Press

Cambridge English Proficiency: Practice Tests with Key – Oxford University Press

New Proficiency Testbuilder With Key – Macmillan

Es muy importante que tengáis la última edición de todos los libros que os he mencionado, puesto que los posibles cambios de formato del examen estarán incluidos en ellos. Otro dato que debéis tener en cuenta es la opción de que los libros vengan con las soluciones y con el audio (ya sea en CD o como software descargable).

Bueno, ¿qué hice yo con estos libros? Empecé por el Objective Proficiency, viendo cada unidad y apuntando vocabulario útil para los posibles writings y temas para el Speaking. La peculiaridad de este libro es que podéis adquirir el nivel que se pide mientras practicáis las distintas partes del examen. De esta manera, en cada tema tendréis ejercicios de Listening, Speaking, Writing, Reading y Use of English que tendrán que ver con el vocabulario y la gramática que estéis viendo, lo cual resulta muy ameno. No os recomiendo para nada que empecéis haciendo exámenes del tirón, puesto que el susto que os vais a dar va a ser tremendo y vuestra motivación se va a ver bastante resentida. Una vez terminéis el Objective Proficiency, empezad a hacer los exámenes del resto de libros. A este respecto me gustaría comentaros que podéis «traducir» los resultados de vuestros exámenes a resultados reales siguiendo la tabla de conversión de puntos del CPE.

Además de estos materiales, me suscribí a dos sitios web que proporcionan exámenes gratuitos para practicar de cara al gran examen, todos ellos muy fiables y gratuitos (aunque también disponen de versiones de pago): Flo-Joe y Splendid Speaking.

Tiempo de preparación

El tiempo de preparación varía según la persona. No todos tenemos el mismo nivel, y no todos aprendemos al mismo ritmo o de la misma manera o disponemos del mismo tiempo para practicar. En mi caso, yo ya contaba con una buena base en inglés: estudié Traducción e Interpretación, pasé mi estancia Erasmus en Inglaterra, trabajo como profesora de inglés en academias en las que las clases tienen que darse íntegramente en este idioma y, más allá de ello, me encanta el inglés. Todo lo que leo, escucho o veo mientras trabajo o durante mi escaso tiempo libre está en inglés, lo cual fue una gran ventaja. De esta manera, no necesité ningún material de preparación centrado en aspectos gramaticales, pero si consideráis que para vosotros sí podría ser útil, os recomiendo que le echéis un vistazo a los siguientes libros:

Common Mistakes at Proficiency…and How to Avoid Them – Cambridge University Press

Grammar and Vocabulary for CAE and CPE – Longman

Grammar for CAE and Proficiency With Answers – Cambridge University Press

Advanced Grammar in Use – Cambridge University Press

En total, calculo que tardé unos dos meses en prepararme para este examen, el primero de ellos compaginando el trabajo con el estudio, por lo que no podía dedicarle mucho tiempo. Dependiendo de vuestro nivel y de vuestra experiencia previa con Cambridge (si conocéis el formato porque os habéis presentado a otros exámenes antes, es una gran ventaja), tardaréis más o menos en prepararos, pero sí es verdad que no le aconsejaría a nadie presentarse sin haberse preparado durante al menos un mes. Tened en cuenta que no solo tenéis que adquirir el nivel, sino también conocer en profundidad el formato del examen, los trucos, leer los libros que se proponen para la parte de Writing, estudiar verbos frasales y expresiones idiomáticas para el Use of English, familiarizaros con las fórmulas empleadas durante el Speaking y los distintos géneros del Writing, etc. En otras palabras: huid cuando escuchéis «para sacarte tal examen solo tienes que ver series y estudiar gramática»; tener el nivel adecuado, por desgracia, no es lo único que vale, ya que también debéis tener un conocimiento profundo del formato del examen al que os vais a presentar.

Materiales que compilé y empleé para prepararme el CPE.

Preparación del Reading y Use of English (Paper 1)

El primer examen escrito que haréis será el de Reading and Use of English, compuesto por siete partes:

Reading: Parts 1, 5, 6 and 7                                                                         Use of English: Parts 2, 3 and 4

Además de los exámenes de prácticas que encontré en los libros citados anteriormente, me resultó de gran utilidad leer el periódico a diario y libros de distintos géneros en inglés. Uno que me ayudó sobremanera por su estilo académico, muy similar al que piden en este examen, fue Watching the English, de la antropóloga social Kate Fox, pero os digo igual que a mis alumnos: si vais a leer, leed algo que os vaya a gustar. Lo importante es adquirir agilidad y aprender vocabulario, y no vais a conseguirlo si no disfrutáis de lo que estáis haciendo. Para el Use of English, sin embargo, me propuse hacer al menos un crucigrama de The Guardian al día, costumbre que tengo desde hace años.

Trucos:

  • Para las partes 1, 2, 3 y 4, lo único que debéis tener en cuenta es el contexto. En las primeras tres partes haced énfasis en la palabra de antes y de después del hueco, puesto que la mayoría se trata de colocaciones y expresiones hechas. En la parte 4, también llamada Sentence Transformation, sabed que no podéis modificar la palabra que se os da.
  • En la parte 5 encontraréis un texto muy largo y seis preguntas para las cuales se ofrecen cuatro posibles respuestas. La clave en este ejercicio está en los detalles, y un método que me ha ayudado bastante en este sentido consiste en lo siguiente: por lo general, cada pregunta se corresponde con un párrafo distinto; leed el párrafo con especial atención antes de pasar a la pregunta correspondiente, y seguidamente subrayad la posible respuesta en el párrafo, de manera que tengáis muy claro dónde se encuentra la solución y no tengáis duda alguna a la hora de escoger la respuesta adecuada. Recordad, id párrafo a párrafo, no leáis el texto entero.
  • En la parte 6 se os pide que escojáis párrafos para completar un texto teniendo en cuenta que uno de ellos sobra. A mí me funcionó lo siguiente: antes de leer el texto con los huecos, leed y subrayad las palabras e ideas clave de los distintos párrafos que utilizaréis para completar el texto. Centraos en la primera y última frase de cada párrafo. A continuación, id leyendo y subrayando las palabras e ideas clave del texto, de manera que establezcáis posibles enlaces entre el texto y los párrafos. Haced especial hincapié en las terceras personas, en las repeticiones (frases como After that…, Thus…nos dan bastantes pistas de lo que puede haber antes y después) y en palabras que aparecen por primera vez en un párrafo y son descritas en otro (por ejemplo: en el texto se habla de Paranoid Schizofrenia y en uno de los posibles párrafos para completarlo, os viene una definición de este término. ¿Dónde irá este párrafo?).
  • Por último, en la parte 7 se os pide que relacionéis una pregunta con el texto o párrafo en el que aparece la información contenida en ella. En este caso es preferible leer antes las preguntas, subrayando palabras clave, y posteriormente leer los distintos párrafos a la vez que vamos subrayando las palabras o ideas que vemos que tienen relación con las preguntas que hemos leído con anterioridad. No tiene pérdida.

Preparación del Writing (Paper 2)

En este examen encontramos dos partes: la primera de ellas siempre es un essay o ensayo, el cual deberemos escribir de acuerdo a las cuatro ideas claves contenidas en dos textos breves relacionados con el tema principal; en la segunda, podremos elegir entre cinco opciones a saber: artículo, informe (report), reseña (review), carta formal o, nuevamente, ensayo. Lo curioso de este examen es un dato que muy pocas personas saben: podéis prepararos una opción con antelación al examen. Sí, me habéis leído bien: la segunda parte del examen podéis llevarla prácticamente aprendida. Resulta que las dos últimas opciones de la parte 2 del Writing se corresponden con dos libros que Cambridge recomienda leer: la primera opción puede ser, por ejemplo, un artículo sobre x tema del primer libro, mientras que la segunda opción puede ser una reseña del segundo libro. Puede ser cualquier género de los anteriormente descritos, pero relacionados con los libros recomendados.

Yo me decanté por esta última opción: resulta que uno de los libros que Cambridge recomienda este año es The Great Gatsby, así que me lo leí en pocos días (por fortuna se trata de un libro bastante breve y asequible) y busqué toda la información que pude acerca de los posibles temas de los que me podían preguntar en el examen. Compilé vocabulario, practiqué distintos tipos de Writing en este contexto e incluso llegué a formar frases incluyendo la gramática sugerida para el nivel C2. Cuando llegué al examen, no lo dudé: escogí la opción que tenía como protagonista a Gatsby, en mi caso un artículo sobre la relación entre el dinero y dos de los personajes del libro. Si queréis saber qué libros (set texts) propone Cambridge para cada convocatoria, haced clic aquí y seleccionad la pestaña Writing.

Trucos:

  • Aseguraos de que contáis con una buena colección de enlaces avanzados (linkers), vocabulario variado y expresiones gramaticales complejas. En este sentido no deben faltar las inversionscleft sentences, gerundios e infinitivos, tiempos perfectos y continuos y la voz pasiva tanto personal como impersonal.
  • No os olvidéis de preparar bien los distintos géneros textuales: distinguid los formales (ensayos, informes y cartas formales) de los semi-formales (artículos y reseñas), tened clara la estructura de todos ellos, elegid un título original y apropiado para vuestro escrito, comprobad que la introducción y la conclusión son claras y, por último, medid bien el número de palabras. No pasa nada si os pasáis del límite: simplemente tendréis más oportunidades para cometer fallos.
  • Practicad, practicad y practicad. Cuanto más lo hagáis, mejor controlaréis el tiempo y más probabilidades tendréis de escribir un texto de gran calidad y que cumpla con todos los requisitos que este nivel demanda. No os limitéis solo a los exámenes que encontréis: escribid más allá de ellos, en páginas web, blogs o aplicaciones. Por ejemplo, algo que me sirvió bastante fue escribir reseñas de libros que ya había leído en Goodreads. Podéis hacer lo mismo en Tripadvisor, escribir comentarios en las entradas de blogs y noticias de periódico, redactar una carta de presentación para mandar vuestro CV a una empresa británica, etc.

Otro truco de casi obligado cumplimiento consiste en buscar las definiciones de los términos que desconocemos en diccionarios siempre monolingües.

Preparación del Listening (Paper 3) 

El Listening cuenta con cuatro partes en las que se mide la capacidad de análisis e incluso deducción del candidato. Por ello, tendréis que prestar especial atención al tono y las expresiones empleadas por el interlocutor.

De cara a este examen os recomiendo que practiquéis en casa todo lo que podáis. Acostumbraos a escuchar distintas emisoras de radio (como BBC Radio 2 o NPR), ved series, entrevistas y películas en inglés sin subtítulos, buscad podcasts (como las charlas TED), vídeos de noticias y programas que traten temas de distinta índole… las posibilidades son infinitas. Yo, por ejemplo, suelo ver bastantes programas de la televisión británica, entre los cuales destaco This Morning, The Chase, The Great British Bake-Off y Escape to the Country, entre otros.

Trucos:

  • Como siempre, el truco está en subrayar la información clave en las preguntas y no leer las respuestas hasta que la grabación haya finalizado. Resulta muy tentador emplear los 45 segundos que nos da Cambridge para leer y releer hasta la saciedad las posibles respuestas para cada pregunta, pero en mi opinión se trata de un craso error, puesto que ello nos lleva a confundirnos y, por tanto, equivocarnos fácilmente.

Preparación del Speaking (Paper 4)

Ay, el Speaking… ese gran enemigo del cual sabemos bien poco. Se trata, sin duda alguna, del examen que nos produce un mayor grado de estrés. ¿Cómo lo abordamos entonces?

El primer consejo que os voy a dar es muy simple: sed vosotros mismos. Os preguntaréis qué tiene que ver con el examen, ¿verdad? Pues lo cierto es que mucho. Paso a describiros mi caso como ejemplo: tras haber buscado frases avanzadas que quedan muy bien, conectores complejos, vocabulario forzado e incluso artificial y haber ensayado hasta la saciedad, llegué al examen con la sensación de que no sabía hablar inglés. Me había obsesionado tanto con querer bordar el examen que me olvidé de lo verdaderamente importante: el aspecto comunicativo, la naturalidad al hablar, las expresiones del día a día. Cuando estaba haciendo el examen, recuerdo que me sentí bloqueada en algunos momentos precisamente porque no estaba siendo natural, no estaba respondiendo tal y como lo haría en una conversación con un hablante nativo, y lo pasé bastante mal antes, durante y después del examen, pero aprendí una valiosa lección. Al final, tal y como se suele decir, menos es más, también en este ámbito.

A la hora de practicar de cara al examen, lo mejor es que busquéis ayuda profesional: buscad a un profesor cualificado (no tiene por qué ser nativo, simplemente que tenga experiencia impartiendo el nivel del que os vais a examinar) y seguid sus recomendaciones. Si sabéis de alguien que también se haya sacado el C2, podéis practicar con él o ella. En mi caso, yo confié plenamente en mi novio, que también es profesor de inglés, para practicar el Speaking, en especial la interacción requerida para las partes 2 y 3.

Trucos:

  • Uno de los parámetros que se miden en este examen, además de la variedad de vocabulario/gramática y la coherencia de las ideas, es la interacción. Por ello, no os olvidéis de interactuar lo máximo posible con el otro candidato: hacedles preguntas, preguntadles acerca de su opinión, interrumpid cuando lo veáis necesario y, sobre todo, no monopolicéis el discurso.
  • Hablar rápido no es sinónimo de tener un mayor dominio de la lengua en cuestión, por lo que os recomiendo que mantengáis el mismo ritmo y tono que tenéis normalmente al hablar en inglés, cuidando la pronunciación y la coherencia de las ideas en todo momento.
  • No os preocupéis si el examinador os interrumpe: es preferible que habléis más de la cuenta a que os sobre tiempo y no sepáis de lo que hablar. Esto no significa que os vayáis por las ramas y habléis de cosas que poco tienen que ver con el tema principal del que se estaba hablando. Si caéis en este error, os penalizarán.

La clave

Todo se reduce a lo que yo llamo la Regla de las 4 P: práctica, perseverancia, perspicacia y paciencia. Como una vez bien me dijeron, este examen no se centra en medir cuánto inglés sabes, sino qué sabes hacer con él. Dicho esto, haced caso omiso de la leyenda que dice que para sacarse el C2 basta con practicar con hablantes nativos y leer mucho. Sí, es cierto que ayuda, pero no lo es todo, ya que conocer bien el formato del examen y los posibles fallos que tengáis debido a ello os supondrán una ventaja inigualable.

¡Y llegamos al final de esta larga pero completa entrada! ¿Os animáis a presentaros al CPE? ¿Tenéis alguna otra duda o pregunta respecto al examen y su preparación? ¿O simplemente queréis contar vuestra experiencia? Espero vuestros comentarios, tuits o correos al respecto. 😛

¡Hasta la próxima!

Erasmus en Portsmouth: ¿residencia o casa para compartir?

¡Hola, pompeynianos!

Hoy vamos a hablar de un tema acerca del cual me preguntáis bastante por correo electrónico y que resulta ser uno de los primeros problemas que os planteáis a la hora de planificar vuestra estancia Erasmus: ¿nos vamos a una residencia o buscamos compañeros y casa para compartir? ¿Qué ventajas y desventajas tiene cada opción? ¿Qué otras opciones existen?

Todo lo que voy a contar a continuación está basado en mi experiencia y en lo que vi durante mi año en Portsmouth, pero, como con todo, esta cuestión también depende de vosotros mismos y de los objetivos que tengáis en mente para este año tan importante. Si para vosotros lo primordial es mejorar vuestro nivel de inglés, no os aconsejaría para nada compartir casa con compañeros de vuestra misma nacionalidad o lengua materna. Por el contrario, si lo que buscáis es vivir una experiencia diferente y ya conocéis a gente con la que vais a compartir destino Erasmus, seguramente prefiráis compartir casa con ellos. Haré referencia a este tema más adelante, por lo que centrémonos primero en lo que me gusta llamar «el eterno dilema».

Rees Hall, residencia de la Universidad de Portsmouth.

El eterno dilema

¿Nos vamos a una residencia o buscamos compañeros para alquilar una casa? Ambas opciones tienen, como todo, ventajas y desventajas, de manera que en las siguientes tablas os he recopilado las más importantes y que debéis tener en cuenta a la hora de tomar la decisión.

Empecemos por las residencias. A mi parecer, la principal ventaja de escoger esta alternativa se encuentra en el aspecto económico. Me explico: las residencias suelen incluir el coste de las facturas (agua, gas, electricidad e internet) dentro del precio del alojamiento en sí (con todos los servicios que ofrecen a este respecto), por lo general más económico que si buscamos un alquiler por nuestra cuenta (que la mayoría de las veces no incluye todas las facturas). Al ser un precio fijo, sabréis también en todo momento la cantidad de dinero que necesitaréis cada mes. Además, la comodidad de no tener que estar pendiente del dinero que nos queda en el contador y de no tener que salir a cualquier hora a buscar vuestro paypoint más cercano para recargar las tarjetas no tiene precio. Otro aspecto favorable es que no tendréis que preocuparos en buscar compañías de internet, ni esperar a que os lo instalen, ni tener que firmar ningún contrato engañoso: llegáis a la residencia y ya disponéis de todo lo que os hará falta, sin más (a excepción de la ropa de cama y otros objetos de primera necesidad; podéis encontrar una guía rápida de cosas que necesitaréis aquí). En este sentido, tampoco tendréis que pensar en compartir gastos con el resto de compañeros.

Las residencias suelen encontrarse muy céntricas y cercanas a las distintas facultades de la universidad, por lo que por norma general no tendréis que depender de ningún medio de transporte para llegar a tiempo a clase. Otro aspecto muy interesante que ofrece esta opción tiene que ver con la oportunidad de conocer a gente nueva, de distintas nacionalidades y culturas y de las cuales poder aprender muchísimas cosas.

RESIDENCIAS
Ventajas Desventajas
  • Facturas incluidas
  • Dificultad de conseguir una plaza
  • Mayor comodidad
  • Restricciones impuestas por la residencia
  • Cercanas a la universidad
  • Instalaciones compartidas con muchas personas
  • Oportunidad de conocer a gente nueva

Pero no es oro todo lo que reluce, por desgracia. A estas ventajas debemos sumarle algunos puntos negativos, siendo el más importante la (casi) imposibilidad de conseguir una plaza en las residencias de la universidad. Normalmente las universidades reciben un gran número de peticiones por parte de estudiantes internacionales que, a diferencia de los Erasmus, sí pagan las tasas de la universidad y se encuentran en una posición algo difícil a la hora de encontrar alojamiento. Por ello, las universidades suelen darle prioridad a este tipo de estudiantes. Si sobran plazas, los estudiantes Erasmus cuya estancia no supere un cuatrimestre tienen preferencia, así que podríamos decir que es muy difícil conseguir entrar en una residencia. Otra dificultad añadida en el caso de que sí consiguierais entrar vendría de la mano de la política de cada residencia en materia de restricciones, así como la posibilidad de no encontrar la tranquilidad y concentración necesarias para estudiar.

Veamos ahora las ventajas y desventajas que ofrecen las casas para compartir, la opción por la que yo acabé decantándome. Yo diría que la más importante y conveniente para cualquier estudiante es la independencia, o dicho de otro modo, la libertad que nos dan a la hora de organizar eventos, invitar a amigos o incluso entrar y salir de casa. Si bien es cierto que existen reglas impuestas por los caseros, éstas no suelen ser tan restrictivas como las de las residencias. Otro argumento pro-alquiler es que podemos elegir con quién vamos a compartir la casa y dónde, siempre y cuando lo hagáis con tiempo y asegurándonos de que las opciones que barajáis son las correctas. Con esto me refiero a que busquéis información sobre los barrios o zonas que tenéis en mente y, sobre todo, que os cercioréis de que los compañeros con los que vais a compartir la casa son de confianza y los conocéis lo suficientemente bien como para estar seguros de que no va a surgir ningún problema en materia de convivencia.

CASAS PARA COMPARTIR
Ventajas Desventajas
  • Independencia
  • Precio normalmente elevado
  • Menos restricciones
  • Seguridad
  • Elección de compañeros y barrio
  • Posibles problemas con el casero

Por otro lado, la principal desventaja de esta alternativa, como no podría ser de otra manera, es de índole económica. Depende de la zona, por supuesto, pero lo más usual es que los alquileres sean más elevados que la cuota de las residencias. Además, la mayoría de las casas de alquiler no incluyen todas las facturas (o incluso, como en mi caso, ninguna) en el precio final, por lo que el gasto suele ser aún mayor. Otro aspecto negativo es el tema de la seguridad, y con ello no quiero decir que Portsmouth sea una ciudad poco segura, pero sí que es cierto que duermes con más tranquilidad en una residencia, sabiendo que es muy poco probable que entren a robar con todos los dispositivos de seguridad que la universidad pone a disposición de las residencias. Por último, y también depende del caso, no es lo mismo el servicio de atención al estudiante de la residencia que el que proporciona el casero. Este último puede ponernos más pegas a la hora de devolver el depósito o arreglar desperfectos en la casa. En mi caso, he de decir que mis caseros fueron maravillosos e incluso accedieron a comprar un televisor y unos espejos antes de que nos instaláramos, y en todo momento se mostraron accesibles y cercanos, pero sé que éste no fue el caso de muchas otras personas.

Otras opciones

Otra opción, aunque menos popular que las anteriores, es el lodging, que consiste en buscar a una familia con la cual convivir durante todo el año. Se paga una cuota semanal o mensual que suele incluir las facturas y la comida y listo. Esta alternativa tiene la ventaja de que se conoce la cultura del país de primera mano, además de la posible reducción económica que conlleva compartir una casa con una familia desconocida. Entre las desventajas yo destacaría las posibles restricciones impuestas por la familia.

Como ya os comenté en una entrada anterior, la universidad también pone a vuestra disposición un servicio de alojamiento privado llamado Portsmouth Student Pad. Aquí podréis seleccionar las opciones que más os convengan y buscar una casa o una habitación para alquilar. Todas las casas y, por consiguiente, sus propietarios han sido registrados y evaluados por la propia universidad, por lo que se trata de una opción muy fiable. Si no encontráis nada de vuestro gusto aquí, podéis buscar en agencias como ésta, que mantiene un acuerdo con la Students’ Union de Portsmouth.

Al igual que existen residencias de la universidad, también podemos encontrar residencias privadas. Éstas son más escasas en número y posiblemente más caras que las primeras, pero en ocasiones pueden llegar a ser la única opción viable si no encontráis una casa que os dé confianza o una plaza en la residencia de la universidad. Algunos ejemplos que he encontrado son Catherine House, justo al lado de Victoria Park y la estación de Portsmouth & Southsea, y las residencias Unilife, pero la verdad es que no tengo ninguna referencia directa de ellas.

Recordad que podéis encontrar más información respecto a este tema en el extenso folleto que os ofrece la Universidad de Portsmouth. Si tenéis alguna duda o problema con vuestro alojamiento, contactad con el departamento de alojamiento para estudiantes internacionales (EU students) y os responderán a la máxima brevedad posible.

¡Y hasta aquí la entrada de hoy! Espero que os haya sido de utilidad para decidiros 🙂 No obstante, si tenéis alguna otra duda, sugerencia o comentario, podéis poneros en contacto conmigo de diversas maneras: dejando un comentario en esta entrada, a través de Twitter o Facebook, o bien por correo electrónico. 😛

Exámenes Trinity – Cómo preparar el listening del ISE II por tu cuenta (I)

¡Hola a todos, pompeynianos!

Hoy inauguramos sección, esta vez dedicada a la preparación de exámenes oficiales de inglés. Como muchos ya sabéis, soy profesora de inglés y en la actualidad trabajo en varias academias que se dedican a preparar a los alumnos para la obtención de certificados oficiales de inglés: desde los famosos Cambridge (KET, PET, FCE, CAE y CPE) hasta los celebérrimos Trinity (ISE I, ISE II, ISE III e ISE IV). Sin embargo, no es todo oro lo que reluce.

Si hay algo en lo que coincidimos tanto profesores como alumnos de Trinity es en señalar la escasez de recursos para preparar y practicar de cara al examen. En la actualidad podemos contar el número de libros dedicados a este fin con los dedos de una sola mano… y nos sobrarían unos cuantos. Pero lo que realmente preocupa es el listening, así que en esta entrada os presento unos cuantos ejercicios que yo misma he probado con mis alumnos este curso y que han resultado bastante fructíferos. Todos ellos se basan en las aclamadas charlas TED y en otros canales accesibles vía YouTube y constan de preguntas y respuestas para que podáis practicar en casa.

Hoy nos centraremos en practicar el listening para uno de los niveles más altos: el ISE II, equivalente al B2 en el Marco Común Europeo de Referencia. Pero antes de empezar con los vídeos, conviene que dejemos claras algunas instrucciones y recomendaciones:

  1. Como ya sabéis, la parte de independent listening de los exámenes Trinity se centra en la reproducción de una grabación de aproximadamente 3 minutos. Tenéis dos oportunidades para escucharla. Durante la primera escucha, solo debéis centraros en extraer la idea principal de la grabación sin tomar notas, de manera que después seáis capaces de resumir la misma en una o dos frases. Antes de empezar la segunda escucha, el examinador os hará una pregunta que deberéis apuntar en vuestro cuaderno o folio. Esta pregunta es clave, puesto que tras la segunda escucha (y tomando notas esta vez) tendréis que responderla en menos de un minuto. Tened estas instrucciones en cuenta a la hora de practicar con este material y no os preocupéis por la duración de los vídeos.
  2. Es una buena idea no ver el vídeo mientras practicáis. Dicho de otra manera: reproducid el vídeo pero no veáis las imágenes, simplemente escuchad. Así os acostumbraréis al ambiente real del examen.
  3. Una vez terminadas las escuchas, y si lo consideráis oportuno, volved al vídeo y vedlo de nuevo con o sin subtítulos. De esta manera comprenderéis los posibles fallos que habéis tenido durante la práctica.
  4. Es normal que  no os salga todo bien a la primera. Los vídeos que aquí os propongo son bastante avanzados para el nivel que se os pide. Tened en cuenta que son vídeos realizados por hablantes nativos para hablantes nativos. Sin embargo, coincidiréis conmigo en que es preferible acostumbrarse a algo ligeramente más difícil de lo que vais a experimentar que todo lo contrario, así que no desesperéis y seguid practicando.

En esta primera entrada vamos a ver cinco ejemplos de charlas TED que pueden servir de práctica para el examen de listening:

1. Why I live a zero waste life – Lauren Singer

  • What made Lauren decide to stop using plastic?
  • What measures did she take to lead a zero waste life?
  • What benefits of living a zero waste life does she mention?
  • What does she say about making her own products?
  • Why does she live a zero waste life?

ANSWERS

  • While studying Environmental Studies at university, she noticed that one of her classmates used plastic all the time, thus creating more garbagge. After realising that she was doing the same, she decided to quit plastic.
  • (1) She stopped buying packaged products (2) She started making her own products (3) She began to buy second-hand items (4) She downsized the number of things she had.
  • (1) She saves money (2) She eats better (3) She feels happier.
  • She is able to control the ingredients and appearance of the products she makes
  • Because she wants to be remembered about the things that she did, not the garbagge that she left behind.

2. Music is medicine, music is sanity – Robert Gupta

  • What happened to Nathaniel?
  • What happened after Nathaniel’s first lesson?
  • Robert says that ‘for Nathaniel, music is sanity’. Why?

ANSWERS

  • He suffers from paranoid schizofrenia. He stopped foing to Juilliard and became a homeless man in Los Angeles.
  • He transformed his rage into understanding and curiosity and started to play the violin.
  • Because it allows him to shape his thoughts into reality through creativity.

Podéis encontrar más ejercicios en torno a este vídeo aquí.

3. Try something new for 30 days – Matt Cutts

  • What are the advantages that Matt mentions about the 30-day challenge?
  • What did he learn thanks to the 30-day challenge?

ANSWERS

  • (1) Time was more memorable (2) His self-confidence grew (3) He realised that everything was possible with enough motivation.
  • He learnt that through small and gradual changes he was able to make a big impact on his life.

Ejercicio de extensión: prepara una breve exposición (aproximadamente 1-2 minutos) acerca del reto de 30 días que estarías dispuesto a aceptar. Incluye información acerca del reto, ventajas y posibles desventajas, expectativas, etc.

4. The world’s English mania – Jay Walker

  • What other manias does Jay describe?
  • What does English represent?

ANSWERS

  • Jay mentions manias about The Beatles, football, religion and political movements.
  • English represents hope for a better future, a future where a common language unites people to solve their problems.

Ejercicio de extensión: Write an essay in which you reflect about English-mania and offer your opinion.

5. I am not your Asian stereotype – Canwen Xu

  • What kind of questions did clueless people usually ask Canwen?
  • What did she discover while playing The Sims 3?
  • What does she think of talking about race issues?
  • They would ask her (1) if she knew another Chinese friend just because she was of Chinese origin (2) where her name came from (3) they would confuse her with another Asian person (4) where she was really from.
  • She discovered that ‘white’ had become her norm too, as she had designed white characters instead of making them similar to her.
  • Just because they are controversial, people should talk more about race issues.

¡Y hasta aquí la entrada de hoy! Seguid atentos al blog porque seguiré subiendo entradas con más vídeos y recursos para prepararnos de cara a los exámenes de Trinity y Cambridge. 🙂 Por supuesto, si tenéis alguna sugerencia, comentario o duda, contactad conmigo a través de los comentarios o por correo electrónico. ¡Y no olvidéis seguirnos por Facebook!

Día de museos en Portsmouth (II)

¡Hola, pompeynianos!

Hace unas semanas os hablaba de una posible ruta de museos en Southsea, entre los que destaca el Portsmouth City Museum. Sin embargo, dado el gran patrimonio cultural que Portsmouth tiene que ofrecernos, en esta segunda entrada os hablaré de otra ruta alternativa de diferentes museos. ¡Sígueme y vámonos! 🙂

La ruta que seguiremos será la siguiente:

Charles Dickens Birthplace Museum

Dónde: Old Commercial Road, Portsmouth

Horario de apertura: 10.00 – 17.30 de viernes a domingo (de marzo a octubre)

Entrada: £4.20 para adultos, £3.20 para estudiantes; Gratuito para residentes en Portsmouth

Duración aproximada de la visita: 45-60 minutos

Sitio web

En esta ocasión empezaremos nuestra ruta en el distrito de Landport. Es aquí donde encontramos la casa natal de unos de los escritores más importantes de la literatura universal: Charles Dickens. Aunque solo pasó sus primeros cinco meses de vida en esta dirección, la asociación que gestiona el museo pudo obtener en subasta algunos muebles y objetos personales del autor, entre los que destaca el sofá en el que murió.

El museo cuenta con una pequeña tienda al inicio de la visita en el que podréis encontrar todo tipo de parafernalia relacionada con Dickens, situada en el sótano de la casa. Hasta un total de cuatro plantas componen la casa, cada una de ellas compuesta por una serie de habitaciones adornadas con muebles propios de la época, algunos de los cuales pertenecieron al célebre escritor. En algunas ocasiones también podréis ver algunos de sus dibujos y escritos.

Por lo general se trata de un museo pequeño y bastante coqueto, de obligada visita para todos los fans de la literatura y, en especial, del autor. Es cierto que es algo complicado dar con él, puesto que la calle en la que se encuentra no hace sospechar de la existencia de ningún museo, y la fachada de la casa no destaca por nada especial más allá de la pequeña placa circular que indica que Dickens nació en ese mismo lugar.

Charles Dickens Birthplace Museum, en Old Commercial Road. Foto cortesía del museo.

Una vez finalizada la visita, ponemos rumbo al siguiente punto de nuestra ruta: Portsmouth Historic Dockyard. Tenemos dos opciones para desplazarnos hasta este lugar:

  1. Ir andando (30 minutos de recorrido): recorred Old Commercial Road y girad a la derecha cuando veáis el inicio de Church Street. Seguid por Hope Street, Alfred Street y, finalmente, Queen Street hasta que ésta desemboque en Main Road.
  2. Coger el autobús Solent Ranger X4, The Star 8 o First PR hasta The Hard Interchange Stand J (10 minutos de recorrido): suelen pasar con frecuencia y os dejarán muy cerca de la entrada a Portsmouth Historic Dockyard. La parada se encuentra en Mile End Road, a escasos minutos del museo.

Portsmouth Historic Dockyard

Dónde: Victory Gate, Her Majesty’s Naval Base

Horario de apertura: 10.00 – 17.00 (de noviembre a marzo), 10.00 – 17.30 (de abril a octubre)

Entrada: £28 para adultos y £25.50 para estudiantes (entrada que incluye visita a todos los museos del Historic Dockyard y Gosport)

Duración aproximada de la visita: 2-3 horas

Sitio web

Llegamos a Main Road y nos adentramos en las profundidades de la historia naval de Portsmouth. Portsmouth Historic Dockyard forma parte de la base naval de la ciudad y está abierta al público todos los días del año (exceptuando algunos festivos). La entrada es gratuita, pero si queremos visitar sus atracciones turísticas tenemos que pagar. Lo más cómodo y económico, sin duda, es comprar un All Attraction Ticket que nos permita entrar a todos los barcos y museos sin tener que pagar la cuota individual. Otra ventaja es que podemos optar a ir a Gosport en transbordador o waterbus, ya incluido en la entrada, y visitar también los museos de la Royal Navy que se encuentran allí.

National Royal Navy Museum, en Historic Dockyard. Foto cortesía del museo.

Dado el número de atracciones que comprende Portsmouth Historic Dockyard, vamos a hablar brevemente de cada una de ellas:

  • National Museum of the Royal Navy

Abierto por primera vez en 1911, este museo cuenta con una gran variedad de artefactos navales de todas las épocas distribuidos en tres naves, dos de las cuales fueron construidas en el siglo XVIII. Sus exposiciones se centran, sobre todo, en la batalla de Trafalgar, y en la actualidad podemos ver cuatro exposiciones o colecciones permanentes: Victory Gallery, que cuenta la historia del HMS Victory, uno de los barcos que también podemos visitar en el Dockyard; Nelson Gallery, centrada en la persona del almirante Horatio Nelson; Sailing Navy Gallery, en la que podemos aprender más acerca de la vida en la marina británica; y, finalmente, HMS Hear My Story, en la que descubriremos historias impactantes y bastante curiosas acerca de todos aquellos que formaron parte de la marina británica durante los últimos cien años, en especial en Portsmouth.

  • Action Stations

Que no os engañe su localización: Action Stations no tiene nada que ver con la base naval en Portsmouth, aunque muchas de las actividades que proponen sí que están inspiradas en ella. Todo lo contrario: se trata de un centro recreativo en el que podéis poneros a prueba de distintas maneras. Os haréis una mejor idea de a lo que me refiero si veis el siguiente vídeo:

  • HMS M33

Este barco monitor es famoso en todo el país por ser uno de los tres únicos que se conservan de la Primera Guerra Mundial. Lleva en exposición desde el año 2015, por lo que es una de las adquisiciones más recientes del Historic Dockyard.

  • HMS Warrior 1860

El Warrior fue el primer buque acorazado de la armada británica, construido en contraposición al francés La Gloire. Quedó obsoleto muy pronto, pero la grandeza y el esplendor que emanan de él lo hacen un punto clave y de obligada visita. Al entrar al barco por la pasarela accederéis directamente a la cubierta, desde la cual podréis disfrutar de unas vistas bastante peculiares de Portsmouth. Después podéis bajar por unas escaleras para ver el interior del barco, en el que se encuentran una serie de cañones y objetos de la época que reflejan cómo era la vida en alta mar. Personalmente os puedo decir que fue el barco que más me gustó de todos los que visité. ¡No os olvidéis de haceros alguna foto en la cubierta con las banderas de fondo! 🙂

  • HMS Victory

El Victory es el único navío de línea que se conserva en condiciones originales, pero ha pasado a la historia por ser el buque insignia del almirante Horatio Nelson. De hecho, Nelson murió en este barco durante la batalla de Trafalgar, y se dejó constancia de ello en una placa situada justo en el lugar en el que yació, en la cubierta. El barco se encuentra en un dique seco del Dockyard, y la verdad es que impresiona mucho al acercarse a él, puesto que puede apreciarse claramente lo grande que es. En su interior, además de los típicos cañones y armas, también se pueden ver los camarotes, objetos personales e incluso prendas de vestir.

Lugar en que el almirante Nelson murió, en HMS Victory. Foto cortesía del museo.

  • Mary Rose Museum

Recuerdo como si fuera ayer la primera vez que vi el Mary Rose. Entré en el museo porque, sinceramente, me salió gratis gracias al Victorian Festival of Christmas, así que no podía perdérmelo, pero no sabía nada acerca del barco ni de lo que me iba a encontrar. El museo es enorme: consta de varias plantas, todas ellas laberínticas y con una gran colección de objetos recuperados del fondo del mar. Y no solo objetos, ya que también tuve la ocasión de ver esqueletos: tanto de humanos como de uno de los perros que se encontraban a bordo del barco cuando naufragó… y, por supuesto, el propio esqueleto del barco.

Interior del Mary Rose. Foto cortesía del museo.

Dicen que el Mary Rose, construido en los astilleros de Portsmouth entre los años 1509 y 1511, era el barco favorito del rey Enrique VIII. Y debió serlo, puesto que le puso el nombre de su hermana favorita. Tras participar en varias batallas exitosas para el ejército británico contra los franceses, el Mary Rose se hundió debido a una fuerte ráfaga de viento en mitad de una batalla contra el ejército francés en aguas británicas, todo ello vislumbrado por el propio monarca desde otro barco. Nada pudo hacerse para salvar al barco ni a los más de 200 miembros de su tripulación, que murieron ahogados y cuyos restos fueron rescatados hace relativamente poco, junto a una colección de más de 20.000 objetos personales.

  • Royal Navy Submarine Museum

El principal cometido de este museo, que se encuentra en Gosport, es informar acerca de la historia de los submarinos y dar cuenta de su evolución desde la época de Alejandro Magno hasta la actualidad. Por ello, sus colecciones principales están compuestas por un gran número de submarinos y torpedos de distintas clases.

  • Explosion Museum of Naval Firepower

Como su nombre bien indica, en este museo podremos ver una gran variedad de armas de fuego y artefactos, entre los que destacan los torpedos, destructores antisubmarinos, misiles y minas, entre otros. Al igual que el anterior, este museo se encuentra en Gosport.

¡Ya no tenéis excusa para no aprender de la cultura británica! Portsmouth está llena de museos y seguro que algunos, si no todos, os llamarán la atención. 😛 Y si no os apetece dejaros tanto dinero ahora mismo, recordad que siempre podéis esperar hasta el siguiente Victorian Festival of Christmas para verlo todo a un precio más reducido.

¡Hasta la próxima!

Testimonios Erasmus: «Lo mejor es la gente, la tranquilidad y la facilidad con la que uno llega a sentirse en casa estando tan lejos de esta»

¡Hola, pompeynianos!

Seguimos, como cada mes, con la sección de Testimonios Erasmus. En la entrada de hoy hablamos con Ana, antigua estudiante Erasmus en Portsmouth durante el curso 2013-2014 con la que tuve la oportunidad de compartir parte de mi experiencia en esta maravillosa ciudad. De hecho, vivíamos en la misma calle, ¡fijaros qué casualidad! Desde aquí aprovecho también para agradecerle a Ana su participación en el blog, especialmente por toda la información que ha podido aportar en esta entrada. ¡Gracias, Ana!

Si queréis participar en esta sección, o bien en la de Españoles en Portsmouth (si os encontráis trabajando en la ciudad), no tenéis más que enviarme un correo electrónico o un mensaje a través de nuestra página en Facebook. 🙂

¡Empecemos, pues, con la entrevista!

Cuéntanos un poco acerca de ti

Soy granadina y tengo 22 años. Desde hace un año soy traductora e intérprete de inglés y árabe, me gradué el año pasado en la Facultad de Traducción e Interpretación de la Universidad de Granada. Actualmente, trabajo en el Departamento Internacional del Hospital Vithas La Salud de Granada y mi función, además de interpretar para todos aquellos pacientes que lo necesiten, es gestionar el paso por el hospital de todos los pacientes internacionales.

En relación con mi estancia en el extranjero, disfruté de la Erasmus en mi segundo año de carrera para poder adquirir una competencia lingüística sólida para afrontar con éxito mis futuras asignaturas de traducción e interpretación de la carrera y, posteriormente, enfrentarme al mundo laboral y desenvolverme cómodamente en mi lengua de trabajo.

¿Por qué decidiste elegir Portsmouth como tu destino Erasmus?

Desde el principio tenía muy claro que quería irme a una ciudad en el Reino Unido. Londres, Liverpool o Edimburgo son destinos muy atractivos para todos los que amamos el mundo anglosajón, sin embargo, son emplazamientos poco prácticos para los estudiantes, principalmente debido al factor económico y al hecho de que son zonas que acogen muchos extranjeros, lo que limita la posibilidad de practicar el idioma o de hacerlo con nativos. Tras barajar distintas opciones, me decanté por Portsmouth por su tamaño y precio asequibles, por ser una ciudad costera y cercana a la capital y por la gran oferta de asignaturas compatibles con mis estudios en mi universidad de origen, sobre todo, por la existencia de asignaturas de árabe y cultura árabe, algo poco común en los destinos Erasmus.

¿Qué fue lo primero que te llamó la atención de la ciudad cuando llegaste?

Probablemente, lo primero que me llamó la atención fue la gran acogida por parte de las instituciones académicas de la Universidad de Portsmouth. Te lo facilitan todo desde el principio en todos los sentidos; asistencia médica, cuenta bancaria, información sobre los servicios disponibles, transporte universitario gratuito, instalaciones, etc.

Poco tiempo después, hubo otras cosas llamaron mi atención, como la tranquilidad que el mar proporcionaba a la ciudad, la cercanía de la gente, la diversidad de las actividades para realizar, la frenética vida universitaria y la buena comunicación con otras ciudades del país.

¿Te resultó difícil encontrar casa? Háblanos del barrio en el que vives.

Yo comencé a buscar casa con otros dos compañeros de mi facultad un mes antes de irnos. Buscamos en varias webs y en una página de Facebook de la Universidad de Portsmouth encontramos una chica francesa que tenía varias casas vistas y buscaba tres inquilinos más para compartir gastos. Así que ella se encargó de buscarla, nos iba enviando fotos y explicándonos las características y nos decidimos por una en la zona norte del barrio de Southsea, cerca de la estación de Fratton. Lo más engorroso fueron los trámites del contrato con la inmobiliaria; nos pedían todo tipo de documentación y un aval, por supuesto. La burocracia fue lo que más tiempo nos llevó.

Mi barrio estaba compuesto por casas adosadas principalmente, donde residían familias y otros estudiantes, de hecho, en nuestra misma calle y a una manzana de allí, podíamos encontrar más de 6 o 7 compañeros de la facultad. También estaba provisto de servicios, supermercados y comercios y, en nuestro caso concreto, estábamos a 3 minutos caminando de la parada de bus universitario, gratuito para los estudiantes. El mar, la zona de ocio y el Sea Common quedaban a unos 10 minutos a pie también.

¿Vivir en Portsmouth es caro?

Lo primero que tenemos que pensar es que vivir en Inglaterra es caro, sea donde sea. Sin perder de vista esto, vivir en Portsmouth no es tan caro como vivir en otras ciudades. Creo que es una ciudad bastante asequible y conveniente para los estudiantes.

Ana, estudiante Erasmus de la Universidad de Granada.

¿Cómo es un día normal en la vida del estudiante Erasmus en Portsmouth?

¡Esta pregunta me produce mucha nostalgia! Un día normal podían incluir unas 4 horas de clase por la mañana o por la tarde. Un café en casa y dos horas en la Orquesta de la Universidad a la que me apunté o en cualquier otra social de la que uno fuera socio.

Por la noche el plan era casi siempre salir, ya fuese a una discoteca, pub o, muy frecuentemente, a una houseparty. Daba igual que lloviera o hiciese viento, siempre se salía, si no, convocabas la fiesta en tu casa o en la del vecino y ¡listo!

¿Qué nos puedes contar de tu experiencia en la Universidad de Portsmouth?

La Universidad de Portsmouth funciona muy bien. Está muy acostumbrada a recibir estudiantes extranjeros y todo son facilidades. La administración, el servicio de copistería, la biblioteca o el sistema de entrega de trabajos eran algunas cosas que funcionaban especialmente bien. Las instalaciones están provistas de numerosos recursos tecnológicos y documentales de fácil acceso para los estudiantes de la Universidad. Sin embargo, ese fácil acceso estaba muy restringido a los usuarios universitarios.

Las clases era muy dinámicas y, en comparación con el número de horas en Granada, cortas. El nivel de exigencia en comparación con Granada era inferior y la intensidad de las clases era más baja también. Incluso en asignaturas de cursos superiores e integradas únicamente por estudiantes nativos me encontré cómoda y, si tuve alguna duda o dificultad concreta, el personal docente me la resolvió amablemente.

¿Qué te parecen los programas sociales que organiza la universidad y la Students’ Union? 

Este órgano de la Universidad se encargaba de gestionar el ocio y tiempo libre de los estudiantes y organizaban todo tipo de eventos y excursiones. Generalmente se organizaban noches temáticas; karaoke, Eurovisión, Mundial de Fútbol, etc. que se emitían en grandes pantallas. Algunas excursiones incluían viajes a otras ciudades o a pueblos de interés cultural o la asistencia a las ‘universiadas’ deportivas entre la Universidad de Southampton y la de Portsmouth. La Student’s Union era un punto de encuentro estupendo para hacer amigos e integrarse.

¿Podrías compartir una anécdota con nosotros?

Hay muchas anécdotas que contar sobre mi estancia en Portsmouth, pero, de esas que se pueden contar, destacaría el tour por Polonia que realicé con la Orquesta de la Universidad. Me integré tanto que me fui una semana con mis compañeros de la orquesta de gira por Polonia justo una semana antes de finalizar mi estancia Erasmus. Tengo que decir que mantengo el contacto con muchos de ellos, que he recibido felicitaciones postales en muchas ocasiones y que me han invitado a otros tours de otros años.

En tu opinión, ¿qué es lo mejor que tiene Portsmouth?

Lo mejor es la gente, la tranquilidad y la facilidad con la que uno llega a sentirse en casa estando tan lejos de esta. Para los estudiantes, lo tiene todo prácticamente.

¿Recomendarías Portsmouth como destino Erasmus a otros compañeros?

Por supuesto. Siempre que un estudiante me pide consejo lo hago y estuve asesorando a estudiantes en las jornadas de orientación de estancia en el extranjero que organizó mi facultad. Todos los que vuelven de su año Erasmus y han estado allí me lo agradecen.

¿Algo más que quieras comentar?

Aprovecho para saludar a todas las personas que hicieron que ese año fuese inolvidable para mí, espero que tengáis mucha suerte, que la suerte nos haga encontrarnos en algún momento y lugar inesperado y que seáis felices dondequiera que estéis.

¡Viva Pompey!