Cómo conocer gente en Portsmouth: International Café, Global Café y Host UK

¡Hola, pompeynianos!

Que levante la mano el que nunca haya pensado alguna vez en lo fácil o difícil que resultaría conocer a gente nueva durante vuestra estancia Erasmus. Son muchos los factores que debemos tener en cuenta: el país al que nos vamos, nuestra propia personalidad o incluso los programas sociales organizados por la propia universidad de destino son claves. En este sentido, ¿cuántas veces habéis escuchado eso de que los británicos son muy cerrados y cuesta conocer gente en Reino Unido?

En esta entrada vamos a conocer tres opciones con las que podréis conocer a otros estudiantes e incluso familias con las que pasar un buen rato y de las cuales aprender muchas cosas interesantes en Portsmouth.

¡Veamos cuáles son y qué nos ofrecen!

International Café

Se trata probablemente de la opción más popular en la ciudad, a la que cada año se suman muchos estudiantes tanto de nuevo ingreso como internacionales. La charity que organiza estas quedadas se llama Friends International y se encuentra presente en muchas ciudades británicas y aunque se describen como una organización cristiana, todos sois bienvenidos sin importar vuestra religión o raza.

II

Barbacoa de final de curso organizada por International Café.

En Portsmouth, la iniciativa del International Café se centra en una serie de quedadas semanales (por lo general cada lunes por la tarde-noche), temáticas y, lo más importante, en su mayoría gratuitas. En ellas los voluntarios de la charity organizan juegos, reúnen comida y ofrecen un ambiente bastante acogedor que posibilita la opción de conocer a gente nueva de manera fácil y segura. Podéis estar al tanto de los eventos y quedadas que organizan si os unís a su página en Facebook. Una buena idea para ver si os gusta o no esta opción sería ir a la comida de inauguración del curso académico que organizan cada año para estudiantes internacionales. 😛

Otra de las iniciativas de Friends International, conocida como Local Link, tiene que ver con el aspecto cultural, ya que os dan la posibilidad de ir a cenar a casa de una familia británica en la ciudad en la que os encontréis de manera gratuita y segura. Otro dato interesante es que podéis llevar a dos amigos más si no os apetece ir solos. Si os interesa, solo tenéis que rellenar el formulario que encontraréis en este enlace. En él se os pregunta acerca del tipo de comida que os gusta o no os gusta, alergias, etc., además de datos personales y de contacto.

Global Café

¡Seguimos con los cafés! Esta vez nos lo tomamos en la propia Universidad de Portsmouth, que organiza quedadas semanales dentro del programa denominado Global Café en las que todos los estudiantes internacionales de la universidad son bienvenidos. Todas ellas tienen lugar los miércoles por la tarde en Park Building, el edificio de la School of Language and Area Studies, situado junto al Guildhall.

uni_slas

School of Language and Area Studies, Universidad de Portsmouth.

En cada quedada se organizan actividades distintas en las que poder conocer a más estudiantes que, como vosotros, encuentran las mismas dificultades e inquietudes a la hora de vivir y estudiar en el Reino Unido. Si os gusta esta idea, no tenéis más que ir a la cafetería de la facultad diez minutos antes de la hora a la que empiece el evento, sin necesidad de apuntaros en ninguna lista.

Host UK

Siguiendo la misma tónica de Local Link, Host UK se encarga de poner en contacto a estudiantes internacionales y familias británicas registradas en su comunidad para organizar cenas y quedadas culturales. Las cenas son gratuitas, pero el estudiante debe hacerse cargo de los costes de transporte desde y hasta la casa de los anfitriones. Asimismo, existe una pequeña tarifa para contratar este servicio con Host UK, pero lo más seguro es que la propia universidad se encargue de pagar la mayor parte. Según he podido averiguar, los estudiantes de la Universidad de Portsmouth solo tendrían que pagar 15 libras si se trata de una visita de un día, o 30 libras si se trata de un fin de semana completo. Para ver la lista completa de universidades adheridas a este programa y el coste de la visita, haced click aquí.

Se trata de una forma segura de conocer de primera mano la cultura del país en el que os encontráis, por lo que os animo a que la probéis. 🙂 Para apuntaros, solo tenéis que rellenar este formulario con vuestros datos y pagar la tasa requerida.

Otras opciones

Como ya os conté en otra entrada, una buena alternativa si queréis conocer a gente nueva en Portsmouth viene de la mano de las societies o grupos dirigidos por los propios estudiantes de la universidad. Durante vuestra primera semana en la universidad, también llamada Freshers’ Week (tenéis toda la información que necesitáis a este respecto en esta entrada), tendréis la oportunidad de ir a la Freshers’ Fayre y conocer de primera mano todas las societies que existen en la actualidad, hablar con los integrantes de cada una e incluso uniros allí mismo. Podéis acceder a la lista completa de societies si pincháis en este enlace, e incluso podéis poneros de acuerdo con alguna de ellas si tenéis alguna duda.

En la propia Universidad de Portsmouth también se organizan diversos eventos culturales y sociales durante el año académico. Podéis acceder al calendario si hacéis click aquí.

Por último, y sin restricciones de acceso, siempre podéis pasaros por la University Chaplaincy, tomaros una buena taza de té y charlar con el resto de estudiantes o voluntarios que hacen de este servicio un gran punto de encuentro para cualquier tipo de estudiante. Organizan eventos y comidas a lo largo del curso académico, por lo que conviene estar atentos a su página en Facebook.

aaeaaqaaaaaaaaxyaaaajdljodrjmje5ltfjmwmtnge2ns1hyjg4ltjlytlmnwflotk4yg

Interior de la Chaplaincy. Foro cortesía de la Universidad de Portsmouth.

Y con esta imagen de la Chaplaincy terminamos la entrada de hoy. 🙂 Espero que os haya resultado útil y que os animéis a probar alguna (si no todas) de estas opciones. ¡Ya me contaréis!

¡Hasta la próxima!

Anuncios

El teléfono móvil en Reino Unido: roaming, compañías y primeros pasos

¡Hola, pompeynianos!

¿Cuántas veces os habéis preguntado si de verdad es necesario tener un móvil inglés cuando estéis en Reino Unido? Todos hemos tenido esa duda alguna vez y en algunas ocasiones es difícil encontrar información al respecto desde nuestro país de origen. Por tanto, en esta entrada os hablaré de lo que yo hice, así como de las principales compañías proveedoras en Reino Unido y, por supuesto, del asunto del roaming.

¿Es necesario tener un móvil inglés?

La pregunta tiene respuesta gallega: depende de vuestros objetivos y de cuánto tiempo vayáis a estar en el país. Sin embargo, ya sea como estudiantes o como trabajadores, si vais a permanecer en Reino Unido más de un mes, os recomendaría encarecidamente que adquirierais un móvil inglés. Veamos las ventajas y desventajas que ofrece esta posibilidad:

MÓVIL INGLÉS
Ventajas Desventajas
  • Necesario para contratos (tanto laborales como de servicios)
  • Difícil de memorizar
  • Gran variedad de opciones (tarjeta SIM vs. contrato)
  • Tarifas asequibles y promociones

Por un lado, si estáis pensando en vivir en Reino Unido, ya sea como estudiantes Erasmus o como trabajadores, necesitaréis un número inglés sí o sí. ¿Por qué? Simplemente porque lo necesitaréis para todos los contratos que firméis (laboral, alquiler, cuenta bancaria, internet, agua, etc.), incluso cuando creáis que no es necesario. Os pondré un ejemplo: al finalizar mi estancia Erasmus en Inglaterra, fui a darme de baja de la compañía de internet que habíamos contratado, en nuestro caso Virgin Media; en la tienda me pidieron mi número de teléfono para confirmar el fin del contrato, y no admitían que les diera ninguna dirección de correo electrónico; la casualidad quiso que me dejara el móvil en casa y, por supuesto, no me sabía el número de memoria, la única desventaja de esta posibilidad; me insistieron muchísimo en que el número de móvil era imprescindible para finalizar el contrato, tanto que casi tuve que darme media vuelta y volver otro día.

También os será muy útil tener un número inglés si queréis conseguir trabajo. No es lo mismo mandar vuestro currículum con un número extranjero que con uno del mismo país en el que estás buscando trabajo, ya que con la primera opción tendréis más posibilidades de conseguirlo.

Otra gran ventaja viene de la mano de la gran variedad de tarifas asequibles que existen en la actualidad en Reino Unido. Un dato curioso que tiene que ver con este hecho es que a los británicos les encanta mandar mensajes de texto. Hoy en día lo más común es que todos ellos dispongan de WhatsApp, pero lo cierto es que una gran parte de la población del país prefiere los mensajes de texto convencionales. Por ello, todas las compañías de servicios de telefonía móvil tienen tarifas en las que incluyen mensajes de texto ilimitados, por lo que la conexión a internet deja de ser obligatoria a la hora de escoger una tarifa. Esto vale tanto para contratos como para tarjetas de prepago. Yo me decanté por esta última opción: fui a la tienda de Vodafone en Commercial Road, compré el móvil más barato que encontré y adquirí una tarjeta SIM de prepago.

Una tarjeta SIM, tantas posibilidades de uso.

¿Roaming en Reino Unido?

Todos estamos al tanto del fin del roaming en la Unión Europea desde junio de 2017, hecho por el que muchos dimos grandes saltos de alegría al enterarnos, ya que las compañías operadoras no nos cobrarían recargos adicionales en materia de itinerancia de datos al desplazarnos a un país dentro de la Unión Europea. Suena muy bien, ¿verdad?

Sin embargo, si vais a vivir en Reino Unido como estudiantes o trabajadores durante un periodo de tiempo mayor a cuatro meses, la fantasía del roaming os servirá de bien poco. Según establece la propia Unión Europea:

De acuerdo con su política de utilización razonable, los operadores pueden controlar y comprobar tu actividad de roaming en los últimos cuatro meses. Si, durante ese periodo, has pasado más tiempo en el extranjero que en tu país y el roaming supera el uso nacional , tu operador puede ponerse en contacto contigo y pedirte que aclares tu situación. Tienes 14 días para hacerlo. Si sigues pasando más tiempo en el extranjero que en tu país y el roaming sigue superando tu consumo nacional, el operador puede empezar a aplicar un recargo a tu consumo en roaming. Los recargos (IVA no incluido) tienen los siguientes límites:

  • 3,2 céntimos por minuto de llamada de voz efectuada
  • 1 céntimo por SMS
  • 7,70 euros por GB de datos (2017)

Por todo esto, el mito del fin del roaming solo sería de utilidad a todos aquellos que estén pensando en pasar un cuatrimestre en una universidad británica o bien en visitar el país como turistas durante un periodo limitado. Para el resto de situaciones, desgraciadamente, no funcionaría.

Pasos para conseguir un móvil inglés

Bueno, no nos queda otra opción que conseguir un móvil inglés. ¿Por dónde empezamos? ¿Podemos conseguirlo antes de pisar suelo británico? ¿Qué compañías ofrecen las tarifas más asequibles? Para dar con la respuesta, deberemos seguir los siguientes pasos:

1.º Decidirnos por el tipo de servicio que queremos

¿Nos conviene más un contrato o una tarjeta de prepago? Depende. Si queréis vivir y trabajar en Reino Unido y contempláis vuestra estancia en el país como algo a largo plazo, lo más cómodo sería que os decantarais por la primera opción. Si sois estudiantes Erasmus y vuestra estancia en el país no va a superar los 10 meses, lo mejor será que os dejéis de contratos y apostéis por una tarjeta de prepago, ya que es difícil encontrar una compañía que ofrezca contratos de menos de 12 o incluso 18 meses. A este respecto os recomiendo dos opciones:

a) Que adquiráis una tarjeta de prepago de la compañía operadora preferida por los estudiantes Erasmus en Reino Unido: Giffgaff. Podéis pedirla desde España y recibirla en vuestro propio domicilio (ya sea en España o cuando lleguéis a Reino Unido), de manera que dispondréis de internet cuando piséis suelo británico. Sus tarifas son muy competitivas tanto para internet como para llamadas nacionales e internacionales.

b) Si preferís no tener que pagar nada de manera fija cada mes, lo mejor es que busquéis un servicio denominado Pay as you go, ofrecido por muchas compañías en el país. Es lo que yo hice, aunque es cierto que no es lo más cómodo, ya que tenía que desplazarme hasta un cajero determinado para poder recargar la tarjeta, pero lo cierto es que tuve que hacer esto muy pocas veces, ya que apenas utilicé mi móvil británico: si quería internet, me conectaba a la wi-fi de mi casa o de cualquier tienda o institución desde mi móvil español, y si quería realizar llamadas internacionales, recurría a Skype (os hablaré de esta opción a continuación). Podéis encontrar esta opción en la gran mayoría de los operadores.

2.º Comparar tarifas

Una vez escogido el tipo de servicio que queremos, deberemos buscar una tarifa acorde. Buscar compañías operadoras puede resultar una labor difícil y, en ocasiones, pesada, por lo que os propongo utilizar uno de los comparadores más famosos del país: MoneySuperMarket.

Comparación de tarifas de tarjeta de prepago en MoneySuperMarket

Si no os fiáis o simplemente preferís comparar vosotros mismos, os recomiendo que le echéis un vistazo a la lista de compañías operadoras que compilé en la sección de enlaces de interés.

3.º Elegir un terminal móvil

Si disponéis de un móvil libre que no vais a utilizar, además del que os traigáis desde España, ya lleváis mucho ahorrado. Si éste no es el caso, lo que os recomiendo es que compréis el más barato posible teniendo en cuenta los servicios que esperáis conseguir con él. En mi caso, como ya os he dicho, no necesitaba internet ni cámara de fotos en mi móvil inglés, así que me decanté por el siguiente:

Móvil simple que escogí durante mi estancia en Reino Unido. Foto cortesía de TechNave.

4.º Preparar el papeleo

Cuando os hayáis decidido por una tarifa, por lo general lo más recomendable es ir en persona al establecimiento de la compañía y hacer los trámites allí mismo. Lo más seguro es que os pidan vuestra dirección en el país y correo electrónico a la hora de conseguir una tarjeta de prepago que no requiera domiciliación bancaria. Para todos los demás casos, necesitaréis llevar con vosotros vuestro número de cuenta. Ojo: en algunos casos es posible que no acepten una cuenta bancaria extranjera, por lo que deberéis crear una cuenta allí. Podéis encontrar más información al respecto en esta entrada.

Skype para llamadas nacionales e internacionales

Otra opción que os recomiendo encarecidamente para llamadas tanto nacionales como internacionales consiste en contratar un plan con Skype. Me di cuenta de que era una magnífica opción para llamar a fijos en España desde donde yo me encontraba, ya que no todo el mundo tiene por qué tener una cuenta en Skype. La verdad es que fue una alternativa muy económica y que creo que os puede ser de gran utilidad a la hora de poneros en contacto con aquellos familiares con los que no podáis hablar de otra manera. Merece la pena echarle un vistazo a sus tarifas.

¡Y hasta aquí la entrada de hoy! Si tenéis alguna otra duda, comentario o sugerencia, no tenéis más que escribir un comentario en esta entrada, contactar conmigo a través de nuestra página de Facebook o Twitter, o bien enviarme un correo electrónico. 🙂

La llegada: Orientation Week, Induction Week y Freshers’ Fayre

Decía Albert Einstein que la vida es como una bicicleta: para mantener el equilibrio basta con seguir moviéndose. Eso es precisamente lo que debéis hacer una vez lleguéis a Portsmouth: seguir adelante, afrontar los problemas y dificultades que encontréis y aprovechar cada ocasión para disfrutar de la experiencia. Probablemente al principio os sintáis perdidos e incluso abrumados por todo lo que tenéis que hacer y no sabréis ni por dónde empezar, en especial en lo que a la universidad concierne.

Por ello, en esta entrada os doy algunos consejos y os describo mi experiencia con el objetivo de que pueda seros de ayuda y sepáis exactamente por dónde empezar cuando lleguéis a la ciudad. 🙂 En concreto voy a hablaros de tres fechas/eventos importantes: Orientation Week, Induction Week y Freshers’ Fayre.

Fechas clave para el curso académico 2017/2018

11-17 septiembre: International and EU Orientation Week. Durante esta semana de orientación se os ayudará a asentaros, conocer a otros estudiantes, conocer mejor la ciudad y el campus universitario, conocer a vuestros tutores académicos en la universidad y resolver cualquier duda o problema que tengáis.

18-22 septiembre: empieza la Induction Week, cuyo objetivo es familiarizaros con la universidad (profesionales y servicios que ofrecen). En esta semana podéis recoger vuestras tarjetas de estudiante o Student IDs y se organizarán eventos en vuestras respectivas facultades para que conozcáis las normas de cada una de ellas y conozcáis a más estudiantes del programa Erasmus + (consultad el sitio web de vuestra facultad para más información).

20-21 septiembre: Freshers’ Fayre. En esta feria os encontraréis de todo: los puestecillos de todos los clubs o societies de la universidad, marcas y tiendas locales, oportunidades de eventos sociales, comida gratuita cortesía de alguna pizzería o local de comida rápida de la ciudad, etc. Una gran oportunidad para conocer a más estudiantes e integraros en la cultura de vuestro país de destino.

25 septiembre: comienzo del curso académico.

Acabo de llegar a Portsmouth. ¿Cómo me registro en la universidad? 

A pesar de que la primera parte del registro se hace online meses antes, debéis completar el proceso al llegar. Lo primero que tenéis que hacer, independientemente de la fecha en la que lleguéis, es ir a la International Office en Nuffield Centre. Tenéis dos opciones para llegar: coger el autobús y bajar en la parada de la Student’s Union o bien andar por el campus y familiarizarse con el entorno. Recordad que debéis llevar vuestro documento de identificación personal (DNI o pasaporte), vuestro acuerdo académico y el documento de llegada.

Una vez en la International Office, preguntad en el mostrador principal y os llevarán a una oficina en la segunda planta del edificio. Allí hablarán con vosotros, os firmarán los papeles que necesitáis y seguramente recibiréis una especie de paquete de bienvenida (folletos en su mayoría). Cuando terminéis, os aconsejo que aprovechéis y os registréis en el centro médico que tienen en ese mismo edificio; cuando tengáis algún problema de salud podéis pedir cita previa y acudir a Nuffield Centre para que os traten. Si preferís algún otro centro más cercano a vuestro domicilio, podéis consultar esta lista.

Nuffield Centre. Foto cortesía de Accessible Info.

El segundo paso varía dependiendo de vuestra facultad en Portsmouth. En mi caso tuve que ir a la mía (School of Languages and Area Studies, en Park Building), enseñar algunos papeles en secretaría y pedir cita con el tutor que se os asigne para enseñarle el acuerdo académico y que os ayude en lo que necesitéis. Será entonces cuando, seguramente, recibáis alguna que otra sorpresa: a mí mi tutor me dijo que necesitaba matricularme de más créditos en la universidad porque no llegaba al mínimo, por lo que tuve que buscar asignaturas que no se pisaran con las que ya tenía, hablar con mi coordinadora en mi universidad de origen y volver a ir a secretaría para modificar el acuerdo académico. El problema fue mayor cuando me informaron de que tenía que modificar una tercera vez el acuerdo porque no podía estar matriculada en dos asignaturas anuales de idiomas (German Language y French Language) y porque una de las asignaturas que figuraban en el acuerdo había dejado de ofertarse por falta de demanda.

¿Dónde recojo mi tarjeta de estudiante?

La tarjeta de estudiante o Student ID se recoge en la facultad a la que pertenezcáis. Es posible que os pidan alguna foto de tamaño carnet o que incluso os hagan una para que figure en la propia tarjeta (avisados quedáis 😉 ). Intentad memorizar el número incluido en vuestra tarjeta, puesto que será el que utilicéis durante el resto del año para prácticamente todo: exámenes, trabajos que entregar, perfil en Myport (campus virtual de la universidad), acceso a ordenadores, etc. Esta tarjeta también es muy importante porque es la que debéis enseñar al montaros en el bus de la universidad. En el caso de que no os la den inmediatamente y la necesitéis para coger el autobús, podéis hablar con el/la conductor/a, explicarle vuestro caso y seguramente apuntarán vuestro nombre y os dejarán pasar.

No sé cómo moverme por el campus. ¿Dónde puedo encontrar información?

Durante el mes de septiembre os encontraréis a muchos estudiantes vestidos de morado (el color de la universidad) por el campus. Estos estudiantes son voluntarios de la universidad que se ponen a disposición de cualquier estudiante de nuevo ingreso, ya sea de intercambio o no, que necesite información o asesoramiento en cuanto a temas académicos y de la universidad. Suelen llevar mapas del campus y están situados en lugares estratégicos, como la entrada a Guildhall Walk en Winston Churchill Avenue (justo al bajaros de la parada del bus de la universidad), el cruce de Nuffield Centre con Cambridge Road (junto a la Student’s Union) o las propias facultades.

Equipo de estudiantes voluntarios durante la semana de orientación.

Sin embargo, si preferís ir bien preparados os dejo una serie de enlaces que podéis consultar con antelación para que no os sintáis tan perdidos:

¿Para qué sirve la Freshers’ Fayre?

Lo cierto es que es un evento muy importante e interesante para los estudiantes de la universidad, en especial para aquellos que no estén familiarizados con el sistema académico británico. En entradas anteriores os hablé brevemente de las societies o clubs fundados por los estudiantes en torno a una materia o un interés común: deportes, clubs de estudio, literatura, lenguas, lectura, ocio… las opciones son muy diversas. Cada society dispone de un puesto en la Freshers’ Fayre en el que os explicarán qué hacen cada año, cómo os podéis unir, si es necesario pasar algún tipo de prueba, cuánto cuesta la membresía e incluso puede que os obsequien con algún tipo de merchandising. Merece la pena aunque no queráis apuntaros a ninguna, no deja de ser una buena oportunidad para conocer a más estudiantes, entablar conversación con empresas de la zona o simplemente pasar un buen rato en grupo y disfrutar de música y comida gratis (este año de la mano de Domino’s Pizza y un local de cocktails de la ciudad)… si el tiempo acompaña.

Una de las entradas a la Freshers’ Fayre en Ravelin Park.

La Freshers’ Fayre se lleva a cabo en Ravelin Park, justo detrás de la Student’s Union y la biblioteca de la universidad. Podéis apuntaros al evento que la propia Students’ Union ha creado en Facebook y así conocer más detalles.

Aquí os dejo un vídeo de la Freshers’ Fayre del año 2015:

¡Creo que no me olvido de nada más! Si tenéis alguna duda o problema tanto al llegar a la ciudad como antes, no dudéis en poneros en contacto conmigo por correo electrónico o a través de la página en Facebook del blog.

¡Mucha suerte a todos y hasta la próxima! 🙂

Manual básico de inicio de la aventura pompeyniana (II)

¡Hola, Pompeynianos!

Como os prometí, en esta segunda parte de la entrada que leísteis la semana pasada os hablaré de otro tipo de aspectos que, en mi opinión, convendría tener en cuenta antes de emprender el viaje a Reino Unido y en concreto a Portsmouth.

Artículos de primera necesidad

Con artículos de primera necesidad me refiero a todo aquello que sepáis que vais a necesitar una vez os instaléis. Aunque lo más barato sería que os llevárais lo máximo posible de casa, es cierto que el limitado espacio y peso de las maletas hacen de esta opción algo casi imposible en algunas ocasiones. Por ello, una buena idea sería crear una lista de cosas que sabéis que vais a necesitar y que vais a poder encontrar en el país al que os dirigís. Esto mismo fue lo que hice yo hace ya tres años: creé una lista en Word, busqué en internet y elaboré una tabla comparativa de precios para saber a dónde acudir a la hora de comprar un artículo determinado. Gracias a esta lista os puedo aconsejar dónde comprar edredones, almohadas, sartenes e incluso escobas. Cabe destacar que la mayoría de lo que os voy a comentar se encuentra resumido en esta sección del blog.

Antes de pasar a hablaros de cada establecimiento me gustaría advertiros acerca de los edredones que vais a encontrar en Reino Unido. Cuando los busquéis en internet o en la propia tienda seguramente os desconcertará el hecho de que estén divididos en lo que los angloparlantes llaman tog, con su respectiva diferencia en el precio final. El tog hace referencia al plumaje del edredón; por tanto, cuanto mayor sea el número, más calor dará. Lo aconsejable para verano es un edredón de tog 4, pero el que debéis comprar para poder aguantar todo el año debe ser como mínimo de 12.5.

En cuanto a los establecimientos para comprar cada cosa, os recomiendo los siguientes:

  • Argos. En esta cadena podéis encontrar una gran variedad de productos: electrodomésticos, instrumentos musicales, utensilios, menaje del hogar, etc. La recomiendo especialmente para comprar utensilios de cocina que no encontréis fácilmente en otras tiendas, aparatos electrónicos de vídeo y sonido y fundas de edredón. En esta última categoría tienen bastante variedad y precios muy asequibles. La única pega es que no podéis ir a la tienda y echar un vistazo: todo tiene que ser online. Buscáis lo que sea en su sitio web, pagáis y tenéis dos opciones: pagar unas 3 £ de envío a vuestro domicilio o bien pedir que os lo manden a tienda y recogerlo allí gratis. Si escogéis esta última opción debéis presentar el código que os den al realizar la compra. En Portsmouth: Commercial Road, casi al final.
Oferta en Argos de funda de edredón y almohadas.

Oferta en Argos de funda de edredón y almohadas.

  • Asda. El supermercado por excelencia de los estudiantes Erasmus en Portsmouth por sus precios y disponibilidad horaria. Parece que las cosas han cambiado un poquito desde que estuve viviendo en Reino Unido y la sección de Hogar del supermercado no es tan barata como recordaba, pero sigue teniendo buenos precios de igual manera. En Asda os recomiendo que compréis pequeños electrodomésticos (cafetera, kettle, tostadora, calefactor), tuppers, tazas, artículos de decoración y almohadas. En cuanto a estas últimas os diré que merece la pena cualquier pack de dos, pero id siempre al más barato, ya que la calidad suele ser la misma. Por experiencia os puedo decir que son bastante cómodas (yo sigo usando las que me compré hace tres años y siguen estando en el mismo buen estado en el que las adquirí). Es una lástima que hayan subido algo más los precios, puesto que los edredones merecían mucho la pena. En Portsmouth: centro comercial The Bridge, Somers Road (Fratton).
  • BHS y Homebase. Son tiendas algo más caras que el resto que os describo en esta entrada, pero de vez en cuando podéis encontrar alguna que otra ganga, sobre todo en lo que a decoración y ropa de cama concierne, en especial sábanas y mantas. Echadle un vistazo a sus respectivos sitios web, aunque el de BHS no se encuentra disponible temporalmente y volverá a funcionar a partir de septiembre. En Portsmouth: centro comercial de Fareham, Osbourne Square (BHS); Ocean Park, Burrfields Road (Homebase). Importante: están cerrando bastantes establecimientos de BHS a lo largo del país, por lo que debéis aseguraros de que el establecimiento sigue estando abierto antes de ir.
  • Ikea. No hay un Ikea en Portsmouth, pero el más cercano se encuentra en Southampton, a apenas media hora en tren de la ciudad. La Student’s Union suele organizar una excursión al gigante sueco a principios de curso para que los estudiantes internacionales y de nuevo ingreso compren todo lo necesario, pero tampoco sería mala idea ir por libre y aprovechar el día en la ciudad vecina. Los precios de Ikea en Reino Unido son algo más elevados que en España debido al cambio en libras, pero sabéis de sobra que es el mejor sitio para comprar cubertería, vasos, tazas, platos e incluso ollas y sartenes. No conviene tanto, sin embargo, para comprar almohadas o edredones nórdicos, ya que los podéis encontrar más baratos en otras cadenas.
  • Matalan. Especialmente recomendable para comprar toallas (desde 1 libra), vajilla (en el caso de que la necesitéis), vasos y cualquier accesorio para el baño. Su web tiene una sección especial para la vuelta a la universidad que conviene visitar. En Portsmouth: Station Street, justo detrás de la estación de Portsmouth & Southsea en el centro de la ciudad.
Sección de vuelta a la universidad de Matalan.

Sección de vuelta a la universidad de Matalan.

  • Poundland. Ya os he hablado en más de una ocasión de una de mis tiendas favoritas en todo el Reino Unido: Poundland. ¿Qué os puedo decir que ya no sepáis? Podéis encontrar de todo a 1 libra. Cierto es que la calidad, en algunos casos (como los tuppers) deja bastante que desear, pero tampoco se puede pedir mucho a un precio tan bajo. Merece la pena para comprar artículos de marca (maquillaje, champú, gel, jabones, comida), de papelería (libretas, subrayadores, bolígrafos, carpetas, etc.), vasos y tazas que necesitéis reponer y utensilios de cocina, en especial para horno. En Portsmouth: Commercial Road.
  • Primark. Primark también os sonará a la mayoría, y os alegrará saber que en Reino Unido es todavía mejor que en España. No sé si serán imaginaciones mías, pero la ropa es de mejor calidad y gusto allí, está todo más organizado y tienen más gangas. Aquí os recomiendo que compréis mantas, sábanas, fundas para las almohadas, toallas, albornoces y artículos de decoración. Huid de las almohadas que venden, son pésimas y os darán más de un dolor de cuello. En Portsmouth: centro comercial Cascades, Commercial Road.
  • Wilko. Wilko es una de esas cadenas a las que puedes acudir para comprar prácticamente de todo. Se ganó mi respeto total cuando encontré una escoba con recogedor normal, de los de toda la vida en España, algo casi imposible en Reino Unido. Aquí conviene comprar edredones (están, sorprendentemente, más baratos aquí que en Asda), set de sartenes y ollas, pequeños electrodomésticos, utensilios de cocina, auriculares (probadlos y sabréis a qué me refiero) y artículos de decoración. Las tazas también merecen especial mención por su precio, tamaño y variedad de diseños que ofrecen. Atentos en noviembre/diciembre, puesto que los arbolitos de Navidad que venden no están nada mal de precio, así como los artículos de decoración navideña en general. En Portsmouth: Arundel Street, perpendicular a Commercial Road.

Local de Wilko en Arundel Street. Foto cortesía de Woolies Buildings.

Transporte

Dependiendo de vuestra localización, los billetes de avión costarán más o menos. Aunque ya os hablé de ello en otra entrada, Portsmouth tiene buena conexión con ciertos puntos de España gracias a los aeropuertos de Londres Gatwick, Southampton e incluso Bristol. Sin embargo, el primero de ellos suele ser la opción más económica y, por ende, preferida por los estudiantes Erasmus por una razón adicional: la conexión por tren entre el aeropuerto y la ciudad.

Por ello, tras comprar el billete de avión convendría también adquirir el de tren hasta la estación más cercana a vuestro domicilio. Tenéis dos opciones:

  • Comprar el billete al llegar a la estación
  • Comprar el billete online con antelación a través de National Rail

Yo os recomendaría esta última, puesto que os aseguráis un buen precio de antemano y os quitáis un peso de encima. Obtendréis el billete cuando lleguéis a la estación e insertéis la tarjeta con la que habéis efectuado la compra en la máquina. Importante: si pagáis el billete con una tarjeta específica, debéis aseguraros de que lleváis esa misma tarjeta a la hora de recogerlo en la máquina de la estación. También es conveniente que sepáis que aunque podéis seleccionar que os envíen el billete a vuestro domicilio, esta opción es únicamente válida para Reino Unido. Yo cometí este error porque pensé que me lo mandarían a España y tuve que solicitar un reembolso, volver a comprar el billete y seleccionar otra vía de recuperación del billete.

Ejemplo de selección de billete para el viaje Gatwick Airport - Fratton.

Ejemplo de selección de billete para el viaje Gatwick Airport – Fratton.

El horario que seleccionéis no importa, ya que con el billete podéis montaros en el tren que lleve a la ciudad a cualquier hora, así que no os preocupéis si pensáis que llegaréis más tarde al aeropuerto. A la hora de comprar el billete, aseguraos de que no tenéis que coger otro tren adicional para llegar a vuestro destino (atentos a la sección changes o Chg. en el sitio web) y de seleccionar la tarifa más barata.

En cuanto al transporte en Portsmouth, os encantará saber que la universidad dispone de un servicio de autobús gratuito para sus estudiantes (da igual que sean de intercambio o no) durante todo el año académico. La verdad es que resulta muy útil no solo para ir a clase, sino también para llegar al centro de la ciudad sin tener que pagar. Para horarios y más información podéis visitar este enlace.

Universidad

Recordad que vais a estar fuera de casa durante una temporada y que mandar paquetes no resulta muy económico si se os ha olvidado algo. Aseguraos de que lleváis los papeles que la universidad os pide (documento de llegada/salida, acuerdo de estudios, etc.), algunas fotos de tamaño carnet por si acaso y cualquier libro que creáis necesario. No os aconsejo que os llevéis ningún diccionario, puesto que solo os va a ocupar espacio/sumar peso; siempre podéis acceder a las versiones online de éstos y en la universidad os dejarán alguno para hacer los exámenes.

Una vez lleguéis a Portsmouth, una de las primeras paradas obligatorias es precisamente uno de los edificios de la universidad: la International Office en Nuffield Centre, justo en frente de la Student’s Union. Allí debéis registraros como estudiantes de intercambio Erasmus. Lo más probable es que debáis visitar vuestra facultad también para recibir el carnet de estudiante y tramitar algunos papeles más.

¡Esto ha sido todo por hoy! Espero que os haya sido de utilidad tanto la primera como esta segunda parte de la entrada. Si tenéis alguna duda/problema o simplemente necesitáis ayuda podéis contactar conmigo por correo electrónico o a través de la página de Facebook de este blog.

¡Hasta la próxima entrada! 😛

Convalidar o no convalidar: acuerdos académicos con la Universidad de Portsmouth

¡Hola, pompeynianos!

En la entrada de hoy os hablaré de mi experiencia en materia de convalidaciones. Como ya os he contado en alguna ocasión, me encontraba en mi cuarto y último año de Traducción e Interpretación cuando hice de Portsmouth mi destino Erasmus. Al principio pensé que, como la gran mayoría de estudiantes que optan por irse al extranjero en algún momento de sus carreras universitarias, tendría que pasar otro año más en mi universidad de origen para matricularme y finalizar aquellas asignaturas que no me hubieran convalidado durante mi año Erasmus. Por suerte, ese no fue mi caso, ya que pude convalidar todas las asignaturas excepto el TFG y las prácticas externas. Por ello, en esta entrada os hablaré de las asignaturas que escogí, su nivel de dificultad, los profesores que las impartieron y el contenido de las mismas.

Universidad de Portsmouth. Foto de Cake Tin Photography.

Translation Theory and Practice

Nivel de dificultad: Medio.

Profesores: Begoña Rodríguez de Céspedes, Jonathan Evans y Sarah Griffin-Mason.

Trimestre: Autumn/Spring.

Año: Final Year Unit.

Horas semanales: 3.

Resumen: De las dos asignaturas de traducción que se ofertaban para estudiantes Erasmus, esta fue la que más me llamó la atención, pues es muy completa y comprende dos trimestres. Como casi todas las asignaturas, ésta contaba con una hora de contenidos teóricos y dos de contenidos prácticos (en otras palabras, un lecture y un seminar de dos horas seguidas). Recuerdo que se nos pidió a todos los estudiantes de habla hispana que nos separáramos y formáramos grupo con dos o tres estudiantes británicos para las tareas de traducción directa e inversa que nos mandarían cada semana. En este sentido, no os preocupéis si os echa un poco para atrás el hecho de traducir al inglés: vais a tener apoyo más que suficiente. Por otro lado, el contenido de las traducciones tocaba bastantes ámbitos: periodístico, turístico, literatura juvenil e infantil, audiovisual, médico, técnico, publicitario, etc. Por ello, podéis optar por elegir esta asignatura a la hora de convalidarla por otras como Traducción general o Traducción humanistíca.

Evaluación: Portfolio (traducción directa y comentario en grupo) + Traducción inversa individual (Take-Away Assessment) + Examen de traducción (directa/inversa) + Tareas en clase.

Opinión: Aunque a priori puede parecer una asignatura general e incluso un poco básica para los estudiantes de Traducción e Interpretación, os aseguro que aprenderéis muchísimo. Por otro lado, los profesores de esta asignatura la hicieron muy amena y dinámica, y constituyeron una gran fuente de apoyo tanto académico como personal en algunas ocasiones. Es una asignatura prácticamente obligatoria para todos los estudiantes de TeI que escojan Portsmouth como destino Erasmus.

Text Analysis and Translation

Nivel de dificultad: Medio.

Profesores: Begoña Rodríguez de Céspedes y Jonathan Evans.

Trimestre: Spring.

Año: Second Year Unit.

Horas semanales: 3.

Resumen: Aunque comprende solo un trimestre y se da en el segundo año de carrera en Portsmouth, os puedo garantizar que esta asignatura me pareció más intensa que la anterior, quizá por el alto contenido teórico que abarcaba. Ya conocíamos a los profesores que impartían esta asignatura, por lo que nos adaptamos rápidamente. Quizá lo más difícil que entraña Text Analysis and Translation es el examen teórico, que a su vez incluye la traducción directa o inversa de un fragmento. Por lo demás, las clases eran dinámicas, en grupos reducidos y nos centrábamos en analizar términos o expresiones difíciles a la hora de traducir, ya fuera por su contenido cultural o por la ausencia de un equivalente en alguna de las dos lenguas (inglés o español en este caso).

Evaluación: Examen teórico/traducción + Traducción directa comentada (Take-Away Assessment) + Tareas en clase.

Opinión: Teniendo en cuenta mi experiencia, me dio la impresión de que se incidía más en los aspectos teóricos que acompañan a la traducción que en mi universidad de origen a nivel general, un aspecto clave a la hora de realizar trabajos académicos, por lo que las nociones que aprendí en esta asignatura me ayudaron a la hora de trabajar en mi TFG y, posteriormente, en mi TFM. Mientras que Translation Theory and Practice resultó ser una asignatura práctica en su mayoría, Text Analysis and Translation (o TAAT) se centra más bien en la teoría. Al igual que en la primera asignatura de la que os he hablado, ésta es prácticamente obligatoria para los estudiantes de TeI en Portsmouth.

France in the World: Global Actor of Global Maverick?

Nivel de dificultad: Alto.

Profesora: Janet Bryant.

Trimestre: Spring.

Año: Final Year Unit.

Horas semanales: 3.

Resumen: Os adelanto que ningún estudiante Erasmus de Traducción e Interpretación en su sano juicio había escogido esta asignatura antes… hasta que llegué yo. Mi idea original consistía en convalidar una parte de lengua y cultura francesa (escogí el itinerario generalista precisamente para poder convalidar el máximo número posible de asignaturas de mi cuarto y último año de carrera) por otra asignatura de historia de Francia, pero al llegar se me comunicó que no se iba a impartir dicha asignatura por falta de alumnos, así que opté por escoger ésta. Craso error. No me arrepiento del todo, ya que aprendí mucho, pero no tuve la mejor de las experiencias. En primer lugar, la asignatura no tiene tanto que ver con la historia como con la política en Francia, y yo no tenía ni idea acerca de ninguna de las dos. En segundo lugar, al ser la única alumna internacional y de una especialidad completamente distinta a la del resto de la clase, me vi sin grupo y sin ninguna probabilidad de aprobar la asignatura. Mis compañeros de clase tampoco ayudaban mucho, ya que tenían sus propios grupos y no hablaban con el resto. Janet, la profesora de la asignatura, me presentó a una chica que nunca venía a clase ni entregaba a nada que, finalmente, sería mi compañera de grupo para la exposición, exposición que tuve que preparar y presentar yo sola, pero mejor que no entremos en detalles. También os digo que Janet es de lo mejor que os podéis encontrar en la Universidad de Portsmouth: le expliqué mi falta de base en política y mi situación con mi compañera de grupo y me ayudó con los trabajos desde el principio. Al final conseguí sacar una buena nota, pero el desarrollo de la asignatura no me dejó buenos recuerdos.

Evaluación: Exposición individual o en grupo + Ensayo final sobre un tema.

Opinión: Para mí fue y es la asignatura más difícil que he tenido en mi vida. No es fácil adaptarse al sistema educativo británico estando acostumbrados a otro muy distinto, pero no tener una base en la asignatura que escoges y carecer de apoyo por parte de tus compañeros en todos los sentidos es lo peor que os puede pasar. Os recomiendo que vayáis bastante a menudo a la biblioteca y que os «empapéis» de todo lo que podáis antes de vuestra exposición y de la entrega del ensayo final. Si os gusta la política y el mundo francófono, adelante, os recomiendo esta asignatura. Yo no tuve otra opción, ya que no me dejaron matricularme en más de una asignatura de lengua general (en mi caso, ya me había matriculado en German Grade 2). Si, por el contrario, no tenéis ni idea de política o de historia en Francia, no os aconsejo que probéis suerte con ésta.

Biblioteca de la Universidad de Portsmouth.

Politics in Post-War Germany: 1945-1990

Nivel de dificultad: Medio-Bajo.

Profesor: Gerd Knischewski.

Trimestre: Autumn.

Año: Second Year Unit.

Horas semanales: 3.

Resumen: Aunque al principio fue una de las asignaturas que más miedo me daban —puesto que no sabía absolutamente nada de política, y menos en Alemania—, poco a poco se fue convirtiendo en una de las más llevaderas. Es cierto que no había distinción entre lectures y seminars, por lo que todas las clases eran bastante teóricas y, por tanto, algo más pesadas que en el resto de asignaturas. Tampoco suponía una ventaja el hecho de que la nota final se decidiera teniendo en cuenta solo el examen final, pero el profesor nos tranquilizó permitiendo que lleváramos un resumen o esquema de los temas a la hora de hacer el examen en mayo. Recuerdo que tuvimos que hacer una exposición en inglés de alguno de los temas —por ejemplo, yo escogí el Two-Plus-Four Treaty o Tratado del 2+4— de manera obligatoria, pero no se evaluaba y no contaba para el cómputo final de la asignatura. Yo escogí esta asignatura para convalidar una parte de traducción especializada de alemán, pero también podría servir para convalidar una parte de asignaturas de lengua y cultura alemana.

Evaluación: Examen final.

Opinión: Si no tenéis ni idea de política o de historia de Alemania, no os preocupéis: os aconsejo que os paséis por la biblioteca, cojáis unos cuantos libros sobre los temas que entran en el examen o de los que versa vuestra exposición, hagáis unos buenos resúmenes y que le preguntéis todas las dudas que tengáis al profesor (mejor en clase que por correo electrónico). No es una asignatura difícil si sabéis cómo llevarla, y tenéis una gran ventaja: el tiempo. Las clases de esta asignatura terminan en diciembre, por lo que tenéis más de cinco meses para prepararos el examen final.

Interior de la biblioteca de la universidad.

English in the World

Nivel de dificultad: Medio-Alto.

Profesores: Alexandra Polyzou y Stephen Maule.

Trimestre: Spring.

Año: Final Year Unit.

Horas semanales: 3.

Resumen: English in the World fue una de las pocas asignaturas que me llamó la atención desde el principio por la gran variedad de temas que en ella se trataban. Los profesores la hicieron muy amena y aprendimos mucha cosas en materia de variación lingüística del inglés. Creo recordar que apenas había estudiantes internacionales en esta asignatura, quizá por su nivel de dificultad, pero compensaba el hecho de recibir un gran apoyo por parte de los profesores. Las clases se dividían, como es usual, en un lecture y un seminar de dos horas. Para este último se crearon grupos reducidos y cada grupo iba a una hora distinta, aunque recuerdo que podía asistir a otro distinto si no podía acudir a mi propio grupo. Mientras que en el lecture se explicaban las distintas variedades del inglés, su fonética y fonología, rasgos, etc., en el seminar se organizaban debates y se comparaban con variedades de nuestras lenguas maternas. Esta asignatura podría convalidarse por alguna de tipo Variación lingüística, tal y como hice yo.

Evaluación: Examen final teórico + Ensayo individual sobre varias variedades diatópicas del inglés.

Opinión: Por lo general puedo decir que la asignatura me encantó, aprendí muchísimo y me llevo buenos recuerdos tanto de los profesores como de los compañeros con los que compartí clases. De hecho, hace poco nos pusieron un vídeo de Stephen Maule en una clase del Máster de Profesorado que estoy cursando en la actualidad, y me alegró muchísimo volver a escucharle y a comprender fácilmente lo que expresaba en sus clases. Os recomiendo muchísimo esta asignatura.

German Language (Grade 2)

Nivel de dificultad: Medio-Bajo.

Profesora: Corina Holzherr.

Trimestre: Autumn/Spring.

Año: First-Second Year Unit.

Horas semanales: 2.

Resumen: Ésta fue una de las asignaturas que más disfruté durante mi año Erasmus. ¿La razón? Corina. Cuando llegué a Portsmouth tuve que hacer un breve examen oral para que me asignaran un nivel concreto, y me tocó el Grade 2 con Corina Holzherr. Nunca tendré palabras suficientes para describirla a ella y a sus clases, pero os diré que eran geniales. Aprendí más alemán en seis meses con ella que en dos años en mi universidad de origen. En cuanto a sus clases, aunque se impartían en un horario poco favorecedor (los martes de 17:00 a 19:00), eran muy dinámicas: avanzábamos bastante cada semana y se nos tenían preparadas muchas actividades que, a su vez, nos permitían conocer mejor al resto de compañeros. Cabe destacar que los grupos eran reducidos, por lo que la atención era más personalizada. Otra ventaja es que, si os lo montáis bien, ésta será la primera asignatura que terminéis, puesto que si aprobáis todos los exámenes, incluido el oral en marzo, no tendréis que presentaros al examen final en mayo. Este fue mi caso, y lo agradecí mucho, ya que tenía muchos más exámenes y entregas ese mes. Por otro lado, el feedback de la profesora en todas las redacciones y tareas en clase era muy completo y siempre positivo. Aunque sea obvio, podéis pensar en convalidar esta asignatura por alguna de lengua y cultura alemana, o incluso traducción general de alemán.

Evaluación: Redacciones + Tareas en clase + Exámenes escritos por unidad + Examen oral.

Opinión: Asignatura muy recomendable si tenéis la suerte de tener a Corina como profesora. No sé mucho del resto de profesores que impartían otros  niveles, pero os puedo asegurar que como Corina no hay nadie. Como podéis ver, al estar en el Grade 2 el nivel no era muy avanzado, pero sí exigente tanto para los que tenían poca base en lengua alemana como para los que sí tenían algo más de idea.


 Y esto ha sido todo por hoy. Si tenéis alguna duda, ya sea relacionada con la temática de esta entrada o no, no dudéis en poneros en contacto conmigo por correo electrónico o a través de las redes sociales. Asimismo, os recuerdo que contamos con una página de Facebook en la que se os avisa cada vez que actualizo el blog. Si lo preferís, podéis manteneros actualizados mediante subscripción al blog. 🙂

Espero que os haya sido de utilidad esta entrada a todos aquellos que estáis pensando en las asignaturas de vuestro convenio académico. A los que ya estáis disfrutando de vuestro año académico en Portsmouth: ¡ánimo con los exámenes/entregas de trabajos! 😛

¿Por qué elegir Portsmouth como destino Erasmus?

¡Hola a todos!

Como os prometí en la última entrada que publiqué hace unos días, vuelvo a la carga con el blog con motivo de las próximas reuniones de adjudicación de destino Erasmus en las universidades españolas. En esta entrada os hablaré de las razones que me llevaron a escoger Portsmouth como destino Erasmus, a pesar de que no figuraba como mi primera opción en la lista.

1. El clima

Por todos es sabido que el clima de Reino Unido es… particular. La lluvia y el frío forman parte del día a día de cualquier ciudadano británico, pero no en cantidades iguales. Así, el clima es mucho más extremo en el norte del país que en el sur, y éste fue uno de los motivos que me llevaron a considerar Pompey como posible destino Erasmus.

Una vez me adjudicaron el destino Erasmus, me dediqué a investigar mejor la ciudad… y lo que descubrí me hizo alegrarme mucho de mi elección: resulta que Portsmouth tiene una de las temperaturas medias más altas de todo Reino Unido, así como más horas de sol al año. En cuanto al primer dato, os diré que la temperatura media en invierno no suele bajar de los 4ºC y, al estar la ciudad rodeada de agua, es muy difícil que llegue a nevar. Ello no significa que no granice, sobre todo entre diciembre y febrero.

Granizo en el mes de febrero en Pompey.

Granizo en el mes de febrero en Pompey.

Creo que fui muy afortunada durante mi año como estudiante Erasmus en Portsmouth, puesto que recuerdo que, a partir de enero, casi todos los fines de semana eran soleados y con muy buena temperatura. Lo que más me gustaba era aprovechar las mañanas para darme un paseo por la ciudad y hacer algunas compras. Notaréis la diferencia especialmente entre esta semana y los primeros días de marzo, ya que los días empezarán a ser más largos y la temperatura seguramente empezará a subir. Fotos como las que os enseño a continuación, tomadas hace casi dos años desde mi habitación, demuestran todo lo que os digo.

Una parte de Grayshott Road...

Una parte de Grayshott Road…

... y la otra, soleada.

… y la otra, soleada.

Domingo soleado en enero/febrero.

Domingo soleado en enero/febrero.

2. Proximidad a Londres

Como os comentaba al principio de esta entrada, Portsmouth no encabezaba mi lista de posibles destinos Erasmus. En su lugar se encontraban tres universidades londinenses (University of Greenwich, Roehampton University y Middlesex University) y la Universidad de Leeds. Cuando llegué a la reunión de adjudicación, quedaban muy pocas plazas para las tres primeras, así que opté por decidirme por Leeds. Sin embargo, cuando me nombraron, me invadió una extraña sensación en cuanto a Leeds que me hizo decantarme por Portsmouth. Además del clima, fue otra la razón por la que pensé que Pompey podría ser mejor destino Erasmus para mí que Leeds: su proximidad a la capital inglesa.

Portsmouth se encuentra a dos horas de viaje en tren de Londres. Además de amar la capital y pensar en visitarla a menudo, pensé que estar tan cerca de Londres también me traería ventajas económicas. Me explico: viviendo en Málaga, tenía varias opciones para llegar hasta Portsmouth.

  • Vuelo Málaga – Londres: en ocasiones la opción más económica de las tres que os presento, en especial si viajamos con una compañía de vuelo low cost del tipo EasyJet, Monarch o Norwegian Airlines (nunca Ryanair). Aunque parecía que lo más barato era volar hasta el aeropuerto de Luton, la mala comunicación del aeropuerto me hizo decantarme por Gatwick, desde el cual podía llegar a Portsmouth en tren sin salir del aeropuerto.  La cantidad de vuelos diarios directos hacia Londres también fue un factor decisivo.
  • Vuelo Málaga – Southampton: aunque Southampton se encuentra a solo 31 kilómetros de Portsmouth, el vuelo, con la compañía Flybe, era mucho más caro de lo que esperaba. Además, al contar solo con un vuelo al día desde Málaga, me pareció una opción bastante arriesgada.
  • Vuelo Málaga – Bournemouth: con Ryanair y solo determinados días por aquel entonces. Sobran las palabras. Asimismo, el tren hasta Fratton me habría costado el doble que desde Gatwick.

Sin embargo, para llegar a Leeds no disponía de tanta variedad  y cantidad diaria de vuelos. Además, tardaría más en llegar por su situación geográfica.

3. Ciudades que visitar

Daba la casualidad de que la mayoría de ciudades que quería visitar en Reino Unido, como Bristol, Cardiff, Brighton o Winchester, se encontraban más cerca de Portsmouth que de Leeds. Ello no significa que no me atrajeran ciudades norteñas tan bonitas como York o la misma Leeds. Fue, simplemente, una cuestión de prioridades.

Cardiff Crown Court, en la capital galesa.

Cardiff Crown Court, en la capital galesa.

Cuando hice mi elección, no tenía ni idea de cómo funcionaban los medios de transporte en el país. No sabía de las ventajas que ofrecían, por ejemplo, las compañías ferroviarias para poder visitar otras ciudades. Tal y como os conté hace unos meses, viajar en tren por Reino Unido puede llegar a ser bastante asequible, en especial si eres estudiante. Tener cerca las ciudades que quieres visitar resultó, por supuesto, una opción económica en cuanto al coste y la duración de las excursiones que tenía planeadas.

4. Tutor Erasmus

Ayudó mucho en mi decisión final el hecho de que estuviera presente en la reunión de adjudicación la coordinadora de Portsmouth en mi universidad de origen. Fue la única coordinadora que asistió a dicha reunión, la única en explicar las ventajas del destino que coordinaba y la única que estuvo pendiente de quienes escogieran Portsmouth para ofrecerles sus datos de contacto y una fotocopia en la que constaban datos administrativos e información relativa a la convalidación de asignaturas.

Como consejo os animo a que conozcáis a los coordinadores de todos los destinos Erasmus que queráis contemplar como opción. Conocerles os dará una mejor idea de cómo será vuestro año en lo concerniente a lo académico, puesto que vuestro coordinador será el encargado de ayudaros cuando tengáis problemas en la universidad de destino. La relación que forjé con la coordinadora de Portsmouth todavía perdura, puesto que su asistencia a lo largo de mi experiencia como estudiante Erasmus me hizo confiar en ella lo suficiente como para que también coordinara mi TFG y, posteriormente, mi TFM.

5. Las convalidaciones

Convalidar asignaturas es probablemente uno de los aspectos más arduos de la experiencia Erasmus. Tenéis que ser muy cuidadosos a la hora de escoger las asignaturas que queréis cursar en la universidad de destino, puesto que, en ocasiones, la descripción que os ofrecen de ellas no tiene nada que ver con la realidad.

Como ya sabéis, yo estudiaba Traducción e Interpretación por aquel entonces. Me encontraba en el tercer curso de la carrera cuando escogí Portsmouth como destino Erasmus, por lo que iba a cursar el cuarto y último año de carrera allí. Al principio me echaba para atrás el hecho de tener que quedarme otro año más en mi universidad de origen, a pesar de que muchos compañeros me animaron a seguir adelante argumentando que la experiencia era inigualable y que nunca me arrepentiría. Cuando me hice a la idea, recibí una muy grata sorpresa por parte de mi coordinadora: no tenía por qué quedarme otro año más en mi universidad de origen, podría graduarme junto al resto de mis compañeros y acabar en Portsmouth la carrera. A este respecto destaco la gran variedad de asignaturas que me ofreció la School of Languages and Area Studies de la Universidad de Portsmouth. Puesto que la carrera de Traducción e Interpretación no existe como tal en la mayoría de las universidades en Reino Unido, me resultó difícil encontrar asignaturas que se ajustaran a lo que se pedía en el grado de Traducción en mi universidad de origen. Sin embargo, vuelvo a destacar la labor de asistencia de mi coordinadora Erasmus, quien me guió durante todo el proceso y me aconsejó asignaturas.

Al final, logré que me convalidaran la totalidad de asignaturas de mi cuarto año en Portsmouth, exceptuando las Prácticas Externas y el TFG, asignaturas que completé durante los meses de verano al finalizar mi periodo Erasmus pero que bien podría haber realizado a lo largo del año académico.

De este tema os hablo más específicamente en esta entrada, en la que os cuento mejor acerca de las asignaturas que escogí, algunas de ellas desconocidas para el resto de compañeros españoles que tuve durante ese año.

6. La universidad y la ciudad

No os voy a engañar: en mi elección final tuvieron mucho que ver las imágenes que me enseñaron de la ciudad y la información que me dieron acerca de la universidad. Seguramente supondréis que con «mi elección final» me refiero a la adjudicación de mi destino. Nada más lejos de la realidad, puesto que realmente me decidí unos días después, al compilar toda la información de la que os he hablado en esta entrada.

School of Language and Area Studies, Universidad de Portsmouth.

School of Language and Area Studies, Universidad de Portsmouth.

Saber de la ciudad que probablemente os va a acoger durante vuestro año Erasmus es muy importante, por lo que os animo a tener en cuenta todo lo que he compartido con vosotros en esta entrada y a poneros en contacto conmigo si tenéis alguna duda, por pequeña que sea.

¡Hasta la próxima entrada, Pompeynianos! 🙂

Alojamiento en Portsmouth: claves y consejos

El alojamiento es uno de los primeros problemas a los que se enfrenta todo recién llegado a una ciudad, y más aún cuando hablamos de un país extranjero. La problemática que entraña tener que buscar una casa de alquiler a buen precio, en una buena zona (o, en su defecto, una que no sea muy mala) y con buenos compañeros de casa afecta a todos por igual, ya sean estudiantes o trabajadores, y Portsmouth no es una excepción. Por ello, y a pesar de que soy consciente de que la mayoría de los que leéis estas líneas podéis haber superado ya este obstáculo, en esta entrada me centraré en los primeros pasos que deberíais seguir en cuanto lleguéis a la ciudad, todo ello basado en mi propia experiencia.

¿Dónde puedo buscar alojamiento?

A continuación os facilito una serie de opciones a través de las cuales podéis buscar casas o pisos para alquilar. Cabe destacar que en ellas encontraréis todos los parámetros de búsqueda que necesitéis (alquiler mínimo por semana o mes, alquiler máximo, número de habitaciones, zona).

Como a todos los estudiantes de la University of Portsmouth, tendréis la opción de solicitar una plaza en cualquiera de sus residencias. No entraré en detalle acerca de las ventajas y desventajas que ello supone, puesto que ya tengo planeado hacerlo en otra entrada. Sin embargo, si ya habéis descartado esta opción, os alegrará saber que la universidad cuenta con un directorio propio de viviendas de alquiler destinadas a estudiantes: Portsmouth Student Pad. En este sitio web podéis buscar el piso o casa que más se ajuste a vuestras necesidades: desde estudios individuales hasta casas compartidas entre ocho personas (con su respectiva rebaja del precio final de alquiler). Por otro lado, este directorio es muy fiable, ya que los landlords o caseros que publicitan sus viviendas aquí «colaboran» con la universidad para ofrecer los mejores servicios posibles. En otras palabras, todo está bastante controlado por la universidad. Sin ir más lejos, yo encontré mi casa en este sitio web, mis compañeras y yo nos pusimos en contacto con los caseros e incluso accedieron a enviarnos vídeos de la casa en su entonces estado actual. Una vez nos decidimos, nos enviaron el contrato por correo electrónico (me consta que también podéis hacerlo de manera presencial), nos detallaron el proceso, solventaron todas nuestras dudas y procedimos a firmarlo. Una vez llegamos a la casa, nos enseñaron su acuerdo con la universidad, así como los certificados de revisión de todos los electrodomésticos (parece que las universidad les obliga a mantener un control periódico de todos los aparatos eléctricos de la casa). Por tanto, podéis estar totalmente seguros de que no os van a engañar en ningún momento si optáis por buscar casa a través de este medio. En el caso de que no seáis estudiantes de la universidad, este directorio os puede servir para apuntar los datos de contacto de los caseros y llegar a un acuerdo con ellos.

Si esta opción no os termina de convencer, siempre podéis visitar el sitio web de las agencias inmobiliarias. Aunque existe una gran variedad, solo os hablaré de aquellas de las que tengo referencias, siendo la más notable Right Move. Como ya mencioné al principio de esta sección, podéis realizar una búsqueda a partir de una serie de parámetros gracias a los cuales podréis dar con la vivienda adecuada a vuestras exigencias. Otra opción es el apartado de alojamiento del periódico local The News, que permite buscar casas y pisos de alquiler a partir de la información recabada por varias agencias de la zona.

En cuanto al precio «estándar» de cada zona, siento no ser de mucha ayuda al decir que depende. Podéis encontrar casas muy baratas y en zonas buenas y casas caras en malas condiciones. Yo tuve la suerte de dar con una casa recién reformada (mis caseros eran arquitectos y diseñadores de interior) en la que, aún compartida por dos personas más, nos sobraban dos habitaciones. El alquiler mensual rondaba los 400 € por persona sin incluir ningún tipo de facturas, lo cual a muchos os resultará caro. No obstante, sé de personas que por poco más de 250 € de alquiler al mes vivían en una casa compartida por un total de cuatro personas y el casero se encargaba de pagarles la factura de internet e incluso agua. Os aconsejo comparar precios en los sitios web que he mencionado anteriormente, informaros acerca del equipamiento de la casa y de qué  facturas se incluyen en el precio final mensual y no esperar a que el casero os conteste para enviarle un correo a otro, puesto que puede darse el caso (a mí me pasó) de que no os lleguen a contestar, por lo que perderíais tiempo y probablemente dinero.

¿Qué zonas me recomiendas para vivir?

Es curioso, puesto que todas las personas que conozco responden siempre lo mismo: Southsea y Fratton. Si eres estudiante, lo más lógico es que quieras vivir cerca de la universidad, aunque el transporte que se os facilita sea gratuito. Por ello, algunas zonas de Southsea y Fratton serían las más adecuadas para vosotros. En mi caso, solo os puedo hablar de Fratton. Mi casa se situaba a unos cinco minutos de la universidad en autobús y 20 a pie. Vivía en Grayshott Road, en plena zona residencial del barrio y rodeada de supermercados (Lidl, Tesco Express, Co-operative y Asda). La zona era muy tranquila y, a pesar de que no abundan las farolas (como en el resto del país), nunca llegué a pasar miedo. De vecinos tenía tanto a estudiantes como a familias, por lo que el ambiente era bastante bueno. Como ventaja también destaco la proximidad a la estación de tren (Fratton), al estadio de fútbol e, importante, las paradas de autobús de Goldsmith Avenue. Por lo general, una zona muy buena y recomendable. Otras zonas de las que no he oído hablar mal son Eastney  y Milton.

Parte de Grayshott Road, en Fratton.

Parte de Grayshott Road, en Fratton.

De todas formas, y a falta de opiniones de conocidos, una buena manera de contar con información fiable acerca del barrio que estamos «investigando» es visitar el sitio web que la policía británica pone a disposición del ciudadano en materia de índice de criminalidad por zonas. No os dejéis llevar por el elevado número de delitos cometidos en cada zona, sino más bien por el tipo de delito.

¿Me van a devolver el depósito?

El depósito suele corresponderse con la cuota mensual del alquiler y se paga junto al primer mes. A diferencia de lo que podáis pensar, el casero no se queda con ese dinero. Es más, lo deposita en una cuenta distinta a la suya y especialmente ideada para tal fin. Hasta la fecha no sé de ningún caso en el que el casero se haya quedado con el importe del depósito sin ninguna justificación, por lo que os aconsejo que no os preocupéis por este tema.

Si una vez finalizado el contrato los caseros comprueban que habéis dejado la vivienda en perfecto estado (sin muebles o electrodomésticos rotos, la pintura intacta, habitaciones limpias, etc.), os devolverán el importe del depósito íntegro. Por el contrario, el casero tiene derecho a quedarse con una parte o con el total del depósito si considera que hay demasiados desperfectos en la casa, por lo que os aconsejo que dejéis la casa incluso en mejor estado del que estaba cuando entrasteis por primera vez.

¿Qué incluye una casa estándar?

Las casas de alquiler en Reino Unido incluyen lo básico: nevera, congelador, hornilla, horno, microondas y lavadora. En algunas ocasiones también disponen de secadora. Por supuesto, toda casa británica de alquiler suele incluir utensilios de cocina, kettle, ollas y sartenes, platos, vasos y cubiertos. En mi caso, sí disponíamos de todos estos electrodomésticos, pero no de televisión. Tuvimos mucha suerte y los caseros accedieron a comprarla sin coste adicional, pero no suele ser el caso. Además, os adelanto de que si vuestra casa incluye televisor, lo más seguro es que tengáis que pagar la licencia por vuestra cuenta. Hablaré en más detalle de este aspecto en otra entrada.

Zona residencial en Fratton.

Zona residencial en Fratton.

Lo que no incluye la casa: ropa de cama. Preparaos para comprar almohadas, sábanas, mantas, edredones y toallas en cuanto lleguéis. Si tenéis suerte, podéis comprarlo todo en una misma tarde en cualquier supermercado o tienda especializada (Asda, Tesco, BHS, etc.).

¿La universidad ofrece algún tipo de servicio de apoyo en cuanto a este tema?

Sí. Como buena empresa que es, la universidad se preocupa por todos los aspectos concernientes a sus estudiantes, por lo que no solo destinan un apartado de su sitio web a responder dudas y ofrecer guías para el alquiler de casas, sino que también pueden asesoraros de forma virtual y en persona si tenéis alguna otra duda o necesitáis ayuda de cualquier tipo. Para ello, y en especial si sois estudiantes de intercambio, os aconsejo que acudáis a la International Office o que habléis con el tutor que se os ha asignado a principio del curso académico. Por otro lado, la Students’ Union también proporciona información de este tipo.

Y hasta aquí la entrada de hoy. Como os he adelantado a lo largo de la misma, hablaré de temas relacionados con los aspectos aquí tratados en futuras entradas, por lo que os recomiendo que esteis atentos tanto al blog (podéis suscribiros por correo electrónico y recibir notificaciones cada vez que se publique contenido nuevo) como a las redes sociales. Como siempre, podéis hacerme llegar cualquier duda, comentario o sugerencia por correo electrónico. 🙂

¡Os espero en la próxima entrada, Pompeynianos!