Cómo conocer gente en Portsmouth: International Café, Global Café y Host UK

¡Hola, pompeynianos!

Que levante la mano el que nunca haya pensado alguna vez en lo fácil o difícil que resultaría conocer a gente nueva durante vuestra estancia Erasmus. Son muchos los factores que debemos tener en cuenta: el país al que nos vamos, nuestra propia personalidad o incluso los programas sociales organizados por la propia universidad de destino son claves. En este sentido, ¿cuántas veces habéis escuchado eso de que los británicos son muy cerrados y cuesta conocer gente en Reino Unido?

En esta entrada vamos a conocer tres opciones con las que podréis conocer a otros estudiantes e incluso familias con las que pasar un buen rato y de las cuales aprender muchas cosas interesantes en Portsmouth.

¡Veamos cuáles son y qué nos ofrecen!

International Café

Se trata probablemente de la opción más popular en la ciudad, a la que cada año se suman muchos estudiantes tanto de nuevo ingreso como internacionales. La charity que organiza estas quedadas se llama Friends International y se encuentra presente en muchas ciudades británicas y aunque se describen como una organización cristiana, todos sois bienvenidos sin importar vuestra religión o raza.

II

Barbacoa de final de curso organizada por International Café.

En Portsmouth, la iniciativa del International Café se centra en una serie de quedadas semanales (por lo general cada lunes por la tarde-noche), temáticas y, lo más importante, en su mayoría gratuitas. En ellas los voluntarios de la charity organizan juegos, reúnen comida y ofrecen un ambiente bastante acogedor que posibilita la opción de conocer a gente nueva de manera fácil y segura. Podéis estar al tanto de los eventos y quedadas que organizan si os unís a su página en Facebook. Una buena idea para ver si os gusta o no esta opción sería ir a la comida de inauguración del curso académico que organizan cada año para estudiantes internacionales. 😛

Otra de las iniciativas de Friends International, conocida como Local Link, tiene que ver con el aspecto cultural, ya que os dan la posibilidad de ir a cenar a casa de una familia británica en la ciudad en la que os encontréis de manera gratuita y segura. Otro dato interesante es que podéis llevar a dos amigos más si no os apetece ir solos. Si os interesa, solo tenéis que rellenar el formulario que encontraréis en este enlace. En él se os pregunta acerca del tipo de comida que os gusta o no os gusta, alergias, etc., además de datos personales y de contacto.

Global Café

¡Seguimos con los cafés! Esta vez nos lo tomamos en la propia Universidad de Portsmouth, que organiza quedadas semanales dentro del programa denominado Global Café en las que todos los estudiantes internacionales de la universidad son bienvenidos. Todas ellas tienen lugar los miércoles por la tarde en Park Building, el edificio de la School of Language and Area Studies, situado junto al Guildhall.

uni_slas

School of Language and Area Studies, Universidad de Portsmouth.

En cada quedada se organizan actividades distintas en las que poder conocer a más estudiantes que, como vosotros, encuentran las mismas dificultades e inquietudes a la hora de vivir y estudiar en el Reino Unido. Si os gusta esta idea, no tenéis más que ir a la cafetería de la facultad diez minutos antes de la hora a la que empiece el evento, sin necesidad de apuntaros en ninguna lista.

Host UK

Siguiendo la misma tónica de Local Link, Host UK se encarga de poner en contacto a estudiantes internacionales y familias británicas registradas en su comunidad para organizar cenas y quedadas culturales. Las cenas son gratuitas, pero el estudiante debe hacerse cargo de los costes de transporte desde y hasta la casa de los anfitriones. Asimismo, existe una pequeña tarifa para contratar este servicio con Host UK, pero lo más seguro es que la propia universidad se encargue de pagar la mayor parte. Según he podido averiguar, los estudiantes de la Universidad de Portsmouth solo tendrían que pagar 15 libras si se trata de una visita de un día, o 30 libras si se trata de un fin de semana completo. Para ver la lista completa de universidades adheridas a este programa y el coste de la visita, haced click aquí.

Se trata de una forma segura de conocer de primera mano la cultura del país en el que os encontráis, por lo que os animo a que la probéis. 🙂 Para apuntaros, solo tenéis que rellenar este formulario con vuestros datos y pagar la tasa requerida.

Otras opciones

Como ya os conté en otra entrada, una buena alternativa si queréis conocer a gente nueva en Portsmouth viene de la mano de las societies o grupos dirigidos por los propios estudiantes de la universidad. Durante vuestra primera semana en la universidad, también llamada Freshers’ Week (tenéis toda la información que necesitáis a este respecto en esta entrada), tendréis la oportunidad de ir a la Freshers’ Fayre y conocer de primera mano todas las societies que existen en la actualidad, hablar con los integrantes de cada una e incluso uniros allí mismo. Podéis acceder a la lista completa de societies si pincháis en este enlace, e incluso podéis poneros de acuerdo con alguna de ellas si tenéis alguna duda.

En la propia Universidad de Portsmouth también se organizan diversos eventos culturales y sociales durante el año académico. Podéis acceder al calendario si hacéis click aquí.

Por último, y sin restricciones de acceso, siempre podéis pasaros por la University Chaplaincy, tomaros una buena taza de té y charlar con el resto de estudiantes o voluntarios que hacen de este servicio un gran punto de encuentro para cualquier tipo de estudiante. Organizan eventos y comidas a lo largo del curso académico, por lo que conviene estar atentos a su página en Facebook.

aaeaaqaaaaaaaaxyaaaajdljodrjmje5ltfjmwmtnge2ns1hyjg4ltjlytlmnwflotk4yg

Interior de la Chaplaincy. Foro cortesía de la Universidad de Portsmouth.

Y con esta imagen de la Chaplaincy terminamos la entrada de hoy. 🙂 Espero que os haya resultado útil y que os animéis a probar alguna (si no todas) de estas opciones. ¡Ya me contaréis!

¡Hasta la próxima!

Anuncios

El teléfono móvil en Reino Unido: roaming, compañías y primeros pasos

¡Hola, pompeynianos!

¿Cuántas veces os habéis preguntado si de verdad es necesario tener un móvil inglés cuando estéis en Reino Unido? Todos hemos tenido esa duda alguna vez y en algunas ocasiones es difícil encontrar información al respecto desde nuestro país de origen. Por tanto, en esta entrada os hablaré de lo que yo hice, así como de las principales compañías proveedoras en Reino Unido y, por supuesto, del asunto del roaming.

¿Es necesario tener un móvil inglés?

La pregunta tiene respuesta gallega: depende de vuestros objetivos y de cuánto tiempo vayáis a estar en el país. Sin embargo, ya sea como estudiantes o como trabajadores, si vais a permanecer en Reino Unido más de un mes, os recomendaría encarecidamente que adquirierais un móvil inglés. Veamos las ventajas y desventajas que ofrece esta posibilidad:

MÓVIL INGLÉS
Ventajas Desventajas
  • Necesario para contratos (tanto laborales como de servicios)
  • Difícil de memorizar
  • Gran variedad de opciones (tarjeta SIM vs. contrato)
  • Tarifas asequibles y promociones

Por un lado, si estáis pensando en vivir en Reino Unido, ya sea como estudiantes Erasmus o como trabajadores, necesitaréis un número inglés sí o sí. ¿Por qué? Simplemente porque lo necesitaréis para todos los contratos que firméis (laboral, alquiler, cuenta bancaria, internet, agua, etc.), incluso cuando creáis que no es necesario. Os pondré un ejemplo: al finalizar mi estancia Erasmus en Inglaterra, fui a darme de baja de la compañía de internet que habíamos contratado, en nuestro caso Virgin Media; en la tienda me pidieron mi número de teléfono para confirmar el fin del contrato, y no admitían que les diera ninguna dirección de correo electrónico; la casualidad quiso que me dejara el móvil en casa y, por supuesto, no me sabía el número de memoria, la única desventaja de esta posibilidad; me insistieron muchísimo en que el número de móvil era imprescindible para finalizar el contrato, tanto que casi tuve que darme media vuelta y volver otro día.

También os será muy útil tener un número inglés si queréis conseguir trabajo. No es lo mismo mandar vuestro currículum con un número extranjero que con uno del mismo país en el que estás buscando trabajo, ya que con la primera opción tendréis más posibilidades de conseguirlo.

Otra gran ventaja viene de la mano de la gran variedad de tarifas asequibles que existen en la actualidad en Reino Unido. Un dato curioso que tiene que ver con este hecho es que a los británicos les encanta mandar mensajes de texto. Hoy en día lo más común es que todos ellos dispongan de WhatsApp, pero lo cierto es que una gran parte de la población del país prefiere los mensajes de texto convencionales. Por ello, todas las compañías de servicios de telefonía móvil tienen tarifas en las que incluyen mensajes de texto ilimitados, por lo que la conexión a internet deja de ser obligatoria a la hora de escoger una tarifa. Esto vale tanto para contratos como para tarjetas de prepago. Yo me decanté por esta última opción: fui a la tienda de Vodafone en Commercial Road, compré el móvil más barato que encontré y adquirí una tarjeta SIM de prepago.

Una tarjeta SIM, tantas posibilidades de uso.

¿Roaming en Reino Unido?

Todos estamos al tanto del fin del roaming en la Unión Europea desde junio de 2017, hecho por el que muchos dimos grandes saltos de alegría al enterarnos, ya que las compañías operadoras no nos cobrarían recargos adicionales en materia de itinerancia de datos al desplazarnos a un país dentro de la Unión Europea. Suena muy bien, ¿verdad?

Sin embargo, si vais a vivir en Reino Unido como estudiantes o trabajadores durante un periodo de tiempo mayor a cuatro meses, la fantasía del roaming os servirá de bien poco. Según establece la propia Unión Europea:

De acuerdo con su política de utilización razonable, los operadores pueden controlar y comprobar tu actividad de roaming en los últimos cuatro meses. Si, durante ese periodo, has pasado más tiempo en el extranjero que en tu país y el roaming supera el uso nacional , tu operador puede ponerse en contacto contigo y pedirte que aclares tu situación. Tienes 14 días para hacerlo. Si sigues pasando más tiempo en el extranjero que en tu país y el roaming sigue superando tu consumo nacional, el operador puede empezar a aplicar un recargo a tu consumo en roaming. Los recargos (IVA no incluido) tienen los siguientes límites:

  • 3,2 céntimos por minuto de llamada de voz efectuada
  • 1 céntimo por SMS
  • 7,70 euros por GB de datos (2017)

Por todo esto, el mito del fin del roaming solo sería de utilidad a todos aquellos que estén pensando en pasar un cuatrimestre en una universidad británica o bien en visitar el país como turistas durante un periodo limitado. Para el resto de situaciones, desgraciadamente, no funcionaría.

Pasos para conseguir un móvil inglés

Bueno, no nos queda otra opción que conseguir un móvil inglés. ¿Por dónde empezamos? ¿Podemos conseguirlo antes de pisar suelo británico? ¿Qué compañías ofrecen las tarifas más asequibles? Para dar con la respuesta, deberemos seguir los siguientes pasos:

1.º Decidirnos por el tipo de servicio que queremos

¿Nos conviene más un contrato o una tarjeta de prepago? Depende. Si queréis vivir y trabajar en Reino Unido y contempláis vuestra estancia en el país como algo a largo plazo, lo más cómodo sería que os decantarais por la primera opción. Si sois estudiantes Erasmus y vuestra estancia en el país no va a superar los 10 meses, lo mejor será que os dejéis de contratos y apostéis por una tarjeta de prepago, ya que es difícil encontrar una compañía que ofrezca contratos de menos de 12 o incluso 18 meses. A este respecto os recomiendo dos opciones:

a) Que adquiráis una tarjeta de prepago de la compañía operadora preferida por los estudiantes Erasmus en Reino Unido: Giffgaff. Podéis pedirla desde España y recibirla en vuestro propio domicilio (ya sea en España o cuando lleguéis a Reino Unido), de manera que dispondréis de internet cuando piséis suelo británico. Sus tarifas son muy competitivas tanto para internet como para llamadas nacionales e internacionales.

b) Si preferís no tener que pagar nada de manera fija cada mes, lo mejor es que busquéis un servicio denominado Pay as you go, ofrecido por muchas compañías en el país. Es lo que yo hice, aunque es cierto que no es lo más cómodo, ya que tenía que desplazarme hasta un cajero determinado para poder recargar la tarjeta, pero lo cierto es que tuve que hacer esto muy pocas veces, ya que apenas utilicé mi móvil británico: si quería internet, me conectaba a la wi-fi de mi casa o de cualquier tienda o institución desde mi móvil español, y si quería realizar llamadas internacionales, recurría a Skype (os hablaré de esta opción a continuación). Podéis encontrar esta opción en la gran mayoría de los operadores.

2.º Comparar tarifas

Una vez escogido el tipo de servicio que queremos, deberemos buscar una tarifa acorde. Buscar compañías operadoras puede resultar una labor difícil y, en ocasiones, pesada, por lo que os propongo utilizar uno de los comparadores más famosos del país: MoneySuperMarket.

Comparación de tarifas de tarjeta de prepago en MoneySuperMarket

Si no os fiáis o simplemente preferís comparar vosotros mismos, os recomiendo que le echéis un vistazo a la lista de compañías operadoras que compilé en la sección de enlaces de interés.

3.º Elegir un terminal móvil

Si disponéis de un móvil libre que no vais a utilizar, además del que os traigáis desde España, ya lleváis mucho ahorrado. Si éste no es el caso, lo que os recomiendo es que compréis el más barato posible teniendo en cuenta los servicios que esperáis conseguir con él. En mi caso, como ya os he dicho, no necesitaba internet ni cámara de fotos en mi móvil inglés, así que me decanté por el siguiente:

Móvil simple que escogí durante mi estancia en Reino Unido. Foto cortesía de TechNave.

4.º Preparar el papeleo

Cuando os hayáis decidido por una tarifa, por lo general lo más recomendable es ir en persona al establecimiento de la compañía y hacer los trámites allí mismo. Lo más seguro es que os pidan vuestra dirección en el país y correo electrónico a la hora de conseguir una tarjeta de prepago que no requiera domiciliación bancaria. Para todos los demás casos, necesitaréis llevar con vosotros vuestro número de cuenta. Ojo: en algunos casos es posible que no acepten una cuenta bancaria extranjera, por lo que deberéis crear una cuenta allí. Podéis encontrar más información al respecto en esta entrada.

Skype para llamadas nacionales e internacionales

Otra opción que os recomiendo encarecidamente para llamadas tanto nacionales como internacionales consiste en contratar un plan con Skype. Me di cuenta de que era una magnífica opción para llamar a fijos en España desde donde yo me encontraba, ya que no todo el mundo tiene por qué tener una cuenta en Skype. La verdad es que fue una alternativa muy económica y que creo que os puede ser de gran utilidad a la hora de poneros en contacto con aquellos familiares con los que no podáis hablar de otra manera. Merece la pena echarle un vistazo a sus tarifas.

¡Y hasta aquí la entrada de hoy! Si tenéis alguna otra duda, comentario o sugerencia, no tenéis más que escribir un comentario en esta entrada, contactar conmigo a través de nuestra página de Facebook o Twitter, o bien enviarme un correo electrónico. 🙂

Erasmus en Portsmouth: ¿residencia o casa para compartir?

¡Hola, pompeynianos!

Hoy vamos a hablar de un tema acerca del cual me preguntáis bastante por correo electrónico y que resulta ser uno de los primeros problemas que os planteáis a la hora de planificar vuestra estancia Erasmus: ¿nos vamos a una residencia o buscamos compañeros y casa para compartir? ¿Qué ventajas y desventajas tiene cada opción? ¿Qué otras opciones existen?

Todo lo que voy a contar a continuación está basado en mi experiencia y en lo que vi durante mi año en Portsmouth, pero, como con todo, esta cuestión también depende de vosotros mismos y de los objetivos que tengáis en mente para este año tan importante. Si para vosotros lo primordial es mejorar vuestro nivel de inglés, no os aconsejaría para nada compartir casa con compañeros de vuestra misma nacionalidad o lengua materna. Por el contrario, si lo que buscáis es vivir una experiencia diferente y ya conocéis a gente con la que vais a compartir destino Erasmus, seguramente prefiráis compartir casa con ellos. Haré referencia a este tema más adelante, por lo que centrémonos primero en lo que me gusta llamar «el eterno dilema».

Rees Hall, residencia de la Universidad de Portsmouth.

El eterno dilema

¿Nos vamos a una residencia o buscamos compañeros para alquilar una casa? Ambas opciones tienen, como todo, ventajas y desventajas, de manera que en las siguientes tablas os he recopilado las más importantes y que debéis tener en cuenta a la hora de tomar la decisión.

Empecemos por las residencias. A mi parecer, la principal ventaja de escoger esta alternativa se encuentra en el aspecto económico. Me explico: las residencias suelen incluir el coste de las facturas (agua, gas, electricidad e internet) dentro del precio del alojamiento en sí (con todos los servicios que ofrecen a este respecto), por lo general más económico que si buscamos un alquiler por nuestra cuenta (que la mayoría de las veces no incluye todas las facturas). Al ser un precio fijo, sabréis también en todo momento la cantidad de dinero que necesitaréis cada mes. Además, la comodidad de no tener que estar pendiente del dinero que nos queda en el contador y de no tener que salir a cualquier hora a buscar vuestro paypoint más cercano para recargar las tarjetas no tiene precio. Otro aspecto favorable es que no tendréis que preocuparos en buscar compañías de internet, ni esperar a que os lo instalen, ni tener que firmar ningún contrato engañoso: llegáis a la residencia y ya disponéis de todo lo que os hará falta, sin más (a excepción de la ropa de cama y otros objetos de primera necesidad; podéis encontrar una guía rápida de cosas que necesitaréis aquí). En este sentido, tampoco tendréis que pensar en compartir gastos con el resto de compañeros.

Las residencias suelen encontrarse muy céntricas y cercanas a las distintas facultades de la universidad, por lo que por norma general no tendréis que depender de ningún medio de transporte para llegar a tiempo a clase. Otro aspecto muy interesante que ofrece esta opción tiene que ver con la oportunidad de conocer a gente nueva, de distintas nacionalidades y culturas y de las cuales poder aprender muchísimas cosas.

RESIDENCIAS
Ventajas Desventajas
  • Facturas incluidas
  • Dificultad de conseguir una plaza
  • Mayor comodidad
  • Restricciones impuestas por la residencia
  • Cercanas a la universidad
  • Instalaciones compartidas con muchas personas
  • Oportunidad de conocer a gente nueva

Pero no es oro todo lo que reluce, por desgracia. A estas ventajas debemos sumarle algunos puntos negativos, siendo el más importante la (casi) imposibilidad de conseguir una plaza en las residencias de la universidad. Normalmente las universidades reciben un gran número de peticiones por parte de estudiantes internacionales que, a diferencia de los Erasmus, sí pagan las tasas de la universidad y se encuentran en una posición algo difícil a la hora de encontrar alojamiento. Por ello, las universidades suelen darle prioridad a este tipo de estudiantes. Si sobran plazas, los estudiantes Erasmus cuya estancia no supere un cuatrimestre tienen preferencia, así que podríamos decir que es muy difícil conseguir entrar en una residencia. Otra dificultad añadida en el caso de que sí consiguierais entrar vendría de la mano de la política de cada residencia en materia de restricciones, así como la posibilidad de no encontrar la tranquilidad y concentración necesarias para estudiar.

Veamos ahora las ventajas y desventajas que ofrecen las casas para compartir, la opción por la que yo acabé decantándome. Yo diría que la más importante y conveniente para cualquier estudiante es la independencia, o dicho de otro modo, la libertad que nos dan a la hora de organizar eventos, invitar a amigos o incluso entrar y salir de casa. Si bien es cierto que existen reglas impuestas por los caseros, éstas no suelen ser tan restrictivas como las de las residencias. Otro argumento pro-alquiler es que podemos elegir con quién vamos a compartir la casa y dónde, siempre y cuando lo hagáis con tiempo y asegurándonos de que las opciones que barajáis son las correctas. Con esto me refiero a que busquéis información sobre los barrios o zonas que tenéis en mente y, sobre todo, que os cercioréis de que los compañeros con los que vais a compartir la casa son de confianza y los conocéis lo suficientemente bien como para estar seguros de que no va a surgir ningún problema en materia de convivencia.

CASAS PARA COMPARTIR
Ventajas Desventajas
  • Independencia
  • Precio normalmente elevado
  • Menos restricciones
  • Seguridad
  • Elección de compañeros y barrio
  • Posibles problemas con el casero

Por otro lado, la principal desventaja de esta alternativa, como no podría ser de otra manera, es de índole económica. Depende de la zona, por supuesto, pero lo más usual es que los alquileres sean más elevados que la cuota de las residencias. Además, la mayoría de las casas de alquiler no incluyen todas las facturas (o incluso, como en mi caso, ninguna) en el precio final, por lo que el gasto suele ser aún mayor. Otro aspecto negativo es el tema de la seguridad, y con ello no quiero decir que Portsmouth sea una ciudad poco segura, pero sí que es cierto que duermes con más tranquilidad en una residencia, sabiendo que es muy poco probable que entren a robar con todos los dispositivos de seguridad que la universidad pone a disposición de las residencias. Por último, y también depende del caso, no es lo mismo el servicio de atención al estudiante de la residencia que el que proporciona el casero. Este último puede ponernos más pegas a la hora de devolver el depósito o arreglar desperfectos en la casa. En mi caso, he de decir que mis caseros fueron maravillosos e incluso accedieron a comprar un televisor y unos espejos antes de que nos instaláramos, y en todo momento se mostraron accesibles y cercanos, pero sé que éste no fue el caso de muchas otras personas.

Otras opciones

Otra opción, aunque menos popular que las anteriores, es el lodging, que consiste en buscar a una familia con la cual convivir durante todo el año. Se paga una cuota semanal o mensual que suele incluir las facturas y la comida y listo. Esta alternativa tiene la ventaja de que se conoce la cultura del país de primera mano, además de la posible reducción económica que conlleva compartir una casa con una familia desconocida. Entre las desventajas yo destacaría las posibles restricciones impuestas por la familia.

Como ya os comenté en una entrada anterior, la universidad también pone a vuestra disposición un servicio de alojamiento privado llamado Portsmouth Student Pad. Aquí podréis seleccionar las opciones que más os convengan y buscar una casa o una habitación para alquilar. Todas las casas y, por consiguiente, sus propietarios han sido registrados y evaluados por la propia universidad, por lo que se trata de una opción muy fiable. Si no encontráis nada de vuestro gusto aquí, podéis buscar en agencias como ésta, que mantiene un acuerdo con la Students’ Union de Portsmouth.

Al igual que existen residencias de la universidad, también podemos encontrar residencias privadas. Éstas son más escasas en número y posiblemente más caras que las primeras, pero en ocasiones pueden llegar a ser la única opción viable si no encontráis una casa que os dé confianza o una plaza en la residencia de la universidad. Algunos ejemplos que he encontrado son Catherine House, justo al lado de Victoria Park y la estación de Portsmouth & Southsea, y las residencias Unilife, pero la verdad es que no tengo ninguna referencia directa de ellas.

Recordad que podéis encontrar más información respecto a este tema en el extenso folleto que os ofrece la Universidad de Portsmouth. Si tenéis alguna duda o problema con vuestro alojamiento, contactad con el departamento de alojamiento para estudiantes internacionales (EU students) y os responderán a la máxima brevedad posible.

¡Y hasta aquí la entrada de hoy! Espero que os haya sido de utilidad para decidiros 🙂 No obstante, si tenéis alguna otra duda, sugerencia o comentario, podéis poneros en contacto conmigo de diversas maneras: dejando un comentario en esta entrada, a través de Twitter o Facebook, o bien por correo electrónico. 😛

Testimonios Erasmus: «Lo mejor es la gente, la tranquilidad y la facilidad con la que uno llega a sentirse en casa estando tan lejos de esta»

¡Hola, pompeynianos!

Seguimos, como cada mes, con la sección de Testimonios Erasmus. En la entrada de hoy hablamos con Ana, antigua estudiante Erasmus en Portsmouth durante el curso 2013-2014 con la que tuve la oportunidad de compartir parte de mi experiencia en esta maravillosa ciudad. De hecho, vivíamos en la misma calle, ¡fijaros qué casualidad! Desde aquí aprovecho también para agradecerle a Ana su participación en el blog, especialmente por toda la información que ha podido aportar en esta entrada. ¡Gracias, Ana!

Si queréis participar en esta sección, o bien en la de Españoles en Portsmouth (si os encontráis trabajando en la ciudad), no tenéis más que enviarme un correo electrónico o un mensaje a través de nuestra página en Facebook. 🙂

¡Empecemos, pues, con la entrevista!

Cuéntanos un poco acerca de ti

Soy granadina y tengo 22 años. Desde hace un año soy traductora e intérprete de inglés y árabe, me gradué el año pasado en la Facultad de Traducción e Interpretación de la Universidad de Granada. Actualmente, trabajo en el Departamento Internacional del Hospital Vithas La Salud de Granada y mi función, además de interpretar para todos aquellos pacientes que lo necesiten, es gestionar el paso por el hospital de todos los pacientes internacionales.

En relación con mi estancia en el extranjero, disfruté de la Erasmus en mi segundo año de carrera para poder adquirir una competencia lingüística sólida para afrontar con éxito mis futuras asignaturas de traducción e interpretación de la carrera y, posteriormente, enfrentarme al mundo laboral y desenvolverme cómodamente en mi lengua de trabajo.

¿Por qué decidiste elegir Portsmouth como tu destino Erasmus?

Desde el principio tenía muy claro que quería irme a una ciudad en el Reino Unido. Londres, Liverpool o Edimburgo son destinos muy atractivos para todos los que amamos el mundo anglosajón, sin embargo, son emplazamientos poco prácticos para los estudiantes, principalmente debido al factor económico y al hecho de que son zonas que acogen muchos extranjeros, lo que limita la posibilidad de practicar el idioma o de hacerlo con nativos. Tras barajar distintas opciones, me decanté por Portsmouth por su tamaño y precio asequibles, por ser una ciudad costera y cercana a la capital y por la gran oferta de asignaturas compatibles con mis estudios en mi universidad de origen, sobre todo, por la existencia de asignaturas de árabe y cultura árabe, algo poco común en los destinos Erasmus.

¿Qué fue lo primero que te llamó la atención de la ciudad cuando llegaste?

Probablemente, lo primero que me llamó la atención fue la gran acogida por parte de las instituciones académicas de la Universidad de Portsmouth. Te lo facilitan todo desde el principio en todos los sentidos; asistencia médica, cuenta bancaria, información sobre los servicios disponibles, transporte universitario gratuito, instalaciones, etc.

Poco tiempo después, hubo otras cosas llamaron mi atención, como la tranquilidad que el mar proporcionaba a la ciudad, la cercanía de la gente, la diversidad de las actividades para realizar, la frenética vida universitaria y la buena comunicación con otras ciudades del país.

¿Te resultó difícil encontrar casa? Háblanos del barrio en el que vives.

Yo comencé a buscar casa con otros dos compañeros de mi facultad un mes antes de irnos. Buscamos en varias webs y en una página de Facebook de la Universidad de Portsmouth encontramos una chica francesa que tenía varias casas vistas y buscaba tres inquilinos más para compartir gastos. Así que ella se encargó de buscarla, nos iba enviando fotos y explicándonos las características y nos decidimos por una en la zona norte del barrio de Southsea, cerca de la estación de Fratton. Lo más engorroso fueron los trámites del contrato con la inmobiliaria; nos pedían todo tipo de documentación y un aval, por supuesto. La burocracia fue lo que más tiempo nos llevó.

Mi barrio estaba compuesto por casas adosadas principalmente, donde residían familias y otros estudiantes, de hecho, en nuestra misma calle y a una manzana de allí, podíamos encontrar más de 6 o 7 compañeros de la facultad. También estaba provisto de servicios, supermercados y comercios y, en nuestro caso concreto, estábamos a 3 minutos caminando de la parada de bus universitario, gratuito para los estudiantes. El mar, la zona de ocio y el Sea Common quedaban a unos 10 minutos a pie también.

¿Vivir en Portsmouth es caro?

Lo primero que tenemos que pensar es que vivir en Inglaterra es caro, sea donde sea. Sin perder de vista esto, vivir en Portsmouth no es tan caro como vivir en otras ciudades. Creo que es una ciudad bastante asequible y conveniente para los estudiantes.

Ana, estudiante Erasmus de la Universidad de Granada.

¿Cómo es un día normal en la vida del estudiante Erasmus en Portsmouth?

¡Esta pregunta me produce mucha nostalgia! Un día normal podían incluir unas 4 horas de clase por la mañana o por la tarde. Un café en casa y dos horas en la Orquesta de la Universidad a la que me apunté o en cualquier otra social de la que uno fuera socio.

Por la noche el plan era casi siempre salir, ya fuese a una discoteca, pub o, muy frecuentemente, a una houseparty. Daba igual que lloviera o hiciese viento, siempre se salía, si no, convocabas la fiesta en tu casa o en la del vecino y ¡listo!

¿Qué nos puedes contar de tu experiencia en la Universidad de Portsmouth?

La Universidad de Portsmouth funciona muy bien. Está muy acostumbrada a recibir estudiantes extranjeros y todo son facilidades. La administración, el servicio de copistería, la biblioteca o el sistema de entrega de trabajos eran algunas cosas que funcionaban especialmente bien. Las instalaciones están provistas de numerosos recursos tecnológicos y documentales de fácil acceso para los estudiantes de la Universidad. Sin embargo, ese fácil acceso estaba muy restringido a los usuarios universitarios.

Las clases era muy dinámicas y, en comparación con el número de horas en Granada, cortas. El nivel de exigencia en comparación con Granada era inferior y la intensidad de las clases era más baja también. Incluso en asignaturas de cursos superiores e integradas únicamente por estudiantes nativos me encontré cómoda y, si tuve alguna duda o dificultad concreta, el personal docente me la resolvió amablemente.

¿Qué te parecen los programas sociales que organiza la universidad y la Students’ Union? 

Este órgano de la Universidad se encargaba de gestionar el ocio y tiempo libre de los estudiantes y organizaban todo tipo de eventos y excursiones. Generalmente se organizaban noches temáticas; karaoke, Eurovisión, Mundial de Fútbol, etc. que se emitían en grandes pantallas. Algunas excursiones incluían viajes a otras ciudades o a pueblos de interés cultural o la asistencia a las ‘universiadas’ deportivas entre la Universidad de Southampton y la de Portsmouth. La Student’s Union era un punto de encuentro estupendo para hacer amigos e integrarse.

¿Podrías compartir una anécdota con nosotros?

Hay muchas anécdotas que contar sobre mi estancia en Portsmouth, pero, de esas que se pueden contar, destacaría el tour por Polonia que realicé con la Orquesta de la Universidad. Me integré tanto que me fui una semana con mis compañeros de la orquesta de gira por Polonia justo una semana antes de finalizar mi estancia Erasmus. Tengo que decir que mantengo el contacto con muchos de ellos, que he recibido felicitaciones postales en muchas ocasiones y que me han invitado a otros tours de otros años.

En tu opinión, ¿qué es lo mejor que tiene Portsmouth?

Lo mejor es la gente, la tranquilidad y la facilidad con la que uno llega a sentirse en casa estando tan lejos de esta. Para los estudiantes, lo tiene todo prácticamente.

¿Recomendarías Portsmouth como destino Erasmus a otros compañeros?

Por supuesto. Siempre que un estudiante me pide consejo lo hago y estuve asesorando a estudiantes en las jornadas de orientación de estancia en el extranjero que organizó mi facultad. Todos los que vuelven de su año Erasmus y han estado allí me lo agradecen.

¿Algo más que quieras comentar?

Aprovecho para saludar a todas las personas que hicieron que ese año fuese inolvidable para mí, espero que tengáis mucha suerte, que la suerte nos haga encontrarnos en algún momento y lugar inesperado y que seáis felices dondequiera que estéis.

¡Viva Pompey!

Cómo llegar a Portsmouth – Mi experiencia en tren

¡Hola, pompeynianos!

En entradas anteriores os hablé grosso modo del transporte en Portsmouth, en especial de la conexión entre aeropuertos y los trenes. Sin embargo, nunca os he llegado a contar con detalle cómo fue mi llegada a la ciudad, sobre todo en lo que al viaje en tren concierne, y es precisamente una de las principales dificultades de las que alerto a los estudiantes que se ponen en contacto conmigo antes de viajar a Portsmouth.

Por ello, en esta entrada os voy a hablar de mi experiencia y os voy a contar una serie de anécdotas que, sin duda, marcaron mi viaje. ¡No os lo podéis perder!

Empecemos por el principio: antes de viajar a Portsmouth, precisamente a la hora de comprar el vuelo, mis compañeras de casa y yo buscamos opciones para desplazarnos desde el aeropuerto hasta la ciudad. En un principio barajamos la posibilidad de coger un autobús, con suerte uno barato como Megabus, pero mirando detenidamente el trayecto y la duración del viaje, acabamos descartando esta opción. La otra opción consistía en coger un tren desde la estación del aeropuerto de Gatwick que, en teoría, nos dejaría en Portsmouth sin necesidad de cambios. Nos pareció una alternativa bastante interesante, puesto que el precio era más barato de lo que pensábamos y nos pareció más cómodo (y definitivamente más rápido) que coger el autobús, así que procedimos a comprar los billetes por separado.

Problema: al parecer no leímos bien las condiciones, en las que se especificaba que si comprábamos los billetes empleando una tarjeta de débito concreta, tendríamos que disponer de la misma tarjeta a la hora de recoger los billetes en la máquina de la estación, en nuestro caso en la del aeropuerto. Por aquel entonces todavía no tenía mi propia tarjeta de débito, por lo que había comprado el billete con la tarjeta de mi padre. Por supuesto, no podía llevarme la tarjeta de mi padre a Inglaterra, así que no tenía manera alguna de recoger el billete en la estación. Cancelé de inmediato la operación y, finalmente, me devolvieron el importe del billete. Una de mis compañeras me hizo el favor de utilizar su tarjeta para comprar mi billete, así que pude solventar el problema, pero el susto no me lo quitó nadie.

Estación de tren del aeropuerto de Gatwick.

Situémonos ahora en el día del viaje: una de mis compañeras de casa y yo, que viajábamos juntas desde Málaga, nos bajamos del avión, pasamos por el control del aeropuerto y recogimos las maletas. Hasta aquí, todo bien. Lo primero que recuerdo es que el aeropuerto de Gatwick es muy grande. Demasiado, incluso. Tiene dos terminales: la Norte y la Sur, conectadas por una lanzadera o shuttle. Nosotras llegamos a la terminal Norte, así que tuvimos que coger la lanzadera para llegar a la terminal Sur, en la que se encuentra la estación de tren. Recorrimos unos cuantos pasillos más y llegamos a la entrada de la estación. A la izquierda se encuentran las máquinas para los billetes, mientras que a la derecha se sitúan un par de tiendas (un puesto de West Cornwall Pasty y un WHSmith, entre otros), todo ello rodeado de asientos en los que esperar a que venga el tren. Y eso fue precisamente lo que hicimos: esperamos a que viniera el tren, al que todavía le quedaban un par de horas, o eso creíamos.

Consejo: cuando compramos los billetes de tren, reservamos la franja horaria que creímos más apropiada, dejando al menos una hora de margen por si el avión llegaba con retraso. Por ello, pensamos que solo podríamos coger el tren con destino a Portsmouth que habíamos reservado. Sin embargo, no sabíamos por entonces que con nuestro billete podríamos habernos montado en cualquier tren de la compañía (en nuestro caso, Southern) con el mismo destino, independientemente de la hora. De esta manera habríamos llegado mucho antes y nos habríamos ahorrado la espera en la estación, por lo que tenedlo en cuenta.

Cuando se acercaba la hora para coger el tren, pasamos nuestro billete por la máquina de la estación y accedimos al andén, que casi siempre suele ser el 7. Nos montamos en el tren y nos dimos cuenta de una peculiaridad: el destino del tren era Portsmouth Harbour y Bognor Regis. Nos pareció raro, pero no cabía duda de que era el tren que habíamos reservado, así que no nos preocupamos por ello. Nos costó subir todas las maletas al tren, y en un principio no teníamos sitio ni para dejarlas ni para sentarnos, así que tuvimos que pasar como pudimos por los estrechos pasillos del vagón para poder buscar sitio.

Problema: el destino del tren ya nos daba una pista de lo que iba a pasar, así como los letreros en el vagón, pero nos dimos cuenta tarde. Los trenes de Southern que van desde Londres hasta Portsmouth tienen la particularidad de dividirse en otra ciudad, Horsham, para poder abarcar así dos destinos. Lo diré de otra manera: los primeros cuatro vagones del tren van a Portsmouth Harbour, mientras que los cuatro últimos se dirigen a la ciudad de Bognor Regis tras la división del tren en Horsham. ¿Dónde creéis que íbamos nosotras? Efectivamente: en los cuatro últimos. ¿Dónde nos dimos cuenta? En Horsham. Rápidamente agarramos nuestras maletas como pudimos, nos bajamos del tren e intentamos llegar lo antes posible a cualquiera de los cuatro primeros vagones. Fue un gran esfuerzo y una situación bastante estresante, puesto que no sabíamos ni dónde estábamos, pero tuvimos la suerte de reaccionar a tiempo y poder montarnos de nuevo en el tren, esta vez en el vagón correcto.

El transcurso del resto del viaje fue más relajado. Pudimos sentarnos cerca de donde habíamos dejado las maletas para poder vigilarlas mejor y tuvimos ocasión de apuntar el nombre de varias ciudades bastante bonitas que íbamos observando desde la ventana, entre las que destaca Arundel, de las que os hablaré próximamente. 🙂

Problema: Nos bajamos en la estación de Fratton, tal y como teníamos previsto, y nos topamos con la última «pega» de nuestro viaje, pero para entenderlo primero tenemos que saber varias cosas. En primer lugar, cómo es la estación de Fratton: es una estación muy sencilla que consta de tres andenes prácticamente al aire libre, como la mayoría de estaciones del país. Hay una especie de puente que conecta el primer andén con el resto, para lo cual es necesario subir a la segunda planta, ya sea en ascensor o subiendo las escaleras. Asimismo, la estación cuenta con dos salidas: una de ellas en la primera planta, que nos conduce al barrio de Fratton; la otra, en la segunda planta, que nos lleva a Goldsmith Avenue. Pongámonos en situación: recién llegadas en Portsmouth, cargando varias maletas cada una (grandes y pequeñas) y sin tener ni idea de cómo salir de la estación y llegar a nuestra casa. Sabíamos que teníamos que salir por Goldsmith Avenue, pero para poder acceder a dicha salida no había ningún ascensor, lo cual significaba que teníamos que subir las maletas una a una por unas escaleras bastante estrechas. ¡Ah! Y bajarlas después para llegar a la avenida. Lo que hicimos, aunque no nos gustó nada, fue salir por la primera planta, rodear la estación entera y, finalmente, llegar a Goldsmith Avenue. Para que os hagáis una idea he trazado el recorrido en este mapa:

En definitiva, fue un viaje lleno de sobresaltos y dificultades… ¿pero y todo lo que aprendimos? Espero que mi experiencia os pueda ser de ayuda o por lo menos os haya alertado de las complicaciones que podéis encontrar en el viaje en tren a Portsmouth. Una vez sabidas, todo es pan comido. 🙂

¡Hasta la próxima entrada!

La basura en Portsmouth: dudas más frecuentes

¡Hola, Pompeynianos!

En la entrada de hoy quiero hablaros de una de las dudas que con más frecuencia me plantean los estudiantes Erasmus en Portsmouth: la basura. Y es que resulta que el sistema de retirada de residuos es muy diferente a aquel que estamos acostumbrados en España.

Situémonos: hemos llegado a Portsmouth, hemos empezado ya el curso académico en la universidad e incluso hemos empezado a conocer a más gente e integrarnos en la vida de la ciudad. Hasta ahí, bien. El problema viene cuando se cree que para deshacernos de la basura que generamos en casa basta con llevarla al contenedor más cercano, y ahí viene el primer error: no hay contenedores de basura en Portsmouth. Bueno, matizo: existen, pero solo para los bloques de pisos. Como lo más usual es que la gente viva en casas y no en pisos o apartamentos, no vais a poder (en teoría) dejar vuestra basura allí.

¿Qué hacemos entonces?

Empecemos por lo básico: los cubos de basura. Al llegar a vuestra casa de alquiler os habréis percatado de la existencia de al menos dos cubos de basura situados justo al lado de la puerta principal, en el exterior de la vivienda. Uno de ellos con total seguridad es verde y bastante alto, mientras que el otro es redondo, más pequeño y negro. Esos son los cubos que vais a utilizar durante todo el año. El primero es el de reciclaje, mientras que el segundo se emplea para los residuos orgánicos.

Por ahora todo parece normal, ¿verdad? Bien, pues ahora viene la parte más sorprendente. En Portsmouth recogen la basura solo una vez a la semana. Efectivamente, habéis leído bien: solo podéis sacar el cubo negro de residuos orgánicos una vez a la semana, generalmente los jueves. ¿Por qué? Seguramente porque de esta manera se reducen gastos. Por ello, lo que os recomiendo es que saquéis el cubo y las bolsas de basura adicionales (en el caso de que todo no quepa en un mismo sitio) a vuestra calle la noche anterior, puesto que suelen venir a recogerlas muy temprano.

Residuos orgánicos y para reciclar en Portsmouth. Foto cortesía de The News.

Residuos orgánicos y para reciclar en Portsmouth. Foto cortesía de The News.

Para el reciclaje, sin embargo, basta con sacar el cubo verde una vez cada dos semanas, en este caso también los jueves. Otro hecho bastante chocante es que los británicos no separan los residuos para reciclar: todos (latas, aerosoles, botellas de plástico sin el tapón, papel, cartón y botes de comida) van en una misma bolsa. En ningún caso se pueden depositar recipientes de cristal o plásticos en los cubos o bolsas, por lo que depositad estos materiales en vuestro cubo de residuos orgánicos. Importante: en más de una ocasión he observado que si metéis botellas o botes de cristal en la bolsa de reciclaje no os la recogen; la dejan donde estaba y, entonces, tenéis que aguantar dos semanas más sin poder deshaceros de ella, por lo que os desaconsejo que hagáis esto.

Volviendo al tema de las fechas de recogida, una buena manera de cercioraros de cuándo tenéis que sacar los cubos es escribiendo vuestro código postal o dirección en el siguiente sitio web. Se os informará del día de recogida de residuos orgánicos y de los días exactos de recogida de residuos para reciclar.

¿Puedo ganar dinero reciclando?

Estáis de suerte, puesto que hace unos años se puso en marcha un programa de recompensas para potenciar el reciclaje en la ciudad: Portsmouth Big Recycle. Para participar en el sorteo mensual de 250 £ solo tenéis que registraros en su sitio web. Unos días más tarde recibiréis una pegatina que deberéis pegar en algún lado visible del contenedor verde.

Estudiante ganador del primer premio de Portsmouth Big Recycle. Foto cortesía de University of Portsmouth's Students' Union.

Estudiante ganador del premio de PBR. Foto cortesía de UPSU.

Cuanto más recicléis, más oportunidades tendréis de ganar el premio. Recordad que tendréis que quitar vuestra pegatina del contenedor cuando os marchéis definitivamente de vuestra vivienda. Puede que penséis que nunca os va a tocar, pero seguramente esto mismo pensaba también un estudiante de la universidad que, finalmente, se hizo con el primer premio sorteado. Podéis leer más sobre cómo lo consiguió en esta pequeña entrevista concedida a la Students’ Union. Sin embargo, las 250 £ que consiguió este estudiante no es el único premio al que podéis optar. Cada mes varía, pero lo normal es que se sorteen vales de compra para el supermercado The Co-Operative y descuentos de diversa índole. De cualquier manera, creo que es una buena oportunidad para ganar algo de dinero sin demasiado esfuerzo, por lo que os animaría a que os registrarais y probarais suerte. 🙂

Un último consejo: cuando os marchéis definitivamente a vuestros países, seguramente tendréis que tirar a la basura muchas cosas. Si resulta que no os vais un miércoles o jueves, no querréis dejar toda vuestra basura en la calle, así que os aconsejaría que solo entonces buscarais un contenedor grande si vivís cerca de un bloque de pisos, como era mi caso. Lo más seguro es que no os digan nada y así os aseguráis de que no dejáis basura en la calle (con sus consecuencias negativas, por supuesto).

¡Hasta aquí la entrada de hoy! Ha sido algo más corta que el resto, pero espero que haya sido igual de útil. 🙂 Si tenéis algún comentario, pregunta o duda podéis poneros en contacto conmigo dejado un comentario aquí, en nuestra página en Facebook, Twitter o bien por correo electrónico.

¡Hasta la próxima! 😛

Cursos gratuitos en la Universidad de Portsmouth: English for Academic Purposes

¡Hola, Pompeynianos!

¿Qué tal va todo? Como ya sabéis, esta es la semana de las bienvenidas y de los eventos sociales, también llamada Induction Week. Precisamente uno de los eventos estrella de cada curso académico en la Universidad de Portsmouth es la Fresher’s Fayre, que se celebra esta misma semana.

Sí, es la semana perfecta para socializar y empezar con buen pie el año, pero no solo de eventos vive el estudiante Erasmus. Muchos de vosotros me habéis comentado que la principal razón por la que estáis en Reino Unido es para mejorar vuestro dominio del inglés, un idioma que nos piden hoy en día para prácticamente todo, y precisamente por eso pensé que sería una buena idea hablaros de los cursos gratuitos que ofrece la Universidad de Portsmouth con el objetivo de que os integréis plenamente en el sistema educativo británico y consigáis superar todos los obstáculos académicos que encontréis.

Laboratorios de idiomas en la Universidad de Portsmouth. Foto cortesía de la universidad.

Laboratorios de idiomas en la Universidad de Portsmouth. Foto cortesía de la universidad.

English for Academic Purposes

Empecemos por lo básico. El programa de estos cursos se llama English for Academic Purposes, pero lo veréis anunciado en los tablones de vuestra facultad simplemente como EAP. Son gratuitos para todos los estudiantes de la Universidad de Portsmouth, sean de intercambio Erasmus o no, cuya primera lengua no sea el inglés. Existen dos tipos de programa:

  • Estándar: podéis elegir hasta dos cursos distintos por semestre, los cuales se desarrollan generalmente en Park Building en grupos reducidos.
  • Individualizado: pensado para todos aquellos que necesiten un mayor apoyo lingüístico. Para más información podéis preguntar en Park Building acerca de este programa, llamado EAP Tutorial System.

Uno de los aspectos más interesantes del programa estándar es que podéis escoger entre una variedad de cursos:

  • Essay Writing: una de las mayores dificultades del sistema universitario en el Reino Unido es, sin duda, la elaboración de los dichosos essays. A la mayoría de los estudiantes Erasmus nos cuesta familiarizarnos con este tipo de ensayo, por lo que recomendaría al 100 % que os registrarais en este curso. El profesor que impartía este curso cuando yo lo hice, hace ya tres años, era John Williams. Me encantaron sus clases y todo el material que nos facilitaba en cada sesión era exhaustivo y de gran utilidad.
  • Improving your grammar and academic style: como el título bien indica, este curso se centra en aspectos relacionados directamente con la gramática y el estilo académico que todo estudiante debe tener en cuenta a la hora de realizar un trabajo para la universidad.
  • Academic research skills: el objetivo de este curso no es otro que el de ofrecer las bases necesarias para poder llevar a cabo un trabajo de investigación de manera eficaz y eficiente. En mi caso, escogí este curso durante el segundo semestre de mi estancia en Portsmouth porque lo necesitaba para poder hacer mi trabajo final de grado. El profesor que lo impartía entonces era Grahame Luff, del que solo guardo buenos recuerdos y clases muy entretenidas.
  • Presentation and seminar skills: en algunas asignaturas tendréis que realizar exposiciones o incluso participar en debates, por lo que este curso os puede ser de gran utilidad para mejorar vuestro nivel de expresión y comprensión oral.
  • Effective reading skills: si, por el contrario, pensáis que es la comprensión de textos escritos lo que necesitáis mejorar en mayor medida, este curso es para vosotros. Os presentarán distintos tipos de textos académicos y aprenderéis técnicas y estrategias de lectura.
  • Specialist academic English: este curso solo se encuentra disponible para alumnos de posgrado.
Cursos de grupos reducidos. Foto cortesía de la Universidad de Portsmouth.

Cursos de grupos reducidos. Foto cortesía de la Universidad de Portsmouth.

La duración de los cursos es de cuatro meses (van de septiembre a diciembre y de enero a abril), constando por lo general de clases semanales de dos horas en Park Building (casi siempre los miércoles). Cada semestre podéis registraros en un máximo de dos cursos.

Sin embargo, antes de registraros debéis hacer una especie de prueba de nivel a partir de la cual se os asignará un grupo concreto dentro del curso. En mi caso, en el primer semestre me registré en el curso de Essay Writing y, tras la prueba de nivel de inglés, me comunicaron que formaría parte del grupo más avanzado, existiendo por lo menos dos niveles más: intermedio y básico. Antes la prueba era presencial, pero ahora podéis realizarla desde la comodidad de vuestro propio ordenador a través de la plataforma Moodle de la universidad.

Una vez hayáis realizado la prueba y escogido el/los cursos que queréis realizar, debéis registraros en este enlace (o éste si sois estudiantes de posgrado). Para más información en cuanto a las fechas de inicio de los cursos y vías de contacto con los responsables podéis consultar el apartado de EAP en la plataforma Myport de la universidad y este enlace.

Al finalizar el curso podéis solicitar un certificado en la secretaría de la School of Languages and Area Studies, en el que constará vuestro nombre, el título del curso y el número de horas del que constaba. Sé de algunos casos en los que estos cursos han servido de asignaturas y, por tanto, han podido convalidarse, por lo que os recomiendo que lo consultéis con vuestro coordinador de la universidad de origen y con la coordinadora de estos cursos.

Talleres

Adicionalmente la universidad también organiza una serie de talleres o workshops a lo largo del curso acerca de diversos temas relacionados con la lengua inglesa: Reading Skills, Professional Communication, Data Presentation, Assistance with Academic WritingOral Presentations. Las fechas pueden consultarse aquí y también en la plataforma Myport.

Existen más opciones gratuitas para mejorar vuestro nivel de inglés, y precisamente de ellas os hablaré en futuras entradas dentro de esta categoría.

No olvidéis que si tenéis alguna pregunta o duda acerca de cualquier aspecto durante vuestra estancia en Portsmouth podéis poneros en contacto conmigo a través de las siguientes vías: comentario en esta entrada, correo electrónico o grupo de Facebook del blog. 🙂

¡Hasta la próxima entrada!

¿Es necesario abrir una cuenta bancaria en Reino Unido?

¡Hola, Pompeynianos!

¡Os queda muy poco para empezar vuestra andadura por Portsmouth! Algunos de vosotros puede que incluso ya os encontréis en tierras pompeynianas y estéis disfrutando de los últimos rayos de sol del verano británico. 😛

Antes de empezar, me gustaría hablaros de los cambios que habréis podido apreciar en el blog. Con el objetivo de mejorar la navegación, he incluido categorías más visibles en la página de inicio que llevan directamente a una selección de entradas del blog. Además, podéis consultar de manera más rápida nuestra página en Facebook, nuestra cuenta en Instagram e incluso un calendario de eventos en Portsmouth durante todo el año, de manera que podáis estar informados de todo en cualquier momento.

mejoras_2

mejoras_1

Otra novedad es la llegada de nuevas secciones, como la de Inglés y Cultura, en la que poco a poco iré subiendo información sobre la preparación de exámenes Cambridge y Trinity, lecciones gramaticales y de vocabulario o curiosidades sobre la cultura británica.

mejoras_3

En la entrada de hoy me gustaría hablaros de un tema bastante espinoso, en especial para los estudiantes Erasmus españoles que deciden escoger Reino Unido como destino: la necesidad o no de abrir una cuenta en una entidad bancaria británica. No soy una experta en el tema, pero sí que creo que mi experiencia os puede ayudar en este mes tan difícil para la mayoría.

¿Es necesario abrir una cuenta bancaria en el Reino Unido si soy estudiante Erasmus? 

Sí y no. Todo depende de si queréis buscar un trabajo a la par que estudiáis. Lo que sí os puedo decir es que en los diez meses que pasé en Portsmouth nunca me vi en la necesidad de abrir una cuenta allí, puesto que ya traía conmigo desde casa una buena solución: la tarjeta de débito que ofrece EVO banco. Con esta tarjeta se me aseguró que podría sacar dinero en el extranjero al menos tres veces al mes sin tener que pagar ninguna comisión (por supuesto, en los free cash points, una serie de cajeros que permiten sacar dinero con tarjetas Visa y Mastercard entre otras sin que te cobren comisión), y la verdad es que nunca tuve ningún problema. De hecho, solía pagar con esta tarjeta casi todas mis compras, tanto presenciales como online, y todo normal. Mi familia podía hacer transferencias a mi cuenta e incluso recibí el dinero de la beca sin problema alguno.

Sin embargo, hubo veces en las que necesitaba sacar dinero de algún cajero y éste me informaba de cualquier tipo de comisión; cuando esto pase, basta con cancelar la operación y probar en otro cajero. Con total seguridad os puedo decir que el cajero situado justo al lado del New Kwiki Mart, en Goldsmith Avenue, no cobraba comisión (al menos era así hace dos años).

3303612406_ca463c28e3_z

Abanico de posibilidades.

Sí que es necesario abrir una cuenta bancaria en Reino Unido si queréis trabajar durante vuestra estancia como estudiantes Erasmus, puesto que no podréis cobrar vuestro salario (en realidad, ni siquiera podríais trabajar) si no la tenéis. Otro motivo para abrir una cuenta en el país tiene que ver con las facturas que pagáis. Este no fue mi caso, puesto que mis compañeras de casa y yo decidimos pagarlas en paypoints mensualmente, pero algunos estudiantes prefieren domiciliar sus facturas, de manera que necesitan sí o sí una cuenta en Reino Unido.

¿Cuántos tipos de cuenta puedo encontrar?

  • Cash account: con estas cuentas, las más básicas de todas, podéis únicamente ingresar dinero y retirarlo en los cajeros de la entidad, por lo que os darán una tarjeta de débito.
  • Current account: más avanzadas que las anteriores, las current accounts permiten domiciliar pagos o direct debits e incluso obtener una tarjeta de crédito. También se os da la posibilidad de realizar un overdraft, es decir, gastar más dinero del que tenéis en la cuenta y pagar una tarifa reducida por ello.
  • Savings account: la clásica cuenta de ahorros cuyos tipos de interés son muy bajos debido a que no se pagan impuestos. Son muy comunes entre los británicos pero están destinadas a trabajadores que se vayan a quedar más tiempo en el país.

¿Qué bancos me convienen más?

A continuación paso a describir brevemente los bancos que podréis encontrar, las cuentas que podéis abrir con cada uno de ellos, los requisitos que debéis cumplir y dónde se encuentran sus sucursales en Portsmouth:

  • Lloyds – Es la entidad en la que la información viene mejor explicada. La cuenta que ofrecen es la más básica de todas. Tienen dos sucursales en la ciudad: una en Commercial Road y otra en Palmerston Road. Requisitos: ser mayor de 18 años, residente en Reino Unido o tener permiso para quedarse en el país durante al menos 12 meses.
  • TSB – La entidad se separó hace un tiempo de Lloyds y fue adquirida por Banco Sabadell (si disponéis de una cuenta en este banco, podríais consultar si los trámites serían más rápidos). Este banco cuenta con una amplia variedad de cuentas, pero debido a los requisitos la más adecuada sería la clásica. En Portsmouth podéis acudir a su sucursal en Arundel Road, calle perpendicular a Commercial Road. Requisitos: ser mayor de 18 años y residente en Reino Unido.
  • Natwest – Uno de los bancos más populares en el país (dato curioso: es el que usa John Watson en Sherlock 😉 ). En cuanto a las cuentas, lo mejor es que os asesoren en la sucursal, pero lo más seguro es que acabéis contratando la más básica. En este caso podéis encontrar tres sucursales en la ciudad: en Commercial Road, Fratton Road y Palmerston Road. Requisitos: ser mayor de 18 años, residente en Reino Unido y probar que no habéis tenido problemas de solvencia en los últimos seis años.
  • HSBC  – También popular y accesible para estudiantes Erasmus. La cuenta más acertada en este sentido sería la Basic Bank Account. Las oficinas más cercanas se encuentran en Commercial Road y Palmerston Road. Requisitos: ser mayor de 16 años y tener domicilio en Reino Unido.
Sucursal de Barclays en Commercial Road.

Sucursal de Barclays en Commercial Road.

  • Barclays – Sin lugar a dudas, la entidad más famosa del país. Los requisitos de sus cuentas para estudiantes internacionales no se corresponden con las del estudiante Erasmus debido al número de años que sus usuarios deben permanecer en Reino Unido, pero por suerte podéis solicitar una cuenta básica, como en el resto de bancos. Sus sucursales en Portsmouth se encuentran en Commercial Road y Osborne Road. Requisitos: ser mayor de 18 años y tener domicilio en Reino Unido.
  • Santander – Siento deciros que aunque tengáis una cuenta en Santander en España, tendréis que abrir una nueva en Reino Unido, ya que actúan como un banco totalmente distinto en este país. La cuenta que ofrecen es exclusivamente para estudiantes internacionales y la oficina más cercana en Portsmouth se encuentra en Commercial Road. Requisitos: ser mayor de 18 años, tener domicilio en Reino Unido y estudiar durante al menos un año en cualquiera de sus universidades.
  • Halifax – Puede que no os suene tanto como algunas de las entidades anteriores. Además de la variedad de cuentas que ofrecen (de nuevo, la más básica es la que necesitáis), podéis consultar el glosario que ponen a vuestra disposición en su sitio web. Las sucursales más cercanas se encuentran, de nuevo, en Commercial Road y Palmerston Road. Requisitos: ser mayor de 18 años, ciudadano de la Unión Europea y tener domicilio en Reino Unido.
  • The Co-Operative Bank – El supermercado Co-Operative tiene su propio banco, el cual podréis encontrar en plena Commercial Road. Las cuentas que ofrecen comparten la mayoría de sus características con las mencionadas anteriormente. Requisitos: ser mayor de 18 años y residente en Reino Unido.

¿Qué necesito para poder abrir la cuenta?

  • DNI o pasaporte – Últimamente se prefiere esta última opción, como podréis observar en los requisitos de cada banco, por lo que conviene que lo llevéis.
  • Proof of residence – Cualquier documento que acredite que tenéis domicilio en el país (factura en la que figure vuestro nombre y dirección, permiso de conducir, contrato de alquiler de vivienda, etc.). Si vivís en residencias o con una familia británica podéis pedir que os redacten una carta en la que den fe de que vivís allí.
  • En ocasiones os pedirán también vuestra carta de aceptación en la universidad de destino, sobre todo en aquellos casos en los que solicitéis (si cumplís los requisitos) una cuenta bancaria para estudiantes internacionales. También es posible que os pidan extractos de vuestras cuentas en España.

Las facturas pueden servir de proof of residence. Foto cortesía de Telegraph.

¿Cómo doy el primer paso? 

  1. Lo primero sería pedir cita con la entidad que elijáis. Para ello lo más rápido es que la solicitéis online a través de la página web del banco.
  2. Mientras esperáis a la fecha acordada para la cita, lo más conveniente es que os preparéis una serie de preguntas frecuentes o básicas que os pueden hacer, del tipo «¿Cuánto tiempo vas a vivir en Reino Unido?» o «¿Por qué necesitas una cuenta bancaria?». Dependiendo de la entidad que hayáis elegido, la respuesta variará, pero os recomiendo que digáis que os vais a quedar en el país por lo menos 12 meses, ya que muchos bancos tienen esa extensión de tiempo como requisito principal para solicitar una determinada cuenta.
  3. Recordad llevar los documentos mencionados anteriormente a la cita.
  4. Adicionalmente podéis pedirle a algún compañero inglés que os acompañe o incluso hablar con vuestro tutor en la universidad para pedirle consejo.

¿Hay algo más que deba saber? 

Durante la Fresher’s Fayre, de la que ya hablamos en entradas anteriores, estarán presentes una buena cantidad de bancos, por lo que ésta podría ser una buena oportunidad para hablar con ellos y pedirles asesoramiento.

¡Esto ha sido todo por hoy! Espero que esta entrada os sea de utilidad y no dudéis en preguntarme cualquier duda/sugerencia/comentario por correo electrónico o a través de la página en Facebook de este blog.

¡Buena suerte a todos! 🙂

La llegada: Orientation Week, Induction Week y Freshers’ Fayre

Decía Albert Einstein que la vida es como una bicicleta: para mantener el equilibrio basta con seguir moviéndose. Eso es precisamente lo que debéis hacer una vez lleguéis a Portsmouth: seguir adelante, afrontar los problemas y dificultades que encontréis y aprovechar cada ocasión para disfrutar de la experiencia. Probablemente al principio os sintáis perdidos e incluso abrumados por todo lo que tenéis que hacer y no sabréis ni por dónde empezar, en especial en lo que a la universidad concierne.

Por ello, en esta entrada os doy algunos consejos y os describo mi experiencia con el objetivo de que pueda seros de ayuda y sepáis exactamente por dónde empezar cuando lleguéis a la ciudad. 🙂 En concreto voy a hablaros de tres fechas/eventos importantes: Orientation Week, Induction Week y Freshers’ Fayre.

Fechas clave para el curso académico 2017/2018

11-17 septiembre: International and EU Orientation Week. Durante esta semana de orientación se os ayudará a asentaros, conocer a otros estudiantes, conocer mejor la ciudad y el campus universitario, conocer a vuestros tutores académicos en la universidad y resolver cualquier duda o problema que tengáis.

18-22 septiembre: empieza la Induction Week, cuyo objetivo es familiarizaros con la universidad (profesionales y servicios que ofrecen). En esta semana podéis recoger vuestras tarjetas de estudiante o Student IDs y se organizarán eventos en vuestras respectivas facultades para que conozcáis las normas de cada una de ellas y conozcáis a más estudiantes del programa Erasmus + (consultad el sitio web de vuestra facultad para más información).

20-21 septiembre: Freshers’ Fayre. En esta feria os encontraréis de todo: los puestecillos de todos los clubs o societies de la universidad, marcas y tiendas locales, oportunidades de eventos sociales, comida gratuita cortesía de alguna pizzería o local de comida rápida de la ciudad, etc. Una gran oportunidad para conocer a más estudiantes e integraros en la cultura de vuestro país de destino.

25 septiembre: comienzo del curso académico.

Acabo de llegar a Portsmouth. ¿Cómo me registro en la universidad? 

A pesar de que la primera parte del registro se hace online meses antes, debéis completar el proceso al llegar. Lo primero que tenéis que hacer, independientemente de la fecha en la que lleguéis, es ir a la International Office en Nuffield Centre. Tenéis dos opciones para llegar: coger el autobús y bajar en la parada de la Student’s Union o bien andar por el campus y familiarizarse con el entorno. Recordad que debéis llevar vuestro documento de identificación personal (DNI o pasaporte), vuestro acuerdo académico y el documento de llegada.

Una vez en la International Office, preguntad en el mostrador principal y os llevarán a una oficina en la segunda planta del edificio. Allí hablarán con vosotros, os firmarán los papeles que necesitáis y seguramente recibiréis una especie de paquete de bienvenida (folletos en su mayoría). Cuando terminéis, os aconsejo que aprovechéis y os registréis en el centro médico que tienen en ese mismo edificio; cuando tengáis algún problema de salud podéis pedir cita previa y acudir a Nuffield Centre para que os traten. Si preferís algún otro centro más cercano a vuestro domicilio, podéis consultar esta lista.

Nuffield Centre. Foto cortesía de Accessible Info.

El segundo paso varía dependiendo de vuestra facultad en Portsmouth. En mi caso tuve que ir a la mía (School of Languages and Area Studies, en Park Building), enseñar algunos papeles en secretaría y pedir cita con el tutor que se os asigne para enseñarle el acuerdo académico y que os ayude en lo que necesitéis. Será entonces cuando, seguramente, recibáis alguna que otra sorpresa: a mí mi tutor me dijo que necesitaba matricularme de más créditos en la universidad porque no llegaba al mínimo, por lo que tuve que buscar asignaturas que no se pisaran con las que ya tenía, hablar con mi coordinadora en mi universidad de origen y volver a ir a secretaría para modificar el acuerdo académico. El problema fue mayor cuando me informaron de que tenía que modificar una tercera vez el acuerdo porque no podía estar matriculada en dos asignaturas anuales de idiomas (German Language y French Language) y porque una de las asignaturas que figuraban en el acuerdo había dejado de ofertarse por falta de demanda.

¿Dónde recojo mi tarjeta de estudiante?

La tarjeta de estudiante o Student ID se recoge en la facultad a la que pertenezcáis. Es posible que os pidan alguna foto de tamaño carnet o que incluso os hagan una para que figure en la propia tarjeta (avisados quedáis 😉 ). Intentad memorizar el número incluido en vuestra tarjeta, puesto que será el que utilicéis durante el resto del año para prácticamente todo: exámenes, trabajos que entregar, perfil en Myport (campus virtual de la universidad), acceso a ordenadores, etc. Esta tarjeta también es muy importante porque es la que debéis enseñar al montaros en el bus de la universidad. En el caso de que no os la den inmediatamente y la necesitéis para coger el autobús, podéis hablar con el/la conductor/a, explicarle vuestro caso y seguramente apuntarán vuestro nombre y os dejarán pasar.

No sé cómo moverme por el campus. ¿Dónde puedo encontrar información?

Durante el mes de septiembre os encontraréis a muchos estudiantes vestidos de morado (el color de la universidad) por el campus. Estos estudiantes son voluntarios de la universidad que se ponen a disposición de cualquier estudiante de nuevo ingreso, ya sea de intercambio o no, que necesite información o asesoramiento en cuanto a temas académicos y de la universidad. Suelen llevar mapas del campus y están situados en lugares estratégicos, como la entrada a Guildhall Walk en Winston Churchill Avenue (justo al bajaros de la parada del bus de la universidad), el cruce de Nuffield Centre con Cambridge Road (junto a la Student’s Union) o las propias facultades.

Equipo de estudiantes voluntarios durante la semana de orientación.

Sin embargo, si preferís ir bien preparados os dejo una serie de enlaces que podéis consultar con antelación para que no os sintáis tan perdidos:

¿Para qué sirve la Freshers’ Fayre?

Lo cierto es que es un evento muy importante e interesante para los estudiantes de la universidad, en especial para aquellos que no estén familiarizados con el sistema académico británico. En entradas anteriores os hablé brevemente de las societies o clubs fundados por los estudiantes en torno a una materia o un interés común: deportes, clubs de estudio, literatura, lenguas, lectura, ocio… las opciones son muy diversas. Cada society dispone de un puesto en la Freshers’ Fayre en el que os explicarán qué hacen cada año, cómo os podéis unir, si es necesario pasar algún tipo de prueba, cuánto cuesta la membresía e incluso puede que os obsequien con algún tipo de merchandising. Merece la pena aunque no queráis apuntaros a ninguna, no deja de ser una buena oportunidad para conocer a más estudiantes, entablar conversación con empresas de la zona o simplemente pasar un buen rato en grupo y disfrutar de música y comida gratis (este año de la mano de Domino’s Pizza y un local de cocktails de la ciudad)… si el tiempo acompaña.

Una de las entradas a la Freshers’ Fayre en Ravelin Park.

La Freshers’ Fayre se lleva a cabo en Ravelin Park, justo detrás de la Student’s Union y la biblioteca de la universidad. Podéis apuntaros al evento que la propia Students’ Union ha creado en Facebook y así conocer más detalles.

Aquí os dejo un vídeo de la Freshers’ Fayre del año 2015:

¡Creo que no me olvido de nada más! Si tenéis alguna duda o problema tanto al llegar a la ciudad como antes, no dudéis en poneros en contacto conmigo por correo electrónico o a través de la página en Facebook del blog.

¡Mucha suerte a todos y hasta la próxima! 🙂

Manual básico de inicio de la aventura pompeyniana (II)

¡Hola, Pompeynianos!

Como os prometí, en esta segunda parte de la entrada que leísteis la semana pasada os hablaré de otro tipo de aspectos que, en mi opinión, convendría tener en cuenta antes de emprender el viaje a Reino Unido y en concreto a Portsmouth.

Artículos de primera necesidad

Con artículos de primera necesidad me refiero a todo aquello que sepáis que vais a necesitar una vez os instaléis. Aunque lo más barato sería que os llevárais lo máximo posible de casa, es cierto que el limitado espacio y peso de las maletas hacen de esta opción algo casi imposible en algunas ocasiones. Por ello, una buena idea sería crear una lista de cosas que sabéis que vais a necesitar y que vais a poder encontrar en el país al que os dirigís. Esto mismo fue lo que hice yo hace ya tres años: creé una lista en Word, busqué en internet y elaboré una tabla comparativa de precios para saber a dónde acudir a la hora de comprar un artículo determinado. Gracias a esta lista os puedo aconsejar dónde comprar edredones, almohadas, sartenes e incluso escobas. Cabe destacar que la mayoría de lo que os voy a comentar se encuentra resumido en esta sección del blog.

Antes de pasar a hablaros de cada establecimiento me gustaría advertiros acerca de los edredones que vais a encontrar en Reino Unido. Cuando los busquéis en internet o en la propia tienda seguramente os desconcertará el hecho de que estén divididos en lo que los angloparlantes llaman tog, con su respectiva diferencia en el precio final. El tog hace referencia al plumaje del edredón; por tanto, cuanto mayor sea el número, más calor dará. Lo aconsejable para verano es un edredón de tog 4, pero el que debéis comprar para poder aguantar todo el año debe ser como mínimo de 12.5.

En cuanto a los establecimientos para comprar cada cosa, os recomiendo los siguientes:

  • Argos. En esta cadena podéis encontrar una gran variedad de productos: electrodomésticos, instrumentos musicales, utensilios, menaje del hogar, etc. La recomiendo especialmente para comprar utensilios de cocina que no encontréis fácilmente en otras tiendas, aparatos electrónicos de vídeo y sonido y fundas de edredón. En esta última categoría tienen bastante variedad y precios muy asequibles. La única pega es que no podéis ir a la tienda y echar un vistazo: todo tiene que ser online. Buscáis lo que sea en su sitio web, pagáis y tenéis dos opciones: pagar unas 3 £ de envío a vuestro domicilio o bien pedir que os lo manden a tienda y recogerlo allí gratis. Si escogéis esta última opción debéis presentar el código que os den al realizar la compra. En Portsmouth: Commercial Road, casi al final.
Oferta en Argos de funda de edredón y almohadas.

Oferta en Argos de funda de edredón y almohadas.

  • Asda. El supermercado por excelencia de los estudiantes Erasmus en Portsmouth por sus precios y disponibilidad horaria. Parece que las cosas han cambiado un poquito desde que estuve viviendo en Reino Unido y la sección de Hogar del supermercado no es tan barata como recordaba, pero sigue teniendo buenos precios de igual manera. En Asda os recomiendo que compréis pequeños electrodomésticos (cafetera, kettle, tostadora, calefactor), tuppers, tazas, artículos de decoración y almohadas. En cuanto a estas últimas os diré que merece la pena cualquier pack de dos, pero id siempre al más barato, ya que la calidad suele ser la misma. Por experiencia os puedo decir que son bastante cómodas (yo sigo usando las que me compré hace tres años y siguen estando en el mismo buen estado en el que las adquirí). Es una lástima que hayan subido algo más los precios, puesto que los edredones merecían mucho la pena. En Portsmouth: centro comercial The Bridge, Somers Road (Fratton).
  • BHS y Homebase. Son tiendas algo más caras que el resto que os describo en esta entrada, pero de vez en cuando podéis encontrar alguna que otra ganga, sobre todo en lo que a decoración y ropa de cama concierne, en especial sábanas y mantas. Echadle un vistazo a sus respectivos sitios web, aunque el de BHS no se encuentra disponible temporalmente y volverá a funcionar a partir de septiembre. En Portsmouth: centro comercial de Fareham, Osbourne Square (BHS); Ocean Park, Burrfields Road (Homebase). Importante: están cerrando bastantes establecimientos de BHS a lo largo del país, por lo que debéis aseguraros de que el establecimiento sigue estando abierto antes de ir.
  • Ikea. No hay un Ikea en Portsmouth, pero el más cercano se encuentra en Southampton, a apenas media hora en tren de la ciudad. La Student’s Union suele organizar una excursión al gigante sueco a principios de curso para que los estudiantes internacionales y de nuevo ingreso compren todo lo necesario, pero tampoco sería mala idea ir por libre y aprovechar el día en la ciudad vecina. Los precios de Ikea en Reino Unido son algo más elevados que en España debido al cambio en libras, pero sabéis de sobra que es el mejor sitio para comprar cubertería, vasos, tazas, platos e incluso ollas y sartenes. No conviene tanto, sin embargo, para comprar almohadas o edredones nórdicos, ya que los podéis encontrar más baratos en otras cadenas.
  • Matalan. Especialmente recomendable para comprar toallas (desde 1 libra), vajilla (en el caso de que la necesitéis), vasos y cualquier accesorio para el baño. Su web tiene una sección especial para la vuelta a la universidad que conviene visitar. En Portsmouth: Station Street, justo detrás de la estación de Portsmouth & Southsea en el centro de la ciudad.
Sección de vuelta a la universidad de Matalan.

Sección de vuelta a la universidad de Matalan.

  • Poundland. Ya os he hablado en más de una ocasión de una de mis tiendas favoritas en todo el Reino Unido: Poundland. ¿Qué os puedo decir que ya no sepáis? Podéis encontrar de todo a 1 libra. Cierto es que la calidad, en algunos casos (como los tuppers) deja bastante que desear, pero tampoco se puede pedir mucho a un precio tan bajo. Merece la pena para comprar artículos de marca (maquillaje, champú, gel, jabones, comida), de papelería (libretas, subrayadores, bolígrafos, carpetas, etc.), vasos y tazas que necesitéis reponer y utensilios de cocina, en especial para horno. En Portsmouth: Commercial Road.
  • Primark. Primark también os sonará a la mayoría, y os alegrará saber que en Reino Unido es todavía mejor que en España. No sé si serán imaginaciones mías, pero la ropa es de mejor calidad y gusto allí, está todo más organizado y tienen más gangas. Aquí os recomiendo que compréis mantas, sábanas, fundas para las almohadas, toallas, albornoces y artículos de decoración. Huid de las almohadas que venden, son pésimas y os darán más de un dolor de cuello. En Portsmouth: centro comercial Cascades, Commercial Road.
  • Wilko. Wilko es una de esas cadenas a las que puedes acudir para comprar prácticamente de todo. Se ganó mi respeto total cuando encontré una escoba con recogedor normal, de los de toda la vida en España, algo casi imposible en Reino Unido. Aquí conviene comprar edredones (están, sorprendentemente, más baratos aquí que en Asda), set de sartenes y ollas, pequeños electrodomésticos, utensilios de cocina, auriculares (probadlos y sabréis a qué me refiero) y artículos de decoración. Las tazas también merecen especial mención por su precio, tamaño y variedad de diseños que ofrecen. Atentos en noviembre/diciembre, puesto que los arbolitos de Navidad que venden no están nada mal de precio, así como los artículos de decoración navideña en general. En Portsmouth: Arundel Street, perpendicular a Commercial Road.

Local de Wilko en Arundel Street. Foto cortesía de Woolies Buildings.

Transporte

Dependiendo de vuestra localización, los billetes de avión costarán más o menos. Aunque ya os hablé de ello en otra entrada, Portsmouth tiene buena conexión con ciertos puntos de España gracias a los aeropuertos de Londres Gatwick, Southampton e incluso Bristol. Sin embargo, el primero de ellos suele ser la opción más económica y, por ende, preferida por los estudiantes Erasmus por una razón adicional: la conexión por tren entre el aeropuerto y la ciudad.

Por ello, tras comprar el billete de avión convendría también adquirir el de tren hasta la estación más cercana a vuestro domicilio. Tenéis dos opciones:

  • Comprar el billete al llegar a la estación
  • Comprar el billete online con antelación a través de National Rail

Yo os recomendaría esta última, puesto que os aseguráis un buen precio de antemano y os quitáis un peso de encima. Obtendréis el billete cuando lleguéis a la estación e insertéis la tarjeta con la que habéis efectuado la compra en la máquina. Importante: si pagáis el billete con una tarjeta específica, debéis aseguraros de que lleváis esa misma tarjeta a la hora de recogerlo en la máquina de la estación. También es conveniente que sepáis que aunque podéis seleccionar que os envíen el billete a vuestro domicilio, esta opción es únicamente válida para Reino Unido. Yo cometí este error porque pensé que me lo mandarían a España y tuve que solicitar un reembolso, volver a comprar el billete y seleccionar otra vía de recuperación del billete.

Ejemplo de selección de billete para el viaje Gatwick Airport - Fratton.

Ejemplo de selección de billete para el viaje Gatwick Airport – Fratton.

El horario que seleccionéis no importa, ya que con el billete podéis montaros en el tren que lleve a la ciudad a cualquier hora, así que no os preocupéis si pensáis que llegaréis más tarde al aeropuerto. A la hora de comprar el billete, aseguraos de que no tenéis que coger otro tren adicional para llegar a vuestro destino (atentos a la sección changes o Chg. en el sitio web) y de seleccionar la tarifa más barata.

En cuanto al transporte en Portsmouth, os encantará saber que la universidad dispone de un servicio de autobús gratuito para sus estudiantes (da igual que sean de intercambio o no) durante todo el año académico. La verdad es que resulta muy útil no solo para ir a clase, sino también para llegar al centro de la ciudad sin tener que pagar. Para horarios y más información podéis visitar este enlace.

Universidad

Recordad que vais a estar fuera de casa durante una temporada y que mandar paquetes no resulta muy económico si se os ha olvidado algo. Aseguraos de que lleváis los papeles que la universidad os pide (documento de llegada/salida, acuerdo de estudios, etc.), algunas fotos de tamaño carnet por si acaso y cualquier libro que creáis necesario. No os aconsejo que os llevéis ningún diccionario, puesto que solo os va a ocupar espacio/sumar peso; siempre podéis acceder a las versiones online de éstos y en la universidad os dejarán alguno para hacer los exámenes.

Una vez lleguéis a Portsmouth, una de las primeras paradas obligatorias es precisamente uno de los edificios de la universidad: la International Office en Nuffield Centre, justo en frente de la Student’s Union. Allí debéis registraros como estudiantes de intercambio Erasmus. Lo más probable es que debáis visitar vuestra facultad también para recibir el carnet de estudiante y tramitar algunos papeles más.

¡Esto ha sido todo por hoy! Espero que os haya sido de utilidad tanto la primera como esta segunda parte de la entrada. Si tenéis alguna duda/problema o simplemente necesitáis ayuda podéis contactar conmigo por correo electrónico o a través de la página de Facebook de este blog.

¡Hasta la próxima entrada! 😛