Día de museos en Portsmouth (II)

¡Hola, pompeynianos!

Hace unas semanas os hablaba de una posible ruta de museos en Southsea, entre los que destaca el Portsmouth City Museum. Sin embargo, dado el gran patrimonio cultural que Portsmouth tiene que ofrecernos, en esta segunda entrada os hablaré de otra ruta alternativa de diferentes museos. ¡Sígueme y vámonos! 🙂

La ruta que seguiremos será la siguiente:

Charles Dickens Birthplace Museum

Dónde: Old Commercial Road, Portsmouth

Horario de apertura: 10.00 – 17.30 de viernes a domingo (de marzo a octubre)

Entrada: £4.20 para adultos, £3.20 para estudiantes; Gratuito para residentes en Portsmouth

Duración aproximada de la visita: 45-60 minutos

Sitio web

En esta ocasión empezaremos nuestra ruta en el distrito de Landport. Es aquí donde encontramos la casa natal de unos de los escritores más importantes de la literatura universal: Charles Dickens. Aunque solo pasó sus primeros cinco meses de vida en esta dirección, la asociación que gestiona el museo pudo obtener en subasta algunos muebles y objetos personales del autor, entre los que destaca el sofá en el que murió.

El museo cuenta con una pequeña tienda al inicio de la visita en el que podréis encontrar todo tipo de parafernalia relacionada con Dickens, situada en el sótano de la casa. Hasta un total de cuatro plantas componen la casa, cada una de ellas compuesta por una serie de habitaciones adornadas con muebles propios de la época, algunos de los cuales pertenecieron al célebre escritor. En algunas ocasiones también podréis ver algunos de sus dibujos y escritos.

Por lo general se trata de un museo pequeño y bastante coqueto, de obligada visita para todos los fans de la literatura y, en especial, del autor. Es cierto que es algo complicado dar con él, puesto que la calle en la que se encuentra no hace sospechar de la existencia de ningún museo, y la fachada de la casa no destaca por nada especial más allá de la pequeña placa circular que indica que Dickens nació en ese mismo lugar.

Charles Dickens Birthplace Museum, en Old Commercial Road. Foto cortesía del museo.

Una vez finalizada la visita, ponemos rumbo al siguiente punto de nuestra ruta: Portsmouth Historic Dockyard. Tenemos dos opciones para desplazarnos hasta este lugar:

  1. Ir andando (30 minutos de recorrido): recorred Old Commercial Road y girad a la derecha cuando veáis el inicio de Church Street. Seguid por Hope Street, Alfred Street y, finalmente, Queen Street hasta que ésta desemboque en Main Road.
  2. Coger el autobús Solent Ranger X4, The Star 8 o First PR hasta The Hard Interchange Stand J (10 minutos de recorrido): suelen pasar con frecuencia y os dejarán muy cerca de la entrada a Portsmouth Historic Dockyard. La parada se encuentra en Mile End Road, a escasos minutos del museo.

Portsmouth Historic Dockyard

Dónde: Victory Gate, Her Majesty’s Naval Base

Horario de apertura: 10.00 – 17.00 (de noviembre a marzo), 10.00 – 17.30 (de abril a octubre)

Entrada: £28 para adultos y £25.50 para estudiantes (entrada que incluye visita a todos los museos del Historic Dockyard y Gosport)

Duración aproximada de la visita: 2-3 horas

Sitio web

Llegamos a Main Road y nos adentramos en las profundidades de la historia naval de Portsmouth. Portsmouth Historic Dockyard forma parte de la base naval de la ciudad y está abierta al público todos los días del año (exceptuando algunos festivos). La entrada es gratuita, pero si queremos visitar sus atracciones turísticas tenemos que pagar. Lo más cómodo y económico, sin duda, es comprar un All Attraction Ticket que nos permita entrar a todos los barcos y museos sin tener que pagar la cuota individual. Otra ventaja es que podemos optar a ir a Gosport en transbordador o waterbus, ya incluido en la entrada, y visitar también los museos de la Royal Navy que se encuentran allí.

National Royal Navy Museum, en Historic Dockyard. Foto cortesía del museo.

Dado el número de atracciones que comprende Portsmouth Historic Dockyard, vamos a hablar brevemente de cada una de ellas:

  • National Museum of the Royal Navy

Abierto por primera vez en 1911, este museo cuenta con una gran variedad de artefactos navales de todas las épocas distribuidos en tres naves, dos de las cuales fueron construidas en el siglo XVIII. Sus exposiciones se centran, sobre todo, en la batalla de Trafalgar, y en la actualidad podemos ver cuatro exposiciones o colecciones permanentes: Victory Gallery, que cuenta la historia del HMS Victory, uno de los barcos que también podemos visitar en el Dockyard; Nelson Gallery, centrada en la persona del almirante Horatio Nelson; Sailing Navy Gallery, en la que podemos aprender más acerca de la vida en la marina británica; y, finalmente, HMS Hear My Story, en la que descubriremos historias impactantes y bastante curiosas acerca de todos aquellos que formaron parte de la marina británica durante los últimos cien años, en especial en Portsmouth.

  • Action Stations

Que no os engañe su localización: Action Stations no tiene nada que ver con la base naval en Portsmouth, aunque muchas de las actividades que proponen sí que están inspiradas en ella. Todo lo contrario: se trata de un centro recreativo en el que podéis poneros a prueba de distintas maneras. Os haréis una mejor idea de a lo que me refiero si veis el siguiente vídeo:

  • HMS M33

Este barco monitor es famoso en todo el país por ser uno de los tres únicos que se conservan de la Primera Guerra Mundial. Lleva en exposición desde el año 2015, por lo que es una de las adquisiciones más recientes del Historic Dockyard.

  • HMS Warrior 1860

El Warrior fue el primer buque acorazado de la armada británica, construido en contraposición al francés La Gloire. Quedó obsoleto muy pronto, pero la grandeza y el esplendor que emanan de él lo hacen un punto clave y de obligada visita. Al entrar al barco por la pasarela accederéis directamente a la cubierta, desde la cual podréis disfrutar de unas vistas bastante peculiares de Portsmouth. Después podéis bajar por unas escaleras para ver el interior del barco, en el que se encuentran una serie de cañones y objetos de la época que reflejan cómo era la vida en alta mar. Personalmente os puedo decir que fue el barco que más me gustó de todos los que visité. ¡No os olvidéis de haceros alguna foto en la cubierta con las banderas de fondo! 🙂

  • HMS Victory

El Victory es el único navío de línea que se conserva en condiciones originales, pero ha pasado a la historia por ser el buque insignia del almirante Horatio Nelson. De hecho, Nelson murió en este barco durante la batalla de Trafalgar, y se dejó constancia de ello en una placa situada justo en el lugar en el que yació, en la cubierta. El barco se encuentra en un dique seco del Dockyard, y la verdad es que impresiona mucho al acercarse a él, puesto que puede apreciarse claramente lo grande que es. En su interior, además de los típicos cañones y armas, también se pueden ver los camarotes, objetos personales e incluso prendas de vestir.

Lugar en que el almirante Nelson murió, en HMS Victory. Foto cortesía del museo.

  • Mary Rose Museum

Recuerdo como si fuera ayer la primera vez que vi el Mary Rose. Entré en el museo porque, sinceramente, me salió gratis gracias al Victorian Festival of Christmas, así que no podía perdérmelo, pero no sabía nada acerca del barco ni de lo que me iba a encontrar. El museo es enorme: consta de varias plantas, todas ellas laberínticas y con una gran colección de objetos recuperados del fondo del mar. Y no solo objetos, ya que también tuve la ocasión de ver esqueletos: tanto de humanos como de uno de los perros que se encontraban a bordo del barco cuando naufragó… y, por supuesto, el propio esqueleto del barco.

Interior del Mary Rose. Foto cortesía del museo.

Dicen que el Mary Rose, construido en los astilleros de Portsmouth entre los años 1509 y 1511, era el barco favorito del rey Enrique VIII. Y debió serlo, puesto que le puso el nombre de su hermana favorita. Tras participar en varias batallas exitosas para el ejército británico contra los franceses, el Mary Rose se hundió debido a una fuerte ráfaga de viento en mitad de una batalla contra el ejército francés en aguas británicas, todo ello vislumbrado por el propio monarca desde otro barco. Nada pudo hacerse para salvar al barco ni a los más de 200 miembros de su tripulación, que murieron ahogados y cuyos restos fueron rescatados hace relativamente poco, junto a una colección de más de 20.000 objetos personales.

  • Royal Navy Submarine Museum

El principal cometido de este museo, que se encuentra en Gosport, es informar acerca de la historia de los submarinos y dar cuenta de su evolución desde la época de Alejandro Magno hasta la actualidad. Por ello, sus colecciones principales están compuestas por un gran número de submarinos y torpedos de distintas clases.

  • Explosion Museum of Naval Firepower

Como su nombre bien indica, en este museo podremos ver una gran variedad de armas de fuego y artefactos, entre los que destacan los torpedos, destructores antisubmarinos, misiles y minas, entre otros. Al igual que el anterior, este museo se encuentra en Gosport.

¡Ya no tenéis excusa para no aprender de la cultura británica! Portsmouth está llena de museos y seguro que algunos, si no todos, os llamarán la atención. 😛 Y si no os apetece dejaros tanto dinero ahora mismo, recordad que siempre podéis esperar hasta el siguiente Victorian Festival of Christmas para verlo todo a un precio más reducido.

¡Hasta la próxima!

Día de museos en Portsmouth (I)

¡Hola, pompeynianos!

Hace poco, en concreto el 18 de mayo, se celebraba el Día Internacional del Museo. Por ello, hoy os propongo una ruta de museos para que podáis adentraros en la cultura de la ciudad en la que os encontráis. Debido a la gran cantidad de museos que hay en Portsmouth, y teniendo en cuenta el tiempo estimado de cada visita y la localización de cada uno, me he visto obligada a dividir la entrada en dos partes, por lo que hoy solo leeréis la primera.

La ruta que he trazado para esta primera parte se centra en los museos que podemos ver en la zona de Southsea. Todos ellos se encuentran en el siguiente mapa que he creado:

Portsmouth City Museum

Dónde: Museum Road, Southsea

Horario de apertura: 10.00 – 17.30 (de abril a septiembre); 10.00 – 17.00 (de octubre a marzo)

Entrada: Gratuita

Duración aproximada de la visita: 1 hora

Sitio web

Empezamos la ruta en Portsmouth City Museum, sin duda el museo más grande y representativo de la ciudad. Situado a medio camino entre Guildhall y Clarence Esplanade, el museo cuenta con siete grandes colecciones centradas en distintos aspectos de la vida en Portsmouth: arqueología, arte, historia popular, historia militar, ciencias naturales, entrevistas a ciudadanos de Portsmouth y, por supuesto, Charles Dickens. De hecho, podéis encontrar muchos de los cuadros en exposición del museo en Art UK. A todo ello habría que sumarle una colección permanente de objetos pertenecientes a Sir Arthur Conan Doyle, que vivió, trabajó y empezó a escribir las aventuras del famoso detective Sherlock Holmes en esta ciudad.

Portsmouth City Museum. Foto cortesía de visitportsmouth.co.uk

Por si fuera poco, el museo también pone a vuestra disposición juegos de mesa, ideales para jugar en grupo en los jardines que lo rodean. Para ello es necesario pagar un depósito de 5 libras que recuperaréis al devolverlo. Asimismo, y como en la mayoría de los museos, también podéis comprar bebidas tanto frías como calientes, bocadillos y dulces en la cafetería.

En mi opinión, la sección más recomendable del museo, aparte de la de Conan Doyle, es la titulada «The Story of Portsmouth», en la primera planta, que abarca varias galerías: Living in Portsmouth, No Place Like Pompey y Portsmouth At Play. Todas ellas se centran en describir la vida en Portsmouth tanto en el pasado como en el presente, pero con ligeros matices.

Terminamos la visita y ponemos rumbo al segundo museo de la ruta: el D-Day Museum. Lo mejor para ello es coger Kings Terrace, Pier Road y, finalmente, seguir por Clarence Esplanade hasta llegar al museo.

D-Day Museum

Dónde: Clarence Esplanade, Southsea

Horario de apertura: cerrado hasta primavera de 2018

Entrada: Gratuita solo en D-Day (6 de junio)

Duración aproximada de la visita: 1 hora

Sitio web

El D-Day Museum, como su nombre bien indica, alberga todo tipo de objetos asociados al Día D, el desembarco de Normandía y, en definitiva, la 2.ª Guerra Mundial. Más allá de ello, el museo es famoso por su «Overlord Embroidery», una pieza de bordado de 83 metros de longitud en la que se cuenta la historia de la Operación Overlord, nombre en clave para la invasión de Normandía por parte de los aliados en junio de 1944. Aunque no tan largo como el famoso tapiz de Prestonpans, el Overlord Embroidery consta como uno de los más grandes del mundo, para cuya creación hicieron falta 20 bordadoras y cinco años.

D-Day Museum en Portsmouth. Foto cortesía de teamlocals.co.uk

Otro de los puntos fuertes del museo se encuentra en la colección de vídeos, fotografías y entrevistas a veteranos que formaron parte del histórico suceso. También forman parte de la colección del museo vehículos, armas, mapas y otro tipo de documentos usados durante el periodo de guerra.

En la actualidad no es posible visitar el museo, puesto que están renovando las secciones de las que dispone. Sin embargo, está previsto que vuelva a abrir al público en la primavera de 2018. A pesar de no ser gratuito, merece la pena pagar la entrada y aprender de la historia de este país. El único día en el que la entrada es gratuita es el 6 de junio.

Salimos del recinto del D-Day Museum y ya podremos ver el siguiente museo en nuestra lista: Southsea Castle.

Southsea Castle

Dónde: Clarence Esplanade, Southsea

Horario de apertura: 10.00 – 17.00 (de marzo a octubre)

Entrada: Gratuita

Duración aproximada de la visita: 45 minutos

Sitio web

El tercer museo de nuestra ruta es Southsea Castle, también conocido históricamente como Portsea Castle, South Castle y Chaderton Castle. El fuerte que constituye la parte principal del castillo fue construido en 1544 bajo el mandato del rey Enrique VIII. Su construcción formaba parte del programa de protección del monarca ante una posible invasión por parte de Francia o del emperador Carlos V.

Southsea Castle. Foto cortesía de visitportsmouth.co.uk

El edificio sufrió varias modificaciones a partir de 1680 y llegó a servir de prisión durante la época victoriana. El fuerte siguió protegiendo la ciudad de Portsmouth durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial, y no fue hasta 1960 que el castillo fue adquirido por el ayuntamiento y convertido en museo.

En la actualidad, el castillo puede visitarse solo de marzo a finales de octubre, y en él se pueden contemplar distintos artefactos con los que se defendía la ciudad, en especial los cañones. Además, el faro, construido en el siglo XIX, sigue en funcionamiento, por lo que es interesante de ver. Sin duda alguna, las vistas de las que podéis gozar desde el castillo son envidiables, por lo que se trata de una visita muy recomendable.

Salimos del castillo y nos dirigimos hacia el último punto de nuestra visita: el Museo de Historia Natural de Portsmouth. Para ello atravesamos los jardines de Southsea Rock, avanzamos por Clarence Esplanade en sentido Canoe Lake y cruzamos hasta llegar a Eastern Parade.

Cumberland House Natural History Museum

Dónde: Eastern Parade, Southsea

Horario de apertura: 10.00 – 17.30 (de abril a septiembre); 10.00 – 17.00 (de octubre a marzo). Cerrado los lunes

Entrada: Gratuita

Duración aproximada de la visita: 30-40 minutos

Sitio web 

El último punto que nos queda es un pequeño museo situado en Canoe Lake: Cumberland House Natural History Museum. Las tres secciones de las que dispone el museo tienen un atractivo peculiar. Así, en la primera de ellas, denominada «La colmena observable» o Observational Beehive en inglés, podréis contemplar cómo trabajan más de 9.000 abejas. Las abejas entran y salen por un conducto especial que conecta el museo y los jardines que lo rodean. La segunda sección se centra en la exposición de una selección de especímenes recogidos en el sureste del país, entre los que figuran insectos y fósiles. La tercera sección, un mariposario, no se encuentra disponible aún, pero está previsto que empiece a funcionar en los próximos meses.

Cumberland House Natural History Museum. Foto cortesía de teamlocals.co.uk

Todo depende de cuándo y cómo decidáis hacer la ruta: podéis seguir el recorrido que os propongo o bien empezar por Cumberland House y terminar en Portsmouth City Museum. Otra posibilidad sería visitar estos museos en días distintos. Sea cual sea vuestra elección, y si no lleváis nada de comer, un buen sitio para almorzar y que se encuentra cerca de la ruta aquí sugerida es Pie & Vinyl, en Castle Road, muy cerca del primer museo de esta lista y del que ya os hablé en esta entrada. Si no, siempre podéis encontrar supermercados que no os alejen mucho de vuestra ruta: hay un Co-Operative en Great Southsea Street (cerca de Kings Terrace), un SPAR en Osborne Road (cerca de Clarence Esplanade, pasado Southsea Castle) y un Sainsbury’s en Palmerstone Road (cerca de Clarence Parade).

¡Y hasta aquí la entrada de hoy! Próximamente subiré la segunda parte, en la que os hablaré de otros museos que podéis visitar y trazaré una ruta distinta para que podáis verlos todos en el mismo día. 🙂 Como siempre, si tenéis cualquier duda, comentario o sugerencia, podéis escribirme a través de nuestra página en Facebook o por correo electrónico.

¡Hasta la próxima!

La Universidad de Portsmouth: historia, estructura y datos interesantes

¡Hola, Pompeynianos!

En la entrada de hoy me gustaría hacer un breve repaso de la historia de la universidad que muchos de vosotros seguramente habréis elegido como destino Erasmus para el curso académico que va a empezar en apenas semanas: la Universidad de Portsmouth. La verdad es que es conveniente que conozcáis al menos algunos datos acerca de la universidad en general y de vuestra facultad en concreto antes de dar el salto definitivo y aterrizar en tierras pompeynianas, por lo que os animo a que sigáis leyendo. 🙂

Origen 

Empecemos por el principio. Se podría decir que la base de lo que hoy conocemos como la Universidad de Portsmouth fue fundada en el año 1869 bajo el nombre de The Portsmouth and Gosport School of Science and the Arts. 41 años después, en 1908, se inauguraba Park Building, el edificio que alberga en la actualidad a la Facultad de Lenguas y Estudios Afines (o School of Languages and Area Studies), como centro municipal de estudios superiores y biblioteca de carácter público, renombrando la institución como Municipal College. En ella, y dados los lazos que unían a la ciudad a la industria naval y el comercio, se impartían estudios relacionados con la ingeniería y con la química. De hecho, el objetivo principal que pretendía perseguir el centro era el de ofrecer formación tanto a ingenieros como a trabajadores de los muelles y de la base naval de la ciudad.

Tras la II Guerra Mundial, la institución decidió diversificar los estudios ofertados dada la falta de necesidad de conocimientos de ingeniería en los muelles acarreada por el descenso de población y de barcos, siendo éste último hecho consecuencia de los bombardeos del ejército alemán, que destruyeron una gran parte de la ciudad. De esta manera se añadieron estudios relacionados con las Artes y las Humanidades al programa académico entre 1945 y 1960. Como consecuencia de la expansión de las instituciones de estudios académicos superiores en el Reino Unido, el Municipal College sufriría cambios de nuevo, pasando a llamarse Portsmouth Polytechnic y ofreciendo titulaciones acreditadas y reconocidas por el Council for National Academic Awards. Además, en la década de los 60 se adquirió el edificio Milldam, cuya construcción data del siglo XVIII y en el que en la actualidad se encuentra la Facultad de Estudios Sociales, Históricos y Literarios.

Tras convertirse en uno de los mayores institutos politécnicos del Reino Unido a finales de los 80, el Portsmouth Polytechnics adquirió el estatus oficial de universidad el 7 de julio de 1992, por lo que podemos decir que nos encontramos ante una universidad bastante joven.

Actualidad y estructura

Desde entonces, la Universidad de Portsmouth ha incorporado nuevas facultades y titulaciones destinadas a ofrecer una mayor calidad en materia académica. De hecho, quizá el mayor reto al que se enfrentan los estudiantes cada año debe ser el de elegir una de las 450 carreras impartidas en la universidad, que van desde American Studies hasta Diagnostic Radiography. En la actualidad estudian en la Universidad de Portsmouth un total de 25 000 alumnos, 4 000 de los cuales proceden de 120 países distintos. Además, como dato curioso os diré que desde el año 2012 la rectora de la universidad es Sandi Toksvig, una escritora, actriz y presentadora muy conocida en el país por conducir concursos y programas tanto de radio (BBC Radio 4) como de televisión (destaca en 2016 por su relevo a Stephen Fry en el programa QI de la BBC).

Podríamos decir que la universidad centra su atención en cinco grandes facultades que, a su vez, albergan diferentes facultades y departamentos:

  • Faculty of Creative and Cultural Industries
    • Portsmouth School of Architecture
    • School of Art and Design
    • School of Creative Technologies
    • School of Media and Performing Arts
  • Faculty of Humanities and Social Sciences
    • Institute of Criminal Justice Studies
    • School of Education and Continuing Studies
    • School of Languages and Area Studies
    • School of Social, Historical and Literary Studies
  • Portsmouth Business School
    • Accounting and Financial Management
    • Economics and Finance
    • Marketing and Sales
    • Organisation Studies and Human Resource Management
    • Operations and Systems Management
    • Strategy Enterprise and Innovation
    • School of Law
  • Faculty of Science
    • School of Biological Sciences
    • School of Earth and Environmental Sciences
    • Department of Geography
    • School of Health Sciences and Social Work
    • School of Pharmacy and Biomedical Sciences
    • Dental Academy
    • Department of Psychology
    • Department of Sport and Exercise Science
  • Faculty of Technology
    • School of Civil Engineering and Surveying
    • School of Computing
    • School of Engineering
    • Learning at Work
    • Department of Mathematics

Estas facultades se encuentran distribuidas entre dos campus universitarios: por un lado, el denominado University Quarter, que se encuentra en el mismo centro de la ciudad; por el otro, el famoso Langstone Campus, localizado en Milton. La mayoría de las facultades, residencias y edificios pertenecientes a la universidad se encuentran en el primero, además de la biblioteca y la Students’ Union. Dato curioso: la primera School of Languages and Area Studies se encontraba originalmente en Langstone.

Algunas de las facultades localizadas en el campus de University Quarter.

Instalaciones

La Universidad de Portsmouth cuenta con una gran variedad de instalaciones y servicios en sus dos campus que podemos dividir en las siguientes categorías:

  • Alojamiento: un total de 13 residencias universitarias se encuentran a disposición de los estudiantes de la universidad, asegurando que al menos un 75 % de los alumnos de primer año puedan alojarse en ellas. Los precios varían según los complementos adheridos a cada una, pero suelen encontrarse entre 88 y 155 £ por semana. Las residencias se encuentran, en su mayoría, en el campus de University Quarter.
  • Deporte: entre las instalaciones deportivas existentes se encuentran Langstone Sports Site, el gimnasio de St Paul’s y el centro deportivo Spinnaker Centre, cerca de la Students’ Union y de la biblioteca. Se ofrecen una gran variedad de clases y sesiones a precios bastante bajos.
  • Salud: Nuffield Centre, situado justo al lado del Spinnaker Centre, es el centro médico por excelencia que la Universidad de Portsmouth pone al servicio de sus estudiantes. Aunque se recomienda que cada alumno (tanto internacional como de intercambio) se registre en su centro de salud o GP más cercano, si necesitáis atención primaria no urgente siempre podéis acudir aquí previa cita. De hecho, es una de las paradas obligatorias para cualquier estudiante Erasmus al principio del año académico, puesto que te piden muestras de orina y te hacen algunas preguntas para asegurarse de que estáis completamente sanos.
  • Empleo: éste es, sin duda, uno de los servicios más interesantes que ofrece la universidad. Purple Door podría definirse como una especie de oficina de empleo exclusiva para estudiantes de la Universidad de Portsmouth. A ella podéis acudir cuando queráis mejorar vuestro CV o queráis buscar cualquier tipo de trabajo, en especial a tiempo parcial para compaginar con los estudios. Su oficina se encuentra en Guildhall Walk.

Purple Door. Foto cortersía de la Universidad de Portsmouth.

  • Biblioteca: la biblioteca representa una figura central en la educación superior en Reino Unido. Su sistema educativo se basa principalmente en la lectura y posterior puesta en práctica del conocimiento en trabajos escritos bien referenciados, por lo que no es de extrañar que éste sea uno de los edificios institucionales que más piséis durante vuestra estancia Erasmus. La biblioteca cuenta con libros y revistas tanto físicas como digitalizadas, salas de estudio, salas de grupo e incluso su propia cafetería.
  • Apoyo: quizá éste no es un aspecto muy conocido en nuestro país, pero en Reino Unido le confieren una gran importancia a la salud mental de sus estudiantes. Por ello, todas las universidades cuentan con servicios de apoyo psicológico e instalaciones dedicadas expresamente a contribuir con el bienestar de su alumnado. Como ejemplos podemos citar la Chaplaincy, un espacio en el que cualquier estudiante es bienvenido para tomar una buena taza de té y compartir sus preocupaciones o alegrías con el personal. Pero no solo podemos quedarnos aquí al hablar de apoyo: todas las dificultades por las que pueda pasar un estudiante universitario (ya sea de índole económica o social) cuentan con su propio servicio de atención, como es el caso del Student Finance Centre.
  • Students’ Union: aunque ya la hemos mencionado en otras entradas, merece la pena definirla una vez más. ¿Qué es la Students’ Union? Pues se trata, nada más y nada menos, de una gran asociación creada por y para estudiantes de la universidad. La de Portsmouth, apodada UPSU por sus siglas, se encuentra justo al lado de la biblioteca y es la responsable de todas las excursiones, visitas, talleres y actividades que se organizan con el objetivo de cumplir con las expectativas de los estudiantes y hacer de sus experiencias universitarias un completo éxito. Además, se encargan de planificar la famosa Freshers’ Fayre cada año y de gestionar las distintas societies a las que todo estudiante puede apuntarse. Sus responsables se ocupan de velar por los intereses de la comunidad estudiantil, por lo que deben ser elegidos por ellos en las «elecciones» anuales para las cuales deben hacer campaña.

Students’ Union en Portsmouth. Foto cortesía de la propia UPSU.

  • Formación específica: cada facultad dispone de instalaciones propias destinadas a mejorar la calidad de los estudios que ofertan. Como ejemplo podemos mencionar los laboratorios de idiomas en Park Building (School of Languages and Area Studies) o la sala-tribunal en Portsmouth Business School. Por supuesto, todas las facultades cuentan con salas de ordenadores, impresoras y salas de estudio además de cafeterías y pequeñas bibliotecas o hemerotecas.

Ranking

Los británicos se dejan llevar bastante por la posición que ocupan las universidades en distintos rankings, en especial en los publicados por algunos periódicos como The Guardian. La Universidad de Portsmouth lleva años escalando puestos en todos las listas, llegando a aparecer este año en las 50 mejores universidades de Reino Unido, así como entre las 10 universidades más modernas del país según la guía universitaria del diario Sunday Times del año 2016. Por otro lado, el ranking del diario The Times situó a la Universidad de Portsmouth entre las 500 mejores del mundo en el año 2015, y la Encuesta Nacional de Estudiantes o National Student Survey calificó con un 89 % el nivel de satisfacción de los estudiantes en esta universidad.

Y esto ha sido todo por hoy. Espero que la entrada no se os haya hecho demasiado larga y que os sea de utilidad la información que os cuento en ella. 🙂 Como siempre os recuerdo que podéis enviarme dudas, sugerencias o comentarios a través del correo electrónico del blog o de nuestra página en Facebook.

¡Hasta la próxima! 😛

Las cinco mejores librerías en Portsmouth

Portsmouth cuenta con una gran tradición literaria. Fue la ciudad que vio nacer a Charles Dickens, y en sus calles vivieron autores de la talla de Sir Arthur Conan Doyle, Rudyard Kipling (autor de El libro de la jungla) y H. G. Wells, entre otros. Por ello, y como es usual en el resto de ciudades británicas, no es de extrañar que podamos disfrutar de una gran variedad de librerías y eventos literarios en la ciudad. En la entrada de hoy os hablaré de las cinco librerías que considero que, como buenos amantes de los libros, deberíais visitar durante vuestra estancia en Portsmouth:

Freedom Books

Freedom Books se encuentra en el número 83 de Fawcett Road, cerca de la estación de trenes de Fratton, y cuenta con un gran número de libros, cómics y DVDs alternativos relacionados con el activismo, la política e incluso la música. Merece la pena echarle un vistazo si os apetece cambiar de aires y leer algo diferente. Podéis encontrar más información en su sitio web.

El local en sí pasa bastante desapercibido, cuesta encontrarlo por la gran cantidad de establecimientos que hay en la calle.

Paso de Sir Arthur Conan Doyle por Portsmouth.

Paso de Sir Arthur Conan Doyle por Portsmouth.

Jade Mountain Books

Situada en el número 19 de Highland Road, a pocos minutos de Albert Road y del cementerio de Highland Road, Jade Mountain Books es una librería muy acogedora. Sus libros, tanto nuevos como de segunda mano, son económicos y versan sobre una gran variedad de temáticas. Además, podéis encontrar discos a la venta en su establecimiento. Podéis poneros en contacto con ellos a través de su sitio web.

Se trata de un negocio familiar, por lo que el trato al cliente siempre es bueno y cercano. Es cierto que, en comparación con el resto de librerías que os propongo visitar en esta entrada, ésta se encuentra en una zona más alejada de los barrios en los que suelen vivir los estudiantes en Portsmouth, pero os aseguro que la visita merecerá la pena.

Room 237

Si os gustan los cómics, este es vuestro sitio. Room 237, en plena Albert Road, cuenta con un extenso catálogo en el que figuran tanto cómics de superhéroes como alternativos y novelas gráficas. El dueño del establecimiento es muy amable y está siempre dispuesto a crear conversación acerca de los libros que vende. Otra ventaja es que el perfil de la librería en Facebook y Twitter siempre está actualizado: informan de todo lo relacionado con el mundo del cómic. Os recomiendo encarecidamente que les hagáis una visita en cuanto podáis.

Room 237 es una de las pocas librerías especializadas en cómics en Portsmouth. Una alternativa sería Ian’s Books & Comics, también situada en Albert Road (concretamente en el número 195). Me consta que esta última ofrece cómics a precios más rebajados, así como la posibilidad de que le vendáis los números que queráis.

Waterstones

Waterstones es quizá la cadena de librerías más grande del Reino Unido. Cuenta con más de 250 establecimientos en todo el país y, por supuesto, uno de ellos se encuentra en Portsmouth, concretamente en el número 115 de Commercial Road. Aquí podréis encontrar cualquier libro que andéis buscando (si no lo tienen, podéis pedirlo y os lo traerán a la tienda o incluso a casa). Podéis acceder al catálogo a través de su sitio web. Una de las ventajas que tiene esta librería en Commercial Road es que cuenta con un Costa Coffee en la segunda plaza, por lo que podéis disfrutar de un buen chocolate caliente, café o té mientras hojeáis libros.

Waterstones en Commercial Road.

Os recomiendo que os saquéis la tarjeta, ya que por cada compra acumularéis puntos y podréis obtener descuentos (os darán tres puntos por cada libra que gastéis). Sin embargo, si presentáis vuestra tarjeta de la universidad (Student ID), podréis optar a una tarjeta especial por la que os darán diez puntos por cada libra gastada. 😉

Blackwell

Seguramente ya os habrán hablado de ella en la universidad. Blackwell se encuentra en Cambridge Road, justo antes de llegar a la Student’s Union, y venden tanto libros nuevos como de segunda mano. Podéis encontrar de todo, pero os recomiendo esta cadena en especial para comprar libros académicos, de idiomas y diccionarios. Más información en su sitio web.

Blackwell, en Cambridge Road.

¿Sabéis ya qué vais a hacer con los libros de texto que os han pedido en la universidad? Cuando acabéis el curso, una buena opción sería venderlos, y eso precisamente podéis hacer en Blackwell. 🙂

Por supuesto, podéis encontrar más librerías en la ciudad. Otras buenas opciones serían: The Night Owl, en el número 123 de Albert Road; Southsea Secondhand Books, en el 205 de la misma calle; The Works, en Gunwharf Quays; la tienda de la ONG Oxfam, en el número 62 de Osborne Road; la cadena WHSmith, cuyo principal establecimiento podéis encontrar en Commercial Road; y, finalmente, Poundland, aunque la variedad en este último es menor que en el resto.

Por otro lado, la ciudad organiza un festival literario todos los años, el Portsmouth Bookfest, en el cual se reúnen autores y amantes de la lectura en una serie de eventos. Sin ir más lejos, el festival de este año empezó en febrero y terminó el pasado día 5 de marzo. Podéis encontrar más información al respecto en su sitio web.

Portsmouth Bookfest. Foto cortesía de Galleon News.

¡Y hasta aquí la entrada de hoy! Me gustaría mucho que me contarais vuestra experiencia en estas librerías en el caso de que ya hayáis estado o si decidís ir a partir de esta entrada. ¿Os han gustado? ¿Creéis que pueden mejorar en algún aspecto? ¿Sabéis de otra mejor que no haya mencionado? Podéis comentar aquí o contactar conmigo por correo electrónico o a través del perfil de Facebook del blog. 🙂

¡Hasta la próxima, Pompeynianos!

Visitas exprés: Londres – Portsmouth

Hace unos días, al publicar una de las entradas de este blog, me sugirieron que hablara de la posibilidad de realizar una visita exprés a Portsmouth desde Londres. Así, me he decidido a inaugurar esta nueva sección del blog: visitas exprés. Pueden ser desde o hacia Portsmouth.

Por ello, y a petición del compañero que me sugirió la idea, en esta entrada os daré información relevante para que podáis visitar Portsmouth desde la capital inglesa.

Transporte

Lo primero que debes saber al viajar a Portsmouth es que la ciudad cuenta con dos estaciones en el centro: Portsmouth Harbour y Portsmouth & Southsea. Se puede llegar a ellas desde dos estaciones londinenses: London Victoria, por un lado, y London Waterloo, por el otro. Os recomiendo que siempre que viajéis a Portsmouth lo hagáis desde London Victoria, puesto que suele ser una opción más económica y directa. El recorrido, además, es más bonito que el segundo, aunque depende de la ruta que la compañía tenga planeada para la franja horaria que escojáis.

La duración del viaje en tren es de unas dos horas aproximadamente. Os recuerdo que debéis coger asiento en los cuatro primeros vagones del tren, puesto que éste se divide al llegar a Barnham: los cuatro primeros vagones van a Portsmouth, mientras que los cuatro últimos van a Bognor Regis. En cuanto al precio, ya sabéis que el tren resulta la opción más económica, en especial si viajáis más de tres personas o si disponéis de la 16-25 Railcard.

También podéis llegar a Portsmouth en autobús. Me consta que lo más barato sería contratar los servicios de Megabus o National Express, pero la duración del trayecto sería seguramente mayor. Para los que os decantéis por esta vía, os diré que podéis elegir entre varias paradas en Portsmouth, pero os recomiendo las de The Hard Interchange (junto a Portsmouth Harbour) y la de Portsmouth University (Winston Churchill Avenue) por ser las más céntricas.

Os recomiendo que llevéis impreso este mapa o que os descarguéis la siguiente aplicación antes de llegar a la ciudad.

Ruta

A continuación, os ofrezco una posible ruta para ver la ciudad en un solo día y con un presupuesto limitado.

CAP_1

Ruta sugerida.

Duración aproximada: 5-7 horas.

Presupuesto aproximado por persona: 20-50 £.

Recorrido aproximado: 13 km.

Medio de transporte: tren / autobús.

Esta primera ruta comienza en pleno centro de la ciudad, por lo que deberéis bajaros en la parada de Portsmouth & Southsea (Portsmouth University si viajáis en autobús). Dependiendo de la hora, os recomendaría que os pasarais por el Wetherspoon’s Isambard Kingdom Brunel en Guildhall Walk para desayunar. Si no es el caso, os sugiero que deis un paseo por la calle más «comercial» de la ciudad, Commercial Road —See what I did there? 😉 . Si necesitáis comprar algo, este puede ser un buen momento, puesto que además de la gran variedad de tiendas con las que os encontraréis a lo largo de la calle, podréis visitar el Cascades Shopping Centre. Además, si decidís visitar la ciudad un fin de semana, podréis disfrutar del mercadillo y comprar algún que otro recuerdo de la ciudad.

Bajando la calle, aproximadamente a la misma altura que la estación de Portsmouth & Southsea, se encuentra Victoria Park, uno de los parques más grandes y bonitos de la ciudad. Como curiosidad os contaré que fue el primer parque que inauguraron en Portsmouth, allá por el año 1878, y que cuenta con un pequeño recinto cerrado en el que podréis ver animales de distinto tipo, la mayoría de ellos pájaros, conejos o cobayas. Los obeliscos y otros tipos de monumentos también se suceden a lo largo del parque.

Victoria Park, Portsmouth.

Victoria Park, Portsmouth.

Antes de llegar al parque seguramente vislumbraréis una iglesia de ladrillo rojo. Se trata de una de las dos catedrales de la ciudad, en concreto de la católica. Por dentro es bastante oscura, pero merece la pena entrar. Podéis encontrar más información al respecto en el siguiente enlace.

LDN_PORTS_5

St John’s Cathedral.

A continuación, os aconsejo que sigáis bajando hasta pasar por la Guildhall Square y contempléis la belleza inigualable del Guildhall. Continuad por Guildhall Walk hasta que os encontréis ante un precioso pub llamado The White Swan. Doblad a la derecha y seguid caminando por White Swan Road hasta llegar a Anglesea Road. Cruzad en cuanto tengáis ocasión, tal y como os indico en la imagen a continuación, y tomad la primera calle a vuestra izquierda, Park Road.

CAP_2

Recorrido desde White Swan Road hasta Park Road.

Seguid todo recto hasta que lleguéis a Gunwharf Quays, el centro comercial más grande de la ciudad. Una vez allí, podéis llegar hasta la Spinnaker Tower —os recomiendo que subáis solo si el cielo está despejado— y seguir hacia la derecha hasta llegar al Historic Dockyard. La entrada es gratuita, por lo que podréis ver los barcos desde fuera sin problema. Si queréis visitar alguno por dentro, os recomiendo el Mary Rose. Os sorprenderá muchísimo. 🙂

Para almorzar, os recomiendo el Wagamama de Gunwharf Quays, pero si preferís un local más tradicional, os aconsejo que vayáis a The Ship Anson, en plena The Hard, justo antes de llegar a la entrada del Historic Dockyard. Si no os convence ninguno, os sugiero que leáis esto y esto. A continuación, tenéis dos opciones: llegar a Round Tower andando por Gunwharf Road o coger un autobús. Si preferís esta última, tenéis que coger la línea 1 desde The Hard Interchange (Stop E) y bajar en la parada de St Thomas Cathedral. Una vez allí, podréis ver la segunda catedral de la ciudad, en este caso la anglicana: St Thomas Cathedral. Merece la pena que entréis a echarle un vistazo, puesto que es más grande y luminosa que la de St John’s. Al salir, avanzad por High Street en dirección sur hasta que lleguéis a Square Tower. Podéis subir y contemplar las vistas, aunque serán mejores si seguís caminando en dirección oeste hasta Round Tower y subís a su pequeño mirador.

Vistas desde el mirador de Round Tower.

Vistas desde el mirador de Round Tower.

Cerca de las dos torres se encuentra la Royal Garrison Church, una iglesia que data del siglo XIII y que podréis visitar desde el 25 de marzo hasta octubre gratis. Al salir por Penny Street, avanzad hasta Pembroke Road, girad a la derecha y seguid caminando hasta llegar a una glorieta. Volved a girar a la derecha, bajando por Pier Road hasta llegar a Clarence Pier.

nelson_royal

Royal Garrison Church.

Una vez en Clarence Pier podréis disfrutar de un paisaje de lo más tradicional dentro de lo que son las ciudades costeras inglesas, al más puro estilo de la imagen que se tiene de lugares como Brighton: un auténtico centro de ocio con establecimientos donde poder comer, tomar un café o un helado e incluso disfrutar de distintas atracciones como montañas rusas y tiovivos. Si continuáis el paseo, podréis recorrer un extenso paseo marítimo que transcurre paralelo a un parque enorme, ideal para descansar en su césped; el paseo os llevará hasta unos impresionantes monumentos en memoria de los caídos británicos en ambas guerras mundiales.

Monumento a los caídos cerca de Clarence Pier.

Monumento a los caídos cerca de Clarence Pier.

Si continuáis siguiendo la costa, llegaréis a Southsea Castle, el principal vestigio en la ciudad de las fortificaciones construidas por Enrique VIII para proteger la costa del sur de Inglaterra de posibles invasores. Os propongo continuar con vuestro trayecto por el paseo marítimo para poder ver uno de los rincones más hermosos y pintorescos de Portsmouth: Canoe Lake, un estanque poblado de cisnes en el que podréis alquilar una embarcación a pedales para navegar por su superficie o manteneros en tierra firme disfrutando del paisaje. Muy cerca de Canoe Lake se encuentra el museo de historia natural de Cumberland House, de entrada gratuita: un lugar de enorme interés con una muestra enorme de flora y fauna, esta última consistente en animales disecados. Tras la visita al museo de historia natural, os recomiendo que subáis por Festing Road hasta llegar a Albert Road, una larguísima calle sembrada de negocios, bares y restaurantes; no en vano se la considera la calle más comercial de la ciudad. Albert Road siempre es una buena opción para cualquier plan o actividad de ocio, así como un lugar ideal para ir de compras. Si queréis merendar bien, os recomiendo los siguientes establecimientos: por un lado, The Tenth Hole, en Eastern Parade; por otro lado, Home Coffee y Casa de Castro, ambas en Albert Road, son siempre buenas opciones. 😉

Albert Road. Fotografía de Galleon News.

Aun así, el pompeyniano no solo vive del ocio, sino que se alimenta de la cultura y la historia de esta fantástica ciudad, y para ello pocas cosas hay mejores que recorrer Museum Road y visitar el museo que da nombre a la calle: el Portsmouth City Museum, en el que se exploran las diferentes facetas de la rica y variada historia de la ciudad, desde los aspectos propios de la vida cotidiana en ella hasta testimonios de ocasiones en las que Portsmouth ha sido sede de eventos a nivel nacional e internacional. Es digna de mención la muestra permanente sobre Sherlock Holmes que podemos disfrutar en este museo, cuya razón de ser radica en la estancia durante un periodo de tiempo en Portsmouth de Arthur Conan Doyle, creador de este célebre personaje literario, autor de sus conocidísimas novelas y cuya vida en la ciudad se intenta relatar a través de esta exposición. Para saber más sobre todo lo que ofrece este museo, os invito a descubrirlo visitando su página web.

Al salir del museo, subid por Cambridge Road hasta llegar a Winston Churchill Avenue y seguid subiendo por Guildhall Walk hasta que lleguéis a la estación de Portsmouth & Southsea.  Si os apetece quedaros un par de horas más, os aconsejo que cenéis en el pub The Fleet, en Henry I Street, una calle perpendicular a Guildhall Walk.

En cuanto a la vuelta a Londres, os aconsejo que no esperéis hasta coger el último tren hacia la capital, ya que siempre suele haber algún problema y podéis acabar en un pueblo sin opción alguna de llegar a Londres hasta el día siguiente.

Es cierto que no he incluido puntos importantes de la ciudad, como el museo de la casa natal de Dickens, St Mary’s Church o el estadio de Fratton Park, por cuestiones de tiempo… pero, de esta manera, siempre tendréis una excusa para volver a Pompey, ya sea para disfrutar de la brisa del mar o para perderos en sus calles. Por mi parte, espero que os haya gustado la entrada y que os sea de utilidad no solo a los que vivís en Londres, sino también a todos los que os habéis planteado visitar Portsmouth. Aunque la ciudad es bonita todos los días del año, sí que os aconsejo que la veáis en los meses de primavera-verano, en especial a partir de mayo. 🙂

Por último, y no por ello menos importante, me gustaría agradecerle a Rafael Martínez su inconmensurable ayuda en la realización de esta entrada. 🙂

Como siempre, podéis poneros en contacto conmigo para cualquier duda, comentario o sugerencia y os recuerdo que podéis seguir las actualizaciones del blog en nuestra página de Facebook.

¡Hasta la próxima entrada, Pompeynianos!

¿Por qué elegir Portsmouth como destino Erasmus?

¡Hola a todos!

Como os prometí en la última entrada que publiqué hace unos días, vuelvo a la carga con el blog con motivo de las próximas reuniones de adjudicación de destino Erasmus en las universidades españolas. En esta entrada os hablaré de las razones que me llevaron a escoger Portsmouth como destino Erasmus, a pesar de que no figuraba como mi primera opción en la lista.

1. El clima

Por todos es sabido que el clima de Reino Unido es… particular. La lluvia y el frío forman parte del día a día de cualquier ciudadano británico, pero no en cantidades iguales. Así, el clima es mucho más extremo en el norte del país que en el sur, y éste fue uno de los motivos que me llevaron a considerar Pompey como posible destino Erasmus.

Una vez me adjudicaron el destino Erasmus, me dediqué a investigar mejor la ciudad… y lo que descubrí me hizo alegrarme mucho de mi elección: resulta que Portsmouth tiene una de las temperaturas medias más altas de todo Reino Unido, así como más horas de sol al año. En cuanto al primer dato, os diré que la temperatura media en invierno no suele bajar de los 4ºC y, al estar la ciudad rodeada de agua, es muy difícil que llegue a nevar. Ello no significa que no granice, sobre todo entre diciembre y febrero.

Granizo en el mes de febrero en Pompey.

Granizo en el mes de febrero en Pompey.

Creo que fui muy afortunada durante mi año como estudiante Erasmus en Portsmouth, puesto que recuerdo que, a partir de enero, casi todos los fines de semana eran soleados y con muy buena temperatura. Lo que más me gustaba era aprovechar las mañanas para darme un paseo por la ciudad y hacer algunas compras. Notaréis la diferencia especialmente entre esta semana y los primeros días de marzo, ya que los días empezarán a ser más largos y la temperatura seguramente empezará a subir. Fotos como las que os enseño a continuación, tomadas hace casi dos años desde mi habitación, demuestran todo lo que os digo.

Una parte de Grayshott Road...

Una parte de Grayshott Road…

... y la otra, soleada.

… y la otra, soleada.

Domingo soleado en enero/febrero.

Domingo soleado en enero/febrero.

2. Proximidad a Londres

Como os comentaba al principio de esta entrada, Portsmouth no encabezaba mi lista de posibles destinos Erasmus. En su lugar se encontraban tres universidades londinenses (University of Greenwich, Roehampton University y Middlesex University) y la Universidad de Leeds. Cuando llegué a la reunión de adjudicación, quedaban muy pocas plazas para las tres primeras, así que opté por decidirme por Leeds. Sin embargo, cuando me nombraron, me invadió una extraña sensación en cuanto a Leeds que me hizo decantarme por Portsmouth. Además del clima, fue otra la razón por la que pensé que Pompey podría ser mejor destino Erasmus para mí que Leeds: su proximidad a la capital inglesa.

Portsmouth se encuentra a dos horas de viaje en tren de Londres. Además de amar la capital y pensar en visitarla a menudo, pensé que estar tan cerca de Londres también me traería ventajas económicas. Me explico: viviendo en Málaga, tenía varias opciones para llegar hasta Portsmouth.

  • Vuelo Málaga – Londres: en ocasiones la opción más económica de las tres que os presento, en especial si viajamos con una compañía de vuelo low cost del tipo EasyJet, Monarch o Norwegian Airlines (nunca Ryanair). Aunque parecía que lo más barato era volar hasta el aeropuerto de Luton, la mala comunicación del aeropuerto me hizo decantarme por Gatwick, desde el cual podía llegar a Portsmouth en tren sin salir del aeropuerto.  La cantidad de vuelos diarios directos hacia Londres también fue un factor decisivo.
  • Vuelo Málaga – Southampton: aunque Southampton se encuentra a solo 31 kilómetros de Portsmouth, el vuelo, con la compañía Flybe, era mucho más caro de lo que esperaba. Además, al contar solo con un vuelo al día desde Málaga, me pareció una opción bastante arriesgada.
  • Vuelo Málaga – Bournemouth: con Ryanair y solo determinados días por aquel entonces. Sobran las palabras. Asimismo, el tren hasta Fratton me habría costado el doble que desde Gatwick.

Sin embargo, para llegar a Leeds no disponía de tanta variedad  y cantidad diaria de vuelos. Además, tardaría más en llegar por su situación geográfica.

3. Ciudades que visitar

Daba la casualidad de que la mayoría de ciudades que quería visitar en Reino Unido, como Bristol, Cardiff, Brighton o Winchester, se encontraban más cerca de Portsmouth que de Leeds. Ello no significa que no me atrajeran ciudades norteñas tan bonitas como York o la misma Leeds. Fue, simplemente, una cuestión de prioridades.

Cardiff Crown Court, en la capital galesa.

Cardiff Crown Court, en la capital galesa.

Cuando hice mi elección, no tenía ni idea de cómo funcionaban los medios de transporte en el país. No sabía de las ventajas que ofrecían, por ejemplo, las compañías ferroviarias para poder visitar otras ciudades. Tal y como os conté hace unos meses, viajar en tren por Reino Unido puede llegar a ser bastante asequible, en especial si eres estudiante. Tener cerca las ciudades que quieres visitar resultó, por supuesto, una opción económica en cuanto al coste y la duración de las excursiones que tenía planeadas.

4. Tutor Erasmus

Ayudó mucho en mi decisión final el hecho de que estuviera presente en la reunión de adjudicación la coordinadora de Portsmouth en mi universidad de origen. Fue la única coordinadora que asistió a dicha reunión, la única en explicar las ventajas del destino que coordinaba y la única que estuvo pendiente de quienes escogieran Portsmouth para ofrecerles sus datos de contacto y una fotocopia en la que constaban datos administrativos e información relativa a la convalidación de asignaturas.

Como consejo os animo a que conozcáis a los coordinadores de todos los destinos Erasmus que queráis contemplar como opción. Conocerles os dará una mejor idea de cómo será vuestro año en lo concerniente a lo académico, puesto que vuestro coordinador será el encargado de ayudaros cuando tengáis problemas en la universidad de destino. La relación que forjé con la coordinadora de Portsmouth todavía perdura, puesto que su asistencia a lo largo de mi experiencia como estudiante Erasmus me hizo confiar en ella lo suficiente como para que también coordinara mi TFG y, posteriormente, mi TFM.

5. Las convalidaciones

Convalidar asignaturas es probablemente uno de los aspectos más arduos de la experiencia Erasmus. Tenéis que ser muy cuidadosos a la hora de escoger las asignaturas que queréis cursar en la universidad de destino, puesto que, en ocasiones, la descripción que os ofrecen de ellas no tiene nada que ver con la realidad.

Como ya sabéis, yo estudiaba Traducción e Interpretación por aquel entonces. Me encontraba en el tercer curso de la carrera cuando escogí Portsmouth como destino Erasmus, por lo que iba a cursar el cuarto y último año de carrera allí. Al principio me echaba para atrás el hecho de tener que quedarme otro año más en mi universidad de origen, a pesar de que muchos compañeros me animaron a seguir adelante argumentando que la experiencia era inigualable y que nunca me arrepentiría. Cuando me hice a la idea, recibí una muy grata sorpresa por parte de mi coordinadora: no tenía por qué quedarme otro año más en mi universidad de origen, podría graduarme junto al resto de mis compañeros y acabar en Portsmouth la carrera. A este respecto destaco la gran variedad de asignaturas que me ofreció la School of Languages and Area Studies de la Universidad de Portsmouth. Puesto que la carrera de Traducción e Interpretación no existe como tal en la mayoría de las universidades en Reino Unido, me resultó difícil encontrar asignaturas que se ajustaran a lo que se pedía en el grado de Traducción en mi universidad de origen. Sin embargo, vuelvo a destacar la labor de asistencia de mi coordinadora Erasmus, quien me guió durante todo el proceso y me aconsejó asignaturas.

Al final, logré que me convalidaran la totalidad de asignaturas de mi cuarto año en Portsmouth, exceptuando las Prácticas Externas y el TFG, asignaturas que completé durante los meses de verano al finalizar mi periodo Erasmus pero que bien podría haber realizado a lo largo del año académico.

De este tema os hablo más específicamente en esta entrada, en la que os cuento mejor acerca de las asignaturas que escogí, algunas de ellas desconocidas para el resto de compañeros españoles que tuve durante ese año.

6. La universidad y la ciudad

No os voy a engañar: en mi elección final tuvieron mucho que ver las imágenes que me enseñaron de la ciudad y la información que me dieron acerca de la universidad. Seguramente supondréis que con «mi elección final» me refiero a la adjudicación de mi destino. Nada más lejos de la realidad, puesto que realmente me decidí unos días después, al compilar toda la información de la que os he hablado en esta entrada.

School of Language and Area Studies, Universidad de Portsmouth.

School of Language and Area Studies, Universidad de Portsmouth.

Saber de la ciudad que probablemente os va a acoger durante vuestro año Erasmus es muy importante, por lo que os animo a tener en cuenta todo lo que he compartido con vosotros en esta entrada y a poneros en contacto conmigo si tenéis alguna duda, por pequeña que sea.

¡Hasta la próxima entrada, Pompeynianos! 🙂

Dónde comer en Portsmouth (II): lugares exóticos y alternativos

¡Hola, Pompeynianos!

En esta entrada, continuación de la que se publicó hace unos meses en este blog, os voy a recomendar sitios para comer en Southsea, en concreto en la zona de Gunwharf Quays y alrededores.

Pie & Vinyl

El primero de los establecimientos que os voy a recomendar es Pie & Vinyl, un pub sencillo y especializado en uno de los platos más famosos de la cocina británica: los pies. Los hay de todos los tamaños y rellenos, dulces y salados, veganos y carnívoros, y también de todos los precios. Podéis pedir un solo pie sin ningún tipo de guarnición por 5.50 £, pero si lo que queréis es disfrutar de un buen plato tradicional os aconsejo que os decantéis por el menú completo.

En cuanto a la bebida, os sugiero que probéis los tés fríos de fruta que ofrecen en la carta, los cuales presentan en pequeñas teteras tan monas como la que veréis en la foto a continuación. Dato curioso: cada tetera representa una calle emblemática de la ciudad. 🙂

Almuerzo en Pie & Vinyl.

Almuerzo en Pie & Vinyl.

El sitio en cuestión se encuentra en Castle Road, a un cuarto de hora andando desde Gunwharf Quays y también desde Guildhall Walk. También os adelanto que se trata de algo más que un pub, puesto que constituye además un local de música en vivo y un sello discográfico en toda regla. Podréis comprar vinilos clásicos y modernos, de artistas de gran renombre e independientes, así como merchandising de todo tipo. Para más información, visitad su sitio web en el siguiente enlace.

Wagamama

Wagamama es una cadena de comida asiática, en concreto japonesa, cuyos establecimientos pueden encontrarse en casi todos los rincones de Reino Unido. Lo que hace famosos a sus platos no es solo su increíble sabor, sino también su precio, muy asequible. ¿El plato estrella? El Chicken Katsu Curry. Yo todavía sueño con él, no os miento cuando os digo que es genial y merece muchísimo la pena probarlo. Recuerdo que la primera vez que lo probé fue en el establecimiento que la cadena tiene en Clink Street, cerca del Millenium Bridge (Londres), hace aproximadamente unos 5 años… y no he vuelto a pedir nada diferente en ninguna de mis visitas posteriores a otros establecimientos. Si estáis por Londres también os recomiendo el Wagamama de Tower Hill. Las vistas son inmejorables.

Chicken Katsu Curry en Wagamama Portsmouth.

Chicken Katsu Curry en Wagamama Portsmouth.

La sede de la cadena en Portsmouth se encuentra en Gunwharf Quays, en concreto junto a la Spinnaker Tower, en la segunda planta del centro comercial. El trato al cliente es igual de bueno que la comida que sirven, así como las vistas que ofrece el lugar.

Nando’s

Quizá ya hayáis oído hablar de Nando’s, o incluso es probable que hayáis probado la comida de origen portugués que sirven. Para los que no, os diré que es un restaurante de obligada visita para los que queráis vivir una inmersión lingüística y cultural completa en Reino Unido. ¿Nunca os han preguntado si tenéis ganas de un cheeky Nando’s? Si no conocéis la expresión, propia del slang británico, ya estáis tardando en emplearla la próxima vez que intentéis entablar conversación con un inglés. O con un escocés. Ya me entendéis.

Pollo Peri-Peri con guarnición de arroz amarillo y patatas fritas en Nando’s.

Básicamente el plato estrella del lugar es el pollo asado. Tal cual. Eso sí, con una gran variedad de salsas que van desde las más amargas que podáis imaginar hasta las más picantes, pero todas igual de buenas. La más famosa es la Peri-Peri. ¿El precio? No demasiado descabellado. No os preocupéis, no os recomendaré nada que el bolsillo de un estudiante Erasmus normal no pueda permitirse… 😉

¿Dónde se encuentra? En Gunwharf Quays, también en la segunda planta, al igual que Wagamama.

Jamie’s Italian

… excepto si hablamos de Jamie’s Italian. ¿Cónocéis al cocinero británico Jamie Oliver? Seguro que habéis escuchado hablar de él alguna vez en vuestra vida. Si le preguntáis a un británico, probablemente os mirará con odio y narrará la dolorosa historia que marcó su infancia y que tiene mucho que ver con Oliver. Y es que el cocinero consiguió que se prohibieran las patatas fritas en muchos comedores escolares, y eso los jóvenes británicos no lo perdonan.

Jamie’s Italian es solo una de las cadenas de restaurantes que posee Oliver, especializándose esta en comida italiana. No os voy a mentir: no es un restaurante al que podáis ir muy a menudo. Yo fui en una fecha muy señalada y solo porque se trataba de una fecha especial… pero lo cierto es que la comida que sirven está buenísima. Os recomiendo la pasta a la boloñesa, la mejor que he probado en mi corta existencia. Y de postre, por supuesto, los brownies caseros.

Jamie’s Italian en Gunwharf Quays.

¿Localización? Gunwharf Quays, of course. Esta vez en la planta baja y cerca de la entrada y del supermercado Tesco.

Y esto ha sido todo por hoy. Ya que se acerca la fecha en la que los futuros estudiantes Erasmus pediréis plaza en el destino que más os guste, me comprometo a actualizar el blog con más frecuencia que en los pasados meses y a hablaros de temas de índole administrativa y académica, sin dejar de lado a la ciudad en sí, por supuesto.

Si por algún casual necesitáis preguntarme o sugerirme algo, no dudéis en contactar conmigo a través de la dirección de correo electrónico facilitada en este apartado del blog. También podéis seguir las actualizaciones del blog en mi perfil de Twitter y en la página de Facebook destinada a tal fin. 🙂

¡Hasta la próxima!

¿Qué supermercados me convienen más? (II)

En esta entrada, que constituye la continuación de la que escribí y publiqué la semana pasada, pretendo ofrecer una serie de consejos y recomendaciones en cuanto a la elección de supermercados para comprar cierto tipo de alimentos o servicios. En la entrada anterior os hablaba de tres casos concretos: Asda y Lidl. En esta, sin embargo, hablaré de Tesco y de Sainsbury’s.

Como aclaré la semana pasada, por el momento no hablaré de supermercados como Morrisons, The Co-operative o Waitrose, ya que considero que no puedo aportar mucho más de lo que otros clientes más asiduos pueden decir.

Tesco

Tesco, como muchas otras cadenas en el Reino Unido, dispone de varios tipos de establecimiento: Superstore, Metro, Express y Extra. Mientras que el primero conforma el formato de sobra conocido en la mayoría de los países, lo cierto es que Tesco Metro y Tesco Express ofrecen una variedad algo más limitada de productos y a un precio algo mayor que en el resto. Estos últimos se tratan de establecimientos pequeños que, en algunas ocasiones, llegan a abrir las 24 horas del día, de ahí a que el precio de sus artículos suba.

En mi opinión, el mejor establecimiento de Tesco en Portsmouth es el que se encuentra en Crasswell Street, cerca de Commercial Road. Al ser un establecimiento del tipo superstore, los precios son los que podéis consultar en su sitio web.

Los productos que os recomiendo que compréis aquí y no en otras cadenas se reducen a uno solo: la carne. He de reconocer que tardé en darme cuenta de la diferencia en calidad entre la carne de otros supermercados y esta, pero una vez me fijé en este detalle, no volví a comprar ningún producto cárnico en otro establecimiento. Quizá no notéis la diferencia a priori, pero os aseguro que merece la pena y el precio no difiere tanto del de Asda, por ejemplo. Me gustaría destacar la calidad de la carne picada, en especial la de pechuga de pavo, y para ello os propongo la siguiente comparación, extraída de los sitios web de Asda y de Tesco:

Precio de 360 g de carne picada de pechuga de pavo en Asda.

Precio de 340 g de carne picada de pechuga de pavo en Asda.

Precio de 500 G de carne picada de pechuga de pavo en Tesco.

Precio de 500 g de carne picada de pechuga de pavo en Tesco.

 Como veis, el precio no difiere mucho y os puedo asegurar que la calidad es mejor.

Otro tipo de alimentos cuya calidad considero mejor que en el resto de supermercados es la verdura y la fruta. No hay comparación posible entre, por ejemplo, los guisantes frescos del Tesco y los del Lidl. Aunque por lo general la fruta y la verdura no suele ser mala en el resto de cadenas, sí que es cierto que suele ser algo mejor en Tesco.

Si os gusta el té, os recomiendo que probéis la marca Tesco Finest, en especial el Vanilla Chai, aunque podéis encontrar una gran variedad de sabores: chocolate, Earl Grey, English Breakfast, etc.

Por último, me gustaría recordaros que, al igual que ocurre con la marca George de Asda, Tesco también vende ropa, calzado, accesorios y menaje del hogar bajo la marca F&F. Nunca he comprado este tipo de artículos en esta cadena, pero me han hablado muy bien de esta sección.

Sainsbury’s

¿Qué os puedo decir de Sainsbury’s que probablemente no sepáis ya? Aunque los precios de sus productos se acercan más a los de Tesco que a los de Asda, por ejemplo, constituye una buena alternativa si tenéis la suerte de vivir cerca de algunos de sus establecimientos.

Por desgracia, en el centro de Portsmouth no existe todavía ningún supermercado grande de esta cadena, aunque sí que podréis encontrar un Sainsbury’s Local en Guildhall Walk, lo cual os vendrá muy bien a aquellos que estudiéis en Park Building o alrededores. El precio de los artículos que podáis encontrar en los establecimientos de este tipo, al igual que como os comentaba con los distintos establecimientos de Tesco, es ligeramente superior que en el supermercado grande tradicional de esta misma cadena.

De Sainsbury’s me quedo, sin duda, con sus marcas blancas, su sección de sándwiches y su sección de panadería.

  • Marcas blancas: me gustaría destacar, por experiencia propia, la calidad de las hojas de lasaña, la leche y los artículos de repostería (los distintos tipos de harina, levadura y demás condimentos que podréis utilizar para hacer cualquier dulce).
  • Sándwiches y Lunch/Meal Deals: creo que en alguna ocasión os he mencionado los magníficos lunch deals que ofrece Sainsbury’s de manera permanente. Estos consisten en tres productos, a saber: cualquiera de los sándwiches que elijáis, un snack (patatas fritas de bolsa o barrita de chocolate) y una bebida (agua y refrescos), todo ello por 3 £. Me consta que hace unos meses ampliaron la variedad de elementos entre los que podíais elegir, por lo que ahora se incluyen en la oferta ensaladas, wraps y fruta fresca por el mismo precio. Me parece que es una buena manera de almorzar o cenar a buen precio y en cualquier momento y lugar, por lo que os lo recomiendo al 100 %.
  • Sección de panadería: al igual que me ocurría con la ensalada de patatas del Lidl, no he podido recuperarme de otra pérdida culinaria: los pizza rolls. ¿Habéis probado alguna vez los cinnamon rolls? Si cambiáis la canela por un relleno parecido al de la pizza (tomate frito, orégano y un poquito de queso), sabréis en qué consiste el pizza roll. Los venden tanto en Tesco como en Sainsbury’s, pero por alguna extraña razón prefiero estos últimos, quizá porque los descubrí precisamente en esta misma cadena. Podéis tomarlos tanto fríos como calientes y os aseguro que os encantarán. Por otro lado, no os olvidéis de las galletas tipo cookie que hacen en esta sección: chocolate chips, double chocolate e incluso triple chocolate.
Pizza rolls de Sainsbury's.

Pizza rolls de Sainsbury’s.

  • Sus cafeterías: no es el caso del establecimiento del que os hablo en Portsmouth, pero sí que pude probar las cafeterías de los supermercados grandes de Sainsbury’s (en concreto en Newbury) y os puedo garantizar que no tiene nada que envidiarle a Costa Coffee o a Starbucks. Eso sí: sus precios son más asequibles. 😉 Os animo a comprobarlo vosotros mismos: pedid un chocolate caliente completo y galletas de cualquier tipo si tenéis la oportunidad y contadme después.
Chocolates calientes y galletas de Sainsbury's Cafe. Puede que no parezcan muy apetecibles, pero os aseguro que merecen la pena.

Chocolates calientes y galletas de Sainsbury’s Cafe. Puede que no parezcan muy apetecibles, pero os aseguro que merecen la pena.

Y hasta aquí la entrada de hoy. No descarto hablar en alguna ocasión de los productos que sí he probado de otro tipo de supermercados, como Marks & Spencer (en el aeropuerto de Gatwick, en mi caso). No obstante, os recuerdo que podéis poneros en contacto conmigo por correo electrónico o a través de las redes sociales y sugerirme temas que os puedan ser de ayuda ahora mismo.

¡Hasta la próxima, Pompeynianos! 🙂

Victorian Festival of Christmas, o cómo visitar los tres barcos a buen precio

¡Hola, Pompeynianos!

Tenía muchas ganas de compartir esta entrada con vosotros desde hacía ya un tiempo. Y es que hoy os voy a hablar de una de las mejores experiencias que viví durante mi año Erasmus en Portsmouth, la cual tuvo lugar hace casi dos años. Se trata del Victorian Festival of Christmas, una especie de feria ambientada en la segunda mitad del siglo XIX que no deja a nadie indiferente cada año. Me gustaría mencionar asimismo que este festival navideño es el más importante y grande de Hampshire.

Uno de los puestos al aire libre del mercado navideño.

Uno de los puestos al aire libre del mercado navideño.

¿En qué consiste el Victorian Festival of Christmas?

Este festival lleva celebrándose desde hace dieciséis años en el Historic Dockyard de Portsmouth. En él tienen lugar exhibiciones, mercadillos y visitas guiadas a los barcos, y además la entrada a los museos es gratuita. Creo que el mayor aliciente de este evento es el ambiente familiar y peculiar que propicia: no todos los días te encuentras con una sufragista de la época victoriana. De hecho, veréis a personas de distintas clases sociales de esta época paseando por las calles y desempeñando su papel de manera magistral. Los decorados son preciosos e invitan a ser descubiertos por todos.

Dos de los actores del festival posando en una Baker Street improvisada pero bien ambientada.

Dos de los actores del festival posando en una Baker Street improvisada pero bien ambientada.

Me consta que cada año el personaje «central» en torno al cual gira el festival cambia. En 2013 este estuvo centrado en el personaje de Sherlock Holmes (y yo, como fan empedernida tanto de la obra de Arthur Conan Doyle como de la serie que soy, no me lo podía perder por nada del mundo), por lo que teníamos la opción de hacernos fotos con él, con el doctor Watson e incluso con la señora Hudson.

En cuanto a los  mercadillos, encontraréis de todo: desde quesos, dulces y vinos artesanales hasta artículos de decoración y ropa. Os puedo asegurar que todo lo que veáis es único y no lo encontraréis en ninguna otra tienda. Lo más seguro es que podáis degustar cualquier alimento antes de decidiros por él, por lo que os recomiendo que probéis todo lo que os apetezca. En mi caso, y debo admitir que no soy muy fan de él, acabé comprando cuatro quesos distintos: uno de jengibre, uno de cebolla, uno de ajo y uno de limón. Ninguno de ellos decepcionó cuando los traje a España.

Venta de quesos artesanales en un puesto del mercado navideño.

Venta de quesos artesanales en un puesto del mercado navideño.

Además, todos los años tiene lugar una actuación musical navideña en la taberna improvisada que montan en el corazón del muelle. Esta suele empezar aproximadamente una hora antes del cierre del festival y simboliza la llegada de la Navidad a la ciudad. Asimismo, Papá Noel también estará disponible a lo largo de la tarde para aquellos que quieran hacerse fotos con él (y se trata de un Papá Noel muy especial, ya que va vestido con su tradicional traje verde en lugar del rojo al que estamos acostumbrados).

¿Qué ventajas aportaría mi asistencia al festival?

El festival, aunque conocido entre los ciudadanos de toda Hampshire, es un completo desconocido para los estudiantes internacionales, precisamente porque, en mi opinión, no le dan mucha publicidad. Yo lo descubrí por casualidad, ya que estaba suscrita al sitio web del Historic Dockyard y me enviaron un correo con la promoción. Aunque al principio dudé debido al dinero, me pareció una buena inversión: y es que podéis ir al festival y visitar todos los museos y barcos por solo 15 £.

¿Os parece caro para un solo día? Hagamos números:

Una entrada de adulto para visitar un solo barco en condiciones normales cuesta 18 £. Existe la opción de comprar un bono por 23 £ y visitar así los tres barcos (HMS Warrior, HMS Victory y Mary Rose) cualquier día del año. En cuanto a los cinco museos que conforman también el Historic Dockyard, la entrada más barata cuesta unas 10 £.

Niños actores en el festival, concretamente en la «zona pobre».

Niños actores en el festival, concretamente en la «zona pobre».

Por otro lado, no se trata de un festival de un par de horas: este en concreto dura 8, puesto que empieza a las 10.00 h y termina a las 18.00 h. Podéis elegir entre tres días: viernes 27, sábado 28 y domingo 29 de noviembre, pero os recomiendo que vayáis el sábado, ya que es el día fuerte.

¿Cómo compro las entradas?

Si compráis las entradas antes del 26 de noviembre a través del sitio web del Historic Dockyard, se os aplicará un descuento importante en el importe de vuestro billete. Si sois estudiantes, indicad que lo sois y no olvidéis presentar vuestra tarjeta de la universidad en la taquilla cuando enseñéis las entradas (que vosotros mismos debéis imprimir).

Una vez hayáis realizado la compra, recibiréis un correo electrónico con vuestras entradas en formato .pdf… ¡y ya está! Es muy fácil, os ahorráis una buena cantidad de dinero si teníais pensado visitar los barcos y los museos del muelle y os aseguro que pasaréis un día excepcional en compañía de quienes queráis.

Y hasta aquí la entrada de hoy. Como siempre, os recuerdo que podéis seguir las actualizaciones por correo electrónico mediante suscripción al blog, por Facebook y por Twitter. Espero que os animéis a asistir al festival y, por supuesto, que me contéis qué tal después, ya que me encantaría poder contar con vuestro feedback.

¡Hasta la próxima! 🙂

Cómo vivir un Halloween aterradoramente espectacular (II)

¡Hola, Pompeynianos!

Como os prometí, aquí os dejo la segunda parte de la entrada dedicada a Halloween en Portsmouth. En esta ocasión, os hablaré de otros cuatro eventos y acciones que podéis realizar en la ciudad durante la semana del 26 de octubre de este año.

5. ¡Correr… por tu vida!

Como es usual desde hace unos pocos años, en Portsmouth se llevan a cabo carreras temáticas en torno a la celebración de Halloween. La más conocida de todas, organizada por The Ghost Race, tendrá su punto de salida en Alexandra Park, a partir del cual los asistentes recorrerán unos ocho kilómetros mientras huyen de zombies, fantasmas e incluso la mismísima Parca. Además, se os obsequiará con un regalo muy particular a todos los que lleguen por lo menos a la mitad del recorrido. ¿El precio? Los adultos pagan 17 £ y los menores de 16, 10 £. ¿Cuándo? el viernes 30 de octubre a las 18.45 h. Podéis encontrar más información sobre la carrera aquí.

Alexandra Park, en Portsmouth.

6. Visitas guiadas

Halloween puede ser una buena ocasión para visitar los monumentos más famosos de Portsmouth, como Southsea Castle, Fort Widley e incluso el HMS Warrior. Por ello, Dark Encounters os ofrece una visita guiada y ambientada en Halloween de estas atracciones turísticas por 15 £. El tour dura aproximadamente una hora y cuarto y contará con una gran variedad de actuaciones en Southsea Castle el 26 de octubre a las 19.30 h, en Spice Island el 27 de octubre a la misma hora, y en el HMS Warrior el 28 de octubre también a la misma hora. Asimismo, el pub Duke of Buckingham ha organizado una visita bastante aterradora por las calles de Old Portsmouth. Dicha visita comenzará a las 20.30 h el próximo 28 de octubre (se recomienda que lleguéis unos 20 minutos antes) en el mismo pub y la entrada solo cuesta 6 £.

Por otra parte, si os interesa explorar el famoso Fort Widley, podéis asistir de manera gratuita a la feria temática que Seriously Events tiene pensada celebrar el próximo 24 de octubre desde las 10.00 hasta las 16.00 h. Podéis encontrar más información al respecto en este enlace.

7. De festivales va la cosa

Los festivales también tienen cabida en la ciudad durante Halloween. Ya sean de música o incluso de películas, pueden ser una buena opción si queréis huir de lo tradicional en estas fechas.

Making Waves Film Festival vuelve a la ciudad con una noche de películas independientes que seguro que os agradarán. ¿Cuándo? el próximo 27 de octubre a las 19.30 h. ¿Dónde? The Fat Fox, en Victoria Road. ¿Cuánto? La entrada es gratuita. Podéis encontrar más información en su evento de Facebook. Si lo que os gusta es la música, The Fat Fox os deleitará con un plan alternativo la misma noche de Halloween desde las 18.30 h. La entrada es gratuita siempre y cuando vayáis antes de las 22.00 h. Para más información, visitad el siguiente enlace.

8. Lo esencial: llevar un buen disfraz

¿Se os ha olvidado traer vuestro disfraz en la maleta? ¿No encontráis ningún sitio donde conseguir uno a buen precio? No problem. En Portsmouth podéis haceros con un buen disfraz por menos de 15 £ si os lo montáis bien. Si lo que os apetece es huir de los disfraces tan comunes que ofrecen Asda y Tesco, os sugiero que probéis suerte en U-Need-Us, una tienda especializada en disfraces en Arundel Street, calle perpendicular a Commercial Road. Aunque no me compré nada en su momento, sí que exploré un poco esta maravillosa tienda, en la que encontraréis de todo y a muy buen precio. En su catálogo podréis mirar de antemano el disfraz o los accesorios que prefiráis y que se ajusten a vuestro presupuesto, pero os aconsejo que vayáis y le echéis un vistazo vosotros mismos.

Si creéis que podéis confeccionar vuestro propio disfraz con lo que tenéis por casa, aquí os dejo un sitio web en el que la autora ofrece consejos muy prácticos para reciclar prendas y accesorios y convertirlos en el disfraz más original que hayáis visto: desde Lady Gaga en su videoclip Telephone hasta la mismísima Lady Edith de Downton Abbey.

Ejemplo de disfraz que podéis crear con vuestra propia ropa. Cortesía de The Haute Mess.

Y hasta aquí la entrada de hoy. Como siempre, os recuerdo que podéis seguir el blog por Facebook y Twitter y que si tenéis alguna duda o sugerencia, me la hagáis llegar por correo electrónico a esta dirección.

¡Os espero en la próxima entrada! 🙂