Consejos que todo estudiante Erasmus en Reino Unido debería tener en cuenta (II)

¡Hola, Pompeynianos!

Como os prometí, aquí os dejo la segunda parte de la checklist que inicié hace unas semanas en la que incluí algunos consejos que deberíais tener en cuenta durante vuestra estancia en cualquier ciudad del Reino Unido, ya sea como estudiantes Erasmus o como trabajadores. Aunque la temática es la misma, en esta entrada me gustaría centrarme en un aspecto al cual le conferí mucha importancia en su momento: el sentimiento de pertenecer a la ciudad/país/comunidad en la que vives o, como dicen los angloparlantes, the sense of belonging.

Seguramente todos los que hemos tenido la suerte de trasladarnos a otro país para estudiar o trabajar hemos pasado por las mismas fases de adaptación, empezando por una enorme tristeza por tener que dejar nuestra zona de confort y terminando, de nuevo, con una gran tristeza por tener que despedirnos de la ciudad que nos ha acogido durante casi un año y en la que tantas cosas han pasado. Pero, ¿qué ocurre entre esas dos fases? Os lo resumo con una sola palabra: soledad. Para nada os quiero decir que sea la única sensación que experimentéis, pero sí que estará presente en vuestras mentes de vez en cuando. Pensadlo bien: estáis a miles de kilómetros de vuestras casas, y aunque probablemente vayáis acompañados de algún conocido y hagáis migas con decenas de estudiantes británicos e internacionales, lo más probable es que durante los primeros días o incluso semanas os vayáis a la cama con la sensación de estar completamente solo. No ayuda tampoco el hecho de que llueva a prácticamente todas horas, de tener que hacerlo todo por vuestra cuenta y de que nos hayamos topado con algún que otro compañero de clase que nos recuerde que éste no es nuestro lugar. A mí me ha pasado, al igual que a muchos de vosotros. De hecho, todavía recuerdo esa sensación de aislamiento en una de las asignaturas que cursé durante el segundo trimestre sobre política en Francia. Era la única estudiante internacional / de intercambio en la clase y me sentí como un auténtico bicho raro durante el transcurso del trimestre, puesto que mis compañeros, todos británicos, tenían ya establecidos sus propios grupos de trabajo y no accedieron en ningún momento a conocerme e incluirme en ellos, a pesar de mis intentos.

Precisamente porque he pasado por esto, me he animado a compartir con vosotros algunos consejos que tuve en cuenta en su día para sentirme más a gusto en Pompey:

5. Entablar amistad con británicos

Sí, lo sé. En párrafos anteriores os contaba una mala experiencia que tuve con algunos compañeros británicos en clase, pero no significa que no exista ninguna posibilidad de entablar conversación con ellos o incluso de llegar a compartir una bonita amistad. Yo, de hecho, conocí a una muy buena amiga durante mi estancia en Portsmouth con la que todavía, y a pesar del rumbo tan diferente que han tomado nuestras vidas, mantengo contacto, y la conocí en uno de los eventos que organizó City Life Church a principios de curso para enseñarnos la ciudad a los estudiantes internacionales recién llegados a Pompey, del cual os hablé aquí. No hace falta que seáis cristianos para acudir a ninguno de estos eventos, cualquier persona puede ir, y encima es una buena oportunidad para conocer a gente joven, amable y desinteresada con la que practicar inglés y de la que aprender muchas cosas.

Paradójicamente, una de las razones por las que los británicos no se acercan demasiado a los estudiantes españoles tiene que ver, por lo visto, con el hecho de que estemos siempre juntos. Una vez tuve la ocasión de participar en el proyecto de unas amigas británicas sobre las diferencias culturales entre Reino Unido y España; al terminar, me preguntaron cómo llevaba mi estancia en Portsmouth y acabé comentándoles acerca de la dificultad de acercarme a los británicos en clase. Sorprendidas, me dijeron que ellas mismas se habían percatado de este mismo aspecto… ¡pero por parte de los españoles! Argumentaban que los españoles siempre iban en grupo y no se integraban, y que este aspecto, junto al elevado tono de voz que caracteriza a la mayoría, les echaba bastante para atrás. Consejo: está bien que mantengáis el contacto con amigos de vuestra misma nacionalidad, pero intentad aprovechar bien vuestra estancia y hablar inglés todo lo que podáis con nativos o con estudiantes internacionales cuya primera lengua no sea el español.

Barbacoa de final de curso organizada por International Café.

Barbacoa de final de curso organizada por International Café.

Aunque no suelen acudir a este tipo de eventos, una buena manera de socializar sería apuntándose a las quedadas del International Café y del Global Café, este último organizado por la propia universidad. Ni que decir tiene que otra buena ocasión de conocer a estudiantes tanto internacionales como británicos sería contratar las excursiones y talleres ideadas por la Student’s Union.

6. Apuntarte a una society

Precisamente una buena manera de entablar amistad con estudiantes británicos podría ser apuntarse a una de las societies de la UPSU. Para quienes no estén todavía familiarizados con el término, una society podría definirse como un grupo de estudiantes de una universidad concreta que tienen en común un mismo interés y deciden fundar un pequeño club exclusivo al cual se accede pagando una determinada cuota. Normalmente todas las societies organizan quedadas y eventos una vez al mes, o incluso varias veces en semana. Las hay de todo tipo: religiosas, de anime y manga, de distintas clases de danza, de videojuegos, de lenguas o incluso de manicura. La cuota depende, de nuevo, de cada una de ellas: en mi caso, me apunté a la German Society por 5 £ al año, pero recuerdo que tuve interés en apuntarme a la Cheerleader Society/Squad y era bastante más cara, puesto que tenían que cubrir los gastos del alquiler del gimnasio para entrenar y de las competiciones nacionales. En esta última te piden que vayas a una especie de prueba para poder asignarte un rol concreto en el equipo, aunque no es necesario que tengáis cualidades atléticas ni mucho menos, todo el mundo puede presentarse. También sé de compañeras que se unieron al club de cine o Cinema Society y pudieron asistir a una excursión organizada por el propio club a los estudios de Harry Potter. Esta última, además, también organiza quedadas semanales para ver películas.

Foto de la Cheerleader Society extraída del sitio web de la Student’s Union.

Podéis consultar el listado completo de societies aquí. En el apartado destinado a cada society se incluye información de contacto por si tenéis alguna otra duda. Normalmente existen dos periodos en los que podéis apuntaros a estos clubes: al principio del año académico y al principio del segundo trimestre. Como sabéis, se organizan dos Fresher’s Fayres con el objetivo de dar la bienvenida a los nuevos estudiantes e integrarlos en la comunidad universitaria. Durante estas ferias lo más normal es que cada society monte un stand y se paren a charlar con vosotros sobre las ventajas que tiene cada club, el precio, etc., e incluso puede que os regalen algo.

Fresher’s Fayre en la Universidad de Portsmouth. Foto cortesía de Opinion Panel.

7. Acudir a un evento importante en tu ciudad de destino

Otra buena manera de integrarse y sumergirse en la cultura británica, en especial la de tu ciudad de destino, sería acudir a un evento importante. En Portsmouth, como en cualquier ciudad de Reino Unido, podéis encontrar un buen número de oportunidades para conocer mejor a los habitantes y sus costumbres. Uno de los eventos que tuve la suerte de presenciar fue la inauguración de la estatua de Charles Dickens en Guildhall Square, concretamente en febrero de 2014. Allí pude compartir impresiones con algunos vecinos de la zona, la mayoría de ellos mayores, y descubrir algunos aspectos de la cultura británica que desconocía por aquel entonces. Otras ocasiones de especial importancia en la ciudad son la America Cup en julio, el Victorian Festival en noviembre/diciembre, o el Beer Festival en junio.

Inauguración de la estatua de Charles Dickens en febrero de 2014.

Para estar al tanto de todos los eventos que se celebran en la ciudad cada mes, podéis consultar este sitio web, y para información más detallada, este. Os saldrán tanto obras de teatro en King’s Theatre o Guildhall como festivales y actos deportivos.

Si os van más los deportes, os recomiendo que vayáis a algún partido del Portsmouth FC en Fratton Park. Yo vivía prácticamente al lado del estadio y casi todas las semanas era testigo del paso por Goldsmith Avenue de los cientos de aficionados del equipo: tanto niños como personas mayores, pero todos con sus camisetas oficiales y demás parafernalia. Además, en esas ocasiones montaban puestos de comida en plena avenida, en especial de patatas asadas y perritos calientes. Además, el precio de la camiseta del equipo no está nada mal, sobre todo en el mes de marzo/abril, cuando las rebajas llegan a ser hasta del 70 % con motivo del fin de la temporada. Consultad precios en la tienda oficial del club o bien en SportsDirect, que en Portsmouth se encuentra en Commercial Road. Las entradas para el partido tampoco son demasiado caras: suelen rondar las 15-20 £ dependiendo de la edad y se pueden adquirir sin problema a través de la web del club.

8. Conocer el slang de tu ciudad

Aunque de este aspecto ya hablaré más a fondo en otra entrada, lo cierto es que merece ser mencionado en esta checklist. En el lenguaje formal o académico no se le da importancia, pero resulta que el slang constituye un elemento que puede llegar a determinar el grado de aceptación por parte de nuestros compañeros británicos. Si os fijáis, la gran mayoría de la población joven en Reino Unido lo incluye en su día a día, así que ¿por qué nosotros no?

Cada ciudad tiene su slang particular, y Portsmouth no es una excepción. Así, lo más probable es que oigáis más de una vez la expresión «all roight mush», algo así como «all right, mate», o el término «Lippy Tower» (de lipstick) para referirse al sofisticado bloque de pisos que puede verse desde Gunwharf Quays, el cual guarda un gran parecido con una barra de labios. En esta lista tampoco pueden faltar el adjetivo «lairy» para referirse a alguien que no se está portando bien o «dinlo» como sinónimo de tonto. Sea como fuere, aquí os dejo con dos listas imprescindibles para aprender slang: esta y esta.

Y hasta aquí la entrada de hoy. 🙂 Espero que os haya sido de gran utilidad y que pongáis estos consejos en práctica una vez estéis en Portsmouth o en cualquier ciudad de Reino Unido. Si, por otro lado, ya habéis terminado vuestra estancia Erasmus y queréis compartir vuestros trucos o recomendaciones, podéis dejar un comentario en esta entrada o bien contactar con nosotros por correo electrónico o por la página del blog en Facebook.

¡Hasta la próxima! 😛

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s