Testimonios Erasmus: «Me encantó mi experiencia Erasmus y la volvería a repetir mil veces, y las mil en Portsmouth»

¡Hola, Pompeynianos!

¿Qué tal va la semana? Los que os encontráis ahora mismo en la ciudad estaréis ya finalizando vuestra estancia como estudiantes Erasmus, así que aprovechad al máximo estos últimos días y la buena temperatura que suele hacer durante este mes en el sur. Y a los que ya os queda poco para pisar suelo pompeyniano… ¡ya os queda muy poquito para poder disfrutar de todo lo que Portsmouth os puede ofrecer! 🙂

Precisamente en la entrada de hoy podéis informaros un poquito más acerca de la ciudad gracias a la experiencia de María, estudiante Erasmus en Portsmouth durante el curso 2013/2014 con la que tuve el placer de compartir mi experiencia en la ciudad. Como siempre, os recuerdo que podéis participar en esta sección del blog si mandáis vuestros datos, foto en Portsmouth y respuestas a las preguntas a nuestra dirección de correo electrónico o a partir de la página de Facebook del blog. 😛

Cuéntanos un poco acerca de ti

Me llamo María, soy de Antequera y actualmente vivo Francia con una beca de auxiliar de conversación. Me gradué el año pasado en TEI con la combinación de inglés y francés por el itinerario de traducción especializada.

¿Por qué decidiste elegir Portsmouth como tu destino Erasmus?

Sinceramente, fue una decisión que tomé en los últimos minutos, cuando ya estábamos en la reunión. Claro está, analicé todas las opciones con antelación y era una de la que más me gustaba. Fui a la reunión con mi lista de destinos, aunque no quería ir con una idea clara porque sabía que me la podrían arrebatar en segundos. ¡Una locura!

Tuve en cuenta la locación geográfica, la facilidad para llegar desde España, el nivel de vida y lo que me ofrecía la universidad. Siendo realista, sabía que había gente por delante de mí que escogerían las plazas de Leeds y Bath; volaron en dos minutos. Recuerdo que en las universidades de Londres, aparte de ser caro mantenerse allí, había poca oportunidad de convalidar asignaturas. Como no tenía claro cuál itinerario hacer en la UMA, no sabía bien qué elegir fuera. Fue un momento de mucho estrés y de repente ya era mi turno. Básicamente y siguiendo mi lista, se redujo a “norte (Birmingham) o sur (Portsmouth)”. Recuerdo que “Portsmouth” la resumía como “traducción jurídica e interpretación”, podría convalidar mucho. Tenía de todo, no me cerraba puertas, y encima era una ciudad portuaria como Málaga.

Recuerdo que dos segundos después de decir “Universidad de Portsmouth”, Encarnación Postigo se acercó a mi y me dejó un taco de folios con mucha, mucha información. Me dio la enhorabuena y me dijo que no me arrepentiría. Y así ha sido ¡Abrumador a la par que motivador!

¿Qué fue lo primero que te llamó la atención de la ciudad cuando llegaste?

¿Es una locura decir que fue el Asda? Es de lo primero que vi. A nuestra llegada, llovía como nunca y no vi nada más que lluvia desde el aeropuerto hasta la casa. Pero al día siguiente salió el sol y necesitábamos sábanas y comida. El tiempo era muy acogedor y dimos un agradable paseo hasta allí. ¡Qué grande era!

Pero ya más en serio, en los siguientes días pude ver lo parecida que era la ciudad a Málaga, incluso a Antequera. Me pareció muy acogedora y cálida. Me ayudó mucho a sentirme como en casa.

¿Te resultó difícil encontrar casa? Háblanos del barrio en el que vives.

El año que me fui de beca Erasmus, 2013-2014, había 7 plazas para Portsmouth. Iba a ser la primera vez que viviría en el extranjero así que decidí que sería una buena idea vivir con alguien que conociera. Y así fue.

Mi amiga María y yo empezamos a buscar por Facebook. Había grupos en los que universitarios buscaban compañeros de piso; subían fotos de la casa y contestaban a comentarios o a privados con las dudas. No fue difícil encontrar una casa sino más bien elegir. Es difícil decidirte cuando estás a tantos kilómetros de distancia… También podríamos habernos ido a un hotel y luego buscar allí piso en persona, pero esa idea me parecía por entonces muy descabellada, ahora pienso que es más sensato hacerlo así.

Yo vivía en el barrio de Fratton, pero por la parte opuesta al Lidl. La calle era Hampshire y se encontraba a unos 20 minutos de la estación de trenes y a 25 de la universidad. Era una zona con muchos niños y mucha vida, porque había dos colegios por los alrededores. El supermercado Asda estaba a unos 15 minutos y teníamos un Tesco Express a 5 minutos de casa. El camino a la universidad era muy fácil y ameno. Había que pasar por la calle Commercial Road, siempre llena de gente y con muchas tiendas.

¿Vivir en Portsmouth es caro?

Si lo comparamos con España sí lo es, pero es por el cambio de moneda. El alquiler de la casa sí que me parecía una locura comparado con Málaga… pero por lo demás no recuerdo una gran diferencia. Con el paso del tiempo empiezas a aprender  a comprar productos más baratos o a sacarles más partido. ¡En el año Erasmus no sólo se aprende inglés!

¿Cómo es un día normal en la vida del estudiante Erasmus en Portsmouth?

Depende de tu horario, pero en general más tranquilo que el de un estudiante de la UMA. Había días en los que entrabas al medio día, otros a primera hora, y si tenías suerte pues hasta alguna que otra tarde libre se tenía.

Yo, personalmente, recuerdo que me pasaba toda la semana en la uni. No tenía un horario continuo, así que esperaba en la cafetería o en los ordenadores. Aún así lo disfruté mucho. Cuando acabábamos las clases, intentábamos aprovechar el tiempo y dar una vuelta o ir al centro comercial Cascades, hacer la compra o pasarnos por Poundland, ese maravilloso mundo.

Los fines de semana era otra cosa diferente… Intentamos viajar y exprimir todo el tiempo libre que teníamos, y así lo hicimos.

María, estudiante de TEI en Portsmouth durante el curso 2013/2014.

María, estudiante de TEI en Portsmouth durante el curso 2013/2014.

¿Qué nos puedes contar de tu experiencia en la Universidad de Portsmouth?

Me encantó. Desde el primer día me sentí acogida; hay mucha ayuda a los Erasmus. Me gustaba mucho el edificio, con una preciosa fachada, daba gusto entrar. Las clases eran diferentes y la forma de darlas también. Recuerdo que tenía la sensación de que los profesores no eran más que yo, por supuesto, eran profesores y yo los respetaba, pero se comunicaban con una facilidad y sinceridad que no daba la sensación de ser menos que ellos. Había una clase en la que éramos casi todos Erasmus y era de las más interesantes y divertidas (English words and phrases).

Se trabajaba sobre todo en clase; traducciones, exposiciones, etc. Me gustó más la forma de enseñar de allí que la de aquí. Las clases de francés eran de las mejores. Todo estaba muy bien organizado, en cada sesión tocábamos las cuatro destrezas básicas. Había semanas donde se acumulaba la entrega de trabajos, pero si se trabaja con organización no hay problema. Los exámenes no contaban más del 40%, salvo en alguna asignatura. Esto premiaba el trabajo continuo y daba seguridad a la hora de enfrentarte a un examen en una universidad extranjera.

¿Qué te parecen los programas sociales que organiza la universidad y la Students’ Union?

Viajé varias veces con la International Office, eran viajes de un día en el fin de semana. Muchas veces pasábamos más horas en el autobús que en la propia ciudad, pero merecía la pena porque el precio era adecuado y te daba seguridad viajar con ellos.

No recuerdo si fue con la International Office o con la Students’ Union pero compré un pack de viajes a principio de curso. Fue un desembolso bastante grande, pero mereció la pena. Eran muchos viajes y entre ellos se encontraba viajar al Londres a ver el mercado de Navidad de Hyde Park y después ir a ver el musical Wicked. Fue uno de los mejores días de mi vida. Y no me puedo olvidar del viaje al Warner Bros Studio Tour de Harry Potter. Disfruté como una niña chica. No creo que hubiese ido por mi cuenta; con la universidad nos hicieron descuento por grupo y fue una experiencia increíble el poder compartirlo con los amigos de la uni.

Para acabar, en la Students’ Union cada miércoles había fiesta de asociaciones. Ese día, sino pertenecías a alguna asociación mejor no ir porque era una locura. Pero los demás estaba muy bien. Había karaoke y siempre había gente. Muy acogedor.

¿Podrías compartir una anécdota con nosotros?

Esta anécdota tiene nombre propio: Mickey.

Para hacerla corta y no muy dramática, diré que durante dos meses viví con un ratón en mi cuarto. Salía y entraba por un agujero que yo no había visto, justo a la altura del cabecero de mi cama. Un día estaba hablando con mi madre por Skype y de repente vi una cosa cruzar la habitación muy rápido. Mi madre se pensó que me estaban matando.

Nunca me han dado miedo los ratones y es más, casi me he criado en el campo y he visto miles. Pero pensar que todos esos ruidos que había escuchado semanas atrás no eran de la casa vieja ni de un vecino, sino que eran de Mickey… María vino en mi ayuda. Nuestro compañero de piso dijo que era normal, y se volvió a su cuarto. El otro directamente no salió. El casero dijo que era normal, pero que si insistíamos, que buscásemos los agujeros y que él los tapaba. Insistimos. Esa noche dormí con María en una cama de 90, y para no alargar la anécdota… diré que Mickey descansa en paz y que lo agujeros de mi habitación se taparon. Eso sí, eso no impidió a su familia o amigos el intentar hacer otros nuevos… Conciliar el sueño los siguientes días fue todo un desafío. Luego supongo que desistieron  y se fueron a buscar otra morada.

En tu opinión, ¿qué es lo mejor que tiene Portsmouth?

Su localización y el campus dentro de la ciudad. Gracias a su localización, la gente se reúne en parques o en la playa cuando hace bueno. Salen a dar paseos, al puerto, al Gunwharf Quays o al Canoe Lake. Hay mucha vida en los pubs y la cercanía a Londres hace que un fin de semana ordinario se convierta en extraordinario.

También, Portsmouth es una “city campus”, y me encanta que no haya que desplazarse media hora en autobús para llegar al campus. Dependes de ti y no de autobuses.

¿Recomendarías Portsmouth como destino Erasmus a otros compañeros?

Por supuesto. Lo tiene todo. Tanto en el aspecto académico como social y cultural.

La universidad ofrece asignaturas que permiten convalidarse un curso completo (en mi caso mitad de tercero, mitad de cuarto especializado). Si estás interesado en la interpretación como profesión deberías elegir Portsmouth. La profesora Carmen Pasamar Marquez es increíble; aprenderás muchísimo con ella. La ciudad es muy acogedora. Si te gusta el mar y los espacios verdes es tu sitio. Es fácil llegar en avión y está muy bien conectada con toda Inglaterra. No te arrepentirás.

¿Algo más que quieras comentar?

Como veis, me encantó mi experiencia Erasmus y la volvería a repetir mil veces, y las mil en Portsmouth. Hay muchos factores que influyen en la elección de si irte o no de Erasmus. Sea Portsmouth o no, ¡hazlo! Deja las dudas y miedos atrás y atrévete. En ese medio año o curso entero vas a aprender más que en 4 años en la UMA, cerca de los tuyos y durmiendo en tu cama. Si el tema dinero es un inconveniente, es verdad que lo ingresan con retraso, siempre puedes buscar trabajo como profesor de español. Se paga muy bien (una amiga lo hizo) y da para “ir tirando” mientras ingresan o no.

No te quedes con la espinita de no haberlo intentado, siempre puedes volver a tu casa, pero nunca tendrás otra oportunidad así.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s