Testimonios Erasmus: «En cada lugar en el que vives se queda una parte de ti y en Portsmouth ya he dejado la mía»

¡Hola, Pompeynianos!

En la entrada de hoy, perteneciente a la sección de Testimonios Erasmus que inauguramos hace poco, contaremos con la experiencia de Rocío Alcaide, estudiante de cuarto curso de Traducción e Interpretación en Portsmouth. Al igual que con la entrada de Macarena la semana pasada, espero que sus palabras os puedan ser de utilidad a la hora de decantaros por Portsmouth como destino Erasmus a los que aún no lo tenéis claro, o bien para mejorar vuestra experiencia a los que ya estáis allí. 🙂 Os recuerdo que podéis participar en esta sección, para lo cual será necesario que me mandéis un correo electrónico a lifeinportsmouth@gmail.com con una foto vuestra en Portsmouth y la respuesta a las preguntas que aquí podéis leer. Si lo preferís, podéis poneros en contacto conmigo a través de la página de Facebook de este blog.

¡Disfrutad de la entrada! 😛


Cuéntanos un poco acerca de ti

Me llamo Rocío Alcaide y estudio Traducción e Interpretación (4º año) con inglés como primera lengua, francés como segunda e italiano como tercera. Estudio en la Universidad de Málaga pero soy de un pueblo de Córdoba (La Rambla).

¿Por qué decidiste elegir Portsmouth como tu destino Erasmus?

Elegí Portsmouth como primera opción por la posibilidad que me ofertaba de convalidar todas las asignaturas. Al ser 4º año y al elegir la rama especializada del grado, la dificultad de encontrar asignaturas que pudiesen convalidarse por las que estudiaría en Málaga era mayor en otras universidades. Portsmouth, sin embargo, me permitía terminar el grado y convalidar haciendo dobletes con algunas asignaturas. También decidí elegirla por las combinaciones que ofrecían los trasportes y el precio de los vuelos y trenes que conectan España con Inglaterra y Londres con Portsmouth.

¿Qué fue lo primero que te llamó la atención de la ciudad cuando llegaste?

La apariencia de las calles y las casas. Parecían todas iguales y no había forma de diferenciarlas a simple vista salvo por el número. La arquitectura me llamó la atención pero también el contraste con España en la falta de algunos elementos cotidianos como un simple recogedor con palo, la complejidad para pagar una factura de internet o de electricidad y la concentración de productos precocinados en los supermercados, los cuales hacen innecesaria la existencia de pequeños comercios o tiendas de barrio como nos encontramos en España. También me pareció curioso que los estudiantes al bajarse del autobús de la universidad (sorprendentemente gratuito) se despidiesen con un “thank you” o “cheers” del conductor o la forma de organizar la “freshers fayre” para los alumnos ingleses de primer año y los erasmus.

¿Te resultó difícil encontrar casa? Háblanos del barrio en el que vives.

No demasiado. Nuestro barrio está cerca de Fratton y es una zona muy buena para vivir en la que se concentra la mayoría de estudiantes, sobre todo españoles, por la cercanía de la parada del bus de la universidad. Buscamos por internet, enviamos unos correos y nos decidimos por una casa para cuatro personas. La señora, muy amable, nos envió a España los contratos para que los firmásemos. Fue todo muy organizado y la verdad que tuvimos mucha suerte en encontrar una casa estupenda y una casera que nos transmitió confianza desde el primer día.

¿Vivir en Portsmouth es caro?

Por lo general sí debido al cambio de moneda pero también depende un poco del ritmo de vida que tengas. En mi caso suelo no salir mucho de fiesta ni tampoco gastar dinero en cosas innecesarias. El alcohol es caro y salir de fiesta también. Sin embargo, optar por un restaurante o una heladería se puede convertir en un plan perfecto en el que no gastas mucho dinero pero en el que disfrutas muchísimo a la vez que intercambias experiencias en otras lenguas con personas de otros países que básicamente es la razón de ser del erasmus.

¿Cómo es un día normal en la vida del estudiante Erasmus en Portsmouth?

Normalmente solemos tener pocas clases a la semana porque el número de asignaturas es menor que en Málaga. Por lo general, el tiempo que no pasas en la universidad lo puedes emplear para estudiar en la biblioteca (que es una maravilla en cuanto al equipamiento) o también ir al gimnasio de la universidad que es muy barato para los estudiantes y que cuenta con muchísimas clases. Además, tienes tiempo para quedar con otros erasmus y practicar el inglés u otros idiomas en las muchísimas actividades que organiza la universidad y las distintas asociaciones vinculadas a ella.

Rocío Alcaide, estudiante Erasmus de Traducción e Interpretación en Portsmouth

Rocío Alcaide, estudiante Erasmus de Traducción e Interpretación en Portsmouth

¿Qué nos puedes contar de tu experiencia en la Universidad de Portsmouth?

La Universidad ofrece un trato fabuloso a los alumnos erasmus y las asignaturas que oferta son muy interesantes. La organización de estas es sorprendentemente meticulosa y el método de entrega en persona y en una fecha estrictamente marcada en la oficina “1.13”, como ellos la llaman, me resultó bastante curioso y práctico para los alumnos y profesores. Además, el método de corrección bajo anonimato hace que las notas sean más justas. Por otro lado, la corrección y el posterior feedback resultan muy útiles porque se aprende bastante al ver todas las correcciones sobre tu trabajo y todos los puntos en los que debes mejorar. Así que podría decir que mi experiencia ha sido muy buena en el ámbito académico y creo que he mejorado en muchos aspectos gracias a este sistema.

¿Qué te parecen los programas sociales que organiza la universidad y la Students’ Union?

Me parecen estupendos. Muchas de las excursiones o quedadas a las que he asistido han sido llevadas a cabo por distintas organizaciones como The International Office, que organiza excursiones, o The Students’ Union. Gracias a ellas he vivido muy buenos momentos, visitado otras ciudades, conocido muchísimas personas y además, lo más importante, mejorado mucho mi nivel de inglés. Así que lo vería como una muy buena idea para las universidades españolas como la de Málaga porque tanto los erasmus como los estudiantes españoles podrían entrar en contacto a través de este tipo de actividades en las que mejorar el idioma sería mucho más divertido.

¿Podrías compartir una anécdota con nosotros?

La mejor y la peor anécdota a la vez lleva el nombre de “arañas”. Cuando llegamos todos los patios traseros de las casas estaban cubiertos de telas de araña perfectamente elaboradas que ni las de Halloween quedaban tan perfectas. Salir a tender la ropa se convertía en la tarea más escalofriante del mundo. Una noche fui a recoger la ropa y al entrar con ella a la casa me encontré una araña enorme, negra y peluda en mi brazo. Grité como una loca y desde entonces suelo usar el tendedero portátil y no me arriesgo a salir fuera.

En tu opinión, ¿qué es lo mejor que tiene Portsmouth?

Lo mejor para mí es la tranquilidad de un pueblo y la cercanía del mar. Me gusta mucho que la ciudad tenga un puerto y un muelle. Con el buen tiempo puedes pasear por el Gunwharf o simplemente por el paseo marítimo en el que hay una pequeña feria o un lago con cisnes donde las vistas son espectaculares. Además, cuenta con muchos museos, barcos históricos de exposición y edificios con bonita arquitectura que hacen de Portsmouth una ciudad moderna pero con muchos vestigios del pasado.

¿Recomendarías Portsmouth como destino Erasmus a otros compañeros?

Definitivamente sí. Ya he vivido sola durante 3 años en Málaga y la he considerado como mi segunda casa. Podría decir que Portsmouth es la tercera. Creo que en cada lugar en el que vives se queda una parte de ti y en Portsmouth ya he dejado la mía. Esta ciudad la describiría como universitaria: estudiantes por todos lados y muchas actividades que giran en torno a ellos. Un buen lugar para vivir la experiencia erasmus y terminar no queriéndote ir o queriendo regresar algún día.

¿Algo más que quieras comentar?

Lo único es que me sorprendió la costumbre inglesa bastante curiosa de llevar el café a todas partes. Tanto me interesé en el tema que al final mis tardes en la biblioteca estaban acompañadas del correspondiente café mocha. He probado muchos pero sin duda el de Isambard es el más bueno, eso sí, no le puede faltar la nata por encima porque le da el toque maestro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s