Visitas exprés: Londres – Portsmouth

Hace unos días, al publicar una de las entradas de este blog, me sugirieron que hablara de la posibilidad de realizar una visita exprés a Portsmouth desde Londres. Así, me he decidido a inaugurar esta nueva sección del blog: visitas exprés. Pueden ser desde o hacia Portsmouth.

Por ello, y a petición del compañero que me sugirió la idea, en esta entrada os daré información relevante para que podáis visitar Portsmouth desde la capital inglesa.

Transporte

Lo primero que debes saber al viajar a Portsmouth es que la ciudad cuenta con dos estaciones en el centro: Portsmouth Harbour y Portsmouth & Southsea. Se puede llegar a ellas desde dos estaciones londinenses: London Victoria, por un lado, y London Waterloo, por el otro. Os recomiendo que siempre que viajéis a Portsmouth lo hagáis desde London Victoria, puesto que suele ser una opción más económica y directa. El recorrido, además, es más bonito que el segundo, aunque depende de la ruta que la compañía tenga planeada para la franja horaria que escojáis.

La duración del viaje en tren es de unas dos horas aproximadamente. Os recuerdo que debéis coger asiento en los cuatro primeros vagones del tren, puesto que éste se divide al llegar a Barnham: los cuatro primeros vagones van a Portsmouth, mientras que los cuatro últimos van a Bognor Regis. En cuanto al precio, ya sabéis que el tren resulta la opción más económica, en especial si viajáis más de tres personas o si disponéis de la 16-25 Railcard.

También podéis llegar a Portsmouth en autobús. Me consta que lo más barato sería contratar los servicios de Megabus o National Express, pero la duración del trayecto sería seguramente mayor. Para los que os decantéis por esta vía, os diré que podéis elegir entre varias paradas en Portsmouth, pero os recomiendo las de The Hard Interchange (junto a Portsmouth Harbour) y la de Portsmouth University (Winston Churchill Avenue) por ser las más céntricas.

Os recomiendo que llevéis impreso este mapa o que os descarguéis la siguiente aplicación antes de llegar a la ciudad.

Ruta

A continuación, os ofrezco una posible ruta para ver la ciudad en un solo día y con un presupuesto limitado.

CAP_1

Ruta sugerida.

Duración aproximada: 5-7 horas.

Presupuesto aproximado por persona: 20-50 £.

Recorrido aproximado: 13 km.

Medio de transporte: tren / autobús.

Esta primera ruta comienza en pleno centro de la ciudad, por lo que deberéis bajaros en la parada de Portsmouth & Southsea (Portsmouth University si viajáis en autobús). Dependiendo de la hora, os recomendaría que os pasarais por el Wetherspoon’s Isambard Kingdom Brunel en Guildhall Walk para desayunar. Si no es el caso, os sugiero que deis un paseo por la calle más «comercial» de la ciudad, Commercial Road —See what I did there? 😉 . Si necesitáis comprar algo, este puede ser un buen momento, puesto que además de la gran variedad de tiendas con las que os encontraréis a lo largo de la calle, podréis visitar el Cascades Shopping Centre. Además, si decidís visitar la ciudad un fin de semana, podréis disfrutar del mercadillo y comprar algún que otro recuerdo de la ciudad.

Bajando la calle, aproximadamente a la misma altura que la estación de Portsmouth & Southsea, se encuentra Victoria Park, uno de los parques más grandes y bonitos de la ciudad. Como curiosidad os contaré que fue el primer parque que inauguraron en Portsmouth, allá por el año 1878, y que cuenta con un pequeño recinto cerrado en el que podréis ver animales de distinto tipo, la mayoría de ellos pájaros, conejos o cobayas. Los obeliscos y otros tipos de monumentos también se suceden a lo largo del parque.

Victoria Park, Portsmouth.

Victoria Park, Portsmouth.

Antes de llegar al parque seguramente vislumbraréis una iglesia de ladrillo rojo. Se trata de una de las dos catedrales de la ciudad, en concreto de la católica. Por dentro es bastante oscura, pero merece la pena entrar. Podéis encontrar más información al respecto en el siguiente enlace.

LDN_PORTS_5

St John’s Cathedral.

A continuación, os aconsejo que sigáis bajando hasta pasar por la Guildhall Square y contempléis la belleza inigualable del Guildhall. Continuad por Guildhall Walk hasta que os encontréis ante un precioso pub llamado The White Swan. Doblad a la derecha y seguid caminando por White Swan Road hasta llegar a Anglesea Road. Cruzad en cuanto tengáis ocasión, tal y como os indico en la imagen a continuación, y tomad la primera calle a vuestra izquierda, Park Road.

CAP_2

Recorrido desde White Swan Road hasta Park Road.

Seguid todo recto hasta que lleguéis a Gunwharf Quays, el centro comercial más grande de la ciudad. Una vez allí, podéis llegar hasta la Spinnaker Tower —os recomiendo que subáis solo si el cielo está despejado— y seguir hacia la derecha hasta llegar al Historic Dockyard. La entrada es gratuita, por lo que podréis ver los barcos desde fuera sin problema. Si queréis visitar alguno por dentro, os recomiendo el Mary Rose. Os sorprenderá muchísimo. 🙂

Para almorzar, os recomiendo el Wagamama de Gunwharf Quays, pero si preferís un local más tradicional, os aconsejo que vayáis a The Ship Anson, en plena The Hard, justo antes de llegar a la entrada del Historic Dockyard. Si no os convence ninguno, os sugiero que leáis esto y esto. A continuación, tenéis dos opciones: llegar a Round Tower andando por Gunwharf Road o coger un autobús. Si preferís esta última, tenéis que coger la línea 1 desde The Hard Interchange (Stop E) y bajar en la parada de St Thomas Cathedral. Una vez allí, podréis ver la segunda catedral de la ciudad, en este caso la anglicana: St Thomas Cathedral. Merece la pena que entréis a echarle un vistazo, puesto que es más grande y luminosa que la de St John’s. Al salir, avanzad por High Street en dirección sur hasta que lleguéis a Square Tower. Podéis subir y contemplar las vistas, aunque serán mejores si seguís caminando en dirección oeste hasta Round Tower y subís a su pequeño mirador.

Vistas desde el mirador de Round Tower.

Vistas desde el mirador de Round Tower.

Cerca de las dos torres se encuentra la Royal Garrison Church, una iglesia que data del siglo XIII y que podréis visitar desde el 25 de marzo hasta octubre gratis. Al salir por Penny Street, avanzad hasta Pembroke Road, girad a la derecha y seguid caminando hasta llegar a una glorieta. Volved a girar a la derecha, bajando por Pier Road hasta llegar a Clarence Pier.

nelson_royal

Royal Garrison Church.

Una vez en Clarence Pier podréis disfrutar de un paisaje de lo más tradicional dentro de lo que son las ciudades costeras inglesas, al más puro estilo de la imagen que se tiene de lugares como Brighton: un auténtico centro de ocio con establecimientos donde poder comer, tomar un café o un helado e incluso disfrutar de distintas atracciones como montañas rusas y tiovivos. Si continuáis el paseo, podréis recorrer un extenso paseo marítimo que transcurre paralelo a un parque enorme, ideal para descansar en su césped; el paseo os llevará hasta unos impresionantes monumentos en memoria de los caídos británicos en ambas guerras mundiales.

Monumento a los caídos cerca de Clarence Pier.

Monumento a los caídos cerca de Clarence Pier.

Si continuáis siguiendo la costa, llegaréis a Southsea Castle, el principal vestigio en la ciudad de las fortificaciones construidas por Enrique VIII para proteger la costa del sur de Inglaterra de posibles invasores. Os propongo continuar con vuestro trayecto por el paseo marítimo para poder ver uno de los rincones más hermosos y pintorescos de Portsmouth: Canoe Lake, un estanque poblado de cisnes en el que podréis alquilar una embarcación a pedales para navegar por su superficie o manteneros en tierra firme disfrutando del paisaje. Muy cerca de Canoe Lake se encuentra el museo de historia natural de Cumberland House, de entrada gratuita: un lugar de enorme interés con una muestra enorme de flora y fauna, esta última consistente en animales disecados. Tras la visita al museo de historia natural, os recomiendo que subáis por Festing Road hasta llegar a Albert Road, una larguísima calle sembrada de negocios, bares y restaurantes; no en vano se la considera la calle más comercial de la ciudad. Albert Road siempre es una buena opción para cualquier plan o actividad de ocio, así como un lugar ideal para ir de compras. Si queréis merendar bien, os recomiendo los siguientes establecimientos: por un lado, The Tenth Hole, en Eastern Parade; por otro lado, Home Coffee y Casa de Castro, ambas en Albert Road, son siempre buenas opciones. 😉

Albert Road. Fotografía de Galleon News.

Aun así, el pompeyniano no solo vive del ocio, sino que se alimenta de la cultura y la historia de esta fantástica ciudad, y para ello pocas cosas hay mejores que recorrer Museum Road y visitar el museo que da nombre a la calle: el Portsmouth City Museum, en el que se exploran las diferentes facetas de la rica y variada historia de la ciudad, desde los aspectos propios de la vida cotidiana en ella hasta testimonios de ocasiones en las que Portsmouth ha sido sede de eventos a nivel nacional e internacional. Es digna de mención la muestra permanente sobre Sherlock Holmes que podemos disfrutar en este museo, cuya razón de ser radica en la estancia durante un periodo de tiempo en Portsmouth de Arthur Conan Doyle, creador de este célebre personaje literario, autor de sus conocidísimas novelas y cuya vida en la ciudad se intenta relatar a través de esta exposición. Para saber más sobre todo lo que ofrece este museo, os invito a descubrirlo visitando su página web.

Al salir del museo, subid por Cambridge Road hasta llegar a Winston Churchill Avenue y seguid subiendo por Guildhall Walk hasta que lleguéis a la estación de Portsmouth & Southsea.  Si os apetece quedaros un par de horas más, os aconsejo que cenéis en el pub The Fleet, en Henry I Street, una calle perpendicular a Guildhall Walk.

En cuanto a la vuelta a Londres, os aconsejo que no esperéis hasta coger el último tren hacia la capital, ya que siempre suele haber algún problema y podéis acabar en un pueblo sin opción alguna de llegar a Londres hasta el día siguiente.

Es cierto que no he incluido puntos importantes de la ciudad, como el museo de la casa natal de Dickens, St Mary’s Church o el estadio de Fratton Park, por cuestiones de tiempo… pero, de esta manera, siempre tendréis una excusa para volver a Pompey, ya sea para disfrutar de la brisa del mar o para perderos en sus calles. Por mi parte, espero que os haya gustado la entrada y que os sea de utilidad no solo a los que vivís en Londres, sino también a todos los que os habéis planteado visitar Portsmouth. Aunque la ciudad es bonita todos los días del año, sí que os aconsejo que la veáis en los meses de primavera-verano, en especial a partir de mayo. 🙂

Por último, y no por ello menos importante, me gustaría agradecerle a Rafael Martínez su inconmensurable ayuda en la realización de esta entrada. 🙂

Como siempre, podéis poneros en contacto conmigo para cualquier duda, comentario o sugerencia y os recuerdo que podéis seguir las actualizaciones del blog en nuestra página de Facebook.

¡Hasta la próxima entrada, Pompeynianos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s