¿Por qué elegir Portsmouth como destino Erasmus?

¡Hola a todos!

Como os prometí en la última entrada que publiqué hace unos días, vuelvo a la carga con el blog con motivo de las próximas reuniones de adjudicación de destino Erasmus en las universidades españolas. En esta entrada os hablaré de las razones que me llevaron a escoger Portsmouth como destino Erasmus, a pesar de que no figuraba como mi primera opción en la lista.

1. El clima

Por todos es sabido que el clima de Reino Unido es… particular. La lluvia y el frío forman parte del día a día de cualquier ciudadano británico, pero no en cantidades iguales. Así, el clima es mucho más extremo en el norte del país que en el sur, y éste fue uno de los motivos que me llevaron a considerar Pompey como posible destino Erasmus.

Una vez me adjudicaron el destino Erasmus, me dediqué a investigar mejor la ciudad… y lo que descubrí me hizo alegrarme mucho de mi elección: resulta que Portsmouth tiene una de las temperaturas medias más altas de todo Reino Unido, así como más horas de sol al año. En cuanto al primer dato, os diré que la temperatura media en invierno no suele bajar de los 4ºC y, al estar la ciudad rodeada de agua, es muy difícil que llegue a nevar. Ello no significa que no granice, sobre todo entre diciembre y febrero.

Granizo en el mes de febrero en Pompey.

Granizo en el mes de febrero en Pompey.

Creo que fui muy afortunada durante mi año como estudiante Erasmus en Portsmouth, puesto que recuerdo que, a partir de enero, casi todos los fines de semana eran soleados y con muy buena temperatura. Lo que más me gustaba era aprovechar las mañanas para darme un paseo por la ciudad y hacer algunas compras. Notaréis la diferencia especialmente entre esta semana y los primeros días de marzo, ya que los días empezarán a ser más largos y la temperatura seguramente empezará a subir. Fotos como las que os enseño a continuación, tomadas hace casi dos años desde mi habitación, demuestran todo lo que os digo.

Una parte de Grayshott Road...

Una parte de Grayshott Road…

... y la otra, soleada.

… y la otra, soleada.

Domingo soleado en enero/febrero.

Domingo soleado en enero/febrero.

2. Proximidad a Londres

Como os comentaba al principio de esta entrada, Portsmouth no encabezaba mi lista de posibles destinos Erasmus. En su lugar se encontraban tres universidades londinenses (University of Greenwich, Roehampton University y Middlesex University) y la Universidad de Leeds. Cuando llegué a la reunión de adjudicación, quedaban muy pocas plazas para las tres primeras, así que opté por decidirme por Leeds. Sin embargo, cuando me nombraron, me invadió una extraña sensación en cuanto a Leeds que me hizo decantarme por Portsmouth. Además del clima, fue otra la razón por la que pensé que Pompey podría ser mejor destino Erasmus para mí que Leeds: su proximidad a la capital inglesa.

Portsmouth se encuentra a dos horas de viaje en tren de Londres. Además de amar la capital y pensar en visitarla a menudo, pensé que estar tan cerca de Londres también me traería ventajas económicas. Me explico: viviendo en Málaga, tenía varias opciones para llegar hasta Portsmouth.

  • Vuelo Málaga – Londres: en ocasiones la opción más económica de las tres que os presento, en especial si viajamos con una compañía de vuelo low cost del tipo EasyJet, Monarch o Norwegian Airlines (nunca Ryanair). Aunque parecía que lo más barato era volar hasta el aeropuerto de Luton, la mala comunicación del aeropuerto me hizo decantarme por Gatwick, desde el cual podía llegar a Portsmouth en tren sin salir del aeropuerto.  La cantidad de vuelos diarios directos hacia Londres también fue un factor decisivo.
  • Vuelo Málaga – Southampton: aunque Southampton se encuentra a solo 31 kilómetros de Portsmouth, el vuelo, con la compañía Flybe, era mucho más caro de lo que esperaba. Además, al contar solo con un vuelo al día desde Málaga, me pareció una opción bastante arriesgada.
  • Vuelo Málaga – Bournemouth: con Ryanair y solo determinados días por aquel entonces. Sobran las palabras. Asimismo, el tren hasta Fratton me habría costado el doble que desde Gatwick.

Sin embargo, para llegar a Leeds no disponía de tanta variedad  y cantidad diaria de vuelos. Además, tardaría más en llegar por su situación geográfica.

3. Ciudades que visitar

Daba la casualidad de que la mayoría de ciudades que quería visitar en Reino Unido, como Bristol, Cardiff, Brighton o Winchester, se encontraban más cerca de Portsmouth que de Leeds. Ello no significa que no me atrajeran ciudades norteñas tan bonitas como York o la misma Leeds. Fue, simplemente, una cuestión de prioridades.

Cardiff Crown Court, en la capital galesa.

Cardiff Crown Court, en la capital galesa.

Cuando hice mi elección, no tenía ni idea de cómo funcionaban los medios de transporte en el país. No sabía de las ventajas que ofrecían, por ejemplo, las compañías ferroviarias para poder visitar otras ciudades. Tal y como os conté hace unos meses, viajar en tren por Reino Unido puede llegar a ser bastante asequible, en especial si eres estudiante. Tener cerca las ciudades que quieres visitar resultó, por supuesto, una opción económica en cuanto al coste y la duración de las excursiones que tenía planeadas.

4. Tutor Erasmus

Ayudó mucho en mi decisión final el hecho de que estuviera presente en la reunión de adjudicación la coordinadora de Portsmouth en mi universidad de origen. Fue la única coordinadora que asistió a dicha reunión, la única en explicar las ventajas del destino que coordinaba y la única que estuvo pendiente de quienes escogieran Portsmouth para ofrecerles sus datos de contacto y una fotocopia en la que constaban datos administrativos e información relativa a la convalidación de asignaturas.

Como consejo os animo a que conozcáis a los coordinadores de todos los destinos Erasmus que queráis contemplar como opción. Conocerles os dará una mejor idea de cómo será vuestro año en lo concerniente a lo académico, puesto que vuestro coordinador será el encargado de ayudaros cuando tengáis problemas en la universidad de destino. La relación que forjé con la coordinadora de Portsmouth todavía perdura, puesto que su asistencia a lo largo de mi experiencia como estudiante Erasmus me hizo confiar en ella lo suficiente como para que también coordinara mi TFG y, posteriormente, mi TFM.

5. Las convalidaciones

Convalidar asignaturas es probablemente uno de los aspectos más arduos de la experiencia Erasmus. Tenéis que ser muy cuidadosos a la hora de escoger las asignaturas que queréis cursar en la universidad de destino, puesto que, en ocasiones, la descripción que os ofrecen de ellas no tiene nada que ver con la realidad.

Como ya sabéis, yo estudiaba Traducción e Interpretación por aquel entonces. Me encontraba en el tercer curso de la carrera cuando escogí Portsmouth como destino Erasmus, por lo que iba a cursar el cuarto y último año de carrera allí. Al principio me echaba para atrás el hecho de tener que quedarme otro año más en mi universidad de origen, a pesar de que muchos compañeros me animaron a seguir adelante argumentando que la experiencia era inigualable y que nunca me arrepentiría. Cuando me hice a la idea, recibí una muy grata sorpresa por parte de mi coordinadora: no tenía por qué quedarme otro año más en mi universidad de origen, podría graduarme junto al resto de mis compañeros y acabar en Portsmouth la carrera. A este respecto destaco la gran variedad de asignaturas que me ofreció la School of Languages and Area Studies de la Universidad de Portsmouth. Puesto que la carrera de Traducción e Interpretación no existe como tal en la mayoría de las universidades en Reino Unido, me resultó difícil encontrar asignaturas que se ajustaran a lo que se pedía en el grado de Traducción en mi universidad de origen. Sin embargo, vuelvo a destacar la labor de asistencia de mi coordinadora Erasmus, quien me guió durante todo el proceso y me aconsejó asignaturas.

Al final, logré que me convalidaran la totalidad de asignaturas de mi cuarto año en Portsmouth, exceptuando las Prácticas Externas y el TFG, asignaturas que completé durante los meses de verano al finalizar mi periodo Erasmus pero que bien podría haber realizado a lo largo del año académico.

De este tema os hablo más específicamente en esta entrada, en la que os cuento mejor acerca de las asignaturas que escogí, algunas de ellas desconocidas para el resto de compañeros españoles que tuve durante ese año.

6. La universidad y la ciudad

No os voy a engañar: en mi elección final tuvieron mucho que ver las imágenes que me enseñaron de la ciudad y la información que me dieron acerca de la universidad. Seguramente supondréis que con «mi elección final» me refiero a la adjudicación de mi destino. Nada más lejos de la realidad, puesto que realmente me decidí unos días después, al compilar toda la información de la que os he hablado en esta entrada.

School of Language and Area Studies, Universidad de Portsmouth.

School of Language and Area Studies, Universidad de Portsmouth.

Saber de la ciudad que probablemente os va a acoger durante vuestro año Erasmus es muy importante, por lo que os animo a tener en cuenta todo lo que he compartido con vosotros en esta entrada y a poneros en contacto conmigo si tenéis alguna duda, por pequeña que sea.

¡Hasta la próxima entrada, Pompeynianos! 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s