Alojamiento en Portsmouth: claves y consejos

El alojamiento es uno de los primeros problemas a los que se enfrenta todo recién llegado a una ciudad, y más aún cuando hablamos de un país extranjero. La problemática que entraña tener que buscar una casa de alquiler a buen precio, en una buena zona (o, en su defecto, una que no sea muy mala) y con buenos compañeros de casa afecta a todos por igual, ya sean estudiantes o trabajadores, y Portsmouth no es una excepción. Por ello, y a pesar de que soy consciente de que la mayoría de los que leéis estas líneas podéis haber superado ya este obstáculo, en esta entrada me centraré en los primeros pasos que deberíais seguir en cuanto lleguéis a la ciudad, todo ello basado en mi propia experiencia.

¿Dónde puedo buscar alojamiento?

A continuación os facilito una serie de opciones a través de las cuales podéis buscar casas o pisos para alquilar. Cabe destacar que en ellas encontraréis todos los parámetros de búsqueda que necesitéis (alquiler mínimo por semana o mes, alquiler máximo, número de habitaciones, zona).

Como a todos los estudiantes de la University of Portsmouth, tendréis la opción de solicitar una plaza en cualquiera de sus residencias. No entraré en detalle acerca de las ventajas y desventajas que ello supone, puesto que ya tengo planeado hacerlo en otra entrada. Sin embargo, si ya habéis descartado esta opción, os alegrará saber que la universidad cuenta con un directorio propio de viviendas de alquiler destinadas a estudiantes: Portsmouth Student Pad. En este sitio web podéis buscar el piso o casa que más se ajuste a vuestras necesidades: desde estudios individuales hasta casas compartidas entre ocho personas (con su respectiva rebaja del precio final de alquiler). Por otro lado, este directorio es muy fiable, ya que los landlords o caseros que publicitan sus viviendas aquí «colaboran» con la universidad para ofrecer los mejores servicios posibles. En otras palabras, todo está bastante controlado por la universidad. Sin ir más lejos, yo encontré mi casa en este sitio web, mis compañeras y yo nos pusimos en contacto con los caseros e incluso accedieron a enviarnos vídeos de la casa en su entonces estado actual. Una vez nos decidimos, nos enviaron el contrato por correo electrónico (me consta que también podéis hacerlo de manera presencial), nos detallaron el proceso, solventaron todas nuestras dudas y procedimos a firmarlo. Una vez llegamos a la casa, nos enseñaron su acuerdo con la universidad, así como los certificados de revisión de todos los electrodomésticos (parece que las universidad les obliga a mantener un control periódico de todos los aparatos eléctricos de la casa). Por tanto, podéis estar totalmente seguros de que no os van a engañar en ningún momento si optáis por buscar casa a través de este medio. En el caso de que no seáis estudiantes de la universidad, este directorio os puede servir para apuntar los datos de contacto de los caseros y llegar a un acuerdo con ellos.

Si esta opción no os termina de convencer, siempre podéis visitar el sitio web de las agencias inmobiliarias. Aunque existe una gran variedad, solo os hablaré de aquellas de las que tengo referencias, siendo la más notable Right Move. Como ya mencioné al principio de esta sección, podéis realizar una búsqueda a partir de una serie de parámetros gracias a los cuales podréis dar con la vivienda adecuada a vuestras exigencias. Otra opción es el apartado de alojamiento del periódico local The News, que permite buscar casas y pisos de alquiler a partir de la información recabada por varias agencias de la zona.

En cuanto al precio «estándar» de cada zona, siento no ser de mucha ayuda al decir que depende. Podéis encontrar casas muy baratas y en zonas buenas y casas caras en malas condiciones. Yo tuve la suerte de dar con una casa recién reformada (mis caseros eran arquitectos y diseñadores de interior) en la que, aún compartida por dos personas más, nos sobraban dos habitaciones. El alquiler mensual rondaba los 400 € por persona sin incluir ningún tipo de facturas, lo cual a muchos os resultará caro. No obstante, sé de personas que por poco más de 250 € de alquiler al mes vivían en una casa compartida por un total de cuatro personas y el casero se encargaba de pagarles la factura de internet e incluso agua. Os aconsejo comparar precios en los sitios web que he mencionado anteriormente, informaros acerca del equipamiento de la casa y de qué  facturas se incluyen en el precio final mensual y no esperar a que el casero os conteste para enviarle un correo a otro, puesto que puede darse el caso (a mí me pasó) de que no os lleguen a contestar, por lo que perderíais tiempo y probablemente dinero.

¿Qué zonas me recomiendas para vivir?

Es curioso, puesto que todas las personas que conozco responden siempre lo mismo: Southsea y Fratton. Si eres estudiante, lo más lógico es que quieras vivir cerca de la universidad, aunque el transporte que se os facilita sea gratuito. Por ello, algunas zonas de Southsea y Fratton serían las más adecuadas para vosotros. En mi caso, solo os puedo hablar de Fratton. Mi casa se situaba a unos cinco minutos de la universidad en autobús y 20 a pie. Vivía en Grayshott Road, en plena zona residencial del barrio y rodeada de supermercados (Lidl, Tesco Express, Co-operative y Asda). La zona era muy tranquila y, a pesar de que no abundan las farolas (como en el resto del país), nunca llegué a pasar miedo. De vecinos tenía tanto a estudiantes como a familias, por lo que el ambiente era bastante bueno. Como ventaja también destaco la proximidad a la estación de tren (Fratton), al estadio de fútbol e, importante, las paradas de autobús de Goldsmith Avenue. Por lo general, una zona muy buena y recomendable. Otras zonas de las que no he oído hablar mal son Eastney  y Milton.

Parte de Grayshott Road, en Fratton.

Parte de Grayshott Road, en Fratton.

De todas formas, y a falta de opiniones de conocidos, una buena manera de contar con información fiable acerca del barrio que estamos «investigando» es visitar el sitio web que la policía británica pone a disposición del ciudadano en materia de índice de criminalidad por zonas. No os dejéis llevar por el elevado número de delitos cometidos en cada zona, sino más bien por el tipo de delito.

¿Me van a devolver el depósito?

El depósito suele corresponderse con la cuota mensual del alquiler y se paga junto al primer mes. A diferencia de lo que podáis pensar, el casero no se queda con ese dinero. Es más, lo deposita en una cuenta distinta a la suya y especialmente ideada para tal fin. Hasta la fecha no sé de ningún caso en el que el casero se haya quedado con el importe del depósito sin ninguna justificación, por lo que os aconsejo que no os preocupéis por este tema.

Si una vez finalizado el contrato los caseros comprueban que habéis dejado la vivienda en perfecto estado (sin muebles o electrodomésticos rotos, la pintura intacta, habitaciones limpias, etc.), os devolverán el importe del depósito íntegro. Por el contrario, el casero tiene derecho a quedarse con una parte o con el total del depósito si considera que hay demasiados desperfectos en la casa, por lo que os aconsejo que dejéis la casa incluso en mejor estado del que estaba cuando entrasteis por primera vez.

¿Qué incluye una casa estándar?

Las casas de alquiler en Reino Unido incluyen lo básico: nevera, congelador, hornilla, horno, microondas y lavadora. En algunas ocasiones también disponen de secadora. Por supuesto, toda casa británica de alquiler suele incluir utensilios de cocina, kettle, ollas y sartenes, platos, vasos y cubiertos. En mi caso, sí disponíamos de todos estos electrodomésticos, pero no de televisión. Tuvimos mucha suerte y los caseros accedieron a comprarla sin coste adicional, pero no suele ser el caso. Además, os adelanto de que si vuestra casa incluye televisor, lo más seguro es que tengáis que pagar la licencia por vuestra cuenta. Hablaré en más detalle de este aspecto en otra entrada.

Zona residencial en Fratton.

Zona residencial en Fratton.

Lo que no incluye la casa: ropa de cama. Preparaos para comprar almohadas, sábanas, mantas, edredones y toallas en cuanto lleguéis. Si tenéis suerte, podéis comprarlo todo en una misma tarde en cualquier supermercado o tienda especializada (Asda, Tesco, BHS, etc.).

¿La universidad ofrece algún tipo de servicio de apoyo en cuanto a este tema?

Sí. Como buena empresa que es, la universidad se preocupa por todos los aspectos concernientes a sus estudiantes, por lo que no solo destinan un apartado de su sitio web a responder dudas y ofrecer guías para el alquiler de casas, sino que también pueden asesoraros de forma virtual y en persona si tenéis alguna otra duda o necesitáis ayuda de cualquier tipo. Para ello, y en especial si sois estudiantes de intercambio, os aconsejo que acudáis a la International Office o que habléis con el tutor que se os ha asignado a principio del curso académico. Por otro lado, la Students’ Union también proporciona información de este tipo.

Y hasta aquí la entrada de hoy. Como os he adelantado a lo largo de la misma, hablaré de temas relacionados con los aspectos aquí tratados en futuras entradas, por lo que os recomiendo que esteis atentos tanto al blog (podéis suscribiros por correo electrónico y recibir notificaciones cada vez que se publique contenido nuevo) como a las redes sociales. Como siempre, podéis hacerme llegar cualquier duda, comentario o sugerencia por correo electrónico. 🙂

¡Os espero en la próxima entrada, Pompeynianos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s